Autor Tema: [FanFic] La historia sobre zombis más absurda de la historia  (Leído 696 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Antonio Vela

  • Aprendiz de Entrenador
  • *
  • Mensajes: 12
  • Karma: +0/-0
  • Que viva el Kalimotxo :D
    • Ver Perfil
    • Informativos N.O.P.I.
    • Email
  • FC - 3DS: Próximamente!

  • Total Badges: 12
    Badges: (View All)
    Súper combo Combo Alborotador
[FanFic] La historia sobre zombis más absurda de la historia
« en: 23 de Abril de 2013, 09:29:53 pm »
Hola, buenas :3
No es la primera vez que escribo un Fan Fic., pero si que es uno de los primeros que publico. Lo primero que pido es que seais completamente sinceros a la hora de criticar mi fic (si os parece genial me lo decís y si os parece una mierda, pues lo mismo xD).
También me gustaría aclarar que la idea no ha sido solo mía. Este fic lo estuvimos comentando un par de amigos mios y yo (realmente hicimos un plan de supervivencia ante un apocalipsis zombi, y lo decidimos plasmar en algún sitio. Por suerte, yo me he adelantado ^^)

Ante todo mis agradecimientos a mis compañeros Sergio Izquierdo y Antonio Castellano por ayudarme con la idea. ¡Gracias, chicos!

Bueno, aquí os dejo el prólogo. Es un poco flojillo y por ahora parece todo un apocalipsis zombi normal y corriente... ¡Sed pacientes y ya veréis! Que esto es solo para abrir el apetito :) ¡Espero que os guste!

Prólogo: Despiporre

Según el calendario Maya (y otras culturas que ni me van ni me vienen) el 21 de Diciembre de 2012 llegaría el fin del mundo.
Ahora os digo yo: mi móvil (antiguo donde los haya) tiene un calendario, calendario que acaba el 31 de Diciembre del año 2099. ¿Eso quiere decir que ese día se acabará el mundo? ¡No! Los Mayas simplemente no tenían ganas de hacer más. Estarían hasta la santa p*** de hacer el calendario de las narices y lo dejaron ese día (supongo yo) mientras se descojonaban de los hombres del futuro.

Bueno, después de esta historia que no viene a cuento, os contaré lo que nos pasó a unos amigos y a mi justo ese día, el 21 de Diciembre de 2012. ¿El fin del mundo? ¡Nahh! Pero si que ocurrió algo muy gordo... Algo que ninguno de nosotros olvidaremos jamás.

Eran las 7 de la mañana y empezaba otro asqueroso día en el que tendría que ir a clase. Solo tenía dos horas ese día, y encima eran dos horas de Redes Locales (asignatura que suspendí el año anterior y me tocaba recuperarlo durante ese curso...). ¿Dos horas? ¡Pues nada! A dormir.
Después de unas seis horas más durmiendo conseguí despertarme, pero no por voluntad propia, sino por culpa del imbécil de Sergio que no tenía otra cosa que hacer que llamarme a esa hora.

-¿Si? - pregunté con el auricular del teléfono bastante lejos de la oreja por si el muy cabrón decidía gritar.

-¡Vela! ¿Qué te ha pasado hoy que no has venido a clase? - la pregunta tenía narices, pero le respondí mientras me intentaba quitar el pelo de la cara.

-Pues estaba durmiendo hasta que me has despertado. ¿Qué quieres? - intenté incorporarme en la cama, pero fue completamente inútil. La noche anterior me la había pasado bebiendo cerveza con mi amigo Antonio y se ve que mi cuerpo no quería reaccionar después de lo que le hice sufrir hacía tan solo unas horas.

-Para variar, ¿no? Vaya tela. ¡Voy para tu casa, que no tengo nada que hacer! - lo que me faltaba, que ese tío se pasara por mi casa cuando yo estoy recien levantado, con el mosqueo que suelo tener por las mañanas - ¿Voy a buscar a Antonio y vamos los dos? - preguntó Sergio.

-No te preocupes, Antonio está aquí - miré a la cama que estaba al lado de la mía para contemplar a Antonio. Físicamente se parecía algo a mi, pero yo era más alto (yo medía un metro ochenta y el unos diez centímetros menos) y teníamos distintos rasgos faciales. En cuanto al pelo los dos lo teníamos negro y largo, acompañados por un bigote y una perilla. En ese momento, Antonio se despertó.

-¡Vale! Hasta ahora - me dijo Sergio justo antes de colgar.

-¿Qué pasa, Velita? - Antonio aún parecía cansado mientras se levantaba poco a poco.

-Nada, que viene Sergio a hacernos una visita.

¡Oh! Se me olvidó presentarme. Yo soy Antonio Vela, y los pringaos de mis amigos son Sergio Izquiero y Antonio Castellano (si, hay muchos Antonios, y los que quedan).

Una media hora después, Sergio entró por la puerta mientras Antonio y yo desayunabamos. Sergio tenía el pelo bastante más corto que nosotros dos (aunque tampoco lo tenía tan corto), del mismo color y estaba afeitado. Tenía la cara algo más redonda que nosotros, un cabezón del tamaño de un dirigible y era más o menos de la misma altura que Castellano.

-¿Qué pasa, mamones? ¿Despertándose a la una de la tarde? - ni si quiera le contestamos, aunque Castellano hizo un amago de tirarle el cuchillo con el que estaba untando la margarina.

-Cállate. Tenía sueño, ¿vale? - le dije yo, siendo un poco borde. Sergio se acercó a nosotros, cogió una de las tostadas y se sentó en el sofá.

-Tu madre y tu hermana ya se han ido a Canarias, ¿no? - asentí levemente con la cabeza. Mi madre estaba en paro y le salió un trabajo en Canarias, a donde se llevó a mi hermana pequeña. A mi me dejó allí y me mandaba dinero para sobrevivir mientras terminaba los estudios y conseguía trabajo. Al menos la casa ya estaba pagada.

-Pues... ¡Fiesta y Kalimotxo todos los días! - como no, Castellano tuvo que soltar una de sus gilipolleces. Me entraron ganas de hacerle tragar la tostada de un guantazo.

-Antonio, tengo que estudiar, no como tú. Además, ahora también tengo que limpiar la casa y preparar mi comida y todas esas cosas. Además, no tengo dinero para todo - Castellano simplemente se calló y continuamos desayunando. Sergio se apoderó del mando de la tele y se puso a hacer zapping, cosa que no sirvió de nada porque a esas horas de la mañana no había nada interesante en la televisión.

-Total, que ahora tienes la casa para ti solo - Sergio volvió a hablarme del mismo tema y moví la cabeza de arriba a abajo de nuevo -. Mira, puedes traerte a tu novia a vivir aquí- esta vez no respondí como antes.

-Ella está muy bien con sus padres y no le falta de nada. A mi me costará comer los últimos días del mes aún estando solo - fui directo y sincero. ¿Para qué engañarles? Escuché algo raro en la tele, pero no eche cuenta alguna.

-¿Me la puedo tirar? - de nuevo soltó Castellano una estupidez, pero esta vez le seguí el rollo.

-Si ella se deja, si. Aunque lo dudo mucho - casi siempre estabamos con esa coña, así que Castellano se dedicó a darme palmaditas en la espalda diciendo "te has quedado sin novia, amigo", como creyendo que podría conseguir algo con ella. De nuevo escuché algo extraño en la tele, pero esta vez decidí escucharlo mejor -. Sergio, deja el canal de antes y sube el volumen - Sergio hizo exactamente lo que le dije y aumentó el volumen hasta el máximo de la tele. Eran las noticias.

-"... los infectados están arrasando con las principales ciudades, no solo de todo el mundo, sino también con las ciudades más grandes de toda España. El virus empezó infectando a los ciudadanos de Madrid por un viajero de un avión procedente de Tokio, Japón. Minutos más tarde, en aviones llegados de otras partes del mundo también han traido infectados ha otras ciudades de nuestro país. Las ciudades con mayor número de infectados son Madrid, Barcelona, Sevilla..." - entonces la emisión se cortó de golpe. Los tres se quedaron completamente paralizados mientras veían las interferencias de la televisión.

-Será coña, ¿no? - dije yo, incrédulo - Habrán adelantado el día de los inocentes o algo así, ¿verdad? - Sergio cambió a otro canal. Este si funcionaba.

-"... ¡Estamos evacuando todas las ciudades del país y del mundo! ¡Solo tenéis que dirigiros a los siguientes lugares! ¡En Madrid todo el mundo debe ir a la...!" - esa emisión también se cortó. Estando nosotros en Sevilla, nos faltaba información.

-¡¡¡Pon la tele local!!! - pero no funcionaba. No funcionaba ni la televisión de Sevilla ni ninguna otra. Los tres ya estabamos bastante asustados, así que saliemos corriendo a la calle. Allí no vimos nada. Por suerte yo vivía en la periferia y allí no había ni un alma. Aunque los vecinos parecían haber salido por patas. No había ningún coche en la calle.

-Pues parece que todo esto es verdad - dijo Castellano. Yo aún no me daba por vencido y saqué el móvil. Abrí la agenda y llamé a uno de mis amigos, Alfonso. Al segundo me contestó.

-¿Qué pasa, Vela? - por la tranquilidad con la que hablaba, parecía que no sabía nada. Lo extraño es que hablaba en voz muy baja.

-¡¡Tío!! ¿Dónde estás?

-En clase, ¿qué pasa? - obviamente, no tenía ni idea de lo que estaba pasando. Lo raro es que aún funcionaban los móviles. ¿Y si...?

-Mira, coge tu móvil y mira las últimas noticias en internet. Si no te crees lo que lees, creeme a mi, es verdad. En cuanto lo leas ya sabrás lo que hacer y luego vienes a mi casa cagando leches - colgué el móvil al instante. Esperaba que Alfonso lo entendiera al instante y me hiciera caso.

Acto seguido, seguí llamando a gente con mi teléfono para saber si se habían enterado de algo.

Pasaron los minutos y, a la media hora, terminé de hablar con todo el mundo. Estaba agotado de tanto hablar y encima tan rápido. Por lo visto terminé justo a tiempo, porque al colgar al último ya no tenía cobertura ni en plena calle.

-Entonces que. ¿Qué hacemos? - me preguntó Sergio al ver mi cara de susto.

-Te explico: absolutamente nadie de los que conozco saben cual es el plan de evacuación. Lo que haremos será encerrarnos en este barrio. No hay nadie aquí, dudo que esos zombis...

-Infectados - corrigieron Sergio y Antonio a la vez.

-¡Lo qué sea! - dije ya bastante enfadado - Dudo que lleguen hasta aquí si no hacemos ruido o no siguen hasta aquí a las personas que van a venir. Será nuestro centro de refugiados. Lo único que tenemos que hacer es una barricada en los tres puentes que hay para cruzar las vías del tres. Andando por la vías no podrían llegar hasta nosotros por los barrotes y las paredes que hay. Cuando llegue aquí el resto de personas, defenderemos esto a muerte. Además, le he pedido a Alfonso que traiga las hachas y espadas de su casa y a Jose Angel que coja todas las armas que no sean de fuego de la tienda de armas que está justo detrás de su casa - tanto Sergio como Antonio me miraron como si estuviera loco.

-¿Pero qué dices? ¡Lo que tenemos que hacer es huir! - dijo Sergio bastante alterado. Yo no iba a ser tan cobarde como todo el mundo.

-Te digo que nosotros podemos defender este lugar sin problemas. Además, tenemos un supermercado aquí al lado, un generador de electricidad justo ahí -  señalé el generador que estaba justo en frente de mi casa. Realmente era una bobina enorme que almacenaba electricidad, lo único que necesitabamos era generar la electricidad de alguna forma para almacenarla ahí - . Por otra parte, en el patio de mi casa tenemos un pozo. Tenemos electricidad y agua. Por último, conectaremos varios congeladores industriales a la corriente electrica y congelaremos la comida para que nos dure mucho tiempo.

-¡¿Y de dónde coño sacamos tantos congeladores industriales?! - Castellano estalló por primera vez desde que vimos las noticias.

-De la pequeña tiendecita que hay detrás de mi casa. Tienes dos y yo tengo uno. Los demás los podemos mangar de alguna fábrica. Por si acaso, en el campo que tenemos un poco más allá - señalé el campo que había en la dirección contraria a las vías del tren. Ventajas de estar en la periféria - podemos plantar fruta para no morir de hambre por si nos quedamos sin comida. ¡Podemos sobrevivir! - mis dos compañeros no estaban muy convencidos, pero yo sabía que aquello podía funcionar.

-¿Y qué piensas hacer? ¿Quedarte aquí encerrado de por vida? - fue Sergio el que me preguntó aquello. Yo tenía muy claro mi plan.

-Iremos acabando con los zomb... ¡Infectados! - dije antes de que me corrigieran -. Iremos acabando con los infectados uno a uno... Hasta adueñarnos de esta ciudad...

-Vamos, que esto será un... ¡Despiporre! - después de decir eso, Castellano sacó una petaca llena de whisky, algo que nos iba a venir muy bien en esos momentos...






Espero que os haya gustado ^^

Salu2!!


¡ATENCIÓN! El conteido que viene en el siguiente enlace es religioso y ALTAMENTE peligroso para su salud. Si quieres verlo, es bajo tu responsabilidad. Yo he avisado...

(Es coña lo de peligroso, pero si que tiene contenido religioso xD)


~Edu

  • Aprendiz de Investigador
  • ****
  • Mensajes: 245
  • Karma: +10/-0
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 25
    Badges: (View All)
    Usuario de Linux Usuario de móvil Cuarto aniversario
Re:[FanFic] La historia sobre zombis más absurda de la historia
« Respuesta #1 en: 18 de Mayo de 2013, 08:41:03 am »
Ansioso de que sigas con el FanFic.