Autor Tema: [FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)  (Leído 9415 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« en: 08 de Marzo de 2013, 07:55:53 am »
Hola. Debo reconocer que aunque me encanta leer los fics que hay en internet, nunca se me había ocurrido escribir uno. Me encantaron el argumento y los capítulos especiales de "Exploradores del Cielo", y, aunque es cierto que conocemos a Dusknoir en el futuro, siempre me he preguntado cómo empezó todo. Es por eso por lo que se me ocurrió esta idea y quiero compartirla con vosotros. Éste es el prólogo de "El pasado de Dusknoir". A ver que os parece

Prólogo

¿Nunca os habéis preguntado a qué estaríais dispuestos con tal de seguir vivos?
¿A ir en contra de vuestros principios?
¿A traicionar a quienes más confían en vosotros?
¿A convertirte en lo que más odias?

Estoy seguro de que muchos habréis respondido "no" a alguna de las preguntas. En su momento pensaba igual que vosotros, pero la vida me enseñó que el miedo y la desesperación pueden hacer que te conviertas en tu peor enemigo.

Echando la vista atrás, sé que he llegado a hacer barbaridades a muchísima gente, y que desde fuera puedo parecer el pokémon más ruin y despiadado del universo. Pero nada más lejos de la realidad. En el fondo, todo aquel que estuviera en mi situación haría exactamente lo mismo. Y es que yo, Dusknoir, no he tenido una vida fácil...


En el primer capítulo:

"[...]Mi nacimiento se produjo después del colapso de la Torre del Tiempo, cuando el planeta acabó de paralizarse por completo, en las inmediaciones de la antigua Aldea Tesoro, donde vivía con mi padre Dusclops. Antes de la catástrofe, él trabajaba en el Banco de la Aldea, pero tras la parálisis del planeta fundó el Frente de Rescate[...] "
« Última modificación: 05 de Agosto de 2014, 12:28:10 pm por Pyro »



Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #1 en: 14 de Marzo de 2013, 03:29:43 am »
Hola de nuevo.
Espero que el prólogo, aunque haya sido breve, os haya llamado la atención y os anime a seguir leyendo mi fic. No me quiero andar más por las ramas, así que os dejo con el primer capítulo


Capítulo 1. El Frente de Rescate

Si tuviera que resumir cada etapa de mi vida, diría que actualmente vivo la del arrepentimiento, tras mi madurez marcada por el miedo y la ira de mi juventud. Pero si hubo una en la que realmente haya sido feliz en algún momento, sin dudarlo, diría que fue mi infancia.

Mi nacimiento se produjo después del colapso de la Torre del Tiempo, cuando el planeta acabó de paralizarse por completo, en las inmediaciones de la antigua Aldea Tesoro, donde vivía con mi padre Dusclops. Antes de la catástrofe, él trabajaba en el Banco de la Aldea, pero tras la parálisis del planeta fundó el Frente de Rescate junto al Sr. Crawdaunt y el Maestro Bibarel, que formaron parte del antiguo Pokégremio de Exploradores, Blissey y Azumarill, para ayudar a los pokémon y evitar que éstos se asalvajaran y volvieran a una forma, como él denominaba, primaria. Además, contabamos con la ayuda de los agentes de policía Magneton e Hypno, que buscaban y capturaban a delincuentes y forajidos. Admiraba como, pese a estar en una situación desconocida para ellos, eran capaces de luchar día a día por aquellos que más lo necesitaban sin desistir en ningún momento.

Pero yo era ajeno a la gran labor que hacían. En aquella época, no era más que un Duskull que, como quien dice, acababa de nacer. Mi vida se resumía en jugar con mis amigos en el edificio del Frente, que podría decirse que era mi “hogar”. El Frente, a pesar de la perpetua oscuridad, parecía aportar una nota de color en el tétrico paisaje circundante, y aunque no era muy luminoso, con tanto ajetreo, había una sensación de calidez y bienestar que contrastaba con la tristeza que transmitían los lúgubres alrededores.

El edificio constaba de tres plantas; la primera, que era por donde se entraba al Frente, era una habitación diáfana y de paredes que, pese a ser grises, presentaban una gran variedad de suaves matices de colores cálidos. Allí se encontraban, además de la comisaría, los tablones que controlaba Azumarill, el de “Anuncios” (en el que había misiones leves de rescate y, antiguamente, de exploración), el “Se Busca” (donde se informaba de los malhechores en busca y captura) y el de “Auxilio” (donde se publicaban los boletines de desaparecidos y las misiones de rescate más difíciles).

En la segunda planta era donde más movimiento solía haber. Al igual que la primera planta, era bastante amplia, pero, a diferencia de la primera, las paredes presentaban colores más vivos y diversos debido a los dibujos que estaban trazados sobre éstas. Aquí se encontraban los dojos de entrenamiento, regentados por mi padre y el Maestro Bibarel, la enfermería de Blissey, el jardín de infancia de Bellossom, la asistente de Blissey, y la cocina/comedor de Spinda y el Sr. Magcargo.

En la planta superior se encontraban los dormitorios y un cuarto que los adultos usaban como sala de reuniones. El cuarto del Sr. Crawdaunt y el Maestro Bibarel estaba ubicado al norte, en frente del que ocupaban Blissey y Bellossom. Mirando al sur estaba la habitación de Azumarill y Spinda, y al otro lado, estaba la habitación que compartíamos mi padre y yo. En comparación con las plantas inferiores, en ésta los matices y los colores brillaban por su ausencia y, al ser una zona en la que sólo nos limitábamos a descansar, estaba completamente vacía, a excepción de las camas y, si acaso, alguna luminosfera que pudiera tener mi padre en caso de que yo tuviera terrores nocturnos, lo cual solía ocurrirme casi todos los días. Muchas veces, tras sufrir alguna de mis pesadillas, mi padre me consolaba y, mientras encendía una luminosfera, me solía decir:”Aunque el mundo sea ahora un lugar oscuro, puedes encontrar luz en los lugares más recónditos si impides que tu corazón se refugie en el miedo y las tinieblas”.

Tras pasar una de mis peores noches, a la “mañana” siguiente, oí a mi padre levantarse y, mientras fingí seguir durmiendo, él se acercó a hacerme cosquillas para que abriera los ojos.
–Es hora de levantarse –decía con una sonrisa mientras hacía que me riera a causa de sus cosquillas–. Sé que estás despierto porque nadie se ríe dormido.
–Está bien, me levantaré, pero para de hacerme cosquillas si no, no podré hacerlo –le espeté entre sonoras carcajadas.

Después de ese risueño despertar, bajé rápidamente, junto a mi padre, al comedor. Al llegar, vi que el Sr. Crawdaunt y Blissey estaban teniendo una charla, a la cual se incorporó mi padre, sobre el agotador día que tenían por delante. Yo, sin embargo, aunque estaba desayunando junto a ellos, rastreé la habitación con la mirada en busca de mi amigo Slugma, el hijo del Sr. Magcargo, para contarle ese sueño tan horrible que había tenido la noche anterior.
–¿Buscas a alguien, mi pequeño Duskull? –escuché decir a una dulce voz que reconocí al instante.
–Estaba buscando a Slugma, ¿le has visto, Bellossom?
–Creo que estaba en la cocina ayudando a su padre, pero conociendo lo hiperactivo que es tu amigo, no me extrañaría que estuviera correteando por todo el frente –dijo ella tratando de contener una sonrisa– ¿Quieres que te ayude a buscarle?
–No hace falta, cuando termine miraré en la cocina, a ver si esta allí, y si no, ya sé donde podría estar, pero gracias por ofrecerte.

Al acabar de desayunar, me dirigí velozmente a la cocina, donde vi que el Sr. Magcargo estaba regañando a su hijo por alguna de sus trastadas
–(...)Siempre haces lo mismo, Slugma. –gritaba el Sr. Magcargo­– Te dije que vigilaras un momento esas bayas Aranja mientras buscaba a Spinda, pero no que las quemases y, mucho menos, que te las comieras.
–Lo siento mucho, papá, pero como se me quemaron las bayas, no quería que te cabreases conmigo, por eso me las comí. Te prometo que no volverá a pasar –dijo un apenado Slugma, pese a que los que estábamos en la cocina sabíamos que no sería la última vez que ocurriría algo semejante–  Si quieres, voy a buscar más a los Frutales Umbríos con Duskull
–Eso si que no, ¿me oyes, Slugma? Tanto Duskull como tú sois demasiado pequeños para ir a los Territorios Misteriosos, y mucho menos solos, con lo cabeza loca que eres. Ya iré yo o le pediré a Crawdaunt que mande a un equipo a buscar bayas.
–Por mí no se preocupe, Sr. Magcargo, que sé que los Territorios son muy peligrosos. De momento, ¿puede venir Slugma conmigo al jardín de infancia? –pregunté tímidamente al Sr. Magcargo– Creo que Bellossom podría necesitar nuestra ayuda.
–Claro que sí, Duskull –dijo sonriente– Y tú –se dirigió a su hijo– podrías aprender algo de tu amigo, que pese a ser más pequeño que tú, tiene mucho más sentido común. Anda, vete, y procura no meterte en líos.
–Esta bien, papá –le respondió Slugma, de forma automática, mientras salíamos de la cocina.

Tras llegar al pasillo de la segunda planta, me dirigí hacia las escaleras junto a Slugma, para subir a mi habitación
–¿Dónde vas, Duskull? –me preguntó– ¿No habías dicho que Bellossom nos necesitaba para algo?
–De momento no me ha dicho nada, pero tengo que hablar contigo de algo importante –le respondí
–¡Vaya, vaya! Así que el buenazo de Duskull sabe mentir, ¿quién lo diría? –terció Slugma con una sorpresa más que fingida
–Supongo que eso lo aprendí de ti, amiguito. Pero, ya en serio, vamos un momento a mi habitación, que quiero contarte…
–Has tenido otra de tus pesadillas –me dijo como si me hubiese leído la mente– Es cierto que suelen pasarte a menudo, pero normalmente no me las sueles contar con todo detalle, ¿por qué esta vez sí?
–Porque esta noche he vuelto a soñar con la sombra que te conté la semana pasada.
–¿Ha sido el mismo sueño? –preguntó mientras se sentaba en la cama de mi padre– ¿O ha sido una continuación?
–El mismo sueño. –le respondí antes de disponerme a contarle la pesadilla.

“Soñé que estaba en la entrada del Frente, y que una voz misteriosa me susurraba “Ven, Duskull, ven. Sé cuales son tus temores, pero yo te ayudaré a ahuyentarlos. Confía en mí”. Mientras me alejo de donde proviene esa voz para volver adentro, veo que el edificio se empieza a derrumbar de repente con todos vosotros aún en su interior. Intento entrar para salvaros a todos, pero al pasar el umbral, veo que una sombra se cierne sobre el lugar y la voz me dice ”No hay nada que puedas hacer por ti mismo, pero si te unes a mí te ayudaré a salvarles. Sólo tienes que confiar en mí.” Mientras trato de encontrar a mi padre, veo que de vuestros cuerpos empiezan a salir mechones blancos que se empiezan a integrar en la sombra, y que de ésta empieza a salir una silueta que apenas consigo distinguir...”

–¿Y qué pasa después? –preguntó Slugma como si fuera la primera vez que oyese la historia
–Normalmente es ahí donde me suelo despertar, por lo que no sé que sucede posteriormente. Lo único que te podría decir es que esa silueta me da escalofríos,y me transmite una sensación de maldad y oscuridad que asustaría incluso al pokémon más valiente del mundo.
–Seguro que estás exagerando, Duskull, no creo que sea para tanto
–No sabría que decirte, amigo mío –le dije a Slugma con cierta preocupación– En fin, creo que deberíamos ir a ver si Bellossom nos necesita para algo, ¿no crees?
–Claro, además, así te despejarás un poco –respondió mientras se preparaba para salir disparado de mi habitación– Te echo una carrera, el último que llegue le dará la mitad de su desayuno al vencedor durante una semana
–¡Hey! No vale, tenemos que salir a la vez –chillé alegremente mientras le perseguía por el pasillo
–Haber salido antes, no es mi culpa que seas tan lento –me respondió entre risotadas de las que enseguida me contagié.
Pero, pese a estar muerto de risa a por las locas ideas de Slugma, tenía una sensación de desasosiego, como si algo o alguien me estuviera vigilando... 

En el próximo capítulo:

"[...]Tendremos que estar preparados para salir ahí fuera algún día, ¿no?
–¿Y si ese día fuera hoy?–terció Slugma
–Slugma, reconozco que esa broma ha estado bien, pero sabes que no podemos salir, ¿verdad?
–No estaba bromeando, Duskull. Creo que ha llegado el momento de que nosotros tres salgamos al exterior y pasemos a la acción.[...]

Si tenéis alguna sugerencia, duda o crítica constructiva que hacerme, no dudéis en escribírmela en este tema, que nunca está mal saber las opiniones y puntos de vista de otras personas ^__^
 
« Última modificación: 25 de Junio de 2013, 06:03:21 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #2 en: 07 de Abril de 2013, 06:04:54 am »
Hola. Aunque no lo parezca, todavía sigo con el fic, no lo abandoné. Se me ha juntado el poco tiempo que he podido usar el ordenador y la falta de inspiración, pero bueno, para compensarlo, subiré éste capítulo hoy y el siguiente mañana. Espero que os guste  :ook:

Capítulo 2. Las locas ideas de Slugma

–Te gané –dijo Slugma mientras llegábamos corriendo al jardín de infancia.
–Claro, pero estoy seguro de que habría ganado yo si hubiésemos salido a la vez
–¡Qué mal perder tienes, Duskull! Y yo que tenía pensado perdonarte la apuesta...
–Con lo glotón que eres, lo veo imposible –dije conteniendo una risa– pero si lo tenías pensado, por mí no te cortes
–A vosotros dos os estaba buscando –dijo una voz bastante conocida– Menos mal que habéis venido, porque me estaba empezando a preocupar.
–¡Qué exagerada eres, Ralts! –le respondió– Si hasta hace nada estábamos desayunando juntos. ¿Es que acaso no puedes vivir sin mi presencia?
–¡Eres idiota, Slugma, no es por eso! –dijo Ralts bastante enfadada– Es que me resultaba raro que no hubierais venido hasta ahora, y tal y como están las cosas, pensé que habíais desaparecido.
–Si te sirve de consuelo, te diré que hemos estado un momento en mi habitación. Además, ya sabes que ni a Slugma ni a mí nos dejan salir del Frente,...
–Cosa que me parece injusta –me interrumpió Slugma
–...así que no tenías motivos para preocuparte –finalicé
–No lo haría si no fuera porque cuando a Slugma se le ocurre una idea puede ser peligroso.
–Visto así te entiendo perfectamente
–¡Pero bueno! ¿Qué clase de concepto tenéis de mí? –preguntó Slugma con cierta indignación– Mis ideas son igual de peligrosas como lo podrían ser las vuestras.
–¿Te acuerdas esa vez que intentaste hacer la comida porque tu padre estaba enfermo? –le dije
–¿O de aquella vez que le pediste a Azumarill ser su ayudante? –le recordó Ralts–
–Eso son dos casos aislados
–También está el día que le intentaste gastar una broma pesada al Sr. Crawdaunt –seguí–, y el día que te dio por hablar gruñendo como un pokémon primario, y aquel día que...
–Bueno, vale, lo pillo, mis ideas puede salirse un poco de madre, pero tampoco son para tanto
–¿Qué no son para tanto? –le preguntó– Jamás había visto a Azumarill, que no se suele alterar por nada, chillar a alguien de esa manera
–Y sólo de recordar la comida que preparaste para todo el Frente ya estoy sintiendo arcadas
–Tampoco estaba tan mala, solo porque aquellas manzanitas estuvieran “un pelín tostadas” y confundiera las bayas Aranja con las bayas Arancia estáis diciendo que fue un desastre. Y reconoced que Azumarill tuvo poca paciencia conmigo, ya sabe como soy...
–Lo que tú digas –sentenciamos al unísono Ralts y yo

–En fin, ¿sabes si Bellossom nos necesita? –le pregunté a mi amiga
–No, precisamente os estaba buscando porque la guardería está casi vacía. ¿Qué tal si damos una vuelta hasta la hora de cenar por los Dojos? Estoy segura de que al Maestro Bibarel no le importaría que nos colásemos en sus clases de tácticas de combate.
–Creo que Bibarel ha salido y que el que está en los dojos es mi padre, –dije mientras nos dirigíamos hacia los dojos– pero podemos preguntarle a ver si nos da unas clases de repaso. Tendremos que estar preparados para salir ahí fuera algún día, ¿no?
–Yo creo que estamos más que preparados, es más, tenía pensado que hiciéramos una exploración hoy–terció Slugma
–Slugma, reconozco que esa broma ha estado bien, pero sabes que no podemos salir, ¿verdad?
–No estaba bromeando, Duskull. Creo que ha llegado el momento de que nosotros tres salgamos  al exterior y pasemos a la acción.
–Pero, ¿tú sabes el mosqueo que se podría pillar mi padre si se entera que hemos salido de aquí? ¿Y la regañina que te echaría el tuyo si nos viera por los Frutales Umbríos tras lo de esta mañana?
–Y ya no hablemos de mis padres– dijo tímidamente Ralts
–Dos cositas. La primera, no quiero ir a los Frutales Umbríos, sería lo más estúpido que podría hacer, sino al Monte Tétrico –explicó con una sonrisa mientras señalaba el lugar en el Mapa Mágico que colgaba de la pared del pasillo de la segunda planta– que, en comparación, está al lado del Frente. Y segundo, no hay nada que temer. Ralts, tú eres hija de Gallade, el líder del equipo As, y Gardeovir, integrante del Equipo Carisma, llevas en la sangre esto de explorar.–dijo, lo que provocó que Ralts se sonrojara–  Y respecto a ti, Duskull, no te preocupes tanto sobre que dirán nuestros padres, no creo que nos cuenten algo nuevo. Además, ¿qué haría yo sin mi mejor amigo?
–Es cierto que soy el primero que quiere salir de estas cuatro paredes, pero antes de eso habría que pensar muchas cosas, como qué objetos deberíamos llevarnos y esas cosas –expliqué
–Por eso no temas, Duskull, ya tengo una Bolsa preparada. Tuve la precaución de guardar algunas Bayas y Semillas de tal manera que mi padre no sospechase nada. Ya viste un ejemplo esta mañana –dijo, mientras sacó unas Bayas Aranja que llevaba escondidas.
–Me sorprendes, Slugma, pero ¿has pensado cómo vamos a salir de aquí? –inquirió Ralts– Por mucho que hayas preparado una bolsa y te sepas el Mapa Mágico de memoria, no sirve de nada, porque no podremos salir sin que nos pillen
–Ya sabía yo que me olvidaba de algo. Pero bueno no pasa nada, se me ocurrirá algo por el camino, no os preocupéis
–Como sé que eres un pokémon de ideas fijas y diga lo que diga no te haré cambiar de opinión, ¿qué tal si esa parte del plan nos la dejas a nosotros?–le pedí– En vez de una solución improvisada, deberíamos de exponer algunas ideas, pero para eso Ralts y yo necesitamos saber más detalles del plan
–Así le daremos al plan la cordura y la sensatez de las que carece –dijo Ralts, lo que provocó que a Slugma le diera un ataque de ira y a mí uno de risa– Tú mismo dijiste que tus ideas solían ser alocadas, no entiendo porque te pones así
–Dije que a lo mejor un par de ideas fueron un poco disparatadas, no la mayoría. ¡Qué concepto tan erróneo tienes de mí, amiga mía! –dijo tratando de parecer seriamente afectado
–Mejor déjate de teatros y explícanos el resto del plan –dije

–Tengo una Bolsa preparada con seis Bayas Aranja, tres Semillas Revivir y cinco manzanitas –nos describió– Además, he cogido una Placa de Rescatador de la cámara del Sr. Crawdaunt para usarla en caso de apuro.
–Lo de la Placa está bien pensado –le expliqué– pero la bolsa le haría falta un par de Elixires Máximos para cada uno, por si nos quedamos sin movimientos, aunque no sé si tendremos espacio, porque desconozco la capacidad que tiene la bolsa
–Es una bolsa para veinte objetos. Sumando los Elixires, la bolsa quedaría llena
–Ok, pues creo que el asunto “bolsa” ya está solucionado, ¿no? –preguntó Ralts, a lo que respondimos asintiendo la cabeza– Pero, además de la Bolsa y la Placa, necesitaremos un Mapa Mágico.
–No hay problema. Deja que me encargue de eso –dijo Slugma
–Ya tenemos preparado lo que necesitamos. Creo que ahora deberíamos de decidir quién sería el “líder” del equipo, para que se encargue de todo –sugerí
–Eso está clarísimo, el líder eres tú.
–¿Y eso por qué? –pregunté incrédulo a Slugma– Sabiendo como eres, me parece muy raro que no quieras serlo tú
–Es cierto que me gustaría, pero opino que lo mejor para el grupo es que el líder sea alguien sensato, y no conozco a nadie más sensato que tú
–Pero Ralts es igual o más sensata que yo, ¿por qué no puede ser ella la líder?
–Porque, aparte de sensata, soy muy temerosa, Duskull –dijo Ralts algo apenada– Cosa rara, estoy completamente de acuerdo con Slugma, tú eres el líder perfecto. De los tres, eres el que reúne más capacidades que todo buen explorador ha de tener, un equilibrio entre sensatez e impulsividad, sentido del honor, valentía,...
–Me vais a sacar los colores –murmuré avergonzado
–Anda, no te pongas rojo, que sabes que tenemos razón. Además, tú has dicho que lo de salir de aquí es cosa tuya, cosa que sólo alguien con capacidad de liderazgo puede hacer.
–Como parece que estáis de acuerdo, seré el líder del Equipo. Sólo queda el asunto de la fuga. La salida está junto a la comisaría, por lo que no podemos salir sin llamar la atención de Hypno o Magneton, a no ser que ambos estén patrullando. ¿Qué ideas se os ocurren?
–Si lo hiciéramos por separado, tú, como eres de tipo Fantasma, podrías atravesar la pared–sugirió Ralts– Pero entonces ni Slugma ni yo podríamos salir.
–Tienes razón, pero aun siendo de tipo Fantasma, me fatigaría demasiado al atravesar tantas paredes. La mejor idea que se me ocurre para salir de aquí es distraer a quién esté en la comisaría, pero todas la formas que se me ocurren implican que alguien se quede aquí
–¿Y si mientras usáramos una Luminosfera?
–Sólo funcionaría en caso de que hubiera cierta agitación, aun así seguiría siendo muy sospechoso. Pero puede que usando otra Esfera Mágica ese plan funcionase.
–¿Y qué Esfera podría ser? –preguntó Slugma
–¡Una Señuelosfera! –exclamó Ralts– Podríamos usarla contra alguien para distraer a Magneton y a Hypno.
–Es una idea genial –dije– Lo malo es que no se me ocurre dónde podemos encontrarla.
–Yo tengo una que me regaló mi madre –dijo Ralts– Como me encantan las Esferas Mágicas, un día me la trajo de uno de sus rescates. Aunque me daría pena tener que usarla, por esta causa estaría dispuesta a hacerlo.
–Entonces perfecto. Pues hemos completado el diseño del plan, lo único que falta es llevarlo a cabo. Lo mejor será hacerlo mañana, después de desayunar
–De acuerdo –sentenciaron Ralts y Slugma
–Anda, si estáis ahí –dijo mi padre, que acababa de salir de los dojos– Qué raro que a estas horas no estéis cenando en el comedor, sobre todo tú, Slugma. Precisamente iba para allá
–¿Ya es la hora de cenar? ¡Qué rápido se me ha pasado el día! –dijo Ralts
–¡¡¡¡¡¡¡¡¡COMIDA!!!!!!!!! –exclamó Slugma a la vez que salía disparado hacia el comedor
–No lo entiendo, si hasta que has aparecido tú no ha dicho que tuviera hambre – le dije a mi padre y a Ralts mientras también nos dirigíamos a cenar
–Ya sabes la reacción que tiene tu amigo al oír hablar de comida, hijo mío. Parece mentira que no le conozcas –dijo mi padre sonriente
–Tienes razón. Aunque si te soy sincero, yo también tengo un hambre de espanto –dije mientras  me serví un par de Gomis Moradas, mis favoritas
–Jajajaja. Desde luego, que dos patas para un banco

El comentario de mi padre provocó que sonriera, pero también lo hacía por la felicidad que sentía al saber que al día siguiente iría a explorar un Territorio por primera vez en mi vida. 

En el próximo capítulo:

"[...]–¿Adónde vais, chicos? Sabéis que aún sois demasiado jóvenes para salir de aquí.
–Bellossom, sólo íbamos a dar una vuelta por los alrededores –dijo Slugma
–Lo siento, mi pequeño Slugma, pero no puedo dejaros salir. Subid al comedor o tendré que tomar medidas drásticas
–Bellossom, por favor, estamos hartos de estar encerrados, no tardaremos en volver, lo prometemos– suplicó Ralts
–Dad media vuelta, chicos –ordenó Bellossom algo enfadada
–Lo siento, pero no vamos a hacerlo –musité
–Pues entonces tendré que dar la alarma –dijo mientras le daba a un botón que se encontraba a la entrada de la comisaría, y acto seguido, empezó a sonar un ruido ensordecedor[...]"

Y, como dije en el anterior capítulo, cualquier cosa que queráis comentar, sugerir, preguntar, criticar (constructivamente, claro) sobre el fic, clicad aquí ^__^
« Última modificación: 25 de Junio de 2013, 06:04:00 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #3 en: 08 de Abril de 2013, 09:12:03 am »
Hola. Como prometí, hoy subo el tercer capítulo. Espero que tenga tanto éxito como los dos anteriores :ook:

Capítulo 3. La Huida

A la mañana siguiente, tras pasar una noche en la que no tuve ninguna pesadilla, me levanté algo más pronto de lo habitual. Me sorprendió ver que mi padre no estuviera en la cama, pues normalmente nos solemos despertar a la vez, pero supuse que estaría desayunando o reunido con algunos de sus compañeros, por lo que no le di mucha importancia. Como habíamos quedado la noche anterior, me dirigí a la cocina para reunirme con mis amigos y repasar por última vez el plan de la exploración. Me sorprendió, una vez allí, no encontrar a Slugma o a Ralts, pero al darme media vuelta para salir a buscarlos, oí a alguien bisbisear mi nombre

–Duskull, estoy aquí, en la despensa
–¿Slugma todavía no ha llegado?
–Me ha dicho que iba a buscar el Mapa Mágico –explicó Ralts– Supongo que os habréis cruzado por el camino y no os distéis cuenta
–Será eso. En fin, ¿tienes la Señuelosfera?
–Aquí está –dijo mientras la sacaba– Espero que nuestro plan funcione, no he podido dormir mucho de lo nerviosa que estoy
–A mí me ha pasado lo mismo, supongo que es lo que tiene ser un “rebelde” –sonreí– Lo que me resulta extraño es que tú quieras participar en este plan tan...impulsivo, por decirlo de algún modo
–Sí, no es normal en mí, ya lo sé –comentó Ralts– Supongo que es porque ya no quiero sentirme como un bebé que es incapaz de hacer nada. Tengo ganas de ver el mundo por mis propios ojos, y estoy cansada de estar enclaustrada en este edificio.
–Me alegra saber que no soy el único que se siente así –opiné– Pero, siendo sincero, este es el plan más disparatado que se le ha podido ocurrir a Slugma, a veces me sorprendo de no haberle intentado parar los pies
–Bueno, es cierto que Slugma es muy impulsivo, pero confío en él, y sé que si algo saliera mal  estará ahí para protegerme...digo, protegernos– dijo poniéndose colorada
–Ralts, ¿estás bien? Jamás había visto a nadie sonrojarse tanto. Cualquiera diría que estás enamorada de Slugma, jejeje
–¡Qué cosas dices, Duskull! Me he puesto roja porque tengo un poco de calor, nada más.
–Ya has llegado, Duskull. –dijo un recién llegado Slugma– Menos mal, porque pensé que tendría que ir a buscarte a tu habitación, y como hubiera estado tu padre habría sido muy sospechoso
–Pues hoy no habría pasado nada, porque mi padre se ha levantado antes que yo. En fin, ¿tienes el Mapa?
–Sí, me ha costado un poco conseguirlo porque la Sala de Reuniones estaba cerrada, y tuve que ir hasta los Dojos para encontralo.
–Pues si ya lo tenemos todo, nos podemos ir, ¿estáis preparados? –dije, asumiendo mi rol de líder inconscientemente
–Sí, señor– dijeron a la vez Slugma y Ralts sonriendo
–Pues allá vamos

Salimos de la despensa, y dando los primeros pasos de nuestra expedición, nos dirigimos hacia la entrada. Sorprendentemente, no nos encontramos con nadie. Parecía que el Frente estaba desierto, pero cuando nos disponíamos a salir del edificio, una voz muy conocida nos detuvo

–¿Adónde vais, chicos? Sabéis que aún sois demasiado jóvenes para salir de aquí.
–Bellossom, sólo íbamos a dar una vuelta por los alrededores –dijo Slugma
–Lo siento, mi pequeño Slugma, pero no puedo dejaros salir. Subid al comedor o tendré que tomar medidas drásticas
–Bellossom, por favor, estamos hartos de estar encerrados, no tardaremos en volver, lo prometemos– suplicó Ralts
–Dad media vuelta, chicos –ordenó Bellossom algo enfadada
–Lo siento, pero no vamos a hacerlo –musité
–Pues entonces tendré que dar la alarma –dijo mientras le daba a un botón que se encontraba a la entrada de la comisaría, y acto seguido, empezó a sonar un ruido ensordecedor
–¿Desde cuándo tiene el Frente un sistema de alarma? – preguntó sorprendido Slugma
–¡Hay que darse prisa, viene gente! –chillé– ¡Y las puertas se están cerrando!
–No nos guardes rencor por esto, Bellossom, –dijo Ralts, y a continuación, usó la Señuelosfera contra ella– pero no hemos tenido alternativa
–Ralts, sal ya –chilló Slugma desde el exterior– Las puertas están a punto de cerrarse
–Voy –dijo Ralts mientras atravesaba el, cada vez más estrecho, hueco entre las puertas
–¿Estáis todos bien? –pregunté
–Sí, por suerte he conseguido salir a tiempo –dijo Ralts
–De acuerdo, entonces deberíamos irnos cuanto antes, no sabemos lo que durará el efecto de la Señuelosfera
–Tienes razón, vámonos –ordené

Me sentía mal, al igual que mis amigos, por haber tenido que usar la Señuelosfera contra Bellossom, pero ya no había marcha atrás. Estábamos decididos a salir de allí, y sabíamos los pros y los contras que suponía el saltarse las normas. Así fue cómo escapamos del Frente de Rescate y nos dirigimos hacia el Monte Tétrico

En el próximo capítulo:

"[...]–Creo que hemos llegado a la cima
–Así es, y ya no podemos seguir avanzando –dijo Slugma– Creo que lo mejor será volver
–Estoy de acuerdo –sentencié

Dimos media vuelta, pero en el momento que empezamos a andar un rugido retumbó en toda la cima

–¿Qué ha sido eso?– preguntó Ralts
–No lo sé. seguramente habrá venido de abajo –dije sin estar seguro del todo
–Mejor que sigamos caminando– dijo Slugma, sin percatarse de la sombra que surgía detrás de él
–¡Slugma, cuidado! –dijo Ralts– ¡Tienes a alguien detrás de ti![...]"

Ya lo dije en la página de comentarios, pero lo vuelvo a decir aquí: me alegra mucho que mi fic os esté gustando. Seguid comentando, porque en el próximo capítulo necesitaré más que nunca saber vuestra opinión.
« Última modificación: 25 de Junio de 2013, 06:04:35 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #4 en: 27 de Abril de 2013, 04:15:29 am »
Hola. Sé que el capítulo anterior es algo más corto de lo habitual, pero preferí separarlo de este capítulo porque sino el resultado final, en mi opinión, hubiera sido algo "pesado" de leer. Dicho esto, os dejo con el capítulo ^__^

Capítulo 4. Explorando el Monte Tétrico

–¿Es ésta la entrada al Monte Tétrico? –preguntó Ralts
–Eso parece –respondí
–No sé a vosotros, pero a mí este paisaje me transmite una sensación de tristeza que jamás había sentido –comentó Slugma– Está claro que el territorio hace honor a su nombre
–No eres el único que lo siente –suspiró Ralts– Puede que nos afecte más porque nunca hemos salido del Frente, y en comparación, este lugar esta completamente desolado.

Y así era. El paisaje, aparte de estar imbuido de aquella lúgubre sensación, era vasto y muy accidentado. Había rocas por doquier, aunque éstas parecían no rozar el arenoso suelo del Territorio, el cual tenía más similitudes con el lecho de un desierto que el de una montaña.

–En fin, ya que hemos llegado hasta aquí –opiné–, deberíamos continuar hacia la cima, ¿no creéis?
–Sí –respondieron mis amigos a la vez
–Pues, ¡pongámonos en marcha!

Y, tras decir esa frase, nos dispusimos a comenzar nuestra escalada. Aunque nuestros padres decían que ir a un Territorio Misterioso era bastante peligroso, daba la sensación de que nos movíamos como Magikarp en el agua. A pesar de que la zona estaba plagada de pokémon de tipo Roca (Rhyhorn, Onix, Aron), Siniestro (Poochyena, Nuzleaf, Murkrow) y Fantasma (Shedinja, Misdreavus),  gracias a las valiosas, aunque escasas, lecciones de Estrategia y Táctica que pudimos presenciar en las clases del Maestro Bibarel, compensábamos nuestras debilidades a esos tipos de una forma bastante eficaz.

Slugma, pese a ser muy impulsivo, nunca se lanzaba a por los pokémon hostiles, sino que hacía que fueran ellos los que se acercaran a él placando en el aire y abusando de su movimiento Fortaleza. Así lograba atacar él primero con Ascuas y Lanzarrocas, y en caso que esa combinación no resultara muy efectiva, usaba su Bostezo para dormir e inhabilitar a sus adversarios.

En cuanto a Ralts, era una suerte tenerla en el equipo. Aunque el único ataque ofensivo que sabía era Confusión, el apoyo que nos proporcionaban sus movimientos Gruñido y Conjuro nos hacían más llevaderos los golpes contrarios. Sin embargo, a veces, si sentía que la situación se volvía muy peliaguda, se Teletransportaba a otra parte del piso. Pero tanto ella como nosotros sabíamos que lo hacía de forma involuntaria, por lo que nunca se lo reprochábamos.

Y respecto a mí, podría decirse que la estrategia que usaba era un término medio entre las de mis amigos. Si bien era cierto que sabía usar ataques ofensivos, como Tinieblas e Impresionar, procuraba disminuir las defensas de los enemigos con mi movimiento Malicioso, a la vez que impedía que contraatacaran gracias a mi Rayo Confuso.

Pese a que nuestras formas de luchar eran muy dispares, éstas se complementaban entre sí, por lo que nuestro avance por los niveles del Monte fue, a pesar de haber sufrido un par de incidentes sin gravedad (como el haber topado con un Nido de Monstruos o que, debido a un Trampa Rotatoria, Slugma usara su Bostezo contra Ralts en vez de usarlo contra un Misdreavus hostil),  bastante rápido. Y, tras atravesar siete pisos, llegamos a una zona que, si bien parecía seguir siendo parte del territorio, estaba completamente vacía y desolada.

–Qué extraño –musitó Ralts– Este piso es muy reducido en comparación con los demás.
–Creo que hemos llegado a la cima
–Así es, y ya no podemos seguir avanzando –dijo Slugma– Creo que lo mejor será volver
–Estoy de acuerdo –sentencié

Dimos media vuelta, pero en el momento que empezamos a andar un rugido retumbó en toda la cima

–¿Qué ha sido eso?– preguntó Ralts
–No lo sé. seguramente habrá venido de abajo –dije sin estar seguro del todo
–Mejor que sigamos caminando– dijo Slugma, sin percatarse de la sombra que surgía detrás de él
–¡Slugma, cuidado! –dijo Ralts– ¡Tienes a alguien detrás de ti!

Gracias al aviso de Ralts, Slugma logró esquivar un ataque de aquel pokémon que, lentamente, salía de su escondrijo en las sombras.

–¿Qué hacéis aquí? –vociferó aquel pokémon– ¿Habéis venido a disputaros esta zona conmigo?
–No se preocupe –aclaré– Sólo hemos venido a explorar esta zona. No queremos causar problemas.
–¿Explorar? ¡¡¡MIENTES!!! ¡¡¡Ya no existen los equipos de exploración!!!
–Se lo decimos de verdad, señor –continuó mi amiga– Si quiere, nos vamos ahora mismo. No es necesario pelearse.
–¡¡No huyáis!! ¡¡Habéis venido a quitarme mi territorio!! ¡¡Pero no lo conseguiréis!! ¡¡NADIE LE QUITARÁ ESTA ZONA A EXPLOUD!!!
–No parece que nos quiera escuchar. ¡Mejor vayámonos de aquí! –gritó Slugma

Pero antes de que Slugma se dispusiera a dar un paso, el pokémon llamado Exploud le atacó con lo que parecía ser un Placaje.

–¡NO ME DES LA ESPALDA! ¡Sólo por haber entrado en esta zona deberéis luchar contra mí! ¡No tenéis escapatoria! ¡¡¡¡ESTE TERRITORIO ES MÍO!!!!

Nada más terminar de decir esa frase, volvió a atacar, esta vez a Ralts. Y, aunque tuvo la suerte de esquivar el ataque, Slugma no pudo evitar “vengar” el ataque contra nuestra amiga usando Lanzarrocas. Viendo que ya no había marcha atrás, tanto Ralts como yo nos unimos a la ofensiva de Slugma. Así, mientras ella usaba su Conjuro a modo de paliativo y le atacaba con Confusión, yo procedí a desestabilizar a aquel pokémon de color azul violáceo con Rayo Confuso y Malicioso y, simultáneamente, Slugma no dejaba de atacarle con sus movimientos ofensivos. Pese a ser tres contra uno, el combate estaba resultando muy complicado, y el hecho de que tanto Ralts como yo no pudiéramos usar nuestras estrategias al 100% contra Exploud (por ser de tipo Normal y tener la habilidad Insonorizar) hacía más difícil aún luchar con ese poderoso enemigo.

–¡Madre mía! Parece que este combate no acabará nunca – murmuró Ralts– Estoy al límite de mis fuerzas
–Yo también –respondí– Pero no podemos rendirnos. Hay que intentar debilitarle lo suficiente como para poder escapar

Mientras terminaba de decir esa frase, Slugma recibió un Mordisco que acabó con la poca salud que le quedaba. Por suerte, gracias a su habilidad Cuerpo Llama, le provocó una quemadura a Exploud que le resintió bastante, y nos proporcionó el tiempo suficiente como para arrastrar a nuestro amigo lejos de Exploud.

–¡Oh, no! Slugma, ¿estás bien? –preguntó mi amiga –Tienes que recuperarte, te necesitamos
–No os preocupéis, me recuperaré –dijo un jadeante Slugma– Pero es hora de usar la Placa. No podemos seguir aquí o acabará con nosotros
–Está bien –respondí mientras la sacaba de la Bolsa– ¡Vámonos de aquí!

Alcé la placa y presioné el botón de Fuga...Pero no ocurrió nada. Lo volví a apretar...Idéntico resultado.

–Esto...chicos, no funciona.
–¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!! –chillaron a la vez
–Pues que pulso el botón y la Placa no reacciona.
–¡Estamos perdidos! –gritó Ralts algo histérica– ¡¿Qué vamos a hacer?!
–¡¡¡No creáis que me habéis vencido por causarme esta quemadura!!! –amenazó un recuperado y aún más enfadado Exploud– ¡¡¡PREPARAOS PARA VUESTRO FIN!!!
–Se acabó. Nos va a matar –dijo Slugma muerto de miedo– En mis últimas palabras diré que me alegro de haberos conocido, chicos

Ahí estábamos, totalmente aterrorizados, esperando el golpe final de Exploud, pero, de repente, algo se interpuso entre su Vozarrón y nosotros.

–¡¡¡Parece que he llegado a tiempo!!! –dijo aquel pokémon– ¿Estáis bien?
–Sí –respondí– Aunque estamos algo debilitados
–Eso lo solucionaremos en un periquete, pero antes, permitidme que acabe con este asunto
–¡¡OTRA VEZ TÚ!! –dijo Exploud realmente aterrado– ¡¡¡POR FAVOR, NO ME HAGAS DAÑO!!! ¡¡¡NO SABÍA QUE ERAN AMIGOS TUYOS!!! –Y, tras decir la última frase, se fue corriendo del lugar
–Bueno, parece que he solucionado este problema de una forma completamente inesperada –murmuró el desconocido alegremente
–Gracias por habernos salvado –dijo Ralts
–No tenéis porque darlas. Me conformo con saber que os encontráis bien, en la medida de lo posible. En fin, lo mejor será que nos vayamos de aquí. Conozco un lugar en el que podréis recuperaros rápidamente.

En el próximo capítulo:

[...]–Nadie me deja por mentiroso –terció muy enfadado– De hecho, el Sabio me ha dicho que os trajera a este lugar porque quería reunirse con nosotros
–Así es –dijo una voz a nuestras espaldas– Pero tampoco tienes que enfadarte con ellos. Es normal que no te creyeran, al fin y al cabo, solo me conocen de oídas por sus padres y mentores.
–Pero, si lo que acaba de decir es cierto, –dije atónito– las aventuras que me contaba mi padre de su juventud son...
–...verídicas al 100% –terminó de decir por mí– Al menos, lo relacionado con mi mera existencia♪. Reconozco que a veces Dusclops puede exagerar un poco.[...]

Como siempre, el tema de comentarios está a vuestra disposición a cualquier hora del día los 365 (o 366 en años bisiestos) días del año. Gracias por estar ahí  :ook:
« Última modificación: 25 de Junio de 2013, 06:05:02 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #5 en: 22 de Mayo de 2013, 07:47:06 am »
Hola. Si ve este mensaje es porque el autor de este fic se ha quedado sin ideas para presentar el capítulo. Si lo desea, puede dejarle una sugerencia después de leer el capítulo aquí (...o antes...o mientras lo esté leyendo...en fin, cuando usted quiera). Muchas gracias ^__^

Capítulo 5. El Sabio Chatot

–Ya hemos llegado –indicó nuestro rescatador
–¡Vaya, que lugar más maravilloso! –opinó Slugma– Jamás había visto un prado con esos colores tan vivos

Y no le faltaba razón. Pese a que el mundo era un lugar completamente acromático, aquel lugar parecía ir en contra de lo establecido. Las plantas que poblaban aquel prado eran de muy diversos colores: verdes, naranjas, violetas, rojos, azules... Aunque todo el lugar presentaba un leve matiz grisáceo que indicaba que esa zona también estaba sumida en la perpetua oscuridad.

–¡Por algo llaman a este lugar el Prado Luminoso! –nos explicó– Además de ser un lugar idílico, también es una de las pocas zonas que no esta completamente paralizada. Gracias a eso, es posible que las Semillas y las Bayas crezcan y se reproduzcan.
–Es impresionante –exclamé
–Bueno, aprovechad este momento para descansar –dijo mientras recogía varias Bayas y Semillas de aquellas exuberantes plantas– Tomad, seguro que esto os vendrá de maravilla.   
–Muchísimas gracias –dijo Ralts
–No hay nada que agradecer– respondió aquel pokémon con una sonrisa– Es lo menos que yo, el rescatador Treecko, puedo hacer por vosotros
–¡¿También eres un Rescatador?! –dije sorprendido– Pues es raro que no te hayamos visto nunca por el Frente de Rescate
–Bueno, oficialmente no lo soy. Pero tener al mejor Rescatador como mentor debería valer para algo, ¿no?
–Vaya, no sabía que fueras aprendiz del Maestro Bibarel –dijo Slugma
–¿Y ese quién es? Es la primera vez que oigo hablar de él
–¡¿Cómo es posible que no conozcas al Maestro Bibarel?! –cuestionó Ralts– Todo el mundo ha oído hablar de él
–Pues sea quien sea, seguro que no le llega a la altura del Sabio Chatot
–¿Has dicho el Sabio Chatot? –respondí incrédulo– Es completamente imposible que seas su aprendiz. Seguro que es un farol.
–Nadie me deja por mentiroso –terció muy enfadado– De hecho, el Sabio me ha dicho que os trajera a este lugar porque quería reunirse con nosotros
–Así es –dijo una voz a nuestras espaldas– Pero tampoco tienes que enfadarte con ellos. Es normal que no te creyeran, al fin y al cabo, solo me conocen de oídas por sus padres y mentores.
–Pero, si lo que acaba de decir es cierto, –dije atónito– las aventuras que me contaba mi padre de su juventud son...
–...verídicas al 100% –terminó de decir por mí– Al menos, lo relacionado con mi mera existencia♪. Reconozco que a veces Dusclops puede exagerar un poco.
–Entonces usted es el legendario Chatot, el Sabio

–Me he perdido –susurró Slugma– ¿Quién es ese Sabio Chatot y por qué es legendario?
–Slugma, no me puedo creer que no lo sepas –respondió entre murmullos Ralts– El Sabio Chatot fue el co-fundador del Pokégremio de Exploradores, y quien les enseñó todo a nuestros padres y a los otros.
–¿En serio? –preguntó Slugma– Pues yo me esperaba que fuera de otra forma, no sé, más grande  e imponente.
–Desde luego, Slugma, hay veces que me preocupas –añadí a la conversación que estaban teniendo mis amigos– Deberías saber que las apariencias a veces engañan
–No se lo tengas en cuenta, Duskull. Es normal que lo haya pensado –respondió el Sabio, quien, por lo visto, había escuchado toda la charla– Realmente, ninguna de mis hazañas pueden considerarse legendarias. Aunque aprecio mucho que mis aprendices hablen tan bien de mí♪.
–Es imposible que alguno de sus aprendices hable mal de usted, Maestro –dijo Treecko sacando pecho
–De todos modos, no os he reunido para hablar de mí, sino para charlar con vosotros. Supongo que vosotros tres tendréis muchas preguntas en mente. No os cortéis.
–Pues, como parece que ya sabe quienes somos –comencé–, la gran pregunta es ¿cómo ha sabido donde nos podía encontrar Treecko?
–Me alegra que hayas hecho esa pregunta. La respuesta es muy sencilla. Vuestros padres me dijeron que estaríais de exploración allí.
–¡¡¡¡¡¿¿QUÉ??!!!!! –dijimos mis amigos y yo a la vez
–Y antes de que preguntéis cómo lo supieron, diré que vuestros padres sospechaban que intentaríais salir de exploración antes o después, aunque, si por ellos hubiera sido, habría sido más tarde que temprano. Dedujeron que iríais al Monte Tétrico por ser el Territorio más cercano y, supuestamente, más seguro. Aunque fue vuestra charla de ayer lo que confirmo sus sospechas.
–Pero si lo que dice es cierto, ¿por qué la que nos intentó detener fue Bellossom y no fueron ellos? –cuestionó mi amigo
–Porque os estábamos poniendo a prueba. ¿No os resultó sospechoso el hecho de que el Frente estuviera completamente vacío? –los tres asentimos con la cabeza– Les dije a vuestros padres y mentores que mandaran misiones a todos los equipos de Rescate, y que después, ellos se reunieran en la Sala conmigo. Allí estuvimos debatiendo sobre vuestra escapada, y para ver que plan de “huida” teníais en mente, escogimos a Bellossom para que tratara de deteneros. Estuvo muy ingenioso el uso de la Señuelosfera. Ni a mí mismo se me habría ocurrido esa idea.

–Yo tengo otra pregunta que, en este caso, tiene que ver con nuestra exploración –murmuró Ralts– ¿Cómo es posible que un pokémon tan fuerte como lo era Exploud daba la impresión de tenerle miedo a Treecko?
–Desconozco el motivo, aunque me puedo hacer una idea de cual pudo ser. Permitidme que os congratule por la forma que habéis combatido contra él. Estoy seguro de que si os hubiera conocido antes de su “primarización” hubierais sido grandes amigos.
–¿Usted conoce a Exploud?
–Sí. Me resulta muy doloroso entrar en el tema, pero Exploud...fue uno de mis aprendices.
–¿En serio?
–Así es. Formó parte del grupo de Bibarel y Crawdaunt. Era muy buen explorador, pero tanta oscuridad hizo mella en su corazón, y, un día, de repente, desapareció. Aquel alegre y jovial pokémon se convirtió en el ser irracional y egoísta que habéis conocido. Pero, a pesar de ser un pokémon primario, tengo la sensación de que recuerda algunos detalles de su vida anterior, por lo que, en mi opinión, en cuanto vio a Treecko se acordó de mí y se asustó. Dicho esto, os quiero hacer una pregunta, ¿os sorprendió el hecho de que se comunicara únicamente a base de gruñidos?

En ese momento, me estremecí. Sabía que los pokémon primarios perdían la capacidad de hablar, pero en ningún momento tuve la sensación de que Exploud lo fuera, porque en aquel momento no parecía que estuviera gruñendo...   

“–¿Explorar? ¡¡¡MIENTES!!! ¡¡¡Ya no existen los equipos de exploración!!!
–Se lo decimos de verdad, señor. Si quiere, nos vamos ahora mismo. No es necesario pelearse.
–¡¡No huyáis!! ¡¡Habéis venido a quitarme mi territorio!! ¡¡Pero no lo conseguiréis!! ¡¡NADIE LE QUITARÁ ESTA ZONA A EXPLOUD!!!”


¡Es más, estaba hablando! Y no ocurrió solo con nosotros...

“–¡¡¡Parece que he llegado a tiempo!!! ¿Estáis bien?
–Sí, aunque estamos algo debilitados
–Eso lo solucionaremos en un periquete, pero antes, permitidme que acabe con este asunto
–¡¡OTRA VEZ TÚ!! ¡¡¡POR FAVOR, NO ME HAGAS DAÑO!!! ¡¡¡NO SABÍA QUE ERAN AMIGOS TUYOS!!! –Y, tras decir la última frase, se fue corriendo del lugar
–Bueno, parece que he solucionado este problema de una forma completamente inesperada”


¿Me lo habría imaginado? ¿Tuvo que ver el hecho de que la situación fuera muy tensa y no estuviera muy centrado?

–Duskull, ¿estás ahí? –preguntó Slugma con cara de preocupación– ¡Eeeeeeeeooooooo!
–¿Qué pasa? –respondí
–Pues que te has quedado muy callado –explicó Treecko– Parecía que estabas en trance
–No te preocupes por eso, Treecko –contestó Ralts– Le pasa de vez en cuando, pero nunca había estado tanto tiempo así
–Siento haberos preocupado
–No pasa nada –dijo Chatot– Que de vez en cuando nos quedemos inmersos en nuestros pensamientos es muy habitual. Así puedes ver una situación desde otra perspectiva –y, tras decir esa frase, tuve la sensación de que sospechaba el motivo de mi trance.
–En eso tiene razón, Sabio –respondió mi amiga– Pero, volviendo al tema principal, todavía no nos ha dicho el verdadero motivo para reunirse con nosotros
–Pues...para conoceros, naturalmente♪. No podía dejar pasar la oportunidad de ver con mis propios ojos a los nuevos aspirantes a Rescatadores de los que me han hablado tan bien.
–¿Y quién le ha dicho que valemos para ser Rescatadores?
–Nosotros– dijo una voz muy familiar, a la vez que seis siluetas muy conocidas por mis amigos y por mí se acercaban.

En el próximo capítulo:

[...]–Verás, Duskull, me he dado cuenta de que mientras estábamos hablando sobre Exploud te has quedado un poco distraído...¿puedo preguntarte por qué?
–Pues...–comencé a explicar muy nervioso– Usted dijo que Exploud era un pokémon primario.
–Así es –comentó– Pero no entiendo porque tuviste esa reacción cuando lo dije, porque tus amigos no se sorprendieron tanto como tú
–No es que me sorprendiera el hecho de que Exploud fuera un pokémon primario –continué–, sino que tuve la sensación de que él no gruñía, sino que nos estaba hablando, como un pokémon normal.
–Entiendo. Supongo que eso confirma mis sospechas –dijo de una forma que me provocó algo de inquietud[...]

KEEP CALM
and
OLA K ASE
« Última modificación: 25 de Junio de 2013, 06:05:33 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #6 en: 25 de Junio de 2013, 06:01:29 am »
Hola.
Si, aunque no lo parezca, aún sigo con el fic. Sé que llevo más de un mes sin actualizarlo, pero es que se me han juntado varias cosas, entre ellas, que no he podido usar mucho el ordenador y que he estado enfermo una semana y media, y prácticamente no me podía mover de la cama. En fin, no os entretengo más, y os dejo con el capítulo :ook:


Capítulo 6. El Don de Babel

Aquella revelación nos dejó patidifusos, y nos produjo reacciones muy dispares: Ralts estaba totalmente boquiabierta y ojiplática; Slugma, pese haber intentado contenerse, lloraba como un bebé; y en mi caso, me quedé completamente sin habla al ver que nuestros padres, el Sr. Crawdaunt y el Maestro Bibarel estaban en aquel prado.

–Papá, yo...– comenzó a intentar explicar Slugma entre sollozos
–No digas nada, hijo. Lo sabemos. Y no te imaginas lo orgulloso que estoy de ti – respondió el Sr. Magcargo– No pensábamos que vuestra expedición sería tan complicada como lo ha sido, pero la habéis superado con creces
–Exacto. Y tú me has sorprendido, princesa mía –continuó el Sr. Gallade– Pese a ser algo temerosa, has sabido enfrentarte a tus miedos, y te has comportado como una auténtica exploradora
–Con el tesón de tu padre –dijo la Srta. Gardevoir
–Y también con la elegancia de tu madre. Ni te imaginas lo orgulloso que estoy
–Y, ¿qué puedo decir de ti, hijo mío? –comentó mi padre con el ojo lloroso– Está claro que eres un líder nato. Has sabido coordinar las ideas de tus amigos y las tuyas propias de una forma magistral.
–Y sin contar que lo habéis hecho vosotros solos, sin ayuda de nadie, ¡oye, oye! –nos halagó el Sr. –Crawdaunt
–¡Está claro que los alumnos han superado al maestro! –exclamó el Maestro Bibarel eufórico– ¡Me alegro por vosotros, chicos!¡Sabía que lo haríais sin ningún problema!
–Estoy seguro que ellos se alegran de oír eso, pero dejarles al menos respirar♪ –bromeó el Sabio– Como sigáis así, os quedaréis sin aprendices.
–¿Pero cómo habéis sabido dónde estábamos? –pregunté extrañado
–Chatot nos dijo que se reuniría con su aprendiz y con vosotros en este prado –explicó mi padre–, así que le preguntamos si podíamos ir con él para ver como os encontrabais, y el accedió con la condición de que os admitiéramos como aprendices de Rescatador.
–Al principio nos opusimos todos, a excepción de Bibarel –continúo el Sr. Crawdaunt–, porque pensábamos que no aún seríais capaces de afrontar ese reto. Pero Chatot nos dijo que no tomáramos la decisión sin antes oír vuestra historia. En un principio, no teníamos intención de cambiar de opinión, pero tras escuchar que habéis hecho frente a un pokémon tan fuerte como Exploud... –comenzó a sollozar– nos dimos cuenta de que estabais más que preparados para ser aprendices.
–No sé que decir...–murmuré avergonzado– Os agradezco que nos deis la oportunidad de formar parte del Frente de Rescate.
–No nos des las gracias a nosotros, hijo. Dáselas a Chatot. Si no llega a ser por él, jamás se nos hubiera pasado por la cabeza nombraros aprendices tan pronto.
–Por supuesto, ahora mismo voy

Y, mientras mis amigos estaban recibiendo la tan ansiada noticia de que nos habíamos convertido oficialmente en aprendices de Rescatador, me dirigí hacia donde estaba el Sabio Chatot, que estaba hablando con Treecko.

–Perdonad la interrupción –dije– pero sólo quería agradecerle lo que ha hecho por nosotros, Sabio Chatot
–No tienes porque darlas, Duskull. Al fin y al cabo, yo lo único que he hecho ha sido estar reunido con unos viejos amigos, los que habéis demostrado de lo que sois capaces sois Slugma, Ralts y tú♪ –contestó alegremente– Aunque ya que estás aquí, me gustaría hablar a solas contigo, si no te importa.
–En absoluto, pero tampoco quiero dejar vuestra charla a medias
–No te preocupes, Duskull –respondió Treecko– El Maestro me estaba comentando que ya sois aprendices del Frente de Rescate, y que próximamente me tendré que mudar allí para continuar con mi aprendizaje, por lo que yo también seré un aprendiz.
–Te doy mi más sincera enhorabuena, Treecko –musité
–En fin, os dejo. Voy a felicitar a Slugma y a Ralts, y a darles la buena noticia. –dijo mientras iba a donde se encontraban mis amigos
–¿Te importa que demos un pequeño paseo mientras charlamos? –me preguntó el Sabio
–Como quiera –respondí mientras comenzamos a andar por aquel prado.
–Verás, Duskull, me he dado cuenta de que mientras estábamos hablando sobre Exploud te has quedado un poco distraído...¿puedo preguntarte por qué?
–Pues verá...–comencé a explicar muy nervioso– Usted dijo que Exploud era un pokémon primario.
–Así es –comentó Chatot– Pero no entiendo porque tuviste esa reacción cuando lo dije, porque tus amigos no se sorprendieron tanto como tú
–No es que me sorprendiera el hecho de que Exploud fuera un pokémon primario –continué–, sino que tuve la sensación de que él no gruñía, sino que nos estaba hablando, como un pokémon normal.
–Entiendo. Supongo que eso confirma mis sospechas –dijo de una forma que me provocó algo de inquietud
–¿Y cuáles eran sus sospechas?
–Pues que tú eres poseedor de un don sobrenatural...El Don de Babel
–¿El Don de Babel? –pregunté extrañado– ¿Y eso cómo funciona?¿Es bueno?
–Todo lo que te puedo decir son viejas leyendas, pero ese don te permite comunicarte  con los pokémon primarios, y , de algún modo, te brinda la oportunidad de sacarles de ese estado de desesperación y aislamiento en la que se encuentran. Es, dicho de otra manera, una forma de “curar” a los pokemon primarios.
–Pero, si es cierto lo que dice, ¿cómo lo debo usar? Porque en el caso de Exploud, mis palabras parecieron enfurecerle aún más
–Eso ya no lo sé, Duskull, supongo que eso dependerá de muchos factores relacionados con el pokémon, como sus recuerdos, qué fue lo que provocó su primarización, etcétera. Detalles que, de una forma u otra, te proporcionará tu don
–La verdad es que, por una parte, me alegro de saber que fue lo que ocurrió con Exploud, pero por otro lado, no sé si seré capaz de usar este don correctamente, ni las responsabilidades que me puede acarrear el tenerlo.
–Es normal que pienses eso, pero me temo que en eso no puedo ayudarte. Lo que si te recomendaría es que, de momento, no le contaras a nadie que tienes ese don. Como tu bien dices, el no saber que responsabilidades te puede dar ese don es un factor que juega en tu contra, y hasta que no tengas claro como hacerle frente, creo no serás capaz de controlar tu don.
–Y si usara mi don sin saber como controlarlo, ¿qué podría ocurrir?
–Otra incertidumbre que añadir a la lista –respondió el Sabio– pero, desde mi punto de vista, podrían pasar muchísimas cosas, entre ellas, cabría la posibilidad de que te volvieras un pokémon primario.
–¿Usted cree?
–Te repito que hablo sin saber, pero supongo que, si bien utilizado te permite “normalizar” a un pokémon primario, usar el Don de Babel de manera incorrecta causaría el efecto contrario, es decir, primarizar a un pokémon normal.
–Visto así tiene su lógica.
–Por eso te ruego que de momento guardes en secreto tu don, al menos, hasta que sepas un poco más acerca de él. No creo que quieras exponerte a una situación tan incierta pudiendo evitarlo.
–De acuerdo.
–En fin, supongo que lo mejor será que volvamos con los demás, creo que ya es hora de que volváis a casa.
–Antes de irnos, me gustaría hacerle una pregunta.
–Adelante
–¿Por qué va a mudarse Treecko al Frente de Rescate?¿Acaso usted también se muda?
–No. De momento, no me veo con fuerzas de volver a formar parte de un grupo, y menos aún, de un grupo al que lideré hace mucho tiempo. Sin embargo, eso no quiere decir que no me pase a visitaros de vez en cuando♪. Y respecto a Treecko, aunque me encantaría seguir enseñándole más cosas, opino que lo mejor será que aprenda a ser un Rescatador con gente como él y como vosotros, para que en el futuro sea capaz de formar parte de un Equipo de Rescate. Podría decirse que mi relación con Treecko es similar a la de un padre y un hijo, y que ha llegado el momento en que Treecko tiene que dejar el nido.
–Lo entiendo. Es una sensación similar a la que tiene mi padre conmigo, que por mucho que quiera, le cuesta asumir que ya he crecido y que ya me puedo defender yo solo.
–Exacto. Bueno,dejémonos de charlas y vayámonos con los demás
–Sí

Y mientras nos reuníamos con los demás, no dejé de darle vueltas a la charla que había tenido con el Sabio Chatot, al tema de la mudanza de Treecko al Frente de Rescate, y, sobre todo, al asunto de poseer el Don de Babel y la incertidumbre que ese don traía consigo.

Y, tras el capítulo (que espero que os haya gustado), os traigo noticias. En este caso no son muy halagüeñas, ya que me veo obligado a dejar aparcado el fic por el momento. Esto no significa que no vaya a haber más capítulos, OJO, pero debido a circunstancias familiares, mi mente no está centrada, y prefiero tomarme un "descanso" y volver a escribir en condiciones cuando me encuentre más despejado. Espero que no os suponga ningún problema, y haré todo lo que esté en mi mano para retomar el fic lo antes posible.
Dicho esto, os doy las gracias a todos, por haberos tomado la molestia de leerme, y os recuerdo que podéis comentar todo lo que queráis acerca del fic en la página de comentarios



Hasta pronto :bye:
« Última modificación: 25 de Junio de 2013, 06:20:56 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #7 en: 01 de Octubre de 2013, 10:40:27 am »
Hola. ¡¡Puff!! Ya se me hace muy raro estar subiendo nuevos capítulos aquí, como hace tantísimo tiempo que no lo hago... :^^U: No os podéis imaginar lo feliz que estoy de poder retomar el fic. Antes que nada, me gustaría dedicar este capítulo a aquellos foreros a los que os esté gustando el fic, a los que me habéis estado preguntando cuando volveré a escribir, a los que me habéis escrito en el tema de comentarios... Realmente nunca me habría imaginado que lo que empezó siendo una idea abstracta y sin planificación alguna fuera a terminar gustando a alguien que no fuera a mí mismo :xD. En fin, tras está palabrería un poco "sentimental", os dejo con el nuevo capítulo. ¡¡Que lo disfrutéis :ook:!!


Capítulo 7. De vuelta a casa

El Sabio y yo volvimos al Prado Luminoso junto a mi padre y a los demás, quienes lo tenían todo listo para que volviéramos a casa.

–Hombre, Duskull, si estás aquí. Por un momento creímos que habías desaparecido –dijo Slugma con cierto cachondeo.
–Desde luego, amigo mío, eso me demuestra lo imprescindible que soy para ti –dije siguiéndole el juego– Bueno, ya en serio, tan sólo había ido a dar un paseo con el Sabio y mientras le preguntaba un par de cosas de cuando mi padre era su aprendiz.
–Así es –confirmó el Sabio Chatot– De todos modos, con lo que habéis demostrado hoy se ve que, en caso de peligro, sois capaces de defenderos bastante bien♪
–Bueno, pues si ya estamos todos, creo que ya es hora de irnos –dijo el Sr. Crawdaunt– Por suerte estamos cerca del Frente y, tras lo ocurrido con Duskull y compañía, no creo que haya muchos pokémon primarios en el camino. ¡Pongámonos en marcha!
–¡¡¡SÍÍÍÍÍ!!! –chillamos todos al unísono

Y, tras ese grito tan cargado de energía, emprendimos el camino de vuelta a casa. Ahora que estaba junto a mi padre y a los demás adultos, veía las cosas con distintos ojos. A pesar de que en el prado todo seguía exactamente igual de colorido a la vez que apagado, tenía la sensación de que los colores del Prado Luminoso se habían intensificado, de tal manera que apenas se podía notar el matiz gris que demostraba que ese lugar también estaba sumido en la eterna parálisis.
Y no era el único que lo percibía así.

Slugma, que estaba narrando a su padre por enésima vez la aventura que acabábamos de vivir, de vez en cuando se quedaba absorto mirando los arbustos y las flores de aquel vergel. Se le veía un centelleo en los ojos comparable al que suele tener cuando le hacen un regalo por su cumpleaños, un brillo de plena y absoluta felicidad.

Ralts, en cambio, sin separase en ningún momento de sus padres, no paraba de preguntar a todo el que podía cómo era posible que aquel lugar no estuviera cubierto de tinieblas, qué clases de bayas se podían cultivar allí y qué efectos curativos podían tener éstas. Pero, al igual que nosotros, se podía ver que estaba contenta, pues tenía una sonrisa de oreja a oreja que parecía ser eterna.

Sin embargo, una vez que empezamos a descender el Monte Tétrico, empecé a notar una sensación desasosegante. Una sensación demasiado conocida, pues era idéntica a la que solía tener cuando tenía alguna de mis recurrentes pesadillas. Sin embargo, a diferencia de otras veces, no veía ningún mechón blanco ni sombra alguna; sólo escuchaba un murmullo lejano, que sonaba bastante espeluznante. El murmullo se fue amplificando según descendíamos, hasta que, ya en la base del Monte, era una voz claramente audible, aunque únicamente decía palabras inconexas.

–Torre...Tiempo... Engranajes¬...–decía de forma tétrica–Di...ga... pasado... Cronos... Babel... corromper...

Traté de prestar más atención a ver si lograba captar mejor el mensaje de aquella voz pero no sólo no lo conseguía, sino que no paraba de repetir ese mensaje.

–Duskull, ¿te encuentras bien? –me preguntó mi padre– Estás algo ausente. ¿Te preocupa algo?
–No, tranquilo, papá. –mentí lo mejor que pude– Sólo estaba pensando en Exploud y lo duro que tuvo que haber sido que de la noche a la mañana se volviera un pokémon primario. Supongo que a vosotros os afectó mucho también.
–Así es, al fin y al cabo, era nuestro amigo. Pero Chatot siempre nos ha dicho que, aunque su corazón esté sumido en las tinieblas, tiene la sensación de que recuerda algunos detalles de su vida anterior. No sé si lo cree de verdad o lo dice para consolarnos, pero, sinceramente, me reconforta pensar que tiene razón.
–Si a Ralts o a Slugma les pasara lo mismo a mí también me afectaría –tercié honestamente– Aparte, no puedo evitar sentirme un poco culpable por haberle atacado ahora que sé que era amigo vuestro
–Por desgracia, hijo mío, con los pokémon primarios sólo funciona la ley del más fuerte, o vences o te vencen. Es duro, pero es así. Pero qué te voy a decir a ti, que lo has tenido que aprender de la peor forma. –respondió con un cierto tono de melancolía en su voz
–Pero yo creo que es mejor que lo haya aprendido así a que no lo hubiera aprendido –dije con una solemnidad que sorprendió a mi padre y hasta a mí mismo– Tú siempre me has dicho que hasta de las peores situaciones se aprenden cosas.
–Así es, pero esperaba que vuestro primer contacto con el mundo que nos rodea no fuera tan brusco. Y, antes de que me respondas que tarde o temprano tendría que pasar, te diré que es normal que siempre trate de “paliar” las vicisitudes de esta oscura y angosta vida, al fin y al cabo, soy tu padre, y eso no cambiará aunque tú seas un Dusknoir hecho y derecho y yo parezca una momia decrépita –dijo esto último sonriendo.
–Lo sé, papá. Pero tú también fuiste joven...
–Y todavía lo soy. Está claro que pasar tanto tiempo con Slugma está haciendo que te vuelvas tan impertinente como él –exclamó mi padre con una más que fingida indignación.
–De acuerdo, rectifico. Tú también fuiste joven, y aunque lo sigues siendo, me imagino que tu también habrás pasado por un momento en el que estabas harto de que te vieran como el niño que ya no eras. Entiendo tu punto de vista perfectamente, pero también me gustaría que te pusieras en mi lugar.
–Y lo hago. Por eso no te estoy regañando por haberte escapado del Frente sin mi permiso. Aunque me duela, sé que estas creciendo, y que ya no eres un niño. Pero también quiero que entiendas que para mí siempre será aquel bebé que me seguía a todas partes porque no quería quedarse solo. Y, aunque lo sabes de sobra, quiero que sepas que eres lo más importante y lo mejor que tengo en esta vida.
–Lo sé, papá. –respondí algo emocionado

–Ya hemos llegado –vociferó el Sr. Crawdaunt, quien tenía el rol de líder de la comitiva, antes de llegar al acceso al Frente
–¿Los habéis encontrado? –preguntó muy preocupado, cosa muy rara en él, el tímido y callado Hypno, quien, por lo visto, ocupaba el puesto de vigía esa noche
–Sí, ya puedes quedarte tranquilo. Están bien, como Chatot nos había dicho –respondió el siempre efusivo Maestro Bibarel– Ya te contarán mañana su historia en profundidad, pero se han tenido que enfrentar a Exploud. ¡¡Y han salido airosos!!.
–Bibarel, por favor, vale que los chicos no lo han hecho nada mal, pero tampoco es para emocionarse tanto –respondió un molesto Sr. Crawdaunt, lo que provocó que el resto del grupo nos riéramos, pues era habitual que los caracteres tan dispares del Maestro y del Sr. Crawdaunt chocaran entre sí
–Supongo que estaréis muertos de hambre. –dijo Hypno– Ya falta poco para la hora de la cena. Menos mal que Bellossom ha podido echarle una mano a Spinda, sino al pobre le podría haber dado un síncope encargándose de la cocina él solo.
–Espero que hayan hecho bastante comida♪ –murmuró el Sabio Chatot– Normalmente me sentiría incómodo al decir esto siendo un mero invitado, pero tantas emociones me han abierto el apetito de una manera atroz.
–Por supuesto, por eso no te preocupes, Chatot –contestó el Sr. Magcargo– En el Frente, otra cosa no sé, pero nunca nos faltará comida. Además, antes de irnos le dije a Spinda que hiciera dos raciones más por si acaso tú y tu aprendiz os quedabais.
–Muchas gracias, Sr. Magcargo, –respondió Treecko–  pero no tenía porque haberse molestado. Si hubiera sido necesario, hubiera recolectado algunas bayas en el Prado Luminoso
–Oh, Treecko, no te preocupes. Es lo menos que podemos hacer para darte la bienvenida, querido –respondió la Srta. Gardevoir con la ternura que le caracterizaba– Además, también has rescatado a mi pequeña y a sus amigos, por lo que debemos invitarte a cenar con más razón –Y, mientras decía eso, mis amigos y yo asentimos con ímpetu.
–Además, Chatot es como de la familia, por lo que no vamos hacer que os tengáis que ir en busca de algo de comida pudiendo evitarlo –añadió mi padre
–En fin, ¿qué tal si nos dejamos de palabrería y pasamos dentro? –musitó, de una forma tan ruda y tan poco habitual en él que nos sorprendió a todos, el galante y siempre cortés Sr. Gallade, quien pareció darse cuenta y rápidamente añadió– Pido perdón por mi falta de modales, pero mi estómago está rugiendo con impaciencia para ver si puedo proporcionarle algún alimento
–Gallade tiene razón, no tiene sentido que sigamos aquí afuera –dijo el Sr. Crawdaunt– ¡¡Él no es el único que tiene hambre, oye, oye!!

Y entre risas fuimos pasando al Frente, aquel lugar en el que, pasara lo que pasara, siempre me sentiría seguro. Un sitio que para mí siempre sería el mejor del mundo, y al que siempre querría volver. Un edificio al que podría llamar hogar.


Como siempre, ya sabéis que podéis comentar todo lo que queráis acerca del fic haciendo clic aquí. No os cortéis y pasaros por allí de vez en cuando, porque seréis vosotros los que decidáis un detalle de la historia relacionado con los protagonistas. De momento, no os digo lo que es, pero os dejo una pista: id pensando en cosas con diez letras o menos ^__^

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #8 en: 02 de Noviembre de 2013, 12:41:00 am »
Saludos, fieles lectores. Qué mejor manera de empezar este mes, tan especial para mí, que subiendo un nuevo capítulo. En fin, no os entretendré más y os dejaré leerlo :xD. Espero que lo disfrutéis  ^__^

Capítulo 8. El inicio de una nueva etapa.

Aunque realmente no había pasado mucho tiempo desde la última cena en el Frente, me comí ansiosamente todas las bayas y las gomis que me permitió mi tripa, las cuales me supieron mejor que nunca. Supongo que, como dice mi padre, la comida sabe mejor después de un largo día de trabajo. Una vez saciado mi apetito, me dispuse a ir a mi habitación, pero mi padre me detuvo.
–Espera, Duskull, antes de que tú y tus amigos os acostéis, necesitamos deciros una cosa
–¿No puede esperar a mañana? –preguntó el siempre irreverente Slugma– Ahora mismo tengo tanto sueño que parece que me hayan afectado varios Bostezos seguidos.
–De eso se trata, chicos –respondió el Sr. Crawdaunt– Como sois aprendices del Frente, ahora disponéis de vuestras propias habitaciones, junto al resto de los equipos de Rescates
–¿Y dónde están esas habitaciones? –preguntó Treecko
–Detrás de los Dojos –contestó Ralts– Hay un pasadizo que conecta con la parte de atrás del Frente. Pero una pregunta, ¿ésto también me afecta a mí? Lo digo porque mis padres ya tienen su habitación allí
–Por supuesto, princesa –dijo el Sr. Gallade– Ten en cuenta que nuestra habitación está en el ala donde se encuentran los dormitorios los equipos profesionales. Los aprendices tenéis vuestros cuartos en un ala distinta, más cercana al Dojo de Táctica y Entrenamiento de Rescate.
–Dicho esto, os mostraré donde están vuestros dormitorios –terció el Maestro Bibarel– Seguidme por aquí

Una vez que llegamos a la puerta de los Dojos, nos metimos por una gruta que se encontraba entre éstos, la cual albergaba un estrecho y no muy largo pasadizo que daba a una especie de zaguán en el que había tres entradas, de las cuales, el Maestro se metió por la del centro. Continuamos por un amplio pasillo repleto de puertas que supuse que conducían a las habitaciones. Seguimos andando hasta que Bibarel se paró delante de dos puertas.
–Ya hemos llegado. Éstos son vuestros cuartos –nos dijo con la alegría que le caracterizaba– No os hemos asignado a ningún dormitorio para que seáis vosotros los que decidáis quien queréis que sea vuestro compañero de cuarto. Y antes de que me lo preguntéis, no hay espacio suficiente en ninguna habitación para que los cuatro podáis dormir juntos. Deberéis hacerlo en parejas obligatoriamente.
–Pues que faena –dije algo decepcionado
–Pero no os preocupéis, que estos cuartos están comunicados entre ellos. Podéis entrar y salir de un cuarto a otro sin necesidad de salir al pasillo
–Bueno, eso es mejor que nada –musitó Slugma– En fin, ¿cómo lo hacemos?
–Lo echaremos a suertes. Es la forma más justa de decidir, ¿no creéis?
–Sí, será lo mejor –respondió Ralts– En fin, menos mal que soy una chica precavida, y por si acaso siempre suelo llevar algo para escribir. Lo que haremos será poner una letra en dos papeles y otra letra en otros dos, los doblaremos en cuatro, los mezclaré usando Confusión y cada uno escogerá. Los que tengan la misma letra dormirán juntos, ¿os parece bien?
–Sí– respondimos a la vez.
–Pero para se sea más imparcial, creo que debería ser el Maestro Bibarel el que escriba las letras y doble el papel –añadió Treecko– Si os parece bien, obviamente
–Claro. Así será más emocionante –añadió Slugma
–Pues allá vamos –dijo el Maestro mientras Ralts le entregaba cuatro trozos de papel. –A ver, uno por aquí, otro por allá...Ya está. Ralts, cuando quieras, los mezclas
–Está bien.

Y mientras Ralts usaba Confusión para que los papeles se revolviesen lo mejor posible, cada uno de mis amigos y yo fuimos eligiendo un papel, dejando el sobrante para Ralts. El sorteo dio como resultado que Ralts y Slugma compartieran un dormitorio (lo que hizo que ella se sonrojara, a mi parecer) y Treecko y yo compartiésemos el otro. Una vez que supimos quien sería nuestro compañero de cuarto, Bibarel habló
–En fin, si ya hemos solucionado el asunto de las habitaciones, no hay más que decir. Meteros en vuestros cuartos y acostaros, porque mañana será un día duro. Que descanséis
–Igualmente, Maestro –dijimos los cuatro, mientras nos metíamos en nuestros respectivos cuartos.
Dada la aventura que habíamos vivido aquel día, no fue de extrañar que Treecko y yo nos acostáramos sin mediar palabra alguna y nos quedásemos dormidos antes siquiera de tocar la cama, a causa del cansancio.

A la mañana siguiente, me desperté extrañamente alegre, a pesar de que mi cuerpo no pareciera corresponder a mi estado de ánimo por culpa de las agujetas.
–Madre mía, estoy tan molido que no me puedo mover– oí refunfuñar a Slugma desde su cuarto.
–No seas vago y levanta de una vez, que no eres el único que está hecho polvo –le recriminó Ralts, haciendo que me entrara una risita tonta, y no sólo a mí
–Oye, Duskull, una pregunta, ¿tus amigos suelen ser así o es un recibimiento especial? –cuestionó Treecko tratando de aguantarse la risa
–Son así, no te preocupes. Es cierto que se llevan muy bien, pero sus caracteres tan dispares hacen que se saquen de quicio mutuamente –respondí con una sonrisa– Menos mal que mi personalidad está en un término medio, porque sino no sé que sería de ellos –bromeé justo antes de que mi cuerpo empezase a notar un calor excesivo de repente
–Eso es mentira –contestó un recién aparecido Slugma mientras me atacaba con varios Ascuas de muy baja intensidad– Sabes que tú eres el peor de los tres, amiguito del alma
–Slugma, si no te supone mucho esfuerzo, ¿te importaría parar ya? –dije sonriendo con cierta ironía– No me gustaría sufrir ningún problema de estado en mi primer día, si es posible
–Exagerado, ni que Slugma pudiese generar tanto calor –musitó Ralts muerta de risa
–¡Eh! Que si no llega a ser por mi calor “insuficiente” no hubiéramos podido escapar de aquella mala bestia de Exploud –respondió Slugma mientras perseguía a Ralts, lo que causó que Treecko terminase por caer al suelo desternillándose de risa
–Vaya, que buen ambiente hay aquí♪ –dijo una voz que acaba de aparecer por la puerta del pasillo
–Buenos días, Maestro Chatot –terció Treecko levantándose con una extrema rapidez
–Buenos días, Treecko. Chicos –musitó mientras puso sus ojos en Ralts, Slugma y en mí –. Por lo que veo estáis mucho mejor que ayer –dijo mientras movía su cola de forma similar a un metrónomo– ¿Estáis listos para vuestro primer día de entrenamiento?
–Por supuesto –respondimos los cuatro al unísono
–Pues entonces, seguidme, que me imagino que no querréis llegar tarde. –dijo mientras empezaba a caminar por el pasillo, yendo nosotros tras él.

A diferencia de anoche, mientras andábamos por el pasillo se podía oír diversos murmullos y bostezos que hacían que el ambiente distara de ser calmado y silencioso. Se percibía el ajetreo de los demás aprendices, algunos de los cuales empezaban a salir de las habitaciones e iban hacia el rellano. No sé si se debió a nuestra presencia o a la del Sabio, pero no pude evitar sentirme un poco observado. Una vez llegados al zaguán, el Sabio se metió por la entrada que se encontraba a nuestra izquierda, la cual llevaba a lo que parecía ser una especie de patio en el que se reunían muchas caras desconocidas.
–Bueno, pues ya hemos llegado. Aquí empezaréis vuestra nueva rutina. Espero que vuestro primer día os sea leve –dijo mientras se marchaba– Luego nos veremos
–Hasta luego
Justo en el momento que me despedía del Sabio Chatot, mi padre, el Sr. Crawdaunt, el Maestro Bibarel, Blissey, Azumarill e Hypno hicieron acto de presencia, lo que hizo que no pudiera evitar ponerme algo nervioso. Por suerte, no fui el único que se dio cuenta de su llegada, ya que la gran mayoría de los que estaban congregados allí se volvieron hacia ellos.
–Buenos días, aprendices –empezó a hablar el Sr. Crawdaunt– Hoy es un día lleno de novedades, pero empecemos por lo básico. Recitemos las consignas del Frente de Rescate

“¡UNO: EL BUEN RESCATADOR DEBE SER TRABAJADOR!
¡DOS: NUNCA HAY QUE NEGAR NUESTRA AYUDA A LOS DEMÁS!
¡TRES:CON UNA SONRISA SIEMPRE PRESENTE...ALEGREMOS A LA GENTE!”

–Estupendo –continuó el Maestro Bibarel– En primer lugar, recibamos como se merecen a los nuevos aprendices de Rescatadores, los cuales han sabido cómo comportarse en una situación peliaguda,  demostrando que poseen la fortaleza, el conocimiento y la habilidad que requiere cualquier rescatador. Por favor, un aplauso para Duskull, Treecko, Slugma y Ralts. –Tras decir esto, el Maestro nos indico que fuéramos junto a ellos, mientras los demás presentes en la sala jaleaban y aplaudían a nuestro alrededor.
–Enhorabuena, mis pequeños –dijo Blissey de una forma muy maternal, tan habitual en ella
–Bueno, chicos, es hora de que recibáis el Kit Básico del Rescatador, aunque en vuestro caso es un poco “especial” –añadió mi padre– Aquí tenéis, vuestra Placa de Rescatador –al decir esas palabras no pude evitar mirar de reojo a Slugma y a Ralts, y ellos a mí– No os preocupéis, que aunque sea la misma que cogisteis de la cámara de Crawdaunt, ahora que la hemos activado, os funcionará perfectamente.
–Además, tomad, una Bolsa con capacidad de 30 objetos, un Lazo Especial, un Lazo Energía, un Pañuelo Defensa y un Lazo Zinc. –siguió Azumarill– Ah, y que no se me olvide, un Mapa Mágico para vosotros
–Y, por último, pero no por ello menos importante, tenéis que decirme como se llamara vuestro equipo para apuntaros en el Registro –nos pregunto el Sr. Crawdaunt
–Pues se llamará... –empecé diciendo yo
–El equipo Aura –respondieron mis amigos a la vez
–De acuerdo entonces. ¡Aprendices, démosles una gran bienvenida al equipo Aura! –dijo el Maestro Bibarel mientras el resto de los aprendices comenzaban a vitorearnos otra vez.

Y así fue como comenzó una nueva vida para nosotros. Dejamos de ser los “hijos de...” para comenzar a labrarnos un nombre propio en la historia de los Rescatadores. Estaba feliz porque, aquel día, fue el nacimiento del Equipo Aura. O dicho de otra manera, nuestro propio equipo de Rescate.

Como siempre suelo decir: dudas, sugerencias, críticas constructivas, etc. ---> Clic Aquí. Hasta el próximo capítulo :ook:
« Última modificación: 02 de Noviembre de 2013, 12:53:21 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #9 en: 02 de Diciembre de 2013, 03:10:52 am »
Bienvenidos de nuevo
Ya sabéis lo que dicen, nuevo mes, nuevo capítulo de "El pasado de Dusknoir" :xD.
Y, debido a que ya estamos en diciembre (se dice rápido, nueve meses desde que postee el prólogo), os adelantaré mi "regalo" de Navidad subiendo no uno, sino dos capítulos este mes  ^__^.
Dicho esto, os dejo con la lectura


Capítulo 9. El primer día del equipo Aura. (Primera Parte)

Una vez acabada la presentación “formal” de nuestro equipo, volvimos a nuestros sitios, mientras que el Sr. Crawdaunt y los demás daban por finalizada la reunión e iban asignando a cada equipo los quehaceres del día, siendo los equipos con más Rango los primeros y los que menos tiempo necesitaban para la asignación. Una vez que llegó nuestro turno, el Maestro Bibarel procedió a explicarnos nuestra tarea.
–Bueno, chicos, como vosotros ya tenéis un conocimiento básico de como explorar los Territorios Misteriosos, vuestra tarea de hoy será ir a los Frutales Umbríos a por suministros para el Frente.
–¡Pues vaya! –se quejó Slugma– Pensé que después de la presentación que habéis hecho de nosotros, nos tocaría una tarea más “guay”, como ir al rescate de una pobre cría que se ha perdido y se ha separado de sus padres.
–Es cierto que vuestro caso es especial, pero no tanto. –respondió el Maestro Bibarel– Si vuestro ingreso como equipo se hubiera producido de una forma menos abrupta, seguramente esta misión no os la habríamos asignado hasta que no hubieseis logrado el Rango Plata como mínimo, y para realizar misiones de Rescate habría que llegar al Rango Diamante. Os recuerdo que vuestro equipo tiene el Rango Bronce, y os lo hemos concedido por el hecho de que ya sabéis lo principal acerca de los Territorios.
–En fin, si por ahora sólo podemos realizar este tipo de misiones, hagámoslas lo mejor que podamos –dije enérgicamente
–Ése es el espíritu. Pues no os entretendré más y os dejo que realicéis la misión. Aquí tenéis las bayas que deberéis traer. No creo que tengáis ningún problema en vuestra primera aventura, pero por si acaso, extremar las precauciones –nos recomendó el Maestro–, y procurad que Slugma no os haga cometer ninguna locura por culpa de sus ideas –añadió con una tímida sonrisa, a la que se  unieron la mía y las de Treecko y Ralts, mientras que Slugma se indignaba de una forma algo exagerada a la vez que habitual en él.
–De acuerdo. Equipo Aura, ¡vayamos a por esas bayas! –gritó Treecko entusiasmado
–¡SIIIIIII!– contestamos a la vez mis amigos y yo, a la vez que nos poníamos en marcha

En comparación con el desolado páramo sobre el que se erigía el Monte Tétrico, en los Frutales Umbríos había una cantidad de vegetación inmensa. Aunque la vista de las gotas de rocío suspendidas en el aire transmitía una sensación de mezcolanza acorde con el paisaje de color plomizo que nos rodeaba.

–Ya hemos llegado– murmuré
–Vaya, jamás había visto un bosque tan frondoso como éste– dijo algo alucinado Treecko– ¿Aquí es dónde os abastecéis de bayas y Manzanas para todo el Frente?
–Según mi padre, es el lugar en el que hay más variedad– explicó Slugma– Él dice que, antes de la parálisis del planeta, el bosque estaba divido en dos, llamados respectivamente Manzanar y Aranjal, pero que una vez que empezaron a notarse gravemente los efectos de la oscuridad en varias zonas, los pokémon de la zona aprovecharon para plantar todo tipos de Bayas, Semillas y Manzanas, para evitar que hubiera escasez de alguna de ellas.
–Muy inteligente por su parte –dijo Ralts– A todo esto, Duskull, ¿Qué tenemos que llevar?
–Dejadme un momento para que lo compruebe– respondí mientras cogía la lista que me había dado el Maestro Bibarel– A ver, necesitamos llevar Bayas Meloc, Atania y Semillas Cura urgentemente. También deberíamos llevar Manzanitas, Bayas Aranja y, si por alguna casualidad las encontráramos, bayas Zidra y Semillas Vida, aunque no son imprescindibles.
–¿Alguno sabe que pokémon moran por la zona? –preguntó Treecko
–Mayoritariamente de tipo Planta y Bicho; Oddish, Lotad, Paras, Wurmple, Sunkern, Combee, Burmy, Volbeat e Illumise. – respondió Ralts– Aunque también aparecen algún pokémon de tipo Fantasma como Gastly y Misdreavus, suele ser poco común encontrarlos.
–De acuerdo. Entonces creo que la estrategia que debemos seguir es esta: yo tomaré la delantera, y Treecko y Ralts vendréis detrás mía. Slugma quedará en la retaguardia, cubriéndonos las espaldas, especialmente a vosotros, dado que resiste bien los ataques de la mayoría de los pokémon que habitan aquí. ¿Os parece bien?
–Perfecto –dijo Slugma
–No se me habría ocurrido otra idea mejor, “jefe”
–Vamos a por esas bayas– respondió a mi pregunta Treecko
–Está bien. ¡Equipo Aura, adelante!

Y así, empezamos a adentrarnos hacia el corazón del bosque. Aunque contaba conque mi estrategia funcionara bien, me sorprendió que lo hiciera de una forma tan efectiva. Había una buena sinergia entre todos nosotros. Treecko cubría las debilidades de Slugma gracias a Absorber, a la vez que mermaba drásticamente las defensas de nuestros enemigos gracias a Chirrido y con Ataque Rápido les daba el golpe de gracia. Además, en caso de encontrarse rodeado de enemigos, gracias a Persecución podría devolverles todos los golpes que recibiera mientras se curaba comiendo una baya o nosotros le cubríamos las espaldas.
Por otro lado, tras nuestra aventura en el Monte Tétrico, tanto Ralts como yo mismo aprendimos nuevos movimientos. En el caso de mi amiga, ahora era capaz de usar Hoja Mágica, y aunque a primera vista podría parecer un ataque poco útil debido a los tipos de pokémon que se encontraban en el Territorio, tenía un as en la manga llamado Paz Mental, que le permitía atacar potentemente con dicho ataque. Por otra parte, yo había aprendido Sombra Vil, lo cual me permitía atacar a pokémon que estuvieran a una distancia media o cubrirle las espaldas a algún compañero si estaba junto a mí. Gracias a estos cambios, nuestras tácticas de combate mejoraron, pero básicamente seguían siendo las mismas, de forma que entre Treecko y yo debilitábamos las defensas de nuestros rivales, Ralts nos protegía con su Conjuro y Slugma atacaba con Ascuas y Lanzarrocas, o los inhabilitaba con su Bostezo para que Treecko, Ralts o yo mismo nos encargáramos de ellos. Gracias a esto conseguimos atravesar sin apenas daños graves los nueve pisos del territorio en menos que se tarda en decir Muk.

–Hemos llegado, éste es el corazón del bosque. –nos dijo Ralts– Mirad, allí están las plantas de Atania. Y las Semillas Cura.
–Vaya, parece que hemos tenido suerte encontrando una de las bayas más urgentes a la primera –respondió Treecko mientras las recogía– Me pregunto dónde estarán las demás
–Posiblemente se encuentren en una zona más profunda –dije– Podemos dividirnos en dos grupos para recolectar las bayas y las semillas más rápido
–Me parece buena idea. Los padres de Ralts y el mío han estado aquí muchas veces, y sabemos más o menos donde se encuentran las bayas que necesitamos, así que yo podría ir con Treecko a buscar el resto mientras que Ralts y tú os quedáis aquí recogiendo las Aranja y Meloc, que suelen estar cerca de las Semillas Cura.
–Pues no se hable más. Si por lo que fuera tuvierais un problema, tomad una Llamadasfera. Nosotros nos quedaremos con la otra.  Una vez que todos hayamos terminado con la colecta, quedaremos aquí.
–De acuerdo, Duskull. Ahora volvemos  –dijo Treecko a la vez que se ponían en marcha

Una vez que mis compañeros se fueron en busca de los demás víveres, Ralts y yo nos pusimos en marcha recogiendo las escasas bayas que se encontraban en nuestra zona, y una vez que Slugma y Treecko volvieron con el resto de las semillas, procedimos a volver al Frente.

¿Quieres saber que tiempo hará mañana en Saturno?
¿Conocer en persona al diseñador del vestido más raro de Lady GaGa?
Siento desilusionarte, pero en eso no te puedo ayudar (por ahora) :xD. Sin embargo, tú puedes ayudarme ojeando este tema y publicando ahí tus dudas y sugerencias relacionadas con el fic. Nos vemos en el próximo capítulo :ook:


Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #10 en: 26 de Diciembre de 2013, 12:44:19 am »
Holita de nuevo :vueltasss:
Como dije en el anterior capítulo, aquí esta el segundo capítulo de Diciembre. Y dado que es un capi algo sensiblero, pues que mejor día para subirlo que hoy, 25 de Diciembre, en plena navidad. En fin, no os entretendré más y os dejaré con el nuevo capítulo. ¡¡¡¡Feliz Navidad!!!!


Capítulo 10. El primer día del equipo Aura. (Segunda Parte)

–¡Qué rápido habéis vuelto! –nos dijo el Sr. Crawdaunt una vez que entramos en el Frente– Parece que se os ha dado bien.
–Ha sido bastante más sencilla de lo que creímos –respondí– En fin, aquí están las bayas que nos pedisteis
–Perfecto. Además, veo que habéis podido encontrar algunas Bayas Zidra. ¡Fenomenal!
–La verdad que es que tuvimos algo de suerte –le contó Slugma
–Suerte es poco, si tenemos en cuenta que esas bayas son muy poco comunes. En fin, ya que habéis hecho la misión con éxito, las Bayas Zidra serán vuestra recompensa
–¿En serio? –dijo Treecko atónito– ¿Son para nosotros?
–Es lo justo dado la impecabilidad de vuestro trabajo. Usadlas con cabeza
–Muchísimas gracias, Sr. Crawdaunt –dijo Ralts
–No hay por qué darlas. Bueno, deberíais ir a darle las bayas a Spinda o a Magcargo lo antes posible, porque pronto será la hora de cenar.
–¡A la orden! –respondimos los cuatro, justo en el momento en el que mi padre y el Sr. Magcargo hacían acto de presenciar
–Vaya, justo en este momento íbamos a buscarte a las cocinas, papá
–¿Ya habéis llegado? –preguntó mi padre– No pensábamos que llegaríais tan pronto.
–Ha sido una misión bastante sencilla –dije sonriendo
–Pues habéis llegado en el momento oportuno. Justo en este momento estaba comentándole a Dusclops que Spinda y yo necesitamos ayuda en la cocina, para ver a quien podíamos mandar
–Pues aquí estamos –dijo Slugma– ¿Qué es lo que hay que hacer?
–Venid y os lo explico –dijo mientras dirigíamos hacia las cocinas

–Veréis, como habéis traído provisiones y falta poco tiempo para cenar, –comenzó a explicarnos Spinda–, habíamos pensado que nos podéis ayudar a organizar la despensa y a cocinar los platos, ¿os parece bien?
–Claro– respondí
–Estupendo. Como sois cuatro, lo mejor sería que dos de vosotros me ayudaseis a mí a cocinar, y que los otros dos estén con Spinda en la despensa.
–Me pido cocina –interrumpió mi llameante amigo
–Yo prefiero despensa. Debido a mi tipo, soy demasiado sensible al fuego –dijo Treecko
–Está bien. Ralts, Duskull, os toca decidir
–Pues yo prefiero la cocina –dijo mi amiga Ralts– A no ser que quieras ir tú, Duskull
–Realmente me da igual. Si quieres, voy yo a la despensa
–Pues una vez repartidos, vamos al lío, que hay que alimentar a toda esta gente –dijo alegremente Spinda mientras empezamos con las tareas.

Organizar la despensa fue bastante sencillo, casi como un minijuego. Spinda se encargaba de decirme dónde colocar las bayas a la vez que Treecko me las iba entregando. Salvo un par de equivocaciones, hicimos el trabajo bien, y Spinda nos recompensó con 300 pokés (los cuales podrían venirnos bien en caso de encontrar algún Bazar Kecleon o Misterioso) y una rarísima Semilla Júbilo. Una vez que terminamos, nos fuimos al comedor, donde Slugma y Ralts estaban ayudando al Sr. Magcargo a servir las cenas mientras los Equipos comenzaban a sentarse en las mesas.

–Vaya primer día, ¿verdad? –nos dijo Slugma una vez que él y Ralts se unieron a nosotros– Estoy cansado, casi al borde de la extenuación, pero a la vez estoy feliz por poder sentirme útil
–Ya somos dos –respondí– pero lo mejor de todo es que nos hemos ganado nuestras recompensas gracias a nuestro trabajo. Estoy deseando saber que nos tocará hacer mañana.
–Seguro que será un día tan bueno o mejor como el de hoy –nos animó nuestra amiga– Las aventuras del Equipo Aura no han hecho más que empezar.
–Y llegará el día en el que seremos un gran equipo de Rescate, aportando algo de luz y alegría a aquellos que lo necesiten, contrarrestando las tinieblas en las que este mundo está sumido.
–¡SIIIIII! – gritamos los cuatro a la vez, mientras que terminábamos de cenar e íbamos a nuestras habitaciones para descansar tras nuestra larga jornada.

Cuando llegamos a nuestra habitación, tanto Treecko como yo nos fuimos a nuestras camas con la mayor rapidez del mundo. Parecía que pasaría como la noche anterior, en la que nos quedamos dormidos rápidamente, pero al rato de habernos acostado, empecé a oír unos sollozos. Procuré no darle la mayor importancia y tratar de dormir, pero Treecko comenzó a hablarme
–Oye, Duskull, ¿estás dormido?
–Lo intentaba, ¿por qué lo preguntas?
–No, por nada. Quería darte las gracias por todo lo que has hecho
–No tienes que agradecer nada, Treecko, tú también te has esforzado mucho
–No lo digo sólo por eso –dijo algo emocionado– Es la primera vez que puedo decir que tengo a alguien a quien llamar “amigos”
–Vaya, ¿nunca has tenido amigos? –pregunté algo sorprendido– Sé que suena un poco mal decirlo, espero que no te haya molestado
–No, tranquilo, no pasa nada. Realmente ha sido así. Desde que tengo uso de memoria, sólo he estado junto al Maestro Chatot, siempre vagando de un lugar a otro, ayudando a muchos pokémon en apuros. Pero, aunque siempre ha estado ahí cuando le he necesitado, yo a Chatot siempre le he visto como el padre que nunca tuve, no sólo como un amigo. Es un cariño diferente al que siento por ti o por Slugma y Ralts.
–Entiendo lo que quieres decir. Pero te prometo que, pase lo que pase, siempre seremos amigos,  disfrutando juntos de los buenos momentos y superando el uno junto al otro las vicisitudes que nos encontremos. Como dice mi padre, “aunque el mundo sea un lugar oscuro, siempre podremos encontrar luz en los lugares más recónditos si nuestros corazones no se refugian en las tinieblas”, y te aseguro que, pase lo que pase, nunca romperé esta promesa. Porque para eso están los amigos
–Sé que lo harás, yo también te lo prometo –respondió– Te doy otra vez las gracias, por aceptarme en vuestro grupo y por ser mi amigo.
–Y yo te repito que no tienes porque darlas. En fin, deberíamos dejarnos de charlas y tratar de dormir un poco, o sino mañana el maestro Bibarel no nos podrá despertar ni con un millón de Pistolas Agua.
–Jaja, supongo que tienes razón. Hasta mañana, Duskull

Tras nuestro primera aventura, los días pasaron rápidamente, ya fuera realizando misiones o ayudando en las cocinas y la despensa. Desde otro punto de vista, se diría que aquello se iba convirtiendo en una rutina y que, más tarde o más temprano, nos acabaríamos cansando, pero nada más lejos de la realidad. Disfrutábamos de nuestro trabajo, y lo mejor de todo era poder hacerlo juntos, como los amigos que éramos. Pero lo más importante era que por fin empezábamos a ver cómo era el mundo, a desenvolvernos en él con independencia, a pesar de que los territorios que solíamos visitar eran zonas más o menos seguras. Sin embargo, un día, las cosas empezaron a cambiar...


Como siempre, cualquier cosa que queráis decirme acerca de fic, podéis comentarlo en este tema. Nos vemos en el próximo capítulo, que, si no hay cambio de planes, subiré el 1 de Febrero :ook: (Debido a que es Navidad, decidí adelantar una semana el día de subida, por lo que, técnicamente, éste sería el de Enero :^^U:)

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #11 en: 01 de Febrero de 2014, 09:15:56 am »
Hola holita, mis queridos lectorcitos. Pido disculpitas por hablar en diminutivitos, pero es que el espíritu de Ned Flanders me ha poseidíto. Disculpadme un momentito
...
(suenan golpes en la habitación)
...
(suenan más golpes)
...
Ya está, vuelvo a ser el Pyro de siempre :xD. Bueno, sin más preámbulos, os dejo con el primer capítulo del año 2014. Espero que os guste  ^__^


Capítulo 11. Luces y sombras

–“¡TRES: CON UNA SONRISA SIEMPRE PRESENTE...ALEGREMOS A LA GENTE!”
–Antes de empezar con la asignación de tareas –empezó a hablar el Sr. Crawdaunt– nos gustaría comentaros algo. Al parecer, en algunos territorios se han empezado a avistar unos extraños fogonazos de luz de procedencia desconocida. Hasta ahora, no parece que las zonas en las que han ocurrido estén relacionadas entre sí, ni sabemos la causa ni los posibles efectos que pueden acarrear en esos territorios, por lo que os recomendamos que, en caso de que fueseis testigos de alguno de esos “destellos”, actuéis con precaución y nos lo comunicarais lo antes posible.
–De acuerdo –dijimos todos los que estábamos reunidos en la sala
–Dicho esto, comenzaremos con la asignación, –musitó el maestro Bibarel, quien justo después se dirigió a nuestro equipo– aunque vosotros cuatro os libraréis porque tenéis una visita. Os está esperando en la entrada.
–Qué raro, me pregunto quien será –terció Slugma mientras nos dirigíamos hacia allí
–Pues, a no ser que sea un pokémon de los que hayamos ayudado que quiera darnos las gracias, no se me ocurre nadie que quiera venir a visitarnos específicamente a nosotros –pensé en voz alta
–Tiene que ser alguien más especial, si no, el Maestro no nos hubiera sacado de la reunión tan pronto.
–En fin, mientras que podamos hacer nuestro trabajo como siempre no creo que suponga ningún problema –terminó por decir Ralts mientras llegábamos a la entrada, y empezábamos a reconocer la silueta que nos esperaba
–¡¡¡Chatot!!! –dijimos los cuatro confusos
–Hola, chicos, parece que mi presencia os ha pillado algo desprevenidos♪ –dijo ufanamente el Sabio
–La verdad es que sí, Maestro –respondió Treecko una vez que nos sobrepusimos– pero no piense que no nos alegramos de verle
–Eso, simplemente es que no se nos ocurrió pensar en ningún momento que sería usted– aclaró Ralts– En fin, si no es mucho preguntar, ¿puede decirnos a qué debemos su visita?
–Claro que sí. He venido a proponeros y, en caso de que aceptaseis, a buscaros para hacer una exploración a la Arboleda Lóbrega. Y, antes de que digáis nada, ya he hablado con vuestros padres y, siempre y cuando me hagáis caso, os dan permiso para venir
–Por supuesto que aceptamos la propuesta –contestó alegremente Slugma– Que ilusión, nuestra primera exploración como equipo de rescate
–Pues no se hable más. Preparad una Bolsa para la expedición, y, en cuanto la tengáis lista, nos iremos para allá

–Bueno, ya estamos aquí –dijo el Sabio– Sé que a simple vista puede no parecerlo, pero este es un territorio muy peculiar
–¿Y qué tiene de especial?– pregunté
–Mucho más de lo que imagináis. Antiguamente, aquí era donde los pokémon venían a evolucionar.
–¿Y no es un poco extraño que los pokémon de todo el planeta vinieran sólo a este lugar a evolucionar?
–Si lo miráis desde el punto de vista actual, sí, ya que ahora sólo unos pocos elegidos tienen la suficiente determinación y “pureza”, por decirlo de alguna manera, como para poder evolucionar, –comenzó a explicarnos Chatot– pero antes no era necesario. Veréis...

“Muchísimo antes de que el planeta quedara sumido en la oscuridad, en el corazón de este bosque, había un claro del que manaba una luz misteriosa. Debido a eso, este lugar era conocido como el Bosque Misterio, y el claro, que se hallaba en el centro del bosque, era llamado el Manantial Luminoso. Aquella luz tenía la peculiaridad de permitir que todo aquel que lo deseara pudiera evolucionar, siempre y cuando cumplieran los requisitos necesarios para hacerlo. Pero, un día, la luz comenzó a atenuarse, con lo que cada vez era más y más difícil que los pokémon pudieran evolucionar, hasta que llegó un momento en que la luz misteriosa desapareció. Por aquel entonces, se pensaba que era debido a los desastres naturales que acontecieron la parálisis del planeta, y, aunque puede que si estuviese relacionado, pienso que ese no fue el principal motivo. En realidad, el motivo por el que creo que la luz empezó a desvanecerse fue que, de alguna manera, los pokémon y el Manantial estaban conectados. O dicho de otra manera, la luz del Manantial era una representación de la “pureza” de los corazones de cada uno de los pokémon que moraban en este mundo; por lo que, los pokémon, al comenzar a volverse más egoístas e insolidarios con los demás y hundirse poco a poco en la oscuridad, no sé si debido a las catástrofes y a la posterior paralización del planeta, fueron apagando, a su vez, aquella luz misteriosa”

–Vaya, ha sido impresionante –dijo una sorprendida Ralts– Pero, si ya no es posible encontrar la luz misteriosa en este lugar, no entiendo que hacemos aquí
–Bueno, tengo una teoría. Como ya sabéis, últimamente han aparecido unos destellos de luz en ciertas zonas del mundo, y quiero comprobar si esos fogonazos están relacionados de alguna con el Manantial Luminoso. Además, también tenía ganas de salir a explorar con vuestro equipo, así que, de este modo, mato dos Wurmple de un Picotazo♪ (*)
–¡Genial!– exclamó de forma entusiasta Slugma– Por fin vamos a poder hacer una EXPLORACIÓN en mayúsculas. De esas que son importantes y dan prestigio a los equipos... ¡¿Qué hacemos aquí parados?! Vayamos a explorar ya, por favor
–♪Jijijiji, está claro que algunas cosas nunca cambiarán♪ –comentó el Sabio sonriente– Todavía no nos hemos puesto en marcha porque estamos esperando a una vieja amiga mía. Además, con ella seremos seis pokémon, y no podremos entrar en la mazmorra en un solo grupo. Nos tendremos que dividir en dos grupos.
–Espero que lo de “vieja amiga mía” lo hayas dicho porque hace mucho que nos conocemos y no refiriéndote a mí– dijo una voz desconocida
–Esa voz...–dijo Treecko mientras comenzaba a emocionarse– Maestro, esa voz es de...
–¡Sorpresa, pequeñín!
–¡Sunflora! –chilló a la vez que corría a abrazarse con la pokémon Sol– Hacía mucho que no te veía
–Perdón por no haber dado señales de vida, Treecko, pero he estado muy ocupada explorando algunos territorios que han aparecido recientemente –respondió– Pero antes de que te ponga al día… –se giró hacia el Sabio– No me has respondido a la pregunta, lo de “vieja amiga mía” lo has dicho porque nos conocemos de hace mucho tiempo, ¿verdad?
–Claro que es por el tiempo que nos conocemos, Sunflora, te conozco desde que eras una Sunkern que estaba deseosa de evolucionar y entrar en el Pokégremio.
–Así que ésta es la nueva generación de la que me has hablado...O sea, donde están mis modales. Me llamo Sunflora, y, junto a Crawdaunt y Bibarel, entre otros, fui una de los aprendices del Pokégremio de Exploradores. Supongo que tú –dijo señalándome a mí– eres el hijo del encargado del Banco Duskull, y tú –continuó ahora dirigiéndose a mi amiga– eres la hija de Gardevoir. Sois igual de superadorables que ellos
–Bueno, Sunflora, ya tendrás tiempo de averiguar absolutamente todo sobre ellos. Lo importante ahora es comenzar la exploración, antes de que al pobre Slugma le entre ganas de atacarnos con un Lanzallamas...y con razón
–Está bien, está bien...Aguafiestas –dijo esto último de forma casi inaudible
–Sabes de sobra que lo he oído perfectamente –replicó Chatot– En fin, comencemos la exploración♪
 
Antes de adentrarnos en la Arboleda, nos dispusimos a trazar una estrategia para avanzar. El primer grupo, cuyos integrantes eran Chatot, Treecko y Ralts, investigarían la parte occidental del territorio, mientras que Slugma, Sunflora y yo nos encargaríamos de cubrir la zona este, reuniéndonos en el Corazón de la Arboleda. Aparte de ser, en comparación con otros, un territorio  increíblemente extenso y frondoso, en él habitaba una grandísima variedad de pokémon, los cuales cambiaban de un piso a otro. A pesar de que pokémon como Hippowdon, Mismagius, Leafeon, Skarmory o Skuntank podían ponernos en aprietos, mi combo Chirrido-Sombra Vil solía surtir efecto en la mayoría de los casos, si bien es cierto que, en caso de apuro, Slugma me cubría las espaldas con su recién aprendido Lanzallamas o con Poder Pasado. Aunque la experta allí era Sunflora, quien, a pesar de tener tantas debilidades, apenas recibía daños considerables e incapacitaba a los pokémon hostiles con ataques como Silbato y Drenadoras. Con nuestra soltura, logramos atravesar los primeros ocho pisos del territorio prácticamente indemnes, pese al hecho de haber caído en un par de nidos de monstruos, llegando a una zona de descanso

–¿Creéis que nos faltará mucho para llegar a lo más profundo del bosque? –pregunté
–Creo recordar que aún nos faltan unos cuatro pisos, pero ya hemos dejado lo más duro atrás –respondió Sunflora– Además, por suerte, os sabéis manejar superbien en los territorios, por lo que no deberíamos tener ningún problema.
–Cuando queráis, nos ponemos en marcha –dijo Slugma, justo antes de que pudiéramos ver como, en la profundidad del bosque, comenzaba a surgir un leve e intermitente destello
–Deberíamos darnos prisa, antes de que perdamos la oportunidad de poder investigar ese destello y Chatot se enfade por eso –indicó Sunflora, con lo que nos dispusimos a reanudar la exploración, atravesando poco a poco los cuatro pisos que nos separaban de nuestro destino y de aquella  misteriosa luz irisada.

(*) Nota del autor: Sé que el dicho correcto es “matar dos pájaros de un tiro”, pero resultaría un poco raro que un loro como Chatot dijera eso, ¿no creéis? :lol:
En fin, chascarrillos aparte, ya sabéis que en este thread podéis comentar y preguntar cualquier cosa relacionada con el fic. Dicho esto, nos vemos, si no me surge ningún imprevisto, el 1 de Marzo. Hasta la próxima

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #12 en: 01 de Marzo de 2014, 11:43:34 pm »
Saludos, lectores míos. Como siempre, mes nuevo, capi nuevo :lol:. En fin, me dejo de andar por las ramas y os dejo con el capítulo :ook:.

Capítulo 12. Otras dimensiones

Una vez que llegamos al corazón de la Arboleda Lóbrega, pudimos observar en plenitud aquel fogonazo irisado, el cual comenzaba a ser más continuo. En el centro de aquella misteriosa luz se hallaba una especie de portal, del que salía lentamente una pequeña silueta alada.
–Chicos, ¿qué es eso?– preguntó Slugma
–Supongo que será un pokémon, pero es la primera vez que veo una silueta como esa –respondió Sunflora– Y eso que tengo bastante experiencia en reconocimiento de pokémon
–¿Creéis que debemos acercarnos?
–No lo creo, no sabemos que...–comencé a responder, pero mientras lo hacía, una sombra surgió de repente, tendiendo una emboscada a aquel pokémon desconocido, el cual trataba de defenderse como podía.
De repente, la lid de las siluetas desconocidas terminó abruptamente, no sé si fue debido a nuestra presencia o al hecho de que el fogonazo de luz empezara a desvanecerse. Así, mientras que el pokémon grande huía despavorido a las profundidades del bosque, el otro intentaba perseguirlo, aunque parecía que aquello le suponía un gran esfuerzo, pues poco a poco descendía hacia el suelo debido al agotamiento

–¿Lo habéis visto? –preguntó Sunflora mientras nos dirigíamos hacia el epicentro del destello– Una de las sombras acaba de desaparecer. ¿Por qué creéis que habrá sido?
–No lo sé. Puede que hayan sido dos pokémon primarios peleando entre sí y que el que estuviera perdiendo haya huido, aunque el fogonazo me desconcierta un poco. Deberíamos ir a investigar...
–...No...vengáis...–interrumpió una trémula voz entre susurros– Él...volverá...
–¿Hola? –pregunté– Parece que estás en apuros, ¿necesitas ayuda?
–No...os...preocupéis... –contestó aquella voz– Me repondré...pronto...Pero debéis huir...Antes de que él...vuelva a por mí
–¿Quién va a volver a por ti? –preguntó Slugma mientras nos acercábamos al lugar del que provenía esa voz– Si necesitas protección, podemos ayudarte. Somos un equipo de Rescate.
–Gracias, pero...no me podéis ayudar. Volved a donde estabais...antes de que sea demasiado tarde –añadió, mientras que poco a poco comenzaba a definirse su silueta
–Nuestro deber es ayudar a la gente. Al menos, déjanos darte una Baya Aranja
–Marchaos antes de que vuelva Dark...–intentó decirnos aquella pequeña silueta tratando de incorporarse, aunque sin éxito, pues terminó cayendo al suelo completamente exhausta.
–Chicos, ¿estáis por aquí?– preguntó una voz conocida
–Chatot, estamos en el claro. Venid rápido, necesitamos ayuda, tenemos a un pokémon herido.

–Ufff...
–Parece que ya se está despertando –dijo el Maestro Bibarel
–¿Dónde...dónde estoy? –dijo aquel pokémon desconocido mientras abría los ojos
–Estás en el Frente de Rescate –contestó Treecko– Te trajimos aquí para que te pudieras recuperar. Parece que el combate con aquel pokémon te había dejado sin apenas fuerzas
–¡Oh! Tú me has salvado...Eres mi héroe. Nunca podré estar lo suficientemente agradecida por lo que hiciste por mí –dijo algo sonrojada a la vez que revoloteaba alrededor de él
–Es nuestro deber ayudar a aquellos que lo necesiten. Además, no fui yo sólo. Mis amigos fueron los que te vieron primero– comentó mientras se acercaba a nosotros
–Además de valiente y guapo, modesto –pareció decir aquel misterioso pokémon para sí mismo, tornándose cada vez más roja– Muchas gracias a vosotros también. Si no hubiera sido por vosotros, ese despiadado pokémon me hubiera convertido en un miembro más de su séquito... Pero por suerte, no ha sido así –dijo sonriente– ¿Cómo se llaman mis rescatadores?
–Yo soy Duskull –comencé– y ellos son mis amigos, Slugma –dije mientras este inclinaba su cabeza a modo de reverencia–, ésta es Ralts –saludó timidamente con una sonrisa– y este es Treecko –éste agitó sus manos enérgicamente– y juntos formamos el equipo Aura.–
–¡Oh! Sois un equipo de Rescate. Encantada de conoceros, yo me llamo Celebi
–¡¡¡¡¡¡¡¡CÓMO!!!!!!!!– clamaron sorprendidos todos los adultos que estaban en la sala
–No puede ser...
–Es imposible...
–¿En serio?
–¿De verdad eres un Celebi? –preguntó el Sabio Chatot
–Sí. ¿Tan rara soy como para que la mayoría se haya alborotado? Vale que sea de color rosa en vez de verde, pero por lo demás soy como otro Celebi cualquiera
–No nos malinterpretes, pero creíamos que no quedaban más pokémon de tu especie
–Perdón por interrumpir –carraspeó Slugma– pero, ¿nos puede explicar alguien por qué todo el mundo se ha quedado flipando cuando se ha presentado?
–No me puedo creer que tenga un hijo tan burro –respondió el Sr. Magcargo
–Ni que hubiera dicho un sacrilegio...No entiendo tanto misterio, simplemente es un pokémon, y además es algo bajito. Sin ofender –le indicó a Celebi
–Cazurro, esta especie de pokémon es muy rara de encontrar –le explicó su padre algo enfadado– Además, antes de que el tiempo se detuviera, poseían el don de poder viajar a través del tiempo. Tanto al pasado como al futuro
–Es por eso por lo que es considerado un pokémon legendario –continuó Chatot más serenamente– Pero, tras el colapso de la Torre del Tiempo, estos pokémon fueron incapaces de continuar con sus viajes. La gran mayoría de los Celebi trataron de viajar al pasado para impedir la catástrofe, pero todo era en vano. La mayoría se quedaban anclados en esta época debido a una fuerza misteriosa. Tal era el empeño que le ponían, que poco a poco empezaron a desaparecer, no se sabe si porque consiguieron su propósito o a causa de esa fuerza.
–Eso es...–comenzó a murmurar un atónito–...¡¡¡FLIPANTE!!!. No sólo he conocido a un pokémon legendario, sino que además lo he rescatado...Seré recordado como el salvador de legendarios– tras decir esto, el silencio y todas nuestras miradas, llenas de incredulidad y/o reprobación, dirigidas hacia Slugma se adueñaron del ambiente.

–Pero lo que no entiendo es, ¿que tiene que ver Celebi con los fogonazos?
–Eso lo puedo explicar. Esos fogonazos en realidad son portales –comenzó a explicar Celebi– Como bien ha dicho ese Chatot, mi capacidad de viajar en el tiempo está mermada por una fuerza desconocida. Es por eso por lo que he estado intentando viajar hacia otras dimensiones.
–Pero, que yo sepa, los Celebi no tenéis la capacidad de viajar a través del espacio
–Yo sola sería incapaz de hacerlo. Pero hará poco tiempo, alguien contactó conmigo mediante telepatía, y me ofreció ayuda para poder ir a otros universos. Es por eso por lo que han comenzado a aparecer esas luces misteriosas, ya que eso es la indicación de que un portal está activado.
–¿Y que buscas en otras dimensiones que no puedes encontrar aquí? –pregunté con mucha curiosidad
–Ayuda. Ya sea para poder viajar en el tiempo como para poder hacer frente a ese ser perverso que es Darkrai
–¿Darkrai? Es la primera vez que oigo hablar de él –comentó el Sabio Chatot
–Veréis, ese pokémon intenta pararme los pies siempre que puede. Desconozco el motivo, pero supongo que estará relacionado con el hecho de que es capaz de “controlar” a los pokémon primarios. Es más, si no me hubieseis rescatado, podría haberme derrotado
–Pero en todo caso, no tendría porque intentar detenerte. A priori no parece que tu plan tenga relación con él de forma alguna
–Eso pensé al principio, pero creo que su afán es impedir que el rumbo de la historia cambie. Parece que este mundo de oscuridad es una utopía para él, y no le veo muy dispuesto a que el tiempo vuelva a fluir.

–Así que, en resumen, eres un pokémon legendario que trata de encontrar la forma de revertir la parálisis del planeta, pero un pokémon llamado Darkrai trata de evitar que lo consigas a toda costa –reflexionó Chatot– Suena muy inverosímil, pero algo dentro de mí me dice que nos cuentas la verdad
–Lo mismo digo– dijimos todos los presentes
–No dudes en pedirnos ayuda en tu misión si la necesitas. Al fin y al cabo, no habría mayor rescate que sacar al mundo de esta sempiterna oscuridad –comentó el Sr. Crawdaunt
–Gracias, pero de momento no va a ser posible. No quiero exponer a tanta gente a un peligro tan grande. Además, aunque he conseguido entrar en algunos portales, no he podido establecer contacto con las dimensiones alternas. Lo mejor será que...
–¡ZIUUUUM!¡ZIUUUUM!
–¿Qué es ese ruido? –pregunté
–Es mi contacto. Creo que trata de comunicarse conmigo. Pero me extraña que vosotros hayáis podido escuchar.
–¡CELEBI! –vociferó una grave e imponente voz–¿ME OYES?  TENGO BUENAS NOTICIAS. HE PODIDO ABRIR UN PORTAL QUE CONECTA CON EL MUNDO DE LOS HUMANOS, Y POR LO QUE PARECE, HAY BUENA CONEXIÓN.
–¡Estupendo! Espero que esta vez sea la definitiva.
–YO TAMBIÉN LO ESPERO. NECESITO QUE TE REÚNAS CONMIGO EN LA ISLA RECÓNDITA. POR SI ACASO, DEBIDO A LA EMBOSCADA QUE TE HA TENDIDO DARKRAI, CREO QUE LO MEJOR SERÍA QUE TE CUBRAS LAS ESPALDAS CON ALGUNO DE TUS RESCATADORES
–Pero si los acabo de conocer, ¿no crees que es un poco arriesgado?
–PUEDE SER. PERO CREO QUE SERÍA MAS PELIGROSO QUE TE CAPTURASEN, O LO QUE ES PEOR, QUE DESCUBRIERAN DONDE ESTOY, Y NO PUEDO PERMITIR QUE ESO OCURRA. ES UNA PROMESA QUE LE HICE A ALGUIEN MUY IMPORTANTE PARA MÍ. ADEMÁS, HE OÍDO HABLAR DEL FRENTE DE RESCATE, Y TE PUEDO ASEGURAR QUE NINGUNO ES SOSPECHOSO DE ESTAR BAJO SUS ORDENES
–Está bien, te veré allí. Dame un momento para ponerme en marcha.
–DEBERÍAS REPONERTE ANTES DE PONERTE EN MARCHA. TEN EN CUENTA QUE NO SABEMOS CON EXACTITUD QUE SE OCULTA DETRÁS DEL PORTAL. LO MEJOR SERÁ QUE QUE QUEDES DESCANSANDO ESTA NOCHE EN EL FRENTE, Y MAÑANA QUE TUS ACOMPAÑANTES Y TÚ OS REUNÁIS CONMIGO.
–Si insistes, no te voy a llevar la contraria, pero tampoco estoy tan mal. En fin, mañana partiré hacia la Isla Recóndita
–ALLI TE ESPERARÉ –dijo aquella voz a modo de despedida.

–En fin, supongo que esta noche tendré que planear con vosotros el viaje –dijo dirigiéndose hacia nosotros cuatro
–Celebi, dudo mucho que ellos estén lo suficientemente capacitados para poder realizar una tarea tan importante. Como quien dice, acaban de entrar en el Frente como aprendices
–Oh, al contrario, Chatot. Tengo la sensación de que ellos, aun no teniendo “esa” experiencia, podrán lidiar con esto. Si han sido capaces de rescatarme a mí, ¿por qué no iban a serlo para poder rescatar al planeta?

¿Quién será la voz misteriosa? ¿A quién le habrá hecho la promesa? ¿Tendrá Celebi razón al creer que el equipo Aura está preparado para salvar el planeta? Todo esto y mucho más en el próximo capítulo ^__^ . Y si creéis saber las respuestas a las tres preguntas, no dejéis de pasaros por aquí para publicarlas, o para comentar todo lo que queráis acerca del fic :sisisi:

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #13 en: 02 de Abril de 2014, 04:47:22 am »
Estimados lectores, tras un mes de intrigas para saber quien era esa voz misteriosa, ha llegado el momento. En este capítulo conoceremos quien es el pokémon que contactó con nuestra feérica amiga variocolor. Dicho esto, os dejo con el capítulo

Capítulo 13. La expedición

Tras una noche en la que apenas pudimos descansar a causa de la planificación de la expedición a la Isla Recóndita, y del nerviosismo que teníamos los integrantes del Equipo Aura, llegó el momento de la reunión matinal con todos los aprendices.

–“¡TRES: CON UNA SONRISA SIEMPRE PRESENTE...ALEGREMOS A LA GENTE!”
–Está bien, aprendices, –comenzó a hablar el Sr. Crawdaunt– dado que esta es una ocasión especial, no habrá reparto de tareas, como suele ser lo habitual. En su lugar, iremos de exploración a la Isla Helada.
–¡Qué bien!
–¡Estupendo!
–Hacía mucho que no hacíamos una exploración
–Pero, como es lógico, no podemos dejar el Frente desprotegido, –continuó mi padre– por lo que algunos de nosotros nos deberemos de quedar aquí. Tanto Chatot, nuestra visita a la que agradecemos su ayuda inestimable, como Gallade, Magneton y yo no iremos a esa expedición. Asimismo, el Equipo Aura, pese a haber adquirido cierta experiencia, también se quedará en el Frente, ya que no creemos que estén lo suficientemente preparados
–Jope, eso no es justo– se quejó Slugma– Si no podemos ir de exploración, no adquiriremos nunca experiencia, Sr. Dusclops, y si no cogemos experiencia, no podremos ir nunca a una expedición. ¿Acaso no es un circulo vicioso del que nos costaría mucho salir?
–En fin, tras este improvisado turno de ruegos, quejas y preguntas –continuó mi padre haciendo caso omiso al comentario de mi amigo– damos por finalizada la reunión. Vosotros cuatro, –se dirigió a nosotros– de momento id a vuestros dormitorios. El resto, id con Bibarel y Crawdaunt a preparar los grupos para la expedición.

Y así, mientras que los demás seguían al Maestro y al Sr. Crawdaunt radiantes de felicidad, nosotros cuatro, algo resignados, nos dirigimos a nuestro cuarto
–¿Creéis que no habrá ningún problema si seguimos con nuestro plan? –preguntó Ralts una vez que llegamos al pasillo de los dormitorios– Es decir, ¿no levantaremos ninguna sospecha?
–De momento, está saliendo a pedir de boca. –respondí– Nadie ha pensado nada raro
–Oh, aquí estáis –dijo una melodiosa voz cuando entramos en la habitación de Slugma y Ralts– ¿Qué tal ha ido la reunión?
–Perfectamente, Celebi. En principio, nos quedaremos solos en el Frente, como habíamos pensado –contestó Treecko
–Perfecto. Perdonad el mal trago que me imagino que os he hecho pasar, pero cuanta menos gente haya involucrada en esto, mejor. Es lo más seguro para todos
–No te preocupes –dije– Además, es una suerte que a mi padre y a los demás se les ocurriera la idea de organizar una expedición sorpresa.
–Aunque yo creo que es injusto que no vayamos
–Slugma, por favor, parece mentira que pienses eso cuando nosotros también iremos de exploración. Desde luego, hay veces que me dejas totalmente patidifusa con tus comentarios
–De todos modos, para que ir con los demás cuando la nuestra es una expedición secreta, como si fuésemos un equipo de alto Rango –añadió Treecko
–Hombre, visto así...También es verdad, jejeje –comentó Slugma algo avergonzado, a la vez que llamaban a la puerta
–Tranquilos, chicos, que soy yo –dijo el Sabio al otro lado de la puerta, justo después de que Celebi se escondiera– Sólo venía a deciros que los demás se han ido ya. Podéis salir sin miedo
–Uff, menos mal. Gracias por avisarnos, Chatot
–Deberíais ir preparando las Bolsas, no vaya a ser que luego nos quedemos sin tiempo para volver sin que noten nuestra ausencia. Os esperamos en la entrada
–De acuerdo, ahora vamos

Por suerte, sabíamos más o menos lo que podríamos necesitar, por lo que en poco tiempo nos reunimos con mi padre, el Sabio Chatot y el Sr. Gallade
–Ya lo tenemos todo listo
–Pues ya estamos todos. Dado que vamos a ir nosotros siete, habíamos pensado en repartirnos en los siguientes equipos: Duskull, Treecko y yo escoltaremos a Celebi, mientras que Slugma, Gallade y Ralts nos cubriréis las espaldas, asegurándose de que ningún pokémon sospechoso pueda llegar hasta Celebi y/o a su contacto.
–¿Tú no vienes, papá? –pregunté
–La verdad es que me encantaría ir con vosotros, pero alguien tiene que quedarse vigilando el Frente. No creo que el pobre Magneton pueda estar de vigía y además echándole un ojo a las tres plantas del Frente a la vez. Pero no te preocupes, que en la próxima exploración, te prometo que iremos juntos, hijo
–Está bien. Te tomo la palabra. Dicho esto, equipo Aura, ¡¡¡¡en marcha!!!!
–¡¡¡¡EN MARCHA!!!! –respondieron todos al unísono

Como su propio nombre indicaba, la Isla Recóndita se encontraba a una distancia considerable de cualquier parte del planeta. Además, la forma de acceder era bastante compleja, pues no había ninguna zona terrestre en varios kilómetros a la redonda. Por suerte, Celebi siempre llevaba consigo todas las Máquinas Ocultas, entre ellas Surf, por lo que nos fue más fácil llegar. Al llegar, me resultó curioso que, pese a estar completamente aislada, había bastante vegetación, sobre todo, palmeras y juncos, lo que le daba a la zona un ambiente tropical y cierta calidez, a pesar de que, como en el resto del mundo, la luz brillaba por su ausencia
–Está bien, chicos –dijo tomando la iniciativa Celebi– Mi contacto nos espera en el quinto piso del Corazón de la Isla. Por suerte para nosotros, la mayoría de los pokémon que habitan por aquí son de tipo Agua, pero también es habitual que haya Nidos de Monstruos, sobre todo a partir del sexto piso y en el Corazón
–De acuerdo –respondió Treecko– Aunque espero que Slugma no lo pase muy mal. Es poco amigo del agua en general
–No te preocupes, estoy en buenas manos. Aparte de que siempre viene bien tener a mano una MT con Protección en la recámara, por si acaso.
–Pues, si no hay nada más que añadir, –continuó el Sabio– ¿qué tal si nos ponemos en marcha nosotros cuatro? Me imagino que al contacto de Celebi no le gustará que le hagan esperar
–¡¡¡Sííííííí!!!

Como bien nos dijo Celebi, los primeros cinco pisos de la Isla resultaron pan comido, pero a partir del sexto, la cosa cambió. Ya no solo por el hecho de que hubiera Nidos de Monstruos en casi todas las plantas, sino porque la vegetación de los primeros pisos desapareció, dando paso a un ambiente algo más yermo en comparación, en el que la arena y los arbustos predominaban a la vez que los altos arboles comenzaban a mermar. Por suerte, al pasar el piso doce, llegamos a un área de descanso, la cual, como siempre, estaba custodiada por una Roca de Kangaskhan

–Ufff, jamás pensé que diría esto, pero me alegra no tener que dar más Cháchara durante un rato. Juraría que me han dado tirones hasta en el pico.
–Menos mal que teníamos bastantes Elixires Máximos en la Bolsa, de lo contrario no sé que habría pasado –añadí
–Miradlo por el lado bueno, al menos no hemos tenido que lamentar ninguna baja, jijiji –dijo Celebi– En fin, cuando digáis, reanudamos la travesía
–Por mí, ya. ¿Cómo lleva lo del pico, Maestro?
–Perfectamente. Pongámonos en marcha, que nos queda muy poco para llegar al Corazón de la Isla

Atravesar el Corazón de la Isla costó menos de lo que creímos. Supongo que, al ser más o menos similar a los últimos pisos de la Isla, ya nos habíamos acostumbrado. Aunque hubo momentos en los que casi tuvimos que volver atrás, como aquel en el que Chatot o Treecko estuvieron a punto de caer derrotados en sendos Nidos de Monstruos. Pero, aun con esos incidentes, llegamos al quinto piso.

–Parece que ya no se puede avanzar más. ¿Estás segura de que era aquí, Celebi?
–Sí. De todos modos, no te preocupes. Si le hubiera pasado algo, lo habría notado. La verdad es que maneja muy bien el don de la telepatía, tanto como si fuera una habilidad innata en él
–ME HALAGA QUE PIENSES ESO DE MI, CELEBI –dijo una voz grave a la vez que aparecía una titánica silueta.– PARECE QUE HABÉIS LLEGADO SIN PROBLEMAS. ME ALEGRA VER QUE ESTÁIS BIEN
–Lo mismo digo. Espero que tú tampoco hayas tenido problemas en llegar.
–EL VIAJE HA IDO MUY BIEN, SIN QUE ME HAYA SEGUIDO NADIE. GRACIAS POR PREOCUPARTE.
–De nada. En fin, antes de que empecemos esta reunión, me gustaría presentaros. Duskull, Treecko, Chatot...Él es Palkia, el pokémon que contactó conmigo.

Parece que la historia esta tomando tintes "legendarios", ¿verdad? ¿Consideráis verosímil que el ya no tan novato Equipo Aura conozca a la deidad que controla el espacio? Como siempre digo, ésta y otras muchas preguntas que queráis hacer o responder podéis escribirlas en este tema. Pero, antes de despedirme, me gustaría decir algo.

Hace poco más de un año empecé a imaginar como sería el pasado de alguien tan "malo" como Dusknoir. Con sólo el prólogo y el primer capítulo escritos, me decidí a irlo publicando aquí, pensando que a los 2 o 3 meses lo dejaría inconcluso por falta de ganas o porque no creyera que lo fuese a leer alguien aparte de mí :^^U: (aunque es cierto que lo tuve que dejar durante unos meses, pero no fue por ninguna de las razones que acabo de decir). Pero me sorprendió ver que había gente que lo leía, y lo que es mejor, que le gustaba. Quizás sólo seáis unas pocas personas, o puede que seáis más de las que imagino, pero seáis cuantos seáis, gracias. Gracias por comentar, gracias por preguntarme dudas y gracias por vuestras opiniones, pero sobre todo, GRACIAS POR LEER MI FIC.

Tras esta parrafada, me despido hasta el próximo capítulo, que, a no ser que surjan imprevistos, subiré el día 1 de Mayo. Hasta la próxima  :ook:
« Última modificación: 05 de Agosto de 2014, 12:26:33 pm por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #14 en: 03 de Mayo de 2014, 04:00:25 am »
Hola, queridos lectores. Sí, ya sé que hoy no es 1 de Mayo, y que el primer día de cada mes subo un nuevo capítulo, pero ayer estuve casi todo el día fuera de casa y no pude utilizar el ordenador :^^U:. Pido perdón por este retraso, y procuraré que no vuelva a ocurrir. Dicho esto, os dejo con el nuevo capi

Capítulo 14. Primeras revelaciones

–No puede ser –dijo el Sabio realmente sorprendido– Es imposible... ¿Pero cómo...?
–Maestro, ¿a que viene ésta emoción tan repentina? –dijo Treecko sorprendido
–Chicos, ¿de verdad no sabéis a quién tenemos delante? Estamos hablando del amo y señor del espacio, que puede controlarlo a su voluntad. Un ser que es leyenda en todo el Mundo Pokémon.
–ES CIERTO QUE TENGO ESA CAPACIDAD, PERO APARTE DE ESO, NO DEJO DE SER UN POKÉMON NORMAL –dijo Palkia algo avergonzado– NO SÉ PORQUE TE SORPRENDES TANTO
–¡¡¡¡Y, además de ser legendario, en persona es humilde y modesto!!!! No soy digno de estar junto a él –susurró de forma apenas inaudible Chatot
–¿Treecko, sabes que le ocurre? –pregunté algo preocupado– Es la primera vez que le veo así
–Aunque no lo parezca, el Sabio se emociona con facilidad. Sobre todo si tiene ocasión de conocer a pokémon que son protagonistas de mitos y leyendas o pokémon que admira.
–Ya lo vemos, ya– dijo Celebi con una sonrisa– Pero, ¿qué tal si nos centramos en el motivo por el que nos hemos reunido y dejamos para después los momentos de admiración?
–De acuerdo, aunque creo que deberíamos esperar a Gallade y los chicos– respondió Chatot algo más calmado
–No hace falta que esperéis más, ya estamos aq...¡¡¡MADRE MÍA, QUE POKÉMON TAN GIGANTESCO!!! –dijo un recién aparecido Slugma– Decidme que no es un pokémon primario
–Tranquilo, es el contacto de Celebi. Y por lo visto, es otro pokémon legendario, se llama...
–Palkia –añadió el Sr. Gallade– El pokémon que controla el espacio. Antes que nada, permítame pedirle disculpas si Chatot se ha “emocionado” en demasía. Aunque no lo parezca, es el mejor explorador de este mundo. Lo que ocurre es que a veces le cuesta controlarse
–NO HAY NADA QUE DISCULPAR, APARTE DE QUE NO ES LA PRIMERA VEZ QUE ME OCURRE. SUPONGO QUE EL TENER UN DON CONLLEVA ESE TIPO DE COSAS
–Comprendo. Por cierto, mi nombre es Gallade, y ellos son mi hija Ralts –dijo mientras ella agachaba su cabeza, a modo de saludo– y el hiperactivo de su amigo Slugma...Aunque ahora parezca una estatua
–ENCANTADO DE CONOCEROS.

–En fin, ahora que ya hemos llegado y nos hemos presentado todos, empecemos a hablar sobre ese portal, Palkia.
–DE ACUERDO. ME IMAGINO QUE CELEBI YA OS HABRÁ COMENTADO QUE LOS FOGONAZOS DE LUZ QUE HAN ESTADO APARECIENDO ÚLTIMAMENTE SON EN REALIDAD PORTALES HACIA OTRAS DIMENSIONES
–Sí, ya lo sabemos
–BIEN. EL MOTIVO POR EL QUE QUEREMOS USARLOS ES PORQUE QUEREMOS VER SI, A TRAVÉS DE ALGUNO DE ESOS PORTALES, ENCONTRAMOS LA MANERA DE QUE EL TIEMPO VUELVA A CORRER Y LA OSCURIDAD DESAPAREZCA. EN DEFINITIVA, PARA DESBARATAR LOS PLANES DE DARKRAI.
–Lo que no entiendo es, ¿por qué ese Darkrai quiere que el mundo siga paralizado? –cuestionó Chatot
–FÁCIL. PARA UN POKÉMON LLENO DE OSCURIDAD COMO ES ÉL, ESTE MUNDO ES CASI COMO UNA UTOPÍA. O MEJOR DICHO, UN LUGAR QUE PUEDE GOBERNAR Y EN EL QUE PUEDE CAMPAR A SUS ANCHAS.
–Vaya, ese tipo debe ser el malo más malvado que existe –añadió Slugma
–ES MUCHO PEOR. MÁXIME SI TENEMOS EN CUENTA QUE FUE ÉL EL QUE PROVOCÓ LA PARÁLISIS DEL PLANETA
–¿QUÉEEEE?– gritamos todos
–ASÍ ES. AÚN DESCONOZCO ALGUNOS DATOS, PERO BÁSICAMENTE LO QUE HIZO FUE SABOTEAR LA TORRE DEL TIEMPO, DISPERSANDO LOS SIETE(*) ENGRANAJES QUE SE HALLABAN EN LA CÚSPIDE DEL TIEMPO POR LUGARES REMOTOS. NO TENGO NI IDEA DE CÓMO LO HIZO, PERO SÉ QUE LOGRÓ ENGAÑAR A, AL MENOS, TRES POKÉMON PARA QUE CUSTODIASEN LOS PRIMEROS QUE ROBÓ, DE MANERA QUE LA GENTE COMENZASE A CREER QUE ERA NORMAL QUE LOS ENGRANAJES ESTUVIERAN EN ESOS LUGARES.
–Pero, si tan importantes eran esos Engranajes –interrumpí– ¿Cómo es que no había nadie que los custodiase?¿No había ningún pokémon en la Torre del Tiempo esa que has mencionado?
–EN REALIDAD, SÍ QUE HABÍA ALGUIEN QUE SE ENCARGABA DE VIGILARLOS. EL PROBLEMA ES QUE DARKRAI LOGRÓ ATRAVESAR LA PROTECCIÓN QUE POSEÍA LA TORRE DEL TIEMPO Y ENFRENTARSE A ESE POKÉMON, LO CUAL SUPUSO SU PERDICIÓN, YA QUE, CON CADA ENGRANAJE QUE DESAPARECÍA DE LA TORRE, ÉL, AL IGUAL QUE EL TIEMPO, SE IBA DESESTABILIZANDO MÁS Y MÁS, HASTA QUE LLEGÓ UN MOMENTO EN EL QUE SU LUCHA CON LA OSCURIDAD HIZO MELLA EN ÉL, Y SE CONVIRTIÓ EN UN POKÉMON PRIMARIO, LO QUE CONLLEVÓ AL COLAPSO DE LA TORRE DEL TIEMPO Y A LA PARÁLISIS DEL PLANETA
–Oh, es una pena. Me imagino lo que tuvo que sufrir.
–NO FUE SÓLO ÉL EL QUE LO SUFRIÓ. DARKRAI APROVECHABA CADA OCASIÓN QUE TENÍA PARA CREAR CORTINAS DE HUMO PARA QUE NADIE LE DETUVIERA EN SU MALÉFICO PLAN.
–Un momento –se sobresaltó Chatot– eso quiere decir que...
–EXACTO. EN EL MOMENTO QUE OCURRIERON ESOS DESASTRES NATURALES, DARKRAI ESTABA ROBANDO LOS ENGRANAJES DEL TIEMPO, Y ALGUNOS DE LOS POKÉMON QUE CREÍAMOS QUE ERAN HOSTILES POR CULPA DE DICHOS DESASTRES, EN REALIDAD ERAN POKÉMON SEMI-PRIMARIOS.
–¿Semi-primarios? –pregunté
–SI. AUNQUE ERAN EGOÍSTAS Y DESCONFIADOS, NO ERAN TOTALMENTE PRIMARIOS PORQUE AÚN POSEÍAN ALGO DE LUZ EN SU INTERIOR Y DARKRAI TODAVÍA NO TENÍA EL PODER SUFICIENTE PARA CORROMPERLOS PLENAMENTE. –dijo Palkia– DE HECHO, AL PRIMER POKÉMON QUE LOGRÓ CORROMPER TOTALMENTE FUE A MI HERMANO –añadió apesadumbrado
–¿Tu hermano?
–SÍ, MI HERMANO DIALGA. ÉL ERA EL GUARDIÁN DE LA TORRE DEL TIEMPO. POR ESO ANSÍO TANTO QUE EL TIEMPO VUELVA A FLUIR. YA NO SÓLO PARA QUE ESTA OSCURIDAD DEJE DE IRNOS MERMANDO A TODOS POCO A POCO, SINO PARA QUE MI HERMANO VUELVA A SER EL QUE ERA ANTES.
–No te preocupes por eso, Palkia. Ya te dije que yo te ayudaría a lograrlo, y estoy segura de que el Frente de Rescate también hará todo lo posible para lograrlo
–No sólo lo haremos, –terció Treecko– sino que lo conseguiremos. Estoy seguro que lo conseguiremos
–Es evidente que el mundo cambiará para ser un lugar mejor –añadió el Sabio– Estoy seguro de eso.

–Pero Palkia, yo sigo sin entender una cosa, ¿de qué modo nos van a ayudar los portales? –preguntó Ralts
–NO LO SÉ CON SEGURIDAD. TAL VEZ, EN OTRO UNIVERSO, CELEBI LOGRE VIAJAR EN EL TIEMPO, O ENCONTRAR ALGÚN TIPO DE AYUDA. EL CASO ES QUE SI ESOS PORTALES SE ESTÁN ABRIENDO, ES POR ALGO
–¿Cómo, no los creas ni los abres tú? –preguntó Celebi sorprendida
–NO. LOS PORTALES HAN EXISTIDO DESDE QUE TENGO USO DE MEMORIA. PUEDO CONTROLAR EL ESPACIO, VIAJAR A TRAVÉS DE ÉL Y TRATAR DE EVITAR QUE HAYA DISTORSIONES O FISURAS QUE LE AFECTEN SERIAMENTE, PERO SOY INCAPAZ DE CREAR PORTALES INTERDIMENSIONALES DE LA NADA O ABRIR LOS YA EXISTENTES. ESO ESTÁ POR ENCIMA DE MIS CAPACIDADES
–Entiendo. Por lo que supongo, si has dicho que nos reunamos aquí es porque el portal que conecta con el mundo de los humanos está por esta zona.
–ASÍ ES. DE HECHO, ESTÁIS JUSTO ENCIMA DE ÉL. NO OS PREOCUPÉIS, TODAVÍA NO ESTÁ ACTIVO, AUNQUE PRESIENTO QUE PRONTO LO ESTARÁ, POR LO QUE DEBERÍAIS IROS PREPARANDO PARA EL VIAJE
–De acuerdo
–ANTES DE QUE SE ME OLVIDE, NO PODÉIS IR TODOS. COMO MUCHO, Y POR VUESTRA PROPIA SEGURIDAD, PODRÉIS IR CUATRO DE VOSOTROS. EL RESTO OS TENDRÉIS QUE QUEDAR.
–Está bien. –respondí– Evidentemente, Celebi debe ser una de las integrantes del grupo, pero tendremos que decidir quienes serán los otros tres. Yo tenía pensado que fueran Ralts, Slugma y el Sr. Gallade
–Me encantaría ir con vosotros, chicos, pero esta misión es vuestra, del Equipo Aura. Sería un deshonra para mí llevarme una gloria que, en realidad, debe pertenecer a otra persona.
–Palkia, ¿estás seguro de que si vamos cinco en vez de cuatro vamos a tener problemas? Es que es un poco injusto que uno de ellos se tenga que quedar aquí por mi culpa
–LO SIENTO, CELEBI, PERO CREO QUE ES LO MEJOR. NO SABEMOS LO QUE HAY AL OTRO LADO, Y ES POSIBLE QUE EL PORTAL NO SEA LO SUFICIENTEMENTE ESTABLE COMO PARA PERMANECER ABIERTO MUCHO TIEMPO. NO QUIERO QUE VAYAS SOLA, PERO CUANTA MENOS GENTE VAYA CONTIGO, MEJOR.
–Escucha, Celebi, si quieres me quedo yo con mi padre y Chatot. No creo que nos vaya a pasar nada, y, además, así aprovecho y le pregunto a Palkia varias cosas acerca de él, de su hermano, de Darkrai... Si no es molestia, evidentemente
–POR SUPUESTO QUE NO LO ES, RALTS. ME ENCANTARÁ CONTESTAR A TUS PREGUNTAS. –respondió Palkia sonriente– ¡ME ALEGRA SABER QUE HAY ALGUIEN A QUIEN LE RESULTO INTERESANTE!
–De acuerdo, entonces iremos Treecko, Slugma y yo. –dije justo cuando empezó a temblar el suelo
–EL PORTAL SE ESTÁ ABRIENDO. RALTS, CHATOT, GALLADE, PONEROS DETRÁS DE MÍ, ANTES DE QUE SE TERMINE DE ABRIRSE.
–Tened mucho cuidado, chicos –dijo algo emocionada Ralts
–Equipo Aura, espero que la suerte esté de vuestro lado –añadió el Sr. Gallade a la vez que nos hacía una reverencia
–No os preocupéis, estaremos bien– contestó Slugma mientras aparecía un fogonazo de luz bajo nuestros pies– Estoy seguro de que no nos pasará nada
–EL PORTAL ESTÁ LISTO. CUANDO QUERÁIS, PODÉIS PARTIR
–¡¡¡¡CHICOS, ADELANTE!!!! –gritó Celebi– ¡¡¡¡POR EL FIN DE LA OSCURIDAD!!!!
–¡¡¡¡¡¡SÍIIIIIIIII!!!! –respondimos mientra atravesábamos el portal, partiendo hacia lo desconocido

(*)Nota del Autor: Ya sé que en el modo historia del juego sólo aparecen cinco Engranajes del Tiempo, pero si os fijáis en el altar de la Cúspide del Tiempo, da la sensación (o al menos, a mí me la da) de que, aparte de los cinco huecos correspondientes a sendos engranajes, hay otros dos que no se han sacado del círculo (uno arriba del todo y otro en el centro). Si a eso le añadimos el Engranaje del volcán que aparece en la pantalla de título del juego (creo que es la de Exploradores de la Oscuridad, pero no lo sé seguro), vemos que, por lo que parece, hay más engranajes aparte de esos cinco.
¿Estáis de acuerdo con mi argumento? ¿O creéis que es una suposición sin ningún fundamento? Tanto como si respondéis afirmativamente a la primera pregunta como a la segunda, ya sabéis que podéis comentarlo en este tema. Hasta el próximo capítulo, que, siempre y cuando no me surja ningún imprevisto, subiré el 1 de junio :ook:
« Última modificación: 03 de Mayo de 2014, 04:03:04 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #15 en: 02 de Junio de 2014, 05:34:40 am »
Hola. Hoy, 1 de junio, sabremos que fue lo que pasó con nuestros protagonistas tras pasar por el portal. ¿Encontrarán la ayuda que necesitan? Ah...Si queréis saberlo, leed el capítulo hasta el final  :ph43r: :ph43r:

Capítulo 15. Al otro lado del portal

–¿Ya estamos en el mundo de los humanos? –pregunté algo nervioso a Celebi– Lo digo porque soy incapaz de ver nada con esta oscuridad
–No lo sé, Duskull. La mayoría de las veces, antes de llegar a los otros mundos, es normal que esté todo oscuro. Crucemos los dedos para que esta vez también sea así
–¿Uhm? ¿Quién anda ahí? –dijo una voz desconocida
–¿Hola? Soy Celebi, y ellos son mis acompañantes, el Equipo Aura. Por casualidad, ¿es éste el mundo de los humanos?
–Sí y no. No es el mundo de los humanos como tal, pero si estáis en el portal que conecta con él
–Que buena noticia. Por lo menos ya sabemos que falta poco para llegar.
–Sin embargo, no puedo dejaros pasar –sentenció aquella voz desconocida
–¿Por qué?
–Por lo que parece, el mundo del que prevenís no es un lugar seguro, y no sé si sois seres hostiles o pacíficos. No me atrevo a dejar que paséis para luego correr el riesgo de que haya o no problemas en ambos mundos.
–Lo entendemos, –contestó Treecko– pero en realidad, estamos buscando ayuda para que nuestro mundo vuelva a ser el que era antes, un lugar pacífico.
–Lo siento, pero no me debo fiar sólo de vuestras palabras.
–Pues dínos que debemos hacer para demostrar que nuestras palabras son ciertas. No podemos fracasar en esta misión, o el mundo Pokémon y sus habitantes estaremos sumidos en las tinieblas para siempre.
–Ummm, dejadme pensar...Ya lo tengo, podría intentar leer vuestras auras. Lo malo es que, como sois más de un ser, me costará bastante más tiempo hacerlo.
–Estamos dispuestos a lo que sea con tal de demostrar que no somos peligrosos –respondió Celebi
–No tenemos nada que perder –añadió Slugma
–De acuerdo –dijo la voz misteriosa. Tras esto, una parte de la estancia comenzó a iluminarse.–Necesito que, de uno en uno, vayáis pasando al Estrado Irisado, que es esa zona que ha comenzado a brillar ¿Quién será el primero?
–Yo –dijo Slugma mientras se dirigía hacia la zona iluminada
–Está bien, comencemos. Y, para asegurarme de que la lectura sea lo más precisa posible... –añadió mientras una cúpula translúcida rodeaba el lugar donde se encontraba Slugma– No os preocupéis, vuestro amigo estará bien, pero, mientras esté en el Estrado, no podrá comunicarse de forma alguna con vosotros.

Después de decir esto, el Estrado comenzó a brillar con más fuerza. Por lo que parecía, aquella voz le estaba haciendo un cuestionario a Slugma, puesto que algunas veces oíamos como asentía y murmuraba. Pasado un rato, la cúpula desapareció, y cuando Slugma pudo salir de ahí, la voz nos dijo:
–No intentéis hacerle ninguna pregunta a vuestro amigo, porque no os dirá nada de nada. Hasta que no termine de leeros el aura a todos vosotros, aquel que salga del Estrado estará en un estado catatónico, siendo incapaz de hacer nada aparte de moverse de un lado a otro.
–Slugma –dijo Treecko cuando mi ígneo amigo pasó junto a nosotros– Estamos aquí
–No te esfuerces, Treecko –comentó Celebi– Dudo mucho que sea capaz de vernos u oírnos.
–Efectivamente, por mucho que hagáis, ni os verá ni os escuchará. ¿Quién va a ser el siguiente?
–La siguiente seré yo
–Pues adelante, pasa al Estrado

Así, Celebi entró al Estrado Irisado, y, al igual que Slugma, cuando aquel misterioso ente terminó de hacerle su cuestionario, salió completamente zombificada, pareciendo no darse cuenta de nuestra presencia. Tras ella, entró Treecko, y una vez que me quedé solo, no pude evitar sentirme aislado, como si en vez de haber sido mis amigos los que habían pasado por esa cúpula, hubiese sido yo el que estaba completamente incomunicado con los demás. Tras una espera que me resultó especialmente larga, Treecko salió de la cúpula totalmente alienado, sin parecer percatarse de que sus amigos estaban allí.

–Por último, sólo faltas tú, Duskull
–¿Cómo sabe mi nombre? –pregunté algo asustado
–Todos tus amigos parecían llamarte así mientras les leía el aura, así que supuse que ése sería tu nombre. Dicho esto, y si no te importa...
–De acuerdo– dije mientras me dirigía hacia aquella zona que irradiaba luces de diversos colores
–Ya que tú eres el último –dijo mientras sentía que la bóveda se cerraba– y que tus amigos están fuera, voy a hacer que vuelvan a la normalidad, para que cuando salgas, no te vuelvas a sentir incomunicado.
–¿Cómo ha sabido que...?
–El hecho de que tus amigos estuvieran incomunicados mientras les leía el aura no me ha impedido captar las emociones de todos los que permanecían fuera –contestó antes de que terminara de formular la pregunta
–O sea que mis amigos estaban aislados, pero usted no.
–Se podría simplificar así, sí. En fin, dicho esto, deberíamos empezar con el cuestionario.
–Está bien –respondí mientras que a mi alrededor comenzaba a oscurecer.

–Primera pregunta: Cuando no sabes hacer algo, ¿eres capaz de admitirlo?
–No es fácil admitirlo, pero si no me quedara otra, lo haría
–De acuerdo, segunda pregunta: ¿Das siempre tu opinión, incluso cuando es diferente a la de los demás?
–Si, siempre
–Ajá, ya veo... Tercera pregunta: ¿Piensas que a veces es necesario mentir?
–Uff, que difícil...Diría que no, pero depende de la situación...No sé
–Ummm... Vale, pasemos a la cuarta pregunta: Si para poder salvar tu mundo tuvieras que perder a alguien importante para ti, ¿qué harías?
–Cada vez son más complicadas las preguntas... No sé, buscaría la manera de salvar el mundo sin que nadie que me importe corriera ningún peligro
–De acuerdo, quinta pregunta: ¿Cómo reaccionarías si alguien en el que confiases te traicionara para salvar su pellejo?
–Me enfadaría, por supuesto
–Oh, que respuesta más interesante. Sexta pregunta: ¿Serías capaz de sacrificarte para que aquellos a las que quieres no sufrieran daño alguno?
–Pues claro que sí
–Está bien...Pasemos a la séptima pregunta: ¿Confías plenamente en la gente que te rodea?
–Sí
–Octava pregunta: Si alguien de tu plena confianza que dijera que hicieras algo por él que pudiera resultar peligroso, ¿lo harías sin protestar?
–Depende de quien me lo diga y de los peligros que tuviera esa misión
–Entiendo, vayamos a la novena y última pregunta: Si todos aquellos en los que confías estuvieran en peligro y sólo pudieras salvar a un pokémon, ¿a quién salvarías y por qué?
–Intentaría salvarlos a todos
–Lo siento, pero esa respuesta no es válida. Es imprescindible que escojas a alguien
–Pero es que no podría escoger. Me sentiría mal sabiendo que, de forma directa o indirecta, por mi culpa uno se salvase y el resto sufrieran por mi elección. Preferiría sufrir yo si con eso consigo que los demás salieran indemnes
–Ya veo, ya veo... Pero si fuera imprescindible que eligieses a alguien, escogerías a...
–Supongo que a mi padre, porque es mi mayor referente y a quien más quiero en este mundo. Pero repito, antes de escoger, prefiero sacrificarme si con ello consigo que los demás se salven.
–Entiendo. Pues ya hemos terminado. Veo que tu aura tiene un color verde menta bastante intenso. Ya puedes irte con tus amigos. Ah, y antes de que se me olvide, ninguno os acordaréis del cuestionario al que os he sometido, ni recordaréis haber estado o haber visto a los demás en un estado catatónico. Lo único que recordaréis de vuestra estancia en el Estrado Irisado es el color de vuestra aura. Sin embargo, todo lo que haya ocurrido antes o después del cuestionario no lo olvidaréis
–De acuerdo –dije mientras salía del Estrado Irisado y me disponía a reunirme con mis amigos

–¡¡¡¡Duskull!!!!– dijo Treecko mientras corría a abrazarme, seguido de Slugma y Celebi
–Vaya, veo que tus amigos estaban realmente preocupados por ti –dijo la voz misteriosa– En fin, chicos, tras leer vuestras auras, veo que no sois peligrosos, sin embargo, por algo que escapa de mi control, sigo sin poder dejaros pasar.
–¿Pero por qué?– preguntó algo enfadado Slugma
–Parece que hay algo o alguien que quiere manipular y corromper el aura de dos de vosotros. Si bien es cierto que, de momento, no parece que lo haya conseguido totalmente, parece que a uno de vosotros le está comenzando a afectar esa presencia... ¿Me equivoco, Duskull?
–¿Qué? –dije totalmente asustado, mientras mis amigos me miraban con una mezcla entre sorpresa y preocupación– Yo no me noto nada anormal
–Quizás, mientras estás despierto, no lo notes, pero, ¿y cuándo duermes?¿Tampoco sientes nada que no sea...extraño?
–Las pesadillas –dijimos Slugma y yo a la vez
–Exacto. Parece que, por alguna razón, ese ser te quiere corromper por algo, tal vez porque seas  una amenaza para él o porque tengas algo que necesita para lograr su plan... Desconozco el motivo exacto, pero, sea cual sea, deberías tener cuidado. Es muy difícil encontrar un aura de un color tan poco común que sea tan radiante e intensa como la tuya. Sin embargo, en este caso, no sólo he encontrado un aura poco común, sino dos, y, curiosamente, ambas son las que ese ser quiere manipular.
–¿Y de quién es el otro aura que intentan manipular?
–No os lo puedo decir... Ese aura tiene tal poder que sería muy arriesgado que se supiera quien la tiene. Y más teniendo en cuenta que, al igual que Duskull, está siendo manipulada, aunque he de decir que es inútil que lo intente, puesto que ese aura es prácticamente incorruptible. Pero, si lo consiguiera, la desgracia que traería, ya no sólo a vuestro mundo, sino al resto de los mundos y universos paralelos, sería de tal magnitud, que sería imposible evitar la catástrofe.
–Vaya, visto de ese modo, casi mejor que no sepamos quien es a no ser que sea absolutamente necesario –dije
–Exacto. Pero, aunque no podáis ir al mundo de los humanos, no os preocupéis. Yo me encargaré de hacer que alguien lo suficientemente puro acuda a ayudaros con vuestra misión. Os doy mi palabra.
–Muchísimas gracias. –dijo Celebi algo eufórica– Quizás no hayamos logrado ir al mundo de los humanos, pero, al menos, no volveremos con las manos vacías.
–No hay nada que agradecer. En fin, chicos, me ha alegrado ver unas auras tan puras como las vuestras, pero es hora de que volváis. –dijo la voz misteriosa mientras un portal comenzaba a abrirse– Espero, de corazón, que logréis vuestro objetivo
–Eso esperamos nosotros también. Muchísimas gracias por todo –dije– Y cruzaremos los dedos para que su ayuda llegue a nuestro mundo lo antes posible.
–Por eso no os preocupéis, porque llegará. El portal está listo, debéis iros ya. Os deseo la mejor de las suertes, equipo Aura. Espero que hagáis honor al nombre de vuestro equipo
–Lo haremos– dijo Treecko mientras nos dirigíamos hacia el portal– Eso se lo prometo
–Equipo Aura, ¡¡¡¡volvamos a casa!!!! –dijo Slugma
–¡¡¡¡¡SIIIIIII!!!!! –respondimos mientras atravesábamos el portal para volver a casa, a nuestro mundo.

Posiblemente, alguno se haya llevado un chasco al ver que no iban al mundo de los humanos, pero, de todas las opciones que he barajado al escribir el capítulo, ésta es la que más acorde me resultaba con el juego original. Dicho esto, vamos con las preguntas post-capitulo
¿Quién creéis que tiene el "super-aura"?
¿Sabremos en algún momento quien era la voz misteriosa que ha "puesto a prueba" a nuestros amigos?
¿De qué color créeis que tienen los protagonistas sus auras?
Si queréis responder a todas estas preguntas, o formular algunas que os ronden por vuestra cabeza, ya sabéis que podéis hacerlas aquí. Dicho esto, me despido hasta el próximo capítulo. :ook:
« Última modificación: 02 de Julio de 2014, 12:32:12 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #16 en: 02 de Julio de 2014, 12:55:28 am »
Hola, lectores. Ahora que han empezado las vacaciones, y que se supone que todos estáis más relajados, os traigo uno de los capítulos más tensos de todo el fic... ¿Por qué digo esto? Si queréis saberlo, leed el capítulo... No os entretengo más :ook:

Capítulo 16. Pesadillas en la vida real.

Tras salir de aquel portal, volvimos al Corazón de la Isla Recóndita, pero, en ese momento, sin saber por qué, tenía la sensación de que algo iba a ocurrir. Y no precisamente algo bueno.

–¿Ralts? ¿Sr. Gallade? –dijo Slugma
–¿Maestro?– añadio Treecko 
–Esto no me gusta nada... Hay demasiado silencio...
–Treecko...Duskull...– comenzó a llamarnos una voz sin apenas fuerza, mientras una silueta renqueante apareció yendo lentamente hacia nuestra posición
–¿Chatot?
–Chicos... –respondió el Sabio, visiblemente debilitado, mientras se acercaba– Tenemos que irnos...antes de... –dijo antes de caer exhausto al suelo frente a nosotros
–¡¡¡Maestro!!!
–Grrr...
–¿Qué ha sido eso?
–¡GRRR.!
–Esa voz...es Palkia.
¡GRRR...VOSOTROS...ME HABÉIS ENGAÑADO...ME HABÉIS TRAICIONADO!
–Palkia, ¿pero qué te ocurre? Soy yo, Celebi –dijo mientras Palkia aparecía detrás nuestra, aunque no parecía el mismo.

El tono de su piel parecía haber oscurecido, teniendo ahora un matiz rosáceo más marcado que antes. Además, las líneas moradas de su cuerpo ahora eran de un color viridián oscuro, y las perlas de sus brazos, más que perlas, parecían jades, ya que eran de un verde algo amarillento.

¡¡¡GRRR...CREÍ QUE AYUDÁNDOOS, EL MUNDO VOLVERÍA A LA NORMALIDAD, Y SIN EMBARGO, HE CONTRIBUIDO A QUE EL PLANETA SIGA LLENO DE OSCURIDAD!!!
–Celebi, tengo la sensación de que este no es el Palkia que conocías– dije con cierto temor
–No...No puede ser...– comenzó a sollozar– No querrás decir que...¿Palkia ahora es un pokémon primario?
–Me temo que eso parece –añadió Slugma con tristeza– De momento, no ha dicho nada más que gruñidos, y no parece muy contento de vernos...
¡¡¡ES VUESTRO FIN!!!¡¡¡NADIE VOLVERÁ A REÍRSE DE MÍ, EL AMO Y SEÑOR DEL ESPACIO!!! –dijo mientras comenzó a atacar
–Celebi, cuidado –grito Treecko mientras se ponía delante de ella para protegerla del ataque de Palkia
–No sé como lo vamos a hacer, pero necesitamos calmar a Palkia antes de que nos haga papilla– dijo Slugma

Pero era mucho más fácil decirlo que hacerlo. Palkia no paraba de atacarnos con sus Garras. Lo peor era que, aunque nos alejásemos de él, nos seguía atacando usando Hidropulso y Dragoaliento. Aunque, si hubiera sido otro caso, nuestras estrategias hubieran sido más bien ofensivas, contra Palkia usamos tácticas más defensivas, con la esperanza de que Palkia cayera rendido a causa del agotamiento antes que nosotros. Treecko trataba de devolverle sus golpes con Persecución, a la vez que bajaba sus defensas con Chirrido, recuperaba algo de energía con Megaagotar y nos cubría las espaldas con Ataque Rápido. Slugma, por el contrario, usaba Protección siempre que podía y le atacaba con Poder Pasado y Lanzallamas mientras durase el efecto, y, aunque de vez en cuando la Protección no funcionara, podía intentar paliarlo usando Recuperación. Celebi, a pesar de estar anímicamente destrozada, impedía que los Hidropulsos  nos confundieran y los Dragoalientos nos paralizasen usando Velo Sagrado y Campana Cura, al mismo tiempo que mermaba la salud de Palkia con Drenadoras y  Hoja Mágica. En mi caso, siempre que podía, usaba mi combo Chirrido-Sombra Vil, aunque principalmente me encargaba de lanzar Maldiciones y Rayos Confusos. A pesar de que ninguno de nosotros cayó debilitado, parecía que Palkia tenía una salud infinita, lo que hacía que cada vez nos costara más hacerle frente.

–Es superfuerte, Duskull. No sé como lo vamos a hacer –dijo Slugma mientras se bebía el último Elixir Máximo que quedaba en la bolsa– No parece que vaya a cansarse de atacarnos...
–Lo sé, pero, aunque queramos, no podemos escapar de aquí. La Placa no funciona, y Palkia nos impide que nos alejemos más de dos pasos de él... Espero que Chatot despierte pronto, y que Ralts y el Sr. Gallade aparezcan pronto porque, sino, estamos perdidos
–Jejejejeje... Vaya, Duskull, parece que tú y tus amigos necesitáis ayuda, ¿eh?
–Esa voz... –dijimos Celebi y yo a la vez, mientras una sombra aparecía de la nada junto a Palkia
–Darkrai, como me imaginaba, tú eres el responsable de esto
–Querida enemiga Celebi, –dijo ese ser de color negro, de ojos azules, con el pelo blanco y una falsa mandíbula roja que rodeaba su cuello– parece mentira que no me conozcas. ¿Qué culpa tengo yo de que tu amigo –enfatizó esta palabra– se haya cambiado de look? Por cierto, le queda bastante bien. Contrasta con este mundo tan acromático que tanto te gusta.
–Tú...tú eres... –dije con una mezcla entre rabia y pavor
–Oh, perdona, Duskull, por no haberme presentado en condiciones hasta ahora, pero es que me ha sido imposible hacerlo. Siempre te despertabas antes de que apareciera
–Duskull, ¿él es el que aparece en...
–...sus sueños más bellos y felices? –interrumpió Darkrai de forma cínica– Sí, lo admito, soy yo. Darkrai, un gusto conoceros. Antes que seguir con esta charla tan apasionante, si me permitís... –dijo mientras se dirigía a Palkia– Deja de atacarles, mi fiel siervo. Ha hecho un buen trabajo, pero, de momento, ya no te necesito. Puedes irte
–¿A dónde va Palkia? –preguntó Treecko algo fatigado
–No lo sé, supongo que Darkrai le habrá dicho que pare y se vaya... Para darnos él el golpe final –dijo Celebi muy enfadada
–Celebi, por favor, ni que fuera el ser más malo y despreciable del planeta –alegó con sorna
–Es que lo eres
–Hay que ver lo poco que confías en mí... Y yo que venía a informaros de lo que había pasado con los amigos de Duskull
–¿Tú has tenido algo que ver con la desaparición de Ralts y su padre? –dijo un burbujeante e hirviente Slugma
–Claro que no, mi flamígero amigo. Ha sido Palkia el que los ha hecho desaparecer...
–...porque le corrompiste y le ordenaste que lo hiciera– dijo Treecko de forma glacial
–Parece que los has entrenado bien, Celebi. Son tan suspicaces como tú, lo cual resulta tremendamente irritante. Pero bueno, supongo que te tendré que dar la confirmación de que así ha sido
–¿Dónde los tienes? –dijo Celebi realmente encolerizada
–Oh, Celebi, ¿no creerás que será tan fácil tener la respuesta? Todo en esta vida tiene un coste, y esto no va a ser una excepción. Yo si quieres, te lo digo, pero, a cambio, tú, Duskull y sus amigos os unís a mí.
–Jamás lo harán –dijo un recuperado Chatot– Así que eres tú el causante de que el mundo esté como está ahora, sumido en las tinieblas.
–No diría tanto, pero sí, en parte soy el responsable de esta idílica utopía
–Lo siento, pero la pureza de estos chicos no está en venta, Darkrai. Si la quieres, tendrás que luchar
–Pero no solo contra ellos, sino contra todo el Frente de Rescate –dijo un recién aparecido Maestro Bibarel
–Eso, eso –añadió el Sr. Crawdaunt
–Bueno, supongo que eso quiere decir que no hay trato. Pero hoy me siento más benévolo de lo habitual, por lo que no me encargaré de vosotros...por ahora. No merece la pena malgastar energía por una victoria tan fácil. Eso sí, esto no ha acabado, sobre todo, si queréis volver a ver a vuestros amigos –dijo mientras reía maliciosamente– Hasta la próxima, queridos “amigos”, jejejeje

–Chatot, ¿estás bien? –preguntó Celebi– ¿Qué ha pasado mientras no estábamos?
–Al rato de que entraseis en el portal, ese ser maligno apareció. Palkia trató de luchar contra él, pero al parecer, lo hipnotizó e hizo que se convirtiera en un pokémon primario. Ralts, Gallade y yo intentamos impedirlo, pero nos fue imposible lograrlo. Lo peor de todo fue ver como ese ser se divertía viendo como Palkia nos hacía polvo. Yo fui el primero en caer derrotado, y supongo que Darkrai le ordenó que raptase a Ralts y a Gallade... O, al menos, quiero creer que sólo los ha raptado
–Estoy seguro de que les encontraremos –dijo el Maestro Bibarel– Pero antes de ponernos a buscarlos, lo mejor será que descanséis. Volvamos a casa
–De acuerdo –dijimos todos

Pero esa vuelta a casa no fue para nada como las anteriores. La rabia y el desánimo estaba presente en todos nosotros por la desaparición del Sr. Gallade y Ralts, y saber que era Darkrai, su captor, también era el responsable de mis pesadillas, no hacía más que alimentar mi rabia y mis ganas de venganza. Ya no sólo por mí, sino por todo el Frente de Rescate, y, porque no decirlo, por todos los habitantes del planeta.

Nota: Los diálogos en cursiva indican que Duskull está usando el Don de Babel.
Aclarado esto, os pondría una imagen del Palkia Primario, pero hice por internet la edición del Palkia original y se me olvidó guardarla :^^U:. Eso si, si alguien quiere maneje los editores de imagen mejor que yo quiere hacerlo, es libre de hacerlo y postear la imagen aquí o enviármela por MP. Eso sí, que sea lo más fielmente posible a la descripción que he puesto en el fic. En fin, me despido de vosotros hasta el próximo capítulo, que, a no ser que me surja algún imprevisto, subiré el 1 de agosto. Hasta la próxima

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #17 en: 05 de Agosto de 2014, 12:19:17 pm »
Si, ya sé que hoy no es 1 de agosto..., ni 2 de agosto..., ni tan siquiera 3 de agosto, pero como dije en el tema de comentarios, tuve que llevar el ordenador a una tienda para que me arreglasen una cosa, y hasta la tarde de ayer (lunes) no lo pude utilizar. Dicho esto, os dejo con el capi :ook:

Capítulo 17. Comienza la búsqueda.

El silencio imperaba en el ambiente. De vez en cuando se oía un sollozo o malas palabras contra Darkrai, pero casi todos se quedaron estupefactos cuando les comunicamos la desaparición de Ralts y el Sr. Gallade. Pero a la que más afectó la noticia, lógicamente, fue a la Srta. Gardevoir, que permanecía sin moverse ni un ápice de donde se encontraba, como si fuera una estatua. Sin necesidad de que articulara palabra alguna, se percibía que la rabia, el desaliento y el terror se habían adueñado de ella.
–Srta. Gardevoir, no puedo evitar sentirme en parte culpable por lo que ha ocurrido, –dije con sinceridad– pero prometo que haré todo lo posible para encontrar y recuperar al Sr. Gallade y a su hija.
–Todos lo haremos –añadió Treecko
–Chicos –comenzó a hablar la Srta. Gardevoir, visiblemente afectada– No dejéis que la culpa se apodere de vosotros, porque yo sé no habéis tenido nada que ver con lo ocurrido. El responsable de esto no es otro que Darkrai, y juro que, aunque sea lo último que haga, le haré pagar por el daño que nos ha hecho, a mí, a mi familia y a mis compañeros y amigos
–Tampoco es bueno que te dejes llevar por las ansias de venganza, querida Gardevoir –dijo el Sabio Chatot
–Eso, eso. Lo que debemos lograr es que el planeta vuelva a ser como antes, y que esta oscuridad desaparezca para siempre.
–Pero, antes de eso, debemos encontrar a nuestros amigos. Mañana, lo que haremos será planificar la búsqueda de Ralts y Gallade con el resto de Equipos de Rescate.
–¿Habéis pensado como les vais a explicar su desaparición? –preguntó Celebi
–Ya se nos ocurrirá algo, pero no te preocupes, que, a no ser que sea totalmente imprescindible, no les contaremos nada sobre tu historia –respondió mi padre
–De todos modos, aceptad mis disculpas. Seguramente, si no os hubiera involucrado, nada de esto habría ocurrido y...
–Todos sabíamos a lo que nos podíamos arriesgar si te ayudábamos, Celebi, y aun así, decidimos seguir adelante. Lo que no debemos hacer ahora es pensar en los “¿y si...?” y centrarnos en recuperar a Ralts y al Sr. Gallade –sentenció Slugma
–Exacto. En fin, lo mejor será que nos vayamos a descansar a nuestras habitaciones. Mañana va a ser un día duro, y para hacer frente a esto, necesitaremos estar al cien por cien.
–De acuerdo –dijimos todos, mientras cada uno se dirigía hacia sus dormitorios.

Pese a caer rendido tras acostarme, a la mañana siguiente me sentía como si no hubiera dormido nada. Y parecía que no era el único. Tanto Slugma como Treecko y Celebi, además de algunos adultos, daban la sensación de haber pasado la noche en vela, tal vez pensando en como encontrar a nuestros amigos, o asimilando su desaparición. Cuando llegamos a la reunión, la gran mayoría de los aprendices y rescatadores parecía comportarse como si este fuera un día cualquiera, ya fuera comentando como les fue la expedición de ayer, o preguntándose que misión les tocaría hacer hoy. Al poco tiempo, mi padre y el resto de los Fundadores del Frente se dispusieron a dar comienzo a la reunión

–Rescatadores, a pesar de que ayer nuestra expedición fue un éxito, hoy tenemos que comunicaros una mala noticia.  Me temo que tanto Ralts, la integrante del equipo Aura, como su padre, Gallade, líder del equipo As, desaparecieron sin dejar rastro mientras realizaban una misión para abastecer el Frente.
–Oh, no...
–Pobrecillos, ¿qué les habrá ocurrido?
–Es por ello por lo que durante estos días, daremos prioridad a su búsqueda. Evidentemente, no podemos obviar las demás misiones, por lo que habrá una especie de rotaciones entre los equipos, alternando la búsqueda de nuestros compañeros con el reparto habitual de tareas. Asimismo, debido a la gravedad del asunto, rogaríamos al Equipo Aura, que, de momento, no participasen de forma activa en la misión. Entendemos que deseen encontrar a su compañera, pero no podemos permitir que se arriesguen a cometer errores por no tener la mente suficientemente despejada.
–Me parece lógico por una parte, pero eso no quita para que me parezca algo injusto –dijo Slugma– A ver, la que ha desaparecido es una compañera nuestra. Lo que no podemos hacer es fingir que no ha pasado nada mientras no sabemos nada de ella
–Nadie os ha pedido que finjáis que todo ha vuelto a la normalidad, –dijo mi padre totalmente serio– pero si que no hagáis exploraciones “suicidas” que os puedan exponer a un peligro innecesario. Tanto yo como el resto del Equipo de Fundadores del Frente prometemos comunicaros cada noticia que nos llegue relacionada con este asunto en cuanto nos sea posible.
–Está bien, Sr. Dusclops,  nosotros nos comprometemos a no cometer ninguna imprudencia en la búsqueda de nuestra compañera. –respondió Treecko– Ahora bien, nos gustaría que, más adelante, se nos permita buscar a Ralts y al Sr. Gallade de forma activa.
–De acuerdo, si vemos que estáis lo suficientemente serenos y calmados para poder realizar una exploración sin que os dejéis llevar por vuestras emociones, no habrá ningún problema por nuestra parte.
–Dicho esto, procederemos al reparto de tareas. Equipo Aura, ya que vuestra compañera ha desaparecido, hoy os daremos el día libre. Aprovechadlo –dijo el Maestro Bibarel
–Muchas gracias, Maestro –dije mientras Slugma, Treecko y yo nos dirigíamos hacia nuestra habitación

–¿Qué tal ha ido la reunión? –preguntó Celebi en cuanto nos vio entrar
–Nos han dado el día libre y, de momento, nos han prohibido participar en la búsqueda activa de Ralts y el Sr. Gallade.
–Pues podríamos aprovechar para comprobar una cosa que me ha estado rondando la cabeza desde que volvimos del portal. Vayamos a la Arboleda Lóbrega
–¿A ese lugar donde los pokémon evolucionaban?
–Sí. Tengo la sensación de que si vamos allí, podremos encontrar algo que nos sea útil para encontrar el lugar donde se oculta Darkrai. –nos contó mientras llamaban a la puerta
–Chicos, soy yo. Tan sólo quiero hablar con Duskull un momento
–Está bien, ahora salgo, papá– dije mientras salía de la habitación

–Espero que no estéis enfadados conmigo por lo que os he dicho en la reunión, pero no quiero que, por querer encontrar a vuestra amiga, Darkrai os pille desprotegidos e intente secuestraros
–No te preocupes, lo entendemos.
–Verás, hijo, quería hablar contigo para decirte que hoy iré con Chatot y el Equipo Comadreja a buscar a Ralts y a Gallade.
–Sé que lo harás estupendamente, papá. No te preocupes, todo irá bien.
–Eso espero, hijo, pero, por si acaso, visto que con Darkrai nunca se sabe lo que puede pasar, me gustaría darte algo. –dijo mientras me daba una cajita negra
–¿Qué es?
–Una Telaterrible. Durante mucho tiempo, antes de que el planeta se sumiera en la oscuridad, mi mayor fantasía era poder evolucionar a Dusknoir. Pero como sabes, el Manantial Luminoso ya no emite luz, por lo que ya no podré hacerlo hasta que el planeta deje de estar paralizado.
–¿Y por qué me la das a mí?
–Porque tengo la sensación de que tú le podrás encontrar un uso antes que yo. Aparte de que me gustaría que tuvieras un recuerdo mío, por si acaso, algún día, nuestros caminos se separasen
–Pero papá, no creo que nuestros caminos se vayan a separar. Tanto mis amigos como yo queremos seguir en el Frente de Rescate. Además, yo no tengo nada para darte como recuerdo
–Lo sé, Duskull, pero la vida da muchas vueltas, y a veces, los giros son de lo más inesperados. Y aunque no tengas ningún objeto que darme como recuerdo, pase lo que pase, siempre me acordaré del día en que naciste. Esa experiencia es inolvidable para cualquier padre. Ojalá algún día tú puedas vivirla
–Papá...No sé como preguntarte esto, pero, ¿te estás despidiendo de mí como si no nos volviéramos a ver nunca más?
–Sí y no. Digamos que no es un “adiós”, sino un “hasta luego”. No creas que me es fácil decirte esto, pero, tal y como está la situación, es preferible ponerse en lo peor, porque siempre cabe la posibilidad de que eso ocurra.
–Lo entiendo –dije sollozando– Pero yo estoy seguro de que volverás. No sabría que hacer si no lo hicieras
–Lo sabrás, hijo, lo sabrás. Sólo quiero que recuerdes una cosa, una sabia frase que me decían cuando era más joven: el miedo y la desesperación pueden hacer que te conviertas en tu peor enemigo. Y me parece que esa frase es una verdad como un templo, porque eso podría explicar el porqué de la primarización de algunos pokémon
–Te quiero, papá
–Yo también te quiero, hijo mío. –dijo soltando alguna lágrima– Te quiero más que a mi propia vida
–Dusclops, Weavile y Floatzel ya están listos. Cuando quieras, nos vamos –oí decir al Sabio Chatot
–Ya voy– dijo mientras me abrazaba– Hasta luego, Duskull
–Hasta luego, papá. Ten cuidado –dije mientras mi padre se iba por el pasillo, dispuesto a iniciar una nueva misión para encontrar a nuestros compañeros y amigos.

Otra cosa no sé, pero es evidente en este capítulo, las emociones estaban a flor de piel. Tristeza, rabia, miedo a perder a un ser querido... Quizás el final pueda resultar un poco pesado, pero el hecho de que lo haya escrito así me permite preguntaros algo: ¿como hubieseis reaccionado si estuvieseis en el lugar de Duskull? ¿Y en el de sus amigos? O, porque no, ¿cual sería vuestra reacción si os sucediese algo como lo que le ha pasado a Gardevoir? Tanto si queréis responder a mis preguntas, como si queréis formularme otras nuevas, no dudéis por pasaros por aquí y dejarlo en un comentario. Dicho esto, me despido hasta el próximo capítulo. Hasta la próxima :bye:

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #18 en: 02 de Septiembre de 2014, 04:09:38 am »
Hola, lectores míos. Como siempre digo, no hay mejor manera de empezar el mes que leyendo un nuevo capítulo de "El pasado de Dusknoir". Sin más dilación, os dejo con el capi  ^__^

Capítulo 18. Cara y cruz

–¿Duskull? –oí preguntar a Treecko, quien acababa de salir de la habitación– ¿Está todo bien?
–Sí, tranquilo, no pasa nada.
–Ok –respondió con una sonrisa– ¿Qué quería decirte tu padre?
–No mucho, que se iba a ir a explorar con el Sabio Chatot y el equipo Comadreja en busca del Sr. Gallade y Ralts.
–Esperemos que tengan suerte y los encuentren sanos y salvos. Por cierto, ya lo tenemos todo listo para irnos. Cuando tú digas, nos marchamos
–Cuanto antes salgamos, mejor. No quiero que pasemos mucho tiempo fuera del Frente, no vaya a ser que Darkrai nos localice.
–Está bien, vamos a avisar a Celebi y Slugma.

Tras acabar de ultimar los últimos detalles, mis amigos y yo partimos hacia la Arboleda Lóbrega. A diferencia de la última vez, y por recomendación de Celebi, acordamos ir hacia el Corazón de la Arboleda a través de la zona oeste del territorio, ya que era la zona más fácil y segura de explorar. Supongo que tendría razón, porque, comparada con mi expedición anterior, apenas había habido problemas. Sólo tuvimos un par de percances leves con un par de Mothim y su Polvo Veneno, pero por lo demás la exploración no fue muy difícil, sobre todo teniendo a Treecko, el cual ya había pasado por esa zona de la Arboleda, y nos supo guiar bastante bien.

–Bueno, ya hemos pasado los primeros siete pisos –dijo Treecko nada más llegar a la zona de descanso– Ya sólo nos quedan cinco para llegar hasta el final. Por suerte, los siguientes pisos serán más o menos igual de sencillos
–La suerte, para mí, es que no hayamos encontrado ningún nido de monstruos –comentó Slugma– Todavía me acuerdo de esos tres Hippowdon decididos a ir a por mí a toda costa... Menos mal que Sunflora y Duskull estaban ahí para cubrirme las espaldas
–Por eso os dije que viniéramos por aquí, porque no hay nidos de monstruos. Si bien es cierto que aquí, a diferencia de la zona este de la Arboleda, abundan los pokémon de tipo Bicho, los cuales, pueden hacerme muchísimo daño con sus ataques. Aunque por suerte, Slugma puede cubrir esa debilidad –dijo una sonriente Celebi
–En fin, deberíamos seguir explorando. Cuando estéis listos, nos ponemos en marcha
–Entonces, adelante –dijeron mis amigos al unísono, mientras reanudábamos la exploración

Como nos había dicho Treecko, los cinco pisos que nos separaban del Corazón de la Arboleda fueron igual de fáciles que los anteriores, aunque yo tenía la sensación de que había menos pokémon hostiles en comparación con los primeros pisos. Tal vez por eso fue que llegamos a la Arboleda sin tener que combatir apenas con unos pocos pokémon, y sin sufrir prácticamente daño alguno.

–Bueno, aquí estamos. Parece que, salvo el portal cerrado, este lugar no ha cambiado nada –dijo Slugma algo decepcionado
–Quizás el paisaje siga igual, pero tengo la sensación de que aquí hay algo, o alguien, que en mis visitas anteriores no había. No sé, siento que este lugar es más cálido y agradable que antes
–Vaya, –dijo una voz que, aunque resonó en todo el lugar, era serena y tranquila– jamás imagine que regresaríais tan pronto aquí, Equipo Aura. Y mucho menos, que me descubrieseis nada más llegar
–¿Cómo ha sabido que erámos...?– pregunté atónito
–Bueno, no lo sabía con exactitud, pero había oído hablar de vosotros. Sobre todo, de vuestra intrusión en el portal hacia el mundo de los humanos
–¿Usted también es una Voz Misteriosa? –preguntó Treecko
–Bueno, no soy sólo una voz como tal, pero, para simplificar, se podría decir que sí, soy la Voz Misteriosa del Manantial Luminoso
–¿El Manantial Luminoso? ¿Ese lugar donde antiguamente evolucionaban los pokémon?
–Así es. Me sorprende que hayáis oído hablar de ese lugar, teniendo en cuenta lo jóvenes que sois...
–Pero, según teníamos entendido, la luz el Manantial desapareció...
–Efectivamente, la luz desapareció, porque decidí que sería lo mejor. Habiendo tantos pokémon primarios, apenas podía lograr que manase luz en el Manantial. Sólo unos pocos pokémon, cuya determinación y auras fueran inusualmente fuertes, podrían evolucionar en esa situación si así lo desearan... Aunque es la primera vez en mucho tiempo que veo a más de un pokémon capaz de evolucionar en el mismo lugar
–Eso quiere decir que...¿mis amigos podrían evolucionar si quisieran? –preguntó Celebi algo emocionada
–Siempre y cuando cumplan los requisitos, sí. En su caso, dos de ellos los cumplirían, pero sólo uno podría evolucionar.
–¿Y por qué el otro no podría hacerlo, pese a cumplir los requisitos? –preguntó Treecko
–No sabría explicarlo exactamente. Da la sensación de que su aura, aun teniendo un color muy intenso, estuviera encerrada en una especie de prisión de oscuridad. Lo mismo ocurre con su corazón. Quizá, si éstos son capaces de encontrar un punto débil para escapar,el pokémon pueda librarse de la oscuridad y evolucionar, aunque también podría suceder lo contrario y que la oscuridad se adueñase de él. De todos modos, supongo que él mismo, en algún momento, sabrá mejor que todos nosotros lo que ocurrirá. Sólo espero que, el día que eso ocurra, no deje que su aura pase a ser negra

Aunque yo sabía que me lo estaba diciendo a mí, todos mis amigos parecían preguntarse de quien hablaba la Voz del Manantial. Por una parte, me habría gustado poder decir “soy yo”, pero por otra parte, no me atrevía a hacerlo. Algo en mi interior me decía que era mejor que no dijera nada, para no preocuparles, y parece que la Voz se percató de ello

–De todos modos, chicos, no hace falta que os preocupéis por eso. El pokémon cuya aura está rodeada de oscuridad ya sabía esto antes de que yo os lo dijese, y él sabrá lo que tendrá que hacer cuando llegue el momento. Así que calmaos y no le deis más vueltas al asunto, porque no os servirá de nada
–De acuerdo
–Dicho esto, me imagino que si habéis venido hasta aquí es porque estáis buscando algo, ¿me equivoco?
–No buscamos nada en especial. Sólo hemos venido porque tenía la corazonada de que encontraríamos algo para poder saber donde están nuestros amigos.
–Ya veo. Siento decir esto, pero en eso creo que no os seré de mucha ayuda. Por sus auras, noto que vuestros amigos han caído en manos de un ser sin corazón, lleno de tinieblas y oscuridad, pero no percibo lo suficiente como para daros más datos.
–Entiendo –dije algo decepcionado– De todos modos, lo que nos ha dicho nos confirma nuestras sospechas, así que, está bien saberlo. Supongo que no vamos a encontrar nada más que nos ayude a encontrarlos
–Quizá a encontrar a vuestros amigos no, pero os puedo dar otra buena noticia. Parece que la Voz del Portal  podría haber encontrado a alguien lo suficientemente puro de corazón como para que atraviese el portal del mundo de los humanos. Aún no se sabe como hacer que el humano llegue a este mundo, pero haremos todo lo posible para que venga lo antes posible.
–¿¿¿EN SERIO??? –dijimos a la vez, sorprendidos
–Eso es...es...
–¡¡¡¡¡¡¡MARAVILLOSO!!!!!– exclamó Slugma realmente eufórico– Pronto podremos pararle los pies a Darkrai
–No pensé que fuerais a alegraros tanto, pero me agrada saber que mis noticias os hayan traído ese entusiasmo y felicidad que tan poco abunda en este mundo
–Es que no se imagina la alegría que me daría poder lograr que el planeta deje de estar paralizado. Poder ver el amanecer, sentir la brisa en mi piel...Son sensaciones que me encantaría poder vivir.
–Si te digo la verdad, no sólo los pokémon deseáis que eso ocurra. A mí me encantaría poder volver a ayudar a evolucionar a los pokémon con la luz del Manantial. Sólo espero que tengáis éxito en vuestra misión, y lo digo con toda la honestidad del mundo
–Lo sabemos.
–Chicos, creo que deberíamos irnos, no vaya a ser que Darkrai o alguno de sus pokémon nos localicen
–Equipo Aura, me alegra haber podido tener esta agradable conversación. Sólo me queda desearos la mejor de las suertes, y que, en caso de que deseéis evolucionar, no dudéis en llamarme con vuestras auras.
–Muchísimas gracias por todo. Dele también las gracias a la Voz del Portal de nuestra parte.
–Así lo haré

Tras despedirnos de la Voz del Manantial, emprendimos el viaje de vuelta a casa con una sensación de felicidad y alegría apenas descriptibles de lo intensas que eran. Una vez que llegamos al Frente, justo a tiempo para la hora de cenar, pese a que la mayoría de los Equipos de Rescate habían vuelto, me pareció muy extraño no ver al Maestro Bibarel, al Sr. Crawdaunt o a los otros Fundadores en el comedor. Pero, de repente, el Sabio Chatot y Floatzel, del Equipo Comadreja, irrumpieron con visibles marcas de forcejeo y lucha.

–Sabio Chatot, ¿qué le ha pasado? –preguntó Slugma algo nervioso
–Duskull, tenemos que hablar contigo a solas. Vosotros dos, en cuanto terminéis de cenar, id a vuestras habitaciones. En un rato, Duskull y yo iremos para allá
–De acuerdo –dijeron mis amigos, mientras yo salía con el Sabio y Floatzel del comedor– Ahora nos vemos, Duskull

–¿Ha pasado algo?
–Tenemos que darte una buena y una mala noticia. La buena es que hemos localizado a Darkrai– respondió Floatzel
–Qué bien, pero, ¿cuál es la mala noticia?
–La mala noticia es que... tu padre ha sido capturado, Duskull

¿Cómo se tomará Duskull la noticia? ¿Se dejará llevar por la ira? O por el contrario, ¿tendrá la suficiente sangre fría como para trazar un plan para ir en busca de su padre y sus amigos? Todo esto y muchas cosas más, en el próximo capítulo :ook:. Y, como ya sabéis, cualquier duda, comentario, sugerencia, crítica constructiva, etc., podéis decírmelo en este tema. Hasta la próxima
« Última modificación: 02 de Septiembre de 2014, 04:15:40 am por Pyro »

Pyro

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1653
  • Karma: +1/-0
  • En caída libre hacia un éxtasis moderno
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 1075-0783-6474

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Sexto aniversario Quinto aniversario
Re:[FanFic] El pasado de Dusknoir (Mundo Misterioso)
« Respuesta #19 en: 02 de Octubre de 2014, 04:09:08 am »
Saludos. Como ya viene siendo habitual, el mes comienza con un nuevo capítulo de "El pasado de Dusknoir". Sin andarme más por las ramas, os dejo con la primera parte del penúltimo capítulo. Espero que os guste :ook:

Capítulo 19. Vorágine (Primera parte)

“Tu padre ha sido capturado... Tu padre ha sido capturado” Esa maldita frase no paraba de resonar en mi cabeza desde que el Sabio Chatot me la dijera. Aunque de mí solo salieran sollozos, y las únicas palabras que articulaba de forma compulsiva negaran lo que había ocurrido, mi mente era incapaz de prestar atención a lo que ocurría a mi alrededor. Sólo repetía una y otra vez la misma oración, a la vez que, poco a poco, lo veía todo cada vez mas borroso y negro.

–¿Cuánto creéis que tardará en volver en sí? –me pareció oír preguntar al Maestro Bibarel en la lejanía, aunque era incapaz de ver nada por culpa de la extraña oscuridad que me rodeaba
–No lo sabemos –respondió Blissey– Cuando se recibe una noticia así de impactante, a veces el cuerpo reacciona de forma imprevisible. Puede despertarse en unas horas, o tardar más tiempo... Sólo espero que el shock no haya sido lo demasiado fuerte como para que... –comenzó a hablar de forma entrecortada– haya dejado de ser el Duskull que conocemos
–No me perdonaría si eso ocurriera –dijo el Sabio abatido– Saber que, por mi culpa, él...
–¡Eh, Chatot! No te vengas abajo. Tú no tienes la culpa de nada. Ese miserable de Darkrai es el único responsable. Y estoy seguro de que Duskull será lo suficientemente fuerte como para salir de esta.
–Eso espero, sinceramente

–Es curioso ver como los demás se preocupan por uno, ¿verdad, Duskull? –dijo una pérfida voz que reconocí al instante, mientras una silueta se empezaba a dibujar frente a mí– Pudiendo ser felices pensando únicamente en sí mismos, eligen sufrir por gusto. En el fondo, eso me da pena...
–¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡TÚ!!!!!!!!!!!!– exclamé de forma iracunda
–Vaya, veo que no te alegras de verme. Que pena, te estoy empezando a coger cariño y todo –respondió Darkrai con un gesto cínico en su rostro
–¿Dónde le tienes? –pregunté, tratando en vano de no dejarme llevar por la rabia
–Duskull, no pensarás que va a ser tan fácil recuperar a tu padre, ¿no? Dicen que, el que algo quiere, algo de cuesta.
–¿Dónde está mi padre? –dije marcando de manera aún más fría las palabras
–Está bien, te lo diré. Está junto a tu amiga y su padre en mi escondrijo. Supongo que ese pajarraco charlatán amigo tuyo te habrá comentado que han descubierto mi guarida
–Algo he oído. Aunque me sorprende que estés tan tranquilo sabiendo que en cualquier momento podemos volver e ir a por ti
–No tengo nada que perder, Duskull. El mundo es prácticamente mío, así que, ¿qué más da que esté en un lugar que en otro? Esté donde esté, seguiré haciendo lo que me plazca sin que nadie me lo impida
–¿Crees realmente que no habrá nadie que te pare los pies, Darkrai? ¿De verdad lo crees? Eres un iluso. Dices que sientes pena por mis amigos, por la gente que me rodea, porque se preocupan por mí. Pues, ¿sabes qué? El que realmente da pena, aquí, eres tú. Nunca has sabido lo que es sentirse querido por alguien. Jamás has tenido a alguien en el que confiar, o que confiase en ti. Pero lo más triste de todo es que, para fingir que no estás sólo y hundido en la miseria, tengas que llenar de oscuridad el mundo, y aprovecharte del miedo de la gente. Un mundo en el que, de no ser por esta oscuridad, pasarías desapercibido. Serías invisible. No le importarías a NADIE
–¡¡¡¡Basta!!! –chilló Darkrai –¡¡¡¡¡¡¡BASTA!!!!!!!
–¿Y sabes que, Darkrai? Ya no te tengo miedo. Me dan igual las tretas y las argucias que utilices para que me una a ti. Sé que no lo vas a conseguir. Sé que el mundo volverá a ser como antes, y sé que...¡¡¡desaparecerás para siempre!!!
–¡¡¡Basta!!! –dijo entre risas– Me va a dar un ataque de risa. ¿De verdad crees que así conseguirás intimidarme? ¿Diciendo algo que, en parte, no sientes? No por repetir mucho algo se convierte en realidad, Duskull. Ahora mismo, tengo todas las de ganar. Puedo controlar el tiempo y el espacio. Las emociones de casi todos los pokémon dependen de las mías propias. Tus amigos, y tu padre, ahora mismo, SON MI FAMILIA.
–Tal vez ahora tu tengas ventaja, pero eso no es como empieza, sino como acaba. Y tengo la sensación de que el fin está más cerca de lo que crees.
–¿De veras? A lo mejor tienes razón, pero para ello, deberías despertar. Podría luchar contra ti ahora, mientras sueñas, pero me reservo porque estaré encantado de ver como te doblegas ante mí delante de todos tus amigos.
–Se supone que el que está soñando soy yo, no tú, Darkrai
–Esto no se ha terminado, Duskull –dijo mientras el ambiente, y él mismo, comenzaba a palidecer– Te estaré esperando en mi guarida

–Allí... estaré...
–¿Duskull? –preguntó Slugma mientras empezaba a abrir los ojos
–¿Qué...qué me ha pasado? –pregunté nada más avistar la silueta de mi flamígero amigo
–¡¡Duskull!! ¡¡Te has despertado!!. Treecko, Bellossom, avisad a Blissey y a los demás. Duskull se ha despertado
–Slugma, ¿qué me ha pasado?¿cuánto tiempo he estado durmiendo?
–Has estado durmiendo como dos días aproximadamente. Cuando el Sabio te comentó lo de tu padre, te pusiste histérico y al rato te desmayaste –me respondió un recién llegado Treecko, mientras tras él aparecían el sabio Chatot y todos los Fundadores entraban en mi habitación– Floatzel te trajo corriendo a tu habitación, donde estábamos Treecko y yo. Durante este tiempo, hemos estado haciendo guardias, y Blissey se ha pasado a verte siempre que podía para ver como te encontrabas
–He soñado con él. Dice que nos espera en su guarida. No parece temer que le hayamos descubierto
–Ya veo –dijo el Sabio Chatot– Contábamos conque su arrogancia le hiciera sentirse tan seguro como para no cambiar de escondite, por lo que hemos diseñado un plan y lo tenemos casi todo listo. Supongo que, si de ti dependiera, nos iríamos ahora mismo, pero creo que lo mejor sería esperar a ver como te encuentras en las próximas horas
–Lo comprendo –musité mientras mi estómago rugía de hambre
–Aparte de que creo que a tu tripa no le haría gracia salir a explorar sin haber comido nada antes–dijo Slugma entre risas
–Es verdad, pero antes, me gustaría hablar con Treecko y Slugma a solas
–Está bien, no tardéis mucho. Os esperamos en el comedor –dijo el Maestro Bibarel mientras él y los demás salían del dormitorio

–Como me imagino que aparte de con nosotros, quieres hablar con alguien más, antes de que empieces...¡Celebi! –dijo Treecko mientras mi feérica compañera aparecía de repente junto a nosotros
–¡¡Duskull, has despertado!! –comentó de forma entusiasta la pokémon Viajetiempo mientras me abrazaba– ¡¡Cómo me alegra que estés bien!!
–Gracias, Celebi. Bueno, como ya estamos todos, podemos comenzar. Tengo que hablaros del sueño que he tenido con Darkrai
–¿Te ha intentado atacar o algo? –preguntó Treecko
–No, todo lo contrario. Quiere que vaya a buscarle a su escondite. Lo cual, a pesar de que los demás adultos crean que es por arrogancia, me resulta sospechoso. Tengo la sensación de que quiere tendernos una emboscada, en especial a Celebi y a mí
–Puede ser. Darkrai es lo suficientemente astuto y maquiavélico como para eso.
–Por eso creo que, en este caso, sólo yo debería ir a su encuentro. Quiero que vosotros os quedéis aquí con Celebi
–Pero, Duskull, ¿no crees que es demasiado peligroso como para ir tú solo? –dijo Slugma algo preocupado –¿Y si te pasara algo?
–Precisamente por eso no quiero que vengáis conmigo. No quiero que, por mi culpa, os suceda algo que sería incapaz de perdonarme. Aparte de que esto es entre Darkrai y yo, y cuanto menos involucrados haya, mejor para todos.
–Entiendo –dijo Treecko con su habitual carácter tranquilo– Si eso es lo que quieres, así lo haremos. Sólo espero que vuelvas sano y salvo, amigo
–Haré lo que esté en mi mano para hacerlo, no os preocupéis. Bueno, deberíamos ir a cenar antes de que el Sr. Crawdaunt y los demás piensen que me ha pasado algo malo –dije tratando de quitarle algo de hierro al asunto, aunque en el fondo no podía dejar de pensar en que mi mensaje, en realidad, era una despedida. Una despedida como la que mi padre tuvo conmigo antes de que Darkrai lo capturase.

Supongo que os habrá sorprendido un poco la noticia de que sólo queden dos capítulos (contando éste) hasta el final, pero no quiero alargar mucho la historia y que acabe resultando pesada. Eso sí, esto no quiere decir que no pueda haber una secuela; me gustaría narrar la historia de cada etapa que mencioné en el prólogo, pero el tiempo dirá... En fin, dicho esto, os recuerdo que, si tenéis alguna duda, sugerencia o comentario acerca del capi o del Fic, no dudéis en pasaros por aquí y postearlo, que nunca viene mal saber la opinión de otras personas
« Última modificación: 02 de Noviembre de 2014, 03:24:48 am por Pyro »