Autor Tema: [FanFic]~Memories~  (Leído 6660 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
[FanFic]~Memories~
« en: 09 de Octubre de 2012, 11:21:19 am »
*Este FanFic está patrocinado por Literatura-PxP (?)*

Bueno, pues hago un FanFic. Lo llevo tramando y tal desde finales de septiembre, y, tras haber preparado unos cuantos capítulos, creo que lo puedo poner en PxP ya :D
Dependiendo de mi humor, de lo que pueda hacer, y de los lectores, podrás salir o no. Obviamente, a tu permiso.

No quiero post's en este tema. Postead en el tema de comentarios.

En el Fic aparecerán algunos usuarios, pero no quiero que me supliquéis que os ponga florecitas y cosas así. Os pongo y os conformáis, si no, os mato misteriosamente en la historia. Puedo conceder un leve cambio de aspecto como mucho.

Finalmente, quiero mencionar que no soy un esclavo. Por lo que en algunas ocasiones puedo tardar más de un par de días en publicar un capítulo. Puede ser por la falta de imaginación, por que algo me mantiene ocupado, o porque sencillamente me da pereza ponerme a escribir. No metáis prisa, por favor.

Enjoy!
« Última modificación: 21 de Octubre de 2012, 04:27:05 pm por Mustal »


haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Memories
« Respuesta #1 en: 09 de Octubre de 2012, 11:22:19 am »
~Capítulo 1~


Bff… día doce de septiembre. Lo odiaba con todas mis fuerzas. 
La sirena del instituto sonó por primera vez en mis oídos  después de aquellos largos tres meses. Saludé a mis amigos, después de estar casi incomunicado durante tanto tiempo encerrado en mi casa en Torres. Aquello era un pueblo grande o una ciudad pequeña, como se quisiese llamar.

-¡Edu! ¡Alex!–Grité eufórico.
 
Nos dimos un apretón de manos y nos dispusimos a hablar de lo que habían sido nuestras vacaciones. Al menos el día se me alegraba al ver de nuevo aquellas caras. Les conté las cuantas cosas que había hecho, aunque yo, por desgracia, no había aprovechado mucho el verano.

-Bah, si te pasabas todas las mañanas con el Photoshop y viendo páginas aburridas. Tus vacaciones han debido de ser horribles –Me decía Alex riéndose

-No me lo restriegues…

Iba a preguntarles qué tal estuvieron ellos, pero al fin, entró el profesor en la sala. Mariano, un viejo con la cara de ir estreñido por todas partes, flaco y con gafas de culo de vaso, lleno de arrugas en la cara. Siempre estricto con las reglas. A pesar de su aspecto, era buen profesor de alta generosidad, pero aun así me caía mal.

-¡Bueno, bueno, bueno! Pero si sois mis nuevos alumnos. Qué alegría me dais algunos, otros no tanta. –Dijo con una sonrisa enfocándonos con sus gafotas.- ¡Este año me encargaré yo de vuestros asuntos! Id sacando vuestros cuadernos y un bolígrafo. Vais a copiar las normas de clase como siempre hago yo.

El año pasado me dio Lengua Castellana, y fue tiempo suficiente como para aburrirme de él, ahora, parece que es mi tutor. Qué asco me daba…

-¡Norma uno! Debéis siempre respetar al profesor cuando esté hab…

-¡Espera, profe, que estoy sacando el boli! –Escuché al fondo a Eva, que iba vestida con mallas de leopardo y una camisa rosa chillón, y maquillada casi como un payaso.

Aguanté la risa a duras penas mientras copiaba la regla uno.

-Me extraña que no hayas repetido… -dijo Mariano en voz susurrante- ¡Norma número dos! No se debe hablar en voz alta dentro de la cla…

-¡Aleex! ¿Me dejas un chicle? –Gritó Edu desde su asiento, en la última fila.

La clase casi no podía aguantar las ganas de reir. Una voz estalló a carcajadas, y después, el típico caos de gente hablando y levantándose se armó. Al menos este curso me iba a divertir un poco.

 Aproveché el caos para girar mi asiento. Descubrí a Mireya con su cuaderno y bolígrafo.

-¿Por qué no sueltas las normas de Mariano de ese cuaderno? –Le dije.

-¿Normas? –Preguntó de manera ingenua- E’to… ¿estabais copiando? –Dijo en tono divertido

Me asomé a su cuaderno, no había tocado la primera página nada más que para hacer un dibujo de Miku Hatsune.  Estaba asombrosamente detallado, con ella cantando al público. Todo hecho a bolígrafo.

-¿Te gusta? Es Miku, creo que no la conoces. –Sí la conocía. Me limité a asentir.
-Se te van a gastar los Bics entre tanto dibujo –dije.

Se notaba poco a simple vista que Mireya era otaku. Iba peinada con rizos marrón claro que le caían por los hombros y piel casi blanca, llevaba puestas unas gafas azules. Un lazo muy similar al de Rin Kagamine le adornaba la cabeza. Iba vestida con una chaqueta blanquecina y unos pantalones vaqueros ajustados. Me sonrió como si fuese un gato.

-E’to…. Mariano te está mirando.

Mariano no me miraba, toda la clase me miraba. No  dijo una palabra. Siguió con las reglas.

-Regla número 3, todos los alumnos deberán cumplir las reglas del instituto, de no ser por eso serán sancionados con…

De repente, la puerta se abrió bruscamente. Entró Silvia, acalorada, con las trenzas rubias y el flequillo despeinados. Las gafas le brillaban, y el aparato dental, aún más. Parecía histérica, estaba sudando y temblando.

-¡Profesor Mariano! ¡Profesor Mariano! Tengo que decirle algo muy importante, la profesora me ha mandado por…

-¡Yo también tengo que decirla algo importante, señorita Silvia! ¡Las reglas del instituto obligan a llamar antes de entrar! Estaba dictando algo tan importante como lo tuyo. Las reglas de clase.

-¡Pero…!

-¡Ni peros ni peras! Ahora vas a salir y llamar como una chica educada y decir “profesor Mariano, ¿puedo entrar?” Entonces, te dejaré decir eso tan importante.
Pero qué asco me daba aquel profesor…

Silvia tuvo que repetir de nuevo el proceso, lo que llevó casi dos minutos entre comentarios e intentos fallidos. Al fin, el profesor asintió, y Silvia cambió a un rostro casi histérico.

-La directora ha hecho un comunicado importante y me ha mandado a mí, como presidenta del consejo de delegados para comunicárselo ¡HAY QUE EVACUAR EL INSTITUTO! ¡YA!

Rápidamente, Silvia cerró la puerta de un portazo y se fue corriendo por el pasillo gritando como una loca y agarrándose las trencitas.

Tardamos otros cinco minutos en recoger todo, otros cinco, en llegar a la puerta, todo por las reglas de ir en orden y sin gritar ni correr del maldito profesor.  Cuando llegamos a la puerta, vimos a bastantes alumnos desorientados en la calle que abarcaba el instituto.

Pero aquello no era lo que me sorprendió, sino que, el cielo, ya no era del azul matinal. Se había llenado de nubes rojas como la sangre. Muchos edificios cerca de nuestro alcance estaban ardiendo en llamas. Los gritos de la gente, confusa, recorrían las calles. Sobre el cielo, unas naves similares a los aviones de combate lo navegaban, soltando lo que se veían como bombas.

-¿Cómo es que no nos hemos enterado de esto? –Le pregunté a Silvia, quien había llegado casi lloriqueando.

-El ataque ha sido repentino, todo estaba normal y en paz cuando de repente, el cielo cambió a este tono rojizo, y llegaron los aviones con sus bombas.-Me dijo ella, al borde de las lágrimas- ¡Es lo que me dijo la directora, que os avisase a todos!

No quería fingir que la situación era un malentendido, pero tampoco quería correr por las calles como un histérico. Me quedé plantado mirando al cielo con ninguna expresión en la cara, viendo los aviones destruir la ciudad.

Entonces, vi uno de aquellos aviones, sobrevolando el instituto. Los gritos a mí alrededor se amortiguaron en mis oídos, y no escuché más que el silbido de la bomba cayendo sobre el edificio.
« Última modificación: 09 de Octubre de 2012, 11:27:01 am por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #2 en: 10 de Octubre de 2012, 05:30:07 pm »
~Capítulo 2~


Después, no recordé más que una explosión, y fuego… fuego por todas partes. Los gritos de la gente silenciaban en mis oídos, veía borroso todo lo que ocurría a mi paso. Recordaba haber caído de golpe contra el suelo. Me tanteé los brazos, las piernas... Un latigazo de dolor me recorría cada vez que posaba las manos sobre mi cuerpo. Una quemadura negra como el azabache me recorría casi la espalda entera, y una herida me sangraba en la cabeza. La sangre me manaba de la frente, entre el pelo.

De repente, noté los brazos de alguien, un calor humano en mi espalda. Me cogieron como si fuese un saco de patatas. El dolor me recorrió entre las venas al apoyar mi cuerpo sobre el vientre, no pude evitar soltar un débil alarido.
Intenté enfocar ante aquella persona que estaba… ¿Secuestrándome? No lo sabía. Reconocí una mascarilla y un gorro negro. Su ropa, una camiseta larga y unos pantalones, era igual de negra como el carbón. Me intenté mover entre sus brazos, y pareció percatarse de mi presencia.

-No está inconsciente. –Dijo el portador a uno de sus compañeros.

-Evita que te de problemas. Haz algo. –Le respondió otro.

El portador me tumbó en el suelo bruscamente. La espalda me volvió a doler a causa de  las fuertes quemaduras, pero el dolor se alivió cuando aquel hombre me puso una mascarilla… Y dormí.

***

Me desperté en una camilla cubierto de vendas en los brazos, piernas y bajo las costillas. Tenía en mi brazo un tubo algún suero de tonos azules. La cabeza me daba vueltas y lo poco que logré ver era la estancia: Similar a la habitación de un hospital, pero los aparatos parecían desconocidos a mi vista. En la pared, un enorme espejo me daba de lado, del que me puse a mirarlo atentamente, como si fuese un entretenimiento vago.

-¿No lo habías drogado, Yuri? –Dijo una voz tras las paredes.

-¿Ein? ¡Tío! Solo lo dormí un poco –Respondió otra distinta.

-Pues está despierto, y nos está mirando… -Respondió una tercera.

Dos personas entraron por la puerta automática. Uno de ellos, tenía una melena pelirroja y enmarañada y unos ojos negros y pequeños. El segundo era todo lo contrario al anterior: Moreno, con pelo negruzco y corto, con unos ojos del tamaño similar al de una pelota de tenis, aunque no tan grandes.

-Daloz, entra, coño. –Dijo el pelirrojo.

-Yo me quedo aquí, que veo perfectamente por el espejo este.

-Puto novato, que se queda tras el cristal…

-Esto… ¿Qué…?

-No nos pongas a preguntar, que llevamos un día muy movidito. –Dijo el moreno.-Mi nombre es Mystrace, aunque otros me llaman Tobi. El feo este con pelo rojo es Yuri.

-¿Qué ocurrió con mi instituto? –Pregunté algo atontado al ver aquellos dos.

-Um… ¿no lo viste volar en llamas? –Me preguntó Yuri irónico.

-Sí, pero…

-Bueno, en resumen: Torres entera ha ardido en llamas por culpa de esos avioncitos negros que curiosamente combinan con nuestra ropa. –Me dijo Tobi. –Nosotros tres nos encargamos de traerte.

Me di cuenta de que iba vestido con una bata de hospital de un tono negro claro, casi gris.

No me lo creía, pero parecía cierto. Lo que no entendía  era quienes eran ellos y porqué habían hecho arder Torres porque sí.

-No entiendo nada ¿Qué hicisteis con la gente? ¿Qué ha pasado con Torres? ¡¿Qué hago aquí?!–Pregunté con confusión.

-Hey, hey, baja un poquito los humos, ¿vale? Te lo explicarán más tarde. Ahora, limítate a dormir y a descansar en esa camilla.
 
-No quiero dormirme hasta que no me deis respuestas. ¿Por qué quemasteis Torres? ¿Qué ha sido de mis amigos? ¿Y de mi fami…?

-Mejor lo sedamos… -Susurró Yuri mientras me activaba un medicamento, que me hizo dormir profundamente.



Um... pensaba que dos páginas a Word iba a ocupar más... Bueno, da igual

(Ya os lo mencioné, habrán caps más largos y más cortos, y más formales e informales, lol)
« Última modificación: 10 de Octubre de 2012, 08:32:02 pm por Mustal »
haber si me muero

Pokeshark

  • Gurú Pokémon
  • ****
  • Mensajes: 3197
  • Karma: +8/-1
  • Wait and hope
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Séptimo aniversario Sexto aniversario Nivel 6
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #3 en: 13 de Octubre de 2012, 05:46:31 pm »
~Capítulo 3~

Al día siguiente me volví a despertar. Nada abrir mis soñolientos párpados vi la cara de salido sexual de Yuri a solo unos centímetros de mi nariz.

-¡AH! Quita, bicho. –Dije apartando su cara con la mano.

-No hace falta que me des esos hostiones cada vez que te despiertes –me respondió Yuri frotándose la cara. –Bueno, en breves vendrá alguno a hablar contigo. Yo tengo asuntos pendientes. Hasta luego.

-Humpf…

Me acomodé en la camilla de hospital. Aquel lugar era acogedor, la habitación de hospital era sencilla. Paredes blancas, contaba con unos aparatos electrónicos para hacerme pruebas y un botiquín. Un espejo de gran tamaño, que había descubierto que era una ventana gracias a Daloz, adornaba la pared. A mi derecha tenía una mesita de noche casi vacía, con un reloj y una flor mustia y podrida, cuyo color era lo que antes debía ser un rosa claro.

Pero quería volver a casa, a Torres. ¿Qué habría ocurrido? Esperé un tiempo hasta que la puerta de la sala se abrió. Apareció un chico de quien no tenía ni idea de quien era. Vestía una chaqueta negra y unos pantalones grises claro, y una placa plateada que decía “Moderador” le adornaba en la chaqueta. Iba acompañado de Tobi.

-Hey, ¿Estás mejor? –Me saludó Tobi- Ayer no pudimos hablar mucho. Te lo habríamos dicho de buena gana, pero no estamos calificados para revelarte esta información, ya lo comprenderás. Éste de aquí es el Moderador de turno, CPU –Me dijo señalándole con el pulgar. CPU me saludó con un gesto de cabeza.

-¿Puede éste tío explicármelo todo? –Dije acomodándome en la cama.

-Sí, si puedo. Y eso haré –Me respondió el tal CPU. – Te encuentras en la PxP, una asociación oculta en el mundo donde nos dedicamos todos a un propósito común. Todos nosotros albergamos algo dentro. Algo en nuestros genes en especial. Ese “algo” en ocasiones es peligroso, incontrolable. Sean buenas o malas las manos en las que caiga, es necesario controlarlo y estabilizarlo. Y eso hacemos aquí. Tú, Tobi, Yuri, y todos nosotros, poseemos ese “algo”. Incluido yo.

-¿Y cómo saben que yo tengo esa cosa? Se han debido de equivocar, yo soy totalmente normal. –Protesté.

Tobi parecía reírse por dentro.

-Eso mismo dije yo, pero luego me hicieron las pruebas y… jujujum…

-Te haremos unas pruebas específicas para saber si realmente tienes los genes mínimamente alterados como para poseer aquello. Aún estás con quemaduras de alto grado y alguna cosilla rota en el cuerpo, por no mencionar tu debilidad actual y tu confusión. –Me dijo seriamente CPU.

-¿Por qué vi Torres ardiendo entonces?

-No podíamos dejar pista alguna de tu existencia. Podrías habérselo pasado aunque solo sea levemente a todo el que te rodea. Por aquel momento, se había desarrollado ya. No llegó a mostrarse por suerte, pero si lo hubiese hecho, las consecuencias podrían haber sido catastróficas. Mandamos a Tobi, Yuri y Daloz a recogerte en los aviones, y te localizamos en el instituto.

-¿Entonces tengo una especie de virus?

-Algo así. –Dijo Tobi.

-… ¿Y mi familia? ¿Mis amigos?

-Nadie salió del incendio. –Dijo con tono de pésame- Nos ocupamos de ello. Según los cálculos de la PxP, el virus pudo propagarse hasta media ciudad por lo menos. El equipo de la PxP se encargó en controlar el incendio lo suficiente como para librar la otra media parte.

Agarré con fuerza la sábana. Noté una pequeña lágrima cayendo en mi rostro. No iba a volver a ver a nadie. Todos muertos por mi culpa, mi existencia. Mis padres, mi hermano, Alex, Edu, Mireya, Silvia… todos.

-Todos hemos pasado por lo mismo. Una extraña enfermedad recorrió hasta tres barrios en Melilla que terminó con todos excepto conmigo. Vi como morían poco a poco mis padres hasta que llegó el avión negro de la PxP. Lo tuyo fue mejor y más rápido –Dijo Tobi.

Debía de ser cierto. Me acordé de que hace unos meses vi por las noticias la extensión de una grave epidemia por la ciudad de Melilla. La enfermedad pareció desaparecer una semana después, dejando muerte a su paso.

-Prosigo. –Dijo CPU- Cuando te sientas recuperado y puedas andar, procederemos a hacerte las pruebas y la vacuna para controlar el virus lo suficiente como para no matarte a ti mismo.

-Pero el virus ese… si todos lo tenemos… ¿qué se supone que hace?
Bueno… -dijo CPU acercándose a la mesita de noche. Acarició el jarrón y se dirigió a mí- Cosas especiales.

Contemplé que la rosa del jarrón recobraba color, poco a poco, hasta que volvió a estar sana y viva.



Muahahahah,soy super proh y le he robado el cap. 3 a Mustal

Que no,que me pidió que lo posteara :P

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #4 en: 16 de Octubre de 2012, 05:11:55 pm »
~Capítulo 4~


No creía lo que estaba viendo. Con solo un roce de manos, CPU había curado por completo aquella flor marchita.

-¿Có-Cómo has hecho eso? –Pregunté atónito

-Con un poquito de práctica, todos nosotros logramos hacer cosas similares, no seas tonto.  –Me respondió Tobi delante de mí.

-¿Era eso lo que hace el virus?

-Exacto. Con una dosis semanal, el virus es controlable y la vida de su portador también. Hemos visto gente que moría a causa de sus propios poderes por descontrol o deformación. –Me aclaró CPU- Ahora, veo que solo estás en reposo según me dijo la enfermera. Puedo irte preparando para las pruebas.

-¿Cómo?

-Ya has visto lo que he hecho con la flor, ponte de espaldas y quítate la camisa.

-Uuu… esto se va a poner ecchi… -Murmuraba Tobi.

Noté un roce de manos en mi espalda carbonizada. La tenía de un tono morado oscuro, y el mínimo cambio de postura me dolía terriblemente, pero sin embargo, cuando CPU posó su mano no noté nada. Percibí un escozor que me recorría por la columna, me trepaba hasta llegar a todas las partes de mi cuerpo. Comenzó a dolerme y a picarme, como si me estuviesen cerrando una cremallera por dentro, pero CPU seguía concentrado.

Al fin, el escozor cesó. Me giré lo suficiente como para ver parte de mi espalda: Estaba casi intacta. Bajo mi hombro yacían unas manchas rosadas donde antes se encontraban las peores quemaduras.

-Vuélvete a situar. No solo te fue mal con la espalda.

Lo mismo hizo, poco a poco, con las piernas y los brazos. También con un pequeño corte en la cara que me hice en la caída.

-¿Quién fue el idiota que lanzó la bomba al instituto?

-a.vader, seguro. –Dijo  CPU mientras tenía los dedos posados bajo mi ojo izquierdo- Ese tío no sabe lo que hace, pero si le exiliamos, podría ser horrible.

-Qué loco estás, ¿Quién le dio los mandos del avión?

-MerúM.

-Todos locos… -Murmuraba Tobi.

Al fin, CPU terminó con la herida. Notaba picores por todas las partes de mi cuerpo.

-Bueno, ya está. No hagas movimientos bruscos, la curación fue débil, si te curaba al completo, me verías caído inconsciente ahora mismo.

-¿Por qué?

-Luego te lo explicarán en la clínica. Primero te llevarán a hacer algunas pruebas de salud. –Me dijo Tobi- Voy a ir llamando a alguno que te lleve. No puedo saltarme más mi horario contigo por mucho que quiera.

Tobi se fue mientras hacía llamadas con un móvil negro. Me quedé a solas con CPU.

-No te quedes tan vago. O andas, o te hago andar, no te vamos a llevar en una silla de ruedas –Me dijo CPU totalmente serio

Me levanté de la silla y volví a ponerme la camisa de hospital. Notaba las piernas débiles, pero podía andar aun así.

Por fin, llegó un hombre que aparentaba los dieciocho años. Llevaba puesta una bata de hospital e iba con mascarilla y gorro puestos. Lo único que se asomaba en su rostro eran un par de ojos castaños, serios.

-Te presento a Warrior, uno de los miembros del hospital. Yo me voy yendo, que me reclaman en la moderación –Me mencionó CPU-Hasta luego.

-Bueno, tú debes de ser el nuevo que llegó en Torres. Qué lástima, tenía un amigo por allí, ¿conoces a un tal Carlos Pueblo? –Negué con la cabeza- Bah, da igual. Voy a llevarte a la clínica de la Dostora Girly. Acompáñame.

Me levanté de la cama y recorrí los pasillos con Warrior. Eran parecidos a los de un hospital, pero tenían más pinta de como si fuese un laboratorio o una planta química. El propio Warrior tuvo que llevaba puesta la mascarilla en el pasillo.
Al fin, llegamos hasta una puerta color beis. Tenía colgada un cartel que decía

“Clínica de la Dostora Girly. No entrar sin permiso”

Debajo del cartel, había una pegatina de Ponygon.

-Debes estar mareado entre tanta gente. Somos así. Los nuevos nos los pasamos como pelotas. Ésta es de las últimas. La Dostora Girly es una de las más experimentadas del hospital junto a Alliare y otros. Te lo advierto: No está muy cuerda.

Warrior llamó a la puerta y abrió. La sala era como una sala de pruebas de un laboratorio. Contaba con su propio escáner, mesas con muestras de extraños líquidos, y todo estaba horrorosamente limpio.

Se me acercó una chica morena, de pelo marrón oscuro, con aspecto adolescente. Portaba una sierra mecánica manchada de sangre, desprendiendo gotas en aquel pulcro lugar. En la otra sostenía una hamburguesa con queso y kétchup.

-*Ñompf* Ñompf*… - tragó el trozo de hamburguesa- Hola, ¿que tal? –Dijo la chica con migas de pan en la boca- ¡Yo soy la Dostora Girly!

La miré a aquellos ojos inocentes, mientras que ella, sonriente, portaba una sierra sangrante en la mano con total naturalidad.
« Última modificación: 19 de Octubre de 2012, 03:41:58 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #5 en: 19 de Octubre de 2012, 09:18:28 pm »
~Capítulo 5~


Me sentía aturdido. La Dostora Girly dejó la hamburguesa y la sierra en una mesa mientras esperaba respuesta.
 
-Así que tú eres el nuevo sacado de la batalla de Torres. Sentimos los problemas y lo del incendio, pero era fundamental. ¿Tienes hambre? Acabo de pedir pizza. –Dijo Girly.

-No, gracias. ¿Es aquí lo de las pruebas?

-Sí, espera un momento, tengo que llamar a mi ayudante.

Girly se dirigió al pasillo, abrió la puerta, y gritó el nombre de “Baru” tan alto, que las migas de hamburguesa se desprendieron de su boca. El chico, de unos dieciocho años, apareció como una flecha en la puerta.

-Éste es mi amiguito Baru. Mi ayudante. Es experto en cirugía láser. –Dijo Girly con tono coqueto.

-Bueno… experto en cirugía láser… -Respondió Baru-... Un poquito.

De repente, de la mano de Baru brotó algo luminoso y recto. Impactó contra el techo, y dejó un agujero de varios centímetros de grosor, tras una estela de humo. Baru se ocultó las manos, avergonzado. Hice como si no hubiese visto nada.

-Em… tras éste incidente… prosigo. Baru es el cirujano de láser de la PxP. Dudo que le necesitemos ahora, pero las pruebas son las pruebas. Por favor, túmbate en la camilla y quítate la camisa. –Me pidió Girly.

Hice lo que dijo. Girly se acercó y comenzó a inspeccionar algunas partes de mi cuerpo. Me cogió la pierna y comenzó a subirla, y a bajarla, a subirla, y a bajarla. Una y otra vez, de manera muy rápida y brusca.

-Detrás de la puerta está el típico grupo de cotillas que hace apuestas sobre el tipo de virus que tendrás. –Dijo Girly mientras me subía y bajaba la pierna con movimientos bruscos.-Ponte boca abajo.

Mientras me ponía boca abajo, Girly cogió la sierra sangrante de la mesa. La pasó suavemente sobre mi espalda con las gotitas de sangre se deslizaban por mi espalda. Daba miedo.

-No te asustes, no te voy a cortar. –Dijo Girly con una risita maliciosa - Solo voy a señalar unas partecitas. Ahí debiste tener una quemadura. Y ahí un corte. –Dijo mientras agitaba la sierra, la que salpicaba sangre por toda la sala- Vamos a empezar con el escáner. Lo único raro que he encontrado ahí es que tienes las piernas muy grandes.

No sabía si tomármelo como un halago. Me dirigí al escáner junto a Baru y me tumbé dentro. El tubo me tragó y una luz cegadora me dio en plena cara.
 
-No te muevas. Estamos mirándote algo más que el cerebro. –Dijo Girly por el micrófono.- ADN… genes… movidas de médicos… -se escucharon unos ruiditos en el micro- ¡Ay, Baru! No te pongas a besarme ahora, que estamos mirando un escáner.

-Ya sabes, movidas de médicos. –Dijo Baru de manera traviesa.

El micro se apagó mientras que fuera del escáner se escuchaban ruidos. Comenzaba a dudar por el título de doctorado de la Dostora Girly.
Al fin, el escáner se acabó, y la prueba con ella. Salí del tubo con ayuda de Baru.

-Tampoco te hemos detectado nada importante en la cabeza. Solo que, como los Moderadores decían, estaban en lo cierto. Tienes los mismos síntomas y distinciones que todos nosotros. Bienvenido al grupo. –Me dijo Girly con seriedad- Ahora, vamos a ponerte una inyección para disminuir la fuerza del virus. De esa manera, podrás controlar el poder y no morir por eso.

-¿No se puede curar? –Pregunté.

-Me temo que no. Es una enfermedad sin cura, pero hemos aprendido a controlarla con ésta inyección. Ésta es la dosis principal. Una vez inyectado, el virus no se expande y no se descontrola. Sin embargo, el efecto del antibiótico va desapareciendo ligeramente, así que deberás pasarte por la clínica cada cierto tiempo a renovártela. Si huyeses, lo más probable es que terminarías como un cadáver debido a esto, ¿vale? Además, no te esperes que te vayas a convertir en una especie de superhéroe. La habilidad que te proporciona de cierta manera el virus tiene sus limitaciones, y consume tu organismo conforme vayas usándola mucho o poco, de manera que no tiene que haber nunca un exceso de uso.

Girly me inyectó la jeringuilla con un líquido transparente. Sentí un cosquilleo por las venas mientras aquello fluía por mi organismo.

-El material de esto no escasea. Es el líquido extraído del fruto de una planta. Cada vez que se nos termina, mandamos un grupo de recolectores a rellenar las despensas de recursos, y fabricamos el medicamento. –Dijo Baru mientras Girly me inyectaba la dosis.

-¡Bueno,  ya está! Cuando comiences a sentirte extraño por dentro o algo, pásate por la clínica. El poder tarda en descubrirse un tiempecito. Así vemos si hemos acertado la porra o no. Baru dice que vas a salir despidiendo chorros de agua, pero no te veo con pinta de bicho acuático. –Baru le miró con desdén -Bueno, no pasa nada. Pásate la semana que viene por la clínica y lo miramos. –Me dijo Girly- Ahora tienes que reunirte con algún Moderador para que te explique como van las cosas por aquí, y, finalmente, podrás ir a tu dormitorio asignado o moverte por la PxP solo.

Salí lentamente por la puerta mientras que Girly se tomaba los restos de hamburguesa y afilaba su sierra.



Se me ha quedado corto? D:

@Invictus, que se te ve venir (?): La última parte si la he enfocado como seria xD
« Última modificación: 19 de Octubre de 2012, 09:22:45 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #6 en: 23 de Octubre de 2012, 09:29:45 pm »
~Capítulo 6~


Crucé el pasillo de la planta médica. Nada más abrir la puerta para salir de aquel “hospital” me encontré a Yuri de nuevo.

-Bueno, tío, CPU me ha asignado guía turístico por la PxP, no es por nada. Según me ha dicho Baru, ahora mismo tienes que ir a hablar con Alliare, jefa de la planta de medicina y una de las principales regentes de la PxP. Se encuentra en su despacho, ahora te llevo hacia allí.

-¿Por qué tengo que hablar con Alliare? –Pregunté.

-Tiene que contarte como van las cosas por aquí. Qué vas a hacer… Por qué lo harás… movidas. No queremos ni flooders ni trolls, por lo que los que no acatan las reglas, los dejamos sin dosis y les dejamos morir.

Cruzamos un par de puertas entre los pasillos y laboratorios.

-Te lo advierto: Alliare puede ser simpática y cálida o fría y distante dependiendo de como te muestres hacia ella, así que cuida tus palabras. –Me contó Yuri mientras que subíamos unas escaleras, estando aún en la planta de medicina.

-¿Y qué pasa si la enfado?

-Bueno… al último que le hizo enfadar lo exilió de la PxP con tres dosis para sobrevivir, pero ese día estaba de buen humor. Sin embargo, con Giratina Master… bueno… no tuvo tanta suerte cuando le expulsaron.

-Hostias, sí que es puede ser drástica.

-El Staff es así, pero también somos humanos, así que espero que no te oiga decir eso si no quieres arder en llamas.

Al fin, llegamos a una puerta roja oscura que combinaba con la tonalidad de las paredes. El pomo era dorado, y en un letrero de madera de ébano decía:

“Despacho de Alliare”
“Prohibida la entrada sin autorización del Staff”

Yuri llamó a la puerta con un golpeteo. Una voz le respondió.

-¿Quién llama?

-Yuri. Miembro de la PxP. Vengo con autorización de CPU.

-Pase.

Ante nosotros estaba una chica adulta que rozaba los treinta años. Tenía el pelo castaño oscuro, de ojos azules y gafas de su mismo color. Iba peinada con el pelo suelto y liso, que llegaba hasta los hombros. El resto, iba totalmente formal: Con una bata médica y debajo una camisa anaranjada y unos vaqueros negros.

-CPU ya me avisó antes del nuevo de Torres. Gracias por traérmelo, Yuri. Puedes retirarte. –Dijo Alliare de manera formal.

Yuri asintió y se retiró cerrando la puerta. Alliare se levantó y se dirigió a la cafetera que descansaba en una cómoda a la pared. Mientras que se servía un café, comenzó a hablarme.

-Bueno, debes de estar muy confuso estos días. No debes haber probado bocado.

-Lo cierto es que he probado poco, señora. –Dije con formalidad.

-Por favor, no me llames señora, me haces parecer vieja. Llámame Alliare. –Dijo con cierta diversión- ¿Quieres tomar algo?

-No, gracias, se…Alliare.

-Tú mismo, lo que sirven en el comedor de la PxP es asqueroso. Sabe a cartón. Yo al menos tengo comida privada. En fin, no estamos para hablar de comida. –Dijo Alliare mientras volvía a sentarse en su asiento- Por favor, coge un sitio. –Alliare señaló la silla frente a su mesa.

La Moderadora hizo un teatral movimiento de manos, englobando la habitación entera.

-Esto de aquí, es la PxP. Una antigua unión para aquellos que contienen el mismo virus de su nombre, el virus PxP. Todos nosotros, o, al menos, la gran mayoría, fueron contagiados en su día por un brote que se escapó de las plantas médicas. El virus estaba diseñado para experimentar con el ADN humano, y para proseguir la humanidad con varios pasos por adelantados. Yo misma participé en aquel proyecto.

Sin embargo, un día cometimos la desfachatez de hacer una prueba práctica demasiado pronto. Uno de nuestros sujetos, a quien llamamos sujeto X,  le asignamos el virus. El proyecto no salió demasiado bien, no era lo que habíamos previsto. El sujeto X comenzó a experimentar extraños cambios en su carácter y en sus habilidades. Solo unos pocos lograron salir de aquel laboratorio con la dosis de control. Pero en el fondo todos estábamos infectados, así que no había manera de evitarlo. No sabemos lo que le ocurrió al Sujeto X, debe de estar aún pudriéndose entre los cadáveres.

El virus se expandió poco a poco a determinado tipo de personas. La gente lo empezó a contraer hasta que se convirtió en una epidemia, miles de personas murieron de manera catastrófica.

Al fin, y para salvación de todos, apareció una vacuna que prevenía a todo aquel que no estaba contagiado. ¿Por casualidad alguno de tus amigos no habrá ido a vacunarse un día por la gripe C, verdad? La gente decía que era un virus leve como los típicos, una pequeña gripe -cuyo nombre falsificamos-, que lo contraían los animales. Todo para no sembrar el caos. A todos nos inyectaron la “vacuna”, pero los ya contraídos por el Virus PxP no tenían escapatoria.

Nos unimos todos juntos, en un mismo lugar aislado de la humanidad, y decidimos crear nuestra propia sociedad para poder sobrevivir, la que llamamos la Unión PxP.


Alliare paró de hablar. Dio un sorbo a la taza de café, y me enfocó con sus ojos azules.

-…Y fin del relato. El resto te lo contarán otro día. Ahora te tengo que decir algo: Nadie sabe tu nombre real, ni lo sabrá nunca más. Para mi familia y amigos, yo estoy muerta al igual que el resto de personas que murieron en aquella explosión en el centro comercial. Para la tuya, igual. Nadie sobrevivió al incendio de media Torres, por lo que ahora debes adoptar otro nombre. Te llamarás Mustal, digas lo que digas. No hablarás de tu anterior nombre ni de tus anteriores conocidos. No hablarás de nadie. Nuestra identidad, al igual que la de todos nosotros, es secreta. Puedes retirarte.

Me levanté y aparté la silla. Antes de abrir la puerta, Alliare volvió a hablarme.

-Acostúmbrate a ésta nueva vida, Mustal.

Y salí.
« Última modificación: 06 de Enero de 2013, 01:41:20 pm por Acid Citric »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #7 en: 26 de Octubre de 2012, 05:45:28 pm »
Unos decís que voy rápido, y otros, que voy lento, pero a decir verdad me apetece publicar un capi. Generosidad de mi parte :D



~Capítulo 7~


Nada más salir por la puerta percaté la presencia de Yuri en el pasillo.

-¿Te has parado a escuchar toda la conversación? –Le pregunté.

-Más o menos. A mí me contaron la misma charla, no te preocupes. Aunque a mí me lo contó Maestro Arena, en vez de Alliare. ¿La has enfadado o algo? ¿Estaba de mal humor?

-No, estaba seria, tomándose un café.

-Oh, eso significa que no era un mal día. –Dijo Yuri sonriente- Venga, vamos a la sala común.

Bajamos por las escaleras del hospital abandonando el despacho de Alliare. Salimos de la planta de medicina y vi como era aquel sitio fuera de los ojos de los médicos: Otro pasillo idéntico al anterior. Lo único que cambiaba era el ambiente, ya no era tan pulcro como antes. Ya no olía a menta y medicamentos. Ahora era el olor y aire normal de un lugar como cualquiera.

Atravesamos otro pasillo, lleno de habitaciones y otros pasillos laberínticos. Parecía una tela de araña que nunca se acababa. Al fin, llegamos a una enorme sala.
Estaba decorada con mármol negro y paredes de ébano. Brillaba con las luces encendidas y las luces de las ventanas, por lo que el ambiente no parecía tan lúgubre. Una mesa de gran tamaño se encontraba en medio. Sofás y sillas estaban dispersados por la sala. Otra escalera se encontraba en paralelo al lado de Yuri y mío, donde también entraban en ocasiones algunos miembros de la PxP.

Acompañé a Yuri, quien se acomodó en un sofá como si nada y sacó un bollo de su bolsillo como si se tratase de una rutina diaria.

Se nos acercó una chica alta y rubia, quien llevaba gafas.

-Hola, Yuri. Veo que ya has vuelto de Torres, ¿qué tal te fue? –Dijo la muchacha.

-Jé, traje un trofeo para mis logros –Dijo Yuri señalándome- Le localicé yo, pero fue Mystrace, o Tobi como le llamamos siempre –aclaró-  el descerebrado que decidió meter una bomba al instituto.

-¿No fue a.vader?

-Fuese quien fuese, MerúM, a.vader o Mystrace, siempre hay un loco al cargo de las bombas, tenemos un gusto pésimo. Pero ya sabes como es Mystrace y su haxería, pura suerte que no matase a todos.

-Vaya tonterías. Se lo podría haber cargado. –La chica se dirigió a mí- Por cierto, mi nombre es Tula. Algún problema y me avisas.

Yuri  se volvió a dirigir a mí.

-Como ves, la gente nueva en la PxP no abunda demasiado. Tu llegada nos ha movido un poco a todos.

 -Meh. Bueno, creo que no tengo que enseñarte ninguna instalación más por el estilo… ah, bueno, sí. –Yuri señaló las escaleras frente a nosotros- Primera puerta a la derecha: los baños. No nos gusta que la gente se cague en el sofá. Voy a buscar a Daloz y a Raruto, hasta luego.

Me quedé en el sofá, contemplando lo que pasaba a mí alrededor. Gente de todos los aspectos y edades posibles charlando. Noté una presión en el cojín, un cosquilleo en el cuerpo, era una sensación agradable y ya conocida. La presión aumentó más en el cojín, hasta que ya no pude aguantarlo más.

…Y el pedo salió como un soplo de primavera.

La sala se quedó ligeramente en silencio, algunos me miraron, y otros seguían hablando. Los que me miraron volvieron a sus conversaciones. Excepto una voz que me susurró al oído.

-Guarro.

Tal susto me pegué que salté del sofá. Era Tula.

-¿Cuánto tiempo llevas aquí? –Dije asustado.

-Lo suficiente como para oler el pedo en vivo. –Me dijo seriamente.-No te preocupes. A veces me da por observar a la gente. Anda, siéntate, que no muerdo.

-Ah… -Murmuré mientras me acomodaba en el asiento de nuevo.

-Dime, ¿has obtenido ya los resultados de tu poder?

-¿Mi qué?

-Pensaba que ya te lo explicaron, o eso escuché desde la clínica de la Dostora Girly. El virus, poder, lo que quieras llamarlo.

<<Hostias, iba en serio con lo de vigilar…>>

-Te aburres mucho como para vigilarme… No, no lo he descubierto.

-No es que me aburra, y tampoco te vigilo, no me malinterpretes, es que hay poca novedad –Protestó- Pues descúbrelo pronto. Están haciendo apuestas. Yo digo que sabrás leer la mente. Eso es perfecto para los interrogatorios. He apostado contra Baru y lo del agua y tal. ¿Ni siquiera has logrado que se muestre una mínima parte del virus ni nada? Una mínima pista tornaría las apuestas.

-No… ¡qué pesados con las apuestas!

-Lo de Torres nos revolucionó un poco. -Asintió Tula con una sonrisa- Estábamos tan aburridos que necesitábamos rellenar el tiempo. Eran tus apuestas o la de los PxP Awards. Y esas nos las cerró un Moderador para no alterar los votos… -Tula suspiró- Debes de estar muy aburrido, ¿Te apetece ver El Invernadero?

-¿Qué es eso? –Pregunté.

-Ah, bueno, ya lo verás. Seguro que te gusta. ¿Vienes o no?

Me levanté y asentí. Aunque no supiese a donde íbamos, me apetecía moverme por algún lado.

-Me da la impresión de que me vas a necesitar dentro de poco… -dijo Tula mientras subíamos las escaleras.

-A ti y a todo el mundo… -Murmuré a mis adentros.



Me daba un poco de pereza escribir hoy, espero que no os haya parecido muy soso  -.-"
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #8 en: 29 de Octubre de 2012, 06:00:00 pm »
Hoy publico capi, pero aclaro que no vuelvo a publicar capítulo hasta principios de noviembre debido a un viaje de puente...



~Capítulo 8~


Tula me llevó entre los pasillos y puertas de la PxP. Todo aquello parecía un enorme laboratorio, solo que no tan frío. El suelo era de mármol negro totalmente liso, las paredes, azabaches con tonos luminosos. El pasillo estaba totalmente iluminado debido a las múltiples ventanas que asomaban en su interior, con luz que daba del exterior. Me fijé en una de las ventanas y en el mundo de fuera: Estábamos en un ambiente montañoso. Varios bosques se veían en el horizonte, y, muy cerca de nosotros, un lago de gran tamaño emergía desde todos los lados. Debíamos de estar en una especie de isla.

-¿Dónde estamos? –Le pregunté a Tula.

-En una zona muy aislada, por los Alpes aproximadamente. La zona se evacuó hace bastantes años por el virus de “la gripe C”, o, mejor dicho, el virus PxP. Cuando se quedó vacío, se estableció un radio de aislamiento con una pequeña ayuda del gobierno europeo, y aquí estamos. Aislados y felices. –Comentó Tula sin darle la menor importancia.

“Y tan felices…”

Seguimos andando un buen rato entre pasillos y puertas. Subimos escaleras, las bajamos, torcimos varias veces. Me daba la sensación de que hasta Tula estaba desorientada.

-¿Tan grande es este sitio?

-No, es que pusieron El Invernadero en la otra punta de la sala común. No es grande, sino enrevesado.  Cuando conozcas el sitio un poco más, verás que todo está perfectísimamente organizado.

Seguimos andando por los variados pasillos. De vez en cuando nos cruzábamos con algún usuario que saludaba con un “Hola, Tula”. Debía ser una miembra célebre en la PxP como para que la conociesen tanto.

Al fin, llegamos a un último pasillo. El color negro había desaparecido, y en su lugar estaba todo con tonos blancos y anaranjados. El suelo no era de baldosas, sino como si fuese una larga moqueta de color beis. A diferencia de los otros pasillos, este estaba bastante más iluminado y alegre a pesar de la ausencia de ventanas.

Una puerta blindada esperaba al final del pasillo. Había un cuadro tejido a ganchillo que decía “Invernadero de la Unión”. El contraste entre blindado y el cuadro me hicieron cierta gracia.

-¿Eso lo hiciste tú? –Le pregunté.

-Em… sí, pero es que quería poner algo bonito que señalase el sitio. Cualquiera que vea la puerta blindada podría pensar que esto es una celda o alberga algo radiactivo.

-¿Y porqué está blindada?

-Dentro, contenemos varios brotes del virus PxP en experimento. Los animales experimentales que no lo han contraído aún, o al menos los que están libres por el invernadero, pero los que sí experimentamos se encuentran en las plantas químicas. No queremos que se trasmita por si hay algún error en los químicos que empleamos en ocasiones.

-¿Experimentáis con animales? –Pregunté sorprendido.

-Por supuesto. –Afirmó mientras hurgaba en su bolsillo- Somos una sociedad, todos con un mismo virus,  destinados a morir pronto, ¿y no intentamos alcanzar la cura? Por favor…

Tula sacó una llave de su bolsillo. Una simple llave bañada en pan de oro. Del tamaño un dedo pulgar. La insertó en la enorme puerta blindada, y giró tres veces el cerrojo. La puerta se abrió con un chirrido lento, como si no la hubiesen abierto desde hace años.

El interior me sorprendió.

Había árboles y flores por todas partes, como si fuese un gigantesco bosque. Superaba, con creces, el tamaño de la sala común. Estaba dividido en pequeñas calles empedradas y zonas con césped y árboles. Arriba del todo, había una gran cúpula de cristal dividida en octógonos, donde se filtraban los rayos del sol y entraba mucha más iluminación que el resto del edificio.  Flores de todos los colores y plantas nunca vistas habitaban en muchos jardines.

-No me… esperaba esto. –Murmuré.

-Me alegra que te guste… -Tula parecía satisfecha- ¿Por qué te gusta, no?

-Sí, sí… me gusta.

-Perfecto. –Seguimos andando por las calles empedradas- El Invernadero lo fundé hace un par de años, cuando se me ocurrió la idea de tener un lugar más o menos… alegre. Podemos plantar verdura de todo tipo, y, además, sirve para dar cobijo a los animales sanos. Siempre hay alguien que está cuidándolo, en todo momento. Sea para ayudar a las despensas o para experimentar con el virus. Por trabajo, o porque le gusta hacerlo. Hay que admitir que es un sitio alegre comparado con las paredes y suelos negros de la PxP. Eso me recuerda…
Tula dio unos cuantos pasos adelante y llamó a un tal “Isma”. No tan alto como hizo la Dostora Girly, pero sí lo suficiente como para oírse por el invernadero.
Al fin, tras un rato, apareció un muchacho de pelo castaño y ojos marrones. Tula se dispuso a presentarle.

-Mustal, este es Isma, miembro de la PxP. Suele estar por aquí muchas veces por gusto junto a su animal de compañía. Isma, este es Mustal, nuevo miembro en la PxP.

-Hola… -Me dijo Isma antes de girarse a Tula- No es un animal de compañía, es un Guilmon.

-Guilmon… dragón… lagarto rojo… Llámalo como quieras, estamos un poco hartos de decírtelo: No es un Digimon.

-¿Cómo que no? –Silbó a los aires- ¡Guilmon, ven aquí!

Entre los diversos árboles del jardín de mi izquierda apareció una especie de lagarto grande, de colores rojos y curiosas manchas negras. Lo cierto es que sí recordaba un Guilmon.

-No te asustes. Es uno de los… -Tula se pausó- …Animales, con los que trabajamos con el virus PxP. Contiene un tipo de virus muy básico, y nada peligroso, por lo que está tan a salvo como todos los miembros. Está confirmado. Lo encontramos en el desierto de Australia. Pensamos que es una variante del dragón de comodo, pero es demasiado extraño para eso. Algunos piensan que es un dragón, y otros, que es un Digimon.

-¡Guilmon quiere pan! –Aulló el lagarto con voz tenue.

-¡Está hablando! –Me sobresalté.

-Parte de lo causado con el virus, ¿Curioso, no? –Tula se rió mientras andábamos- El tipo de virus que contrajo ayuda a la mente de Guilmon, (que así es como le ha llamado Isma) a expandirse. Puede hablar y tiene algunas dotes humanas. También escupe fuego, pero pensamos que eso venía con su especie.

Paramos en un enorme jardín, donde nos adentramos en él alrededor de los muchos tipos de plantas en la tierra. Llegamos a un enorme pino. Era de mayor tamaño que todos los árboles del lugar, y el tronco era de un grosor extremo. Parecía una secuoya de no ser por el aspecto de pino. Muchas flores asomaban entre la hierba, y algunos animales de bosque descansaban bajo la gran sombra del árbol.

-Éste es el Pino Corazón. Es el centro de toda la Guardería. –Comentó Isma- ¿A que mola?

-Sus frutos son  bastante beneficiosos y curan enfermedades, por no decir que su jugo participa en la elaboración de la dosis para el virus PxP. Este es uno de los motivos por el que se eligió este lugar para la PxP. El bosque del fondo es un enorme bosque con Pinos Corazón en él. Es uno de los árboles más extraños del mundo, y necesarios para nuestra supervivencia. –Me describió Tula.

Observé el Pino. Desprendía un calor extraño, y a la vez agradable, como el de un hogar. Noté el latido de mi corazón, rápido y acelerado, como si algo estuviese nervioso por algo.  La cabeza comenzó a dolerme. D Unas ráfagas de viento leves se levantaron entre los jardines, con las hojas y flores del Pino moviéndose a su ritmo.

De repente, el viento se intensificó poco a poco, y el ritmo comenzó a ir más deprisa, mientras que las aves y animales de bosque, alborotados, iban de un lado para otro como si huyesen de algo invisible. Las pupilas de Guilmon se contrajeron hasta quedar casi insignificantes tras el iris amarillo, e Isma estaba casi igual. Tula estaba mirando todo, nerviosa.

Mi corazón comenzó a latir más y más fuerte, y comencé a ver doble todo. La cabeza me iba a explotar.

Al fin, el viento cesó, y caí el suelo empedrado, inconsciente.




*Graveyard agonizando por el enorme Gary Stu que he cometido*
haber si me muero

Pokeshark

  • Gurú Pokémon
  • ****
  • Mensajes: 3197
  • Karma: +8/-1
  • Wait and hope
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Séptimo aniversario Sexto aniversario Nivel 6
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #9 en: 02 de Noviembre de 2012, 10:48:16 pm »
Citar
Si estás leyendo esto, significa que Pokeshark ha entrado en mi cuenta y me ha robado el capi.... ¡Ladrón, matadle! (?)
Nah, le pedí permiso para publicarlo por mí. Volveré mañana (sábado) ;D

Capi medianamente informal,  pero también revela un poco de info *cof* Girly *cof*

~Capítulo 9~


…Y otra vez en la cama de hospital.

Lo primero que vi, fue el rostro dulce y siniestro de la Dostora Girly. Esta vez, no iba con la sierra sangrante en sus manos.

-Te dije, que cuando comenzases a sentir algo me avisases… -Me mencionó mientras preparaba una inyección.

-Es que no noté nada.

-Eso dicen todos… ¿Pero a que notaste que se te elevaba el pulso? –Girly parecía molesta.

-Sí, pero…

-¡…Ababababa! ¡Pero nada! Sentiste algo y eso es señal. La próxima vez, me llamas.

Percibí la presencia de varios miembros de la PxP a mi lado. Isma permanecía sentado en una silla, mirándome fijamente. Guilmon hacía justo lo mismo como si se tratase de una curiosa conexión invisible. Ambos me observaban sin parpadear, la escena era incómoda. A mi izquierda, vi que Tula estaba revisándolo todo, y me echaba algunas miradas de vez en cuando.

-¿Alguno quiere pizza? –Anunció Girly mientras abría una caja de cartón, que descansaba en la mesa de pruebas- Pizza clásica, bacon y queso.

-No, gracias… -Murmuró Tula.

-¡Yo sí quiero! –Pidió Isma, feliz.

-¡Guilmon quiere pan!

Girly se acercó a mi camilla con el trozo de pizza en sus manos. Estaba mordisqueándola. Se quedó un buen rato mirándome a los ojos, segundos y segundos, mientras mascaba el trozo. Se me hacía incómodo el contacto visual con ella. Girly estaba totalmente seria. La sala, en silencio. Solo se escuchaba el constante sonido de la boca de la Dostora, masticando, mientras me miraba con una seriedad fría y calculadora.

-Y… -Girly seguía mirándome- ¿..tú no quieres pizza?

“Definitivamente, esta tía debe de tener algo en la cabeza…” –Pensé.

-No, no tengo apetito.

El rostro de Girly permaneció de piedra, pero noté, que poco poco, se iba poniendo rojo de ira. Al fin, la bomba estalló.

-¡NUNCA TENÉIS APETITO! Te caes convulsionando en pleno invernadero, con el pulso altísimo, ¡Y LUEGO NO QUIERES PIZZA! ¡TODOS DECÍS LO MISMO! “NO QUIERO LA PIZZA DE GIRLY”

Isma y Tula se precipitaron hacia la doctora a tranquilizarla.

-Pero yo si quiero pizza, Girly, ¡mira! –Contestó Isma sobreactuando- ¡Ñaaaam…. Qué rica está… ñamñamñam…!-Una gota de sudor le recorría en la frente.

-Girly, tranquila. No tiene apetito, su estómago está revuelto, es normal que Mustal no quiera comer. –Dijo Tula mientras se esforzaba por esbozar una sonrisa y parecer alegre.

Girly les miró con enfado, se levantó, tiró el trozo de pizza al suelo, y se fue furiosa de la sala. Isma y Tula permanecieron de piedra, con los ojos como platos.

-Deberías haber aceptado. –Murmuró Isma mientras se iba con Guilmon. –Casi despiertas al dragón.

-Verás, cuando Girly se enfada… pueden ocurrir cosas catastróficas. –Añadió Tula- Ha sido suerte que no haya cogido la sierra en ese momento. No es un enfado normal, cuando Girly se enfada, se vuelve… sobrenatural.

-¿Cómo? –Me preguntaba hasta donde podía llegar el enfado de una persona.

-…Sobrenatural. –Añadió Isma con tono enigmático.

Isma y Tula se levantaron de sus respectivas sillas. Tula se fue directamente, Isma, la siguió, pero titubeó al ver el trozo de pizza de Girly en el suelo. Guilmon lo olisqueó y se fue junto a su compañero. Nada más salir, entraron otras dos visitas. Hacía tiempo que no les veía la cara: Vestido con bata de enfermero, venía Warrior, a quien fue la primera vez a quien le vi la cara por primera vez: Idéntica a la de una persona normal con pelo castaño oscuro corto. Iba acompañado por Tobi, quien venía vestido como la última vez que le vi: Totalmente de negro, con camiseta y pantalones de batalla.

-Los gritos se escuchaban desde la sala común, ¿qué se supone que has hecho? –Me preguntó Tobi.

-Lo de siempre. Girly se pone furiosa si no le aceptan la pizza. A todos nos ha pasado.-Añadió Warrior.

-¿Cómo que “nos” ha pasado? –Pregunté.

-Lo que has sentido en el Invernadero ha sido una de las primeras manifestaciones de tu “habilidad”, es decir, el síntoma y tipo exacto de virus PxP que has contraído.  Tu organismo se está organizando y acostumbrando a los efectos. Usualmente, hay un cambio suave: Comienzas a sentir mareos… te notas agitado… la boca te sabe a hierro… -Me explicó Warrior.

-...Otras, suele ser un cambio brusco, como me pasó a mí, ¿te acuerdas, Warrior? –Dijo Tobi, sonriente.

-Sí, aquel día, tuviste suerte de no enfadar a la Dostora.

-Un buen trozo de pizza no viene mal nunca, por poco apetito que tengas. –Ambos rieron- …Bueno, continuo, en ocasiones, tu organismo va a un cambio brusco: El pulso se te acelera, se te pueden bloquear las vías respiratorias… convulsionas… Caes inconsciente.  Ha habido casos de gente muerta debido a esos cambios bruscos, por eso, nunca os dejamos a los nuevos caminar solos por la PxP. Si Alliare se encuentra un muerto por el pasillo como si nada, nos mata.

-Tula e Isma te llevaron fuera del centro y llamaron a la Dostora Girly. Aparte, te mantuvieron un poco hasta que llegaron los recursos médicos. –Dijo Warrior.

-¿Cómo que me mantuvieron? Si sólo me desmayé.

-Em… bueno… el organismo actúa igualmente aunque no sepas lo que ocurre, a lo mejor no eras consciente y todo lo ocurrido pasó demasiado rápido como para darte cuenta mientras delirabas. Según Isma, después de eso te entró una hemorragia por la nariz y la boca. Comenzaste a escupir sangre y te salían chorritos por la nariz a lo loco. Los ojos se te pusieron en blanco… y por fin paraste. Cuando llegué, parecía una escena de asesinato.

-¿Desde cuando Tula e Isma saben Primeros Auxilios?

-Si uno quiere, puede ser instruido en la PxP para lo necesario. Medicina… caza y recolección… hay un jefe de departamento para todo eso. La jefa del departamento de medicina, como dijeron, es Alliare. El de caza y recolección, Raistlin. El de batalla: Maestro Arena… etcétera. Todos son instruidos y dirigidos por nuestro Administrador, Melkor. –Me explicó Warrior.

Sí era verdad lo que me dijeron, la PxP estaba bastante bien organizada.
-Observé que Girly se había dejado su sierra sangrante de la última vez en la habitación. Un escalofrío siniestro me recorrió por el cuerpo mientras pensaba qué ocurriría si no estuviese alguien delante cuando la enfadase algún día.

…Mejor no pensarlo.

--------

Cita eso con el código y ta, cita incluidal, y lo pegas en el fic. Publícalo el Viernes

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #10 en: 06 de Noviembre de 2012, 06:38:58 pm »
~Capítulo 10~



Aquel día, la Dostora Girly estaba de buen humor.

Aún no entendía el porqué no me habían dado habitación propia en la Unión. Aquel día, descansaba en la cama de hospital por sano que estuviese.

-No estoy enfermo, se me han curado todas las quemaduras. –Protesté.

-Da igual, la gente nueva se queda en el hospital hasta que por fin el virus PxP esté controlado. No puedes andar por ahí sin el riesgo de que te de un ataque epiléptico. –Replicó la Dostora Girly –¡He pedido pizza! –Su rostro se convirtió en una máscara fría y oscura- ¿Quieres pizza, Mustal?

Asustaba. Me tenía que disfrazar de Girly en Halloween. A pesar de todo, tenía hambre.

-Sí, la verdad es que sí –Repliqué aturdido.

Girly volvió a su rostro alegre e inocente.

-¡Bien! ¿De qué la quieres? ¿Barbacoa o Hawaiana? ¡He pedido de las dos! –Dijo Girly yendo hacia las cajas de cartón que reposaban en la mesa.

Lo cierto es que no me gustaba ni la barbacoa ni la Hawaiana, pero con tal de no despertar al dragón, asentí y cogí de la barbacoa. Estaba caliente. Le di un mordisco.

-Bueno, lo que te mencionaba –Habló Girly sosteniendo el trozo de pizza- No puedes caminar por los pasillos sin nadie que te acompañe en estos momentos. En un par de días te asignaran tu habitación, cuando el riesgo de muerte esté controlado. Además, a lo mejor tenemos que revisarte alguna prueba.
-¿No está claro aún el tipo de virus?

-No, y además Baru ha cambiado su apuesta, vaya tramposo… -Dijo Girly mientras mordía la pizza. – Yo sigo pensando que está claro: Vas a salir como CPU, curando heridas. Se te ve en la cara y todo. –Girly dejó la corteza de la pizza junto a la caja. –Eso me recuerda que en breves CPU vendrá a hacerte una revisión, por lo ocurrido ayer, ya me entiendes.

Girly se fue de la clínica a paso lento. En unos minutos, vino CPU como me dijo la dostora. Vestía la típica bata de hospital y la placa de Moderador. Iba acompañado de Warrior y de Mystrace.

-Hola, Mustal. Parece ser que tuviste un pequeño incidente en el Invernadero. –Saludó CPU- Antes de nada, estos son Warrior y Mystrace, creo que ya les conoces.

-Sí, sí, ya me contaron que es normal entre la gente.  La Dostora Girly me contó que vendrías a revisarme.

-Más o menos, sí. Aún tienes algunas contusiones, así que ponte de pie. Warrior, mira a ver si hay alteraciones en los músculos y huesos. Tobi, tráeme un trozo de pizza, hawaiana a ser posible. –Pidió CPU.-Quítate la camisa, anda.
Me incomodaba la sensación de dos personas tocándome la espalda y las piernas una y otra vez. Parecía una especie de masaje, pero en algunos puntos me dolía bastante.

-Anoche tuve una reunión con el Staff. Vaya lío que se montó.  –Contó CPU a sus acompañantes.

-¿Qué pasó? –Preguntó Tobi- ¿Otra vez Arena y Alliare?

-Sí. Últimamente están algo enfrentados, de no ser por Melkor, casi terminamos a hostias. –Mencionó CPU. –Tenían opiniones muy distintas en cuanto a la clase de castigo ante los trolls y los floodeadores. Arena decía que les encierren un periodo de tiempo para que madurasen. Alliare reclamaba que les exiliasen con tres dosis para que la PxP no se llenase de ellos. La discusión duró casi dos horas hasta que Melkor calló a todos.

-Yo también los he visto un poco picados de vez en cuando en la sala común, discuten un poco, debaten…–Murmuró Mystrace- Pero no como para liarse a hostias. El Staff es más civilizado supongo.

-No nos conoces entonces… -Rió CPU.

-A ver, mira a ver si te duele aquí. –Me dijo Warrior mientras que aquellos dos hablaban sobre el Staff.

Una fuerte presión se inició en mi hombro, que comenzó a dolerme. La presión amainó.

-Sí, sí, un poco.

CPU y Tobi siguieron hablando, pero el tema era de menos importancia: La pizza hawaiana estaba más sabrosa que la barbacoa.

-¿Y aquí? –Me contestó Warrior iniciando la presión más abajo, en la espalda.

-Solo un picor.

-Pues bien, ya hemos terminado por hoy. –Anunció Warrior- Yo me voy.

CPU y Mystrace se fueron junto a Warrior, y por fin me sentí cómodo en la clínica. Me levanté de la camilla y me moví ligeramente por la habitación.

-Maldito Warrior, casi me aplasta la espalda… -Me dije mientras me rascaba- ...Menudas manazas tiene que tener para hacer eso.

Me fijé en la ventana a mi izquierda. La última vez no le di importancia debido a las persianas cerradas, pero en esta ocasión pude ver el alrededor del edificio. La lluvia empañaba los cristales y las gotas estrelladas en el cristal distorsionaban la escena pero no me costaba verlo todo.

En aquel paraje montañoso, estaba lloviendo fuertemente. El final del lago se vislumbraba al fondo del horizonte, y miles de gotitas creaban ondas al caer en él. Al fondo, un extenso bosque de pinos, todo cubierto de una capa gris de nubes. La lluvia era casi torrencial, y el silbido de la lluvia se escuchaba desde la habitación.
Por lo que parecía, la planta de enfermería debía de estar en el segundo o tercer piso. No logré ver el suelo del todo bien, pero podía afirmar que el propio edificio no se erigía por el agua.

Me acordé de las leves lluvias de Torres. Recuerdos y recuerdos llegaron a mi cabeza con una simple lluvia. Los cristales empañados de mi casa, el agua cayendo en mi cara cuando iba al instituto… Los paraguas abiertos por las calles. Y todo ardió en llamas. Todo parecía haber pasado ayer. Y sin embargo, ahora me encontraba aislado, sin conocer a nadie, en un lugar desconocido para mí, sin poder volver a casa. Todo ardió por mi culpa, por mi existencia.

Me acordé de muchas caras: Mis padres, tan serios como siempre. Mi hermano, dispuesto siempre a ayudarme. Edu y Alex, siempre junto a mí. E incluso recordé a Mireya, aquella dibujante que siempre parecía estar de coña al hablar. Todos muertos por la PxP.

Quería volver a casa, pero nadie podía volver, ya no tenía hogar.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #11 en: 09 de Noviembre de 2012, 05:36:55 pm »
Mira que sois pesados ¬¬ Hasta el lunes o el martes no volváis a poneros cansinos por un capi xD

~Capítulo 11~



Yuri se lanzó al sofá en media sala común

-¡Daloz, aparta! –Dijo en pleno vuelo.

Todos los miembros de la sala común vieron como Yuri se estrellaba encima de Daloz. Algunas risas resonaron al fondo, mientras otros miraban expectantes. Raruto entre ellos, reía a carcajadas.

-Anda, quita… -Murmuraba Daloz mientras intentaba levantarse, con Yuri encima.

Nos acomodamos en el sofá con un Raruto acoplado incluido. La sala estaba abarrotada como pasaba algunos días,  y costaba un tanto respirar en aquel ambiente, pero no había muchos sitios para sentarse y no hacer nada en la PxP, ninguno mejor que una de las varias salas comunes distribuidas por el edificio. La sala del ala sur era la preferida de Yuri, a pesar de que todas fuesen iguales.

-Tengo entendido que una muchacha danesa se ha incorporado en la PxP, ¿no? –Preguntó Yuri.

-Eso parece. Se hace llamar Yanira, y te aseguro que está buenísima. –Comentó Raruto.

-¿Danesa? Qué curioso… ¿Tan buena está? -Habló Daloz.

La incorporación de nuevos miembros en la PxP a veces era usual y otras no, pero no todos eran de España, sino que la Unión acogía a gente de todos los países que fueron contraídos por el virus. Yuri lo sabía muy en el fondo, él mismo había vivido en Alemania bastante tiempo, y se había familiarizado con ella.

-Que sí, que sí… -Hablaba Raruto entre risas- Cuando la veáis ya veréis como sabéis de quien os hablo. Es una tía con el pelo negro y largo, con los ojos marrones.

Seguimos hablando unos minutos más de otros temas más clásicos, los típicos temas que incluyes cuando no hay ninguna novedad: El que si la nunca parará la lluvia, donde Daloz propuso poner a Raruto a bailar la danza de la lluvia a ver si se iba, o el que si qué tal el entrenamiento, o si el Guilmon de Isma era realmente un Digimon.

-…Yo te digo que es un dragón de comodo de Austra…-La voz de Yuri se interrumpió por el sonido del altavoz. La voz de Maestro Arena retumbó en la sala común.
-Atención, todos los miembros del grupo Fallen Leaves, que vengan a mi despacho. Se reclama su presencia a todos, o al menos a la mayoría. –El altavoz se apagó.

-Ha dicho a la mayoría, por lo que yo me quedo aquí. –Mencionó Raruto en el sofá.

-Ahí te quedas pues…

Yuri y Daloz se levantaron a la vez, dejando a Raruto en la sala común. Subieron las escaleras y cruzaron pasillos, todos iguales con las mismas paredes negras y rojizas.

-Oye… -preguntó Yuri- … ¿Cómo se va al despacho de Arena?

-¿Y a mí que me preguntas? –Daloz parecía sorprendido- Yo te estaba siguiendo a ti.

-Bueno, creo que era torciendo a la izquierda y luego dos veces a la derecha por el pasillo… -Yuri estaba confuso.

Al fin, llegamos a unas puertas blancas ribeteadas de rojo.

“Despacho de Raistlin”

-Em… -Murmuró Daloz. -¿Qué coño hacemos en el despacho de éste?

-Ya, ya, media vuelta…

Les costó una hora y media hora llegar al despacho de Arena. Búsquedas infructuosas les llevaron a  los despachos de M Dragon y de Javi, recorriendo de un lado a otro la PxP. Al fin, encontraron la escalera que llevaba al despacho.

-¡Esperadme, cabrones! –Se escuchó la voz de Tobi al fondo. No era el único que llegaba tarde.

-¡Es Tobi! ¡Corre, Daloz!

Subieron las escaleras de dos en dos con velocidad y abrieron la puerta del despacho sin más. Yuri se apoyó en la puerta y la cerró mientras daba un suspiro de alivio. Ahí se encontraban Arena y todos los Fallen Leaves, excepto Tobi, quien aporreaba la puerta con locura.

-Llegáis tarde… -Anunció Arena sentado en su sillón.

-¡Cabrones! ¡Esperadme y abrid! –Gritaba Mystrace desde fuera.

-¿Le abrimos? –Preguntó Raruto.

-Sí, dejadle pasar si eso… -Dijo Arena sin interés.

Yuri abrió la puerta y dejó pasar a Tobi, con el sudor en el pelo y la piel, quien le recibió con una mirada fría.

Maestro Arena era el jefe de batallas de la PxP, quien se encargaba de la organización de las tropas enviadas a las ciudades, a recoger gente, o ante algunos conflictos mayores de la PxP. Aquel día, llevaba puesta una camisa blanca con corbata y unos vaqueros azules como alguien normal. Tenía el pelo rubio y corto, los ojos, marrones con una mirada serena y a la vez firme. Aquella mirada nos enfocaba a todos en la sala. Arena suspiró.

-Una hora y media esperándoos… No tenéis remedio. Bien, voy a lo siguiente: Han aparecido señales nuevas del virus PxP. Como sabéis, el virus tarda un tiempo indefinido dependiendo del organismo del portador, por lo que la cantidad de portadores es desconocida. Siento haceros trabajar en fin de semana, pero esas son las reglas.

-Así pues, me dispongo a lo siguiente:  Kronos y Vicky, os envío a Australia.

-Siempre he querido ver las playas de Australia. –Vicky parecía contenta.

-No, no, os envío a Australia central, a la zona del desierto. Allí, en una pequeña aldea llamada Windersday, un joven de dieciséis años ha sido localizado con el virus.

-Oh… -La sonrisa de Vicky desvaneció.

-Prosigo: Flyne y Mystrace, a vosotros os envío a Moscú, Rusia. Una niña de seis años ha caído inconsciente en plena calle sin motivo alguno, y los médicos no dicen nada. Hemos recibido un informe de que es portadora.  –Dijo Arena. Ambos asintieron.- Wolf, Kyoru y Poker, vosotros dos podéis descansar, con estos ya es suficiente. Os llamaré para otra ocasión.

-Finalizo con vosotros: Raruto, Yuri y Dalozfer, vosotros iréis a Londres, a por otra joven. La muchacha tiene once años y se ha descubierto que tiene el virus, además, ya lo ha dado a conocer con algunos signos. Tenemos que analizarla.
Todos asentimos ante Arena.

-Tenéis los aviones y algún refuerzo fuera, en el ala este de la PxP. Cada avión va a vuestro respectivo destino y aterrizará en una base que nos ha proporcionado el gobierno. Suerte.

Todos salimos de la sala y nos dirigimos al ala este de la PxP. Yuri se asomó a la ventana cercana: Seguía lloviendo.

-Bueno, al menos veremos canguros… -Decía Kronos con ironía.

-¿Qué importa el desierto o el polo norte? Aún me acuerdo cuando me enviaron a la selva de Brasil a por un crío, quien murió a los pocos días por el virus. Un viaje en vano, y encima estuve ingresado dos semanas por picadura de arañas, ya podrían haber enviado a otro, que casi arriesgo mi vida… –Flyne  estaba aburrido mientras andábamos- Lo que quiero decir es que el desierto australiano no tiene mucho de peligroso, solo que es aburrido de cojones y hace calor.  –Contestó.

-Me da igual. Vosotros vais a Londres y a Moscú, allí hay actividad y hace fresquito, nosotros cruzamos medio mundo para pisar un maldito desierto, no es solo calor y aburrimiento. -Replicó Kronos indignado.

Al fin, llegamos al ala este, y a su respectiva parte llena de aviones de combate: Pequeños y negros.

Uno de ellos tenía grabado un uno en blanco, y su piloto les hacía señas a Yuri, a Daloz y a Raruto. Montamos en el avión, que, a pesar del aspecto, sí era lo suficientemente espacioso como para caber hasta cuatro personas entre los asientos y levantarse todos juntos en el mismo avión. Ahí nos esperaba la ropa de batalla: Una camiseta de manga corta y negra, y unos pantalones grises que llegaban hasta las rodillas, con numerosos bolsillos en ellos.

-No sé vosotros, pero Mystrace va a congelarse en Moscú con esta ropa. –Dije a la vez que me ponía la ropa y el avión despegaba de la pista de aterrizaje.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #12 en: 13 de Noviembre de 2012, 09:29:47 pm »
~Capítulo 12~


El viaje duró dos horas.

Yuri se encontraba medio dormido en el asiento del avión, mientras veía que sus compañeros sí habían caído en los brazos del sueño. Daloz dormía silenciosa y disimuladamente, mientras que los ronquidos de Raruto se escuchaban cada medio minuto.

-Nsuprem, ¿cuánto falta?

-Vamos a llegar a Londres en media hora aproximadamente, Yuri. Descansa un rato.

-Creía que los aviones de la PxP eran más rápidos que los típicos. –Yuri bostezó.

-Solo un rumor para hacer como que molamos. Estos son aviones de batalla y viaje, pero no por eso van menos rápido que los típicos. Londres no es el pueblo de al lado.

Nsuprem era una chica de altos vuelos y sabía lo que hacía. En parte le recordó Yuri a Gerania por su afición a volar en avión para ser una chica tan joven. Llevaba un gorro de cuero que le cubría parte de la cabeza y sus respectivas gafas de sol. Llevaba puesta una chaqueta marrón y una bufanda de lana. Un broche con bordado de una llama le adornaba en el hombro izquierdo.

-Si tuviese un dragón, seguro que iríamos tan rápido, ¿no? –Nsuprem río mientras giraba el volante ligeramente.

-Sí… -Yuri se permitió sonreír.- Me pregunto si al Guilmon de Isma le saldrán alas algún día, ¿te lo imaginas?

-Sabes que eso no va a pasar… -Contestó Nsuprem sonriente- Y si pasa, me lo quedo yo, ¡juas!

Yuri se imaginó la cara de Isma si escuchase en ese mismo momento a Nsuprem. Los dos mantuvieron una conversación leve antes de quedarse todo en un silencio hueco. Miró a la ventana de su derecha, sobrevolaban una gran llanura de colores verdes, y de vez en cuando se veía algún pueblo o algún rastro de gente. “Ellos tienen una vida normal” Pensó Yuri. Se encontraban a gran altura, y rozaban las nubes. El cielo estaba encapotado y era ya casi de noche. “Espero que no nos llueva en Londres… “ –Pensó. No se había llevado paraguas.

-…Bueno, al menos no me ha tocado ir a Australia, seguro que Kronos y Vicky van a terminar hasta los cojones de tanto viaje… -Yuri bostezó una vez más antes de dormirse.

Se despertó en la pista de aterrizaje, dentro del avión.  Se encontraba horrorosamente soñoliento y casi a punto de dormirse otra vez. Los párpados le pesaban lo que nunca había visto Yuri. Escuchó una voz remota en su conciencia.

-¿…Le echamos un cubo de agua? –Preguntó una voz similar a la de Daloz.

-No me importaría, pero no quiero que mojéis el avión. Despertadle como os apetezca, os estaré esperando cuando volváis. –Dijo la voz de Nsuprem.
Raruto se acercó y le dio varias tortas suaves en la cara a Yuri.

-Espabila, majete… -Al no surgir efecto, probó a dar más fuerte como buena lógica que debía ser- ¡Espabila, Yuri! –Raruto estaba a preparado para darle una bofetada rellena cuando Yuri reaccionó.

-Que sí, que sí, que ya me despierto… -Dijo Yuri incorporándose.

-Al fin… -Dijo Daloz fuera del avión- …Nos han proporcionado habitación en un hotel suelto por ahí para pasar la noche, vamos.

Nos dirigimos al hotel que nos mencionó Daloz. Estábamos en un barrio de las afueras de Londres vulgar, nada de Big Ben ni el río Tamesis, solo un barrio obrero que podría confundirse con cualquiera de cualquier parte del mundo. Ya era de noche, por lo que la misión debía efectuarse al día siguiente.

-Según la dirección que me ha dado Nsuprem, éste es el hotel. Pasamos la noche aquí, mañana recogemos a la cría esa, y nos vamos. Tengo hambre. –Anunció Daloz.

Entramos y pedimos habitación con los recursos que nos proporcionó la PxP. La habitación era muy humilde, con solo dos camas grises de sábanas raídas y pocos metros cuadrados. Una escasa luz provenía de la ventana enana en la pared, y percibió que no había baño, sino un orinal desgastado. Todo rezumaba polvo. A Yuri le pareció haber visto una cucaracha.

-Pensaba que la PxP nos proporcionaría una suite llena de oro y piedras preciosas. –Dijo Raruto en tono irónico- Cómo se notan los recortes, madre…

-¿Qué mas da? Si nos vamos mañana… -Dijo Yuri mientras observaba el bicho del techo. Tenía el tamaño de un puño- Em… yo me pido la cama de la derecha, y duermo solo.

-¡…Y un huevo, yo no duermo con Daloz!

Tardaron un cuarto de hora en ponerse de acuerdo qué cama ponerse. Descubrieron el agujero lleno de cucarachas junto a la cama izquierda, de manera que Yuri decidió dormir en la derecha con Daloz debido a un chantaje por parte de Raruto.
Al día siguiente, nada más al amanecer, se prepararon para ello.

-Son las seis de la mañana… -Murmuró Daloz frotándose los ojos- ¿…No podemos ponernos más tarde?

-No, ya descansasteis en el avión –Dijo Raruto seriamente- Vamos. La niña vive en el cuarto piso del portal nueve en Oak Street, no muy lejos del hotel. Entremos, y nos la llevamos.

-¿Y los padres? –Preguntó Yuri.

-A las seis de la mañana no hay mucha gente despierta, así que poneos en silencio. Yo entro a la habitación de los padres y vosotros con la cría. Quiero volver a la PxP, y secuestrar niños me hace tanta gracia como a vosotros. –Dijo Raruto abriendo la puerta.

Tras una pequeña caminata por las calles, llegamos al piso referido. Yuri abrió la puerta suavemente con su ganzúa y entraron.

-¿De donde has sacado una ganzúa? –Preguntó Daloz por la casa.

-¿A ti que te importa? Me la conseguí un día y punto.

El piso era pequeño. Encontramos una puerta decorada con toques rosas y un cuadro hecho a ganchillo con motivos rosas y el nombre de “San”.  Daloz y Yuri entraron, pero no se la encontraron dormida.

La niña estaba temblando, arrebujada en un nido de mantas, mirándoles a con unos ojos llorosos. Tenía el pelo rojo, y los ojos grisáceos. Aparentaba la decena de años aproximadamente.

-Tranquila… -Murmuró Daloz en inglés- …No te haremos daño… 

De repente, la voz de Raruto se escuchó en el otro extremo del pasillo.

-¡Tíos! ¡Venid aquí! ¡Ya!

Dejamos a la niña en su nido de mantas en la habitación y nos dirigimos a la habitación de los supuestos padres de la joven con Raruto.  Yuri abrió la puerta. La escena no fue nada cálida.

Yacían en el suelo los dos con la piel pálida, con las mantas estiradas a su alrededor y la mirada muerta hacia el techo. Un hedor horripilante se dispersaba por la sala. Yuri estuvo a punto de vomitar.

-¿Quién ha podido hacer esto? –Preguntó Daloz.

-Ni idea, pero están muertos y la cría sola, tapada y casi llorando en su habitación. Está asustada. No hemos sido los únicos en entrar aquí. –Yuri no sabía quién iba a anticiparse a su llegada.

-Recoged a la niña y vámonos de aquí, esto me da mala espina. –Anunció Raruto mientras se iba por el pasillo.

…Pero fue demasiado tarde. La puerta de la casa se abrió de un portazo y las fuerzas de la policía entraron todas corriendo hacia ellos. Todos gritaban palabras incomprensibles en inglés fluido, y Yuri solo entendió algunas sueltas, pero el significado estaba claro. Uno de los policías abrió la puerta de la niña y llamó a quien debía ser su jefe, el otro, irrumpió en la habitación de los cadáveres gritó otra llamada.

Alguien se acercó al grupo. Uno de los policías. Su voz inglesa se dirigió hacia el grupo mientras les colocaban unas esposas a cada uno.

-Murder and kidnapping… you are arrested. -Dijo.



Murder=Asesinato
Kidnapping=Secuestro
Arrested=Patata
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #13 en: 17 de Noviembre de 2012, 05:21:39 pm »
~Capítulo 13~


Al fin me había librado de aquel horror de habitación en el hospital.

-Bueno… -Decía Girly consultando su cuaderno de notas- Espera un momento, tengo que escribir unas cositas más.

Esperé sentado en la cama de hospital. Ya no llevaba la bata de hospital que llevaban los ingresados ni la ropa que llevé en El Invernadero, llevaba la ropa que me puse el día del bombardeo, la única ropa que conservaba desde la desaparición de mi anterior vida, pero ya no debía pensar en aquello, esa persona ya no existía, murió en el incendio de Torres.

-…Sí, certificado. –Asintió Girly con su cuaderno de notas. Lo giró y me enseñó unos cuantos bocetos y garabatos- ... ¿Te gusta? –La cara alegre de Girly se convirtió en una máscara sombría al decir eso. Luego, volvió a su estado normal- ¡Soy yo, me he dibujado a mí!

…A no ser que Girly tuviese las piernas como palillos de dientes y la cara más grande que su brazo, ese dibujo no se asemejaba mucho a ella. Aun así, asentí con entusiasmo. Girly sonrió y lanzó sin mirar por los aires su cuaderno, que sé estrelló en el cristal de la puerta con un chasquido de hojas.

-Y ahora tus resultados médicos. Tienes un siete, ¡aprobado con notable! –Girly se rio un poco y se quedó más tranquila- Ahora en serio, tu nivel de riesgo ha sido reducido lo suficiente como para poder andar por ahí independientemente y hacer lo que te apetezca. Tendrás un poco de vigilancia aun así, por lo que es recomendable que vayas acompañado, al menos en situaciones generales, por si acaso se nos ha escapado algo. Warrior te acompañará a tu habitación.

Encontré a Warrior en la entrada, con su atuendo clásico de medicina. Me saludó con un gesto de cabeza y nos dirigimos por la telaraña de pasillos dispersos hasta abandonar la planta de medicina por fin. Subimos unas escaleras y cruzamos un par de pasillos, hasta llegar a un sector de plantas que parecían todas habitaciones, similares a las de los hoteles, solo que con un toque más formal. El suelo había cambiado a madera típica y las paredes eran de un marrón oscuro decorado con ventanas y cuadros.

-Ahora mismo nos encontramos en el ala oeste de la PxP. Este ala ocupa gran parte en cuanto al tema de las habitaciones y tal. Cada puerta que ves aquí –Añadió Warrior señalando con un gesto general a las puertas- Embarca a otras dos, y esas dos, a otras dos puertas, de manera que hay más de una habitación por puerta. Hay bastantes miembros en la PxP, y no es para desperdiciar espacio.

-… ¿Y no hay baños?

-¡Por supuesto! Por desgracia, los baños serán compartidos entre los miembros de la puerta respectiva que te toque. Hay de todo tipo, desde críos de siete años, hasta hombres de dos metros veinte de altura. Las chicas se alojan en otra planta, no es mi tarea.

Al fin, llegamos a una puerta de madera rojiza, que Warrior abrió levemente con una llave. Con otra distinta, abrió la puerta de la izquierda, y a su vez, la de la derecha en la siguiente.

Un dormitorio de varios metros cuadrados se mostró. Era vulgar, con una cama, una mesa de noche, y otra mesa apoyada en la pared. Desde la ventana se filtraban los rayos de luz que daban más iluminación. Un armario reposaba en la esquina derecha.  Pero todo eso no fue lo que me llamó la atención, sino el hombre de pelo rubio y corto que estaba sentado en lo que debía de ser mi cama.

-…Esta será tu habitación. Siento que sea un trayecto largo, pero se seleccionan aleatoriamente y las ordenamos por miembros. Tú no has sido la excepción.  Ahora, tengo que presentarte a este hombre de aquí.

-No hace falta, Warrior. Ya me presento yo. Bienvenido a la PxP, tú debes de ser Mustal. Mi nombre es Maestro Arena, encargado principal de ordenar las fuerzas armadas de la Unión PxP y coordinarlas. Yo mismo ordené tu rescate en Torres y el cómo lo haríamos. No te preocupes, vengo a hablar contigo al igual que hablo con muchos miembros nuevos en la Unión. –La cara de Arena era alegre y joven, no parecía mala persona.
Hizo un ademán a Warrior y este se fue. Una vez cerrada la puerta, la cara de Arena se hizo mucho más seria y su sonrisa desapareció.

-Bueno, Mustal, si es así como te llama Alliare, ¿sabes por qué estás aquí, verdad?

-Sí, señor. –Estaba nervioso- Porque soy portador del virus PxP.

-Exacto. Y supongo que Alliare te habrá contado toda la historieta sobre cómo nos unimos todos juntos en un mismo lugar para luchar por un mismo propósito, ¿verdad?

-Sí, señor, nos unimos todos por el mismo motivo de sobrevivir y no perjudicar a la humanidad, creando una sociedad independiente y viviendo con la suficiente perfección.

-Sí, sí, ya sé lo que te ha contado la chica. Parte de eso es cierto, los que sobrevivimos en el laboratorio, decidimos juntarnos y ayudarnos entre nosotros debido a la fuga del virus y decidimos crear una vacuna. Hasta ahí bien, el resto, todo mentira.

-¿Cómo?

-No nos juntamos porque sí. Todos queríamos seguir con nuestras familias y amigos. La investigación simplemente era parte de nuestro trabajo. Fue el gobierno mundial el que nos consideró una amenaza. Fue el gobierno mundial el que nos echó y nos juntó a todos reteniéndonos aquí.

-Es imposible… señor. ¿Por qué ocurriría tal cosa?

-Nosotros fuimos los encargados de la creación del virus. Fue una investigación autorizada por el motivo de modificar el ADN humano y nuestros genes de manera que el ser humano mejorase de por sí en la evolución. Al ser nosotros los responsables, y lo catastróficas que fueron las consecuencias, lo único que pudieron hacer es distribuir la vacuna y evitar la expansión, al resto, nos recluyeron en un lugar perdido en el mundo pintado de un color bonito destinados a morir juntos. Nos quieren exterminar. Alliare no lo ve de la misma forma por desgracia.
Nunca me había parado a pensarlo. La charla con Alliare me había dejado la idea clara de que la Unión fue voluntaria y que no había ningún problema. Arena me enfocó con sus ojos castaños mientras seguía hablando.

-… ¿Por qué crees si no que tenemos fuerzas armadas y aéreas? Normalmente las usamos para la recogida de nuevos miembros como pasó contigo, pero más de una vez hemos tenido conflictos con el mundo exterior, luchando por un poco de libertad. Los miembros de la PxP no pueden rondar en un radio de bastantes kilómetros, y aquellos que van a realizar alguna recogida, siempre deben ponerse la dosis de control y tener vigilancia. Hasta hace muy poco, la armada de PxP ha perdido varios de sus miembros. Tus amigos Yuri y Mystrace han desaparecido junto a otros miembros más del grupo Fallen Leaves.

La noticia me pilló de impacto. Ni Yuri ni Mystrace me contaron que se iban de misión ni nada por el estilo.

-¿Desaparecidos? ¿Cómo? –pregunté sorprendido.

 -Yo mismo dejé a algunos miembros de reserva por si ocurría esto y al resto les mandé de misión. Una misión como las otras, pero con la diferencia de que esta vez nos han pillado desprevenidos. Los nuevos miembros llegarán dentro de poco a las plantas de medicina, pero aún no han llegado ninguno de los enviados. El avión de Mystrace y Flyne se ha estrellado tras un error de motor y un aterrizaje forzoso. El piloto ha muerto y ellos se encuentran débiles, congelándose en una zona perdida por Rusia, sin saber nada de ruso. Vicky y Kronos, otros dos miembros notables, vagan por el desierto australiano en busca de señales de agua, perdidos y con pocas noticias de ellos. Yuri, Dalozfer y Raruto les han arrestado la guardia londoniense tras haberles pillado entrando en la casa de su objetivo. El gobierno inglés saca las excusas de que han infringido la ley y de que deben estar bajo prisión, pero realmente, se les ve claro que van de rehenes. Actualmente, nos han comunicado que se encuentran en celdas de aislamiento.

“Tres muertos más si el tiempo pasa…” –Pensé. La idea no me entusiasmaba nada.

-La idea de por qué he venido era contarte lo ocurrido y la versión real de Alliare. -Arena se pausó –Así pues, debo preguntarte una cosa. Ahora dime,  ¿sigues pensando que la PxP vive feliz?
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #14 en: 21 de Noviembre de 2012, 06:49:38 pm »
~Capítulo 14~

-¡Ay…!  Mi Barumito mío, qué tarde tan bella…

“Pero si está lloviendo y caen relámpagos” –Pensó Baru.

-Sí, Girly, hace tan buen día para una velada fuera del trabajo… -Contestó Baru siguiéndole el juego.

-¿Pedimos una pizza? –Dijo Girly mientras miraba por la ventana, embelesada.

-No, cariño, no tengo mucha hambre…

-¿La pedimos de bacon o de barbacoa? –Girly seguía en babia mirando la ventana. A Baru le daba la sensación de que no le escuchaba.

Estaban sentados en lo que podía llamarse un comedor o restaurante “de categoría”. Los miembros de la sala estaban todos en sus respectivas mesas a la luz de las lámparas doradas que colgaban en el techo. Algunos empleados llevaban y traían los platos seleccionados. Los miembros de la PxP solían comer en el comedor principal, pero aquel día decidieron dedicarlo a algo más especial.

-Bueno, pídela de bacon, cariño…

-Vale, Baru, la pido de barbacoa… -Añadió Girly mientras se levantaba a pedir una pizza. -¡Camarero! ¡Sí tú, el de la placa que pone Garm! ¡Dráednos una pizza!

-Se dice traednos… ¿De qué la quiere?

Mientras que Girly se dedicaba a hablar de como se debía de pronunciar “traer”, Baru se fijó en otro detalle más en la sala. Ahí estaba, ataviada con un vestido negro y con la melena rubia cayéndole de los hombros, ahí estaba Tula. A Baru siempre le había caído bien aquella chica, hasta puntos más altos que solo bien. Estaba sentada en una mesa con unos amigos encargados del Invernadero: Algunos como Isma o Lord Tower se encontraban junto a ella, otros se encontraban charlando alegremente en otros puntos de la mesa, como AllenKaito, e incluso le pareció ver a la mismísima Alliare en un rincón de la mesa. Sin embargo, no podía acercarse ahora mismo, Girly era suya, y él era de Girly.

-… ¡Barumito! ¡Que se te enfría la pizza! –Llamó Girly adorablente mientras aporreaba al camarero con su propia bandeja. Se dirigió a él con su faceta seria y fría- ¡No me vas a volver a corregir una palabra cuando esté de velada romántica!, ¿LO HAS ENTENDIO?

-Se dice entendi… -Se limitó a decir Garm antes de ser lanzado él y su bandeja por la sala.

Baru observaba toda aquella escena mientras masticaba sin ganas el trozo de pizza mientras contemplaba como algunos del “restaurante” les observaban, pero a él le dio igual. Su corazón era de Girly, y el de Girly suyo.

-¡Mmm… está deliciosa, Baru! –Comentó Girly mientras que masticaba feliz su trozo.

-Cariño, nos están observando…

-Ah… -Girly tragó el trozo y observó al os pocos que les miraban- ¡Envidiosos! ¡El trozo de pizza es mío, cogeos vosotros una, madre mía…! –Girly se volvió a dirigir a su pareja- Ya está, cari. Bueno, cuando terminemos podemos ir a un sitio más privado –Añadió con un guiño de ojos.

En aquel momento sí que le entró el apetito.

-*Ñom* -Girly tragó el trozo- Hoy en el trabajo me han traído una niña tan adorable… Tendrías que haberla visto, se llama San por lo que parece, y tiene el pelo rojo. Tiene once añitos la pequeña, es tan mona…

-Ah, ya me hablaron de ella. La trajo Yuri y el grupo este de Londres, ¿no?

-Sí. Aún está en periodo de pruebas, pero su virus es muy estable, pronto estará libre correteando por los pasillos sin problemas. Asesinaron a sus padres, y dicen que los mataron los miembros de la PxP, pero yo personalmente no me lo creo… -Comentó Girly mordisqueando su trozo.

-Ah, sí, cariño, perdona por no asistir al trabajo hoy. He estado muy ocupado.

-No te preocupes, Baru, me las he arreglado yo sola, aunque me he sentido muy solitaria al meterla en el escáner, ya me entiendes –Girly guiñó un ojo, sonriente. –Bueno, vamos a pedir la cuenta, anda.

Girly volvió a llamar al camarero anterior. El tal Garm había terminado con un ojo morado y algunos moratones en la cara. Se acercó temblando como si tuviese miedo.

-¡Por favor, señorita, tenga piedad y perdóneme…!

-Anda y cállate, que quiero pedir la cuenta.

-Oh… Vale… -Garm seguía temblando- Son-Son diez con cincuenta, la pizza y las bebidas.

Baru se limitó a pagar al camarero e irse con su acompañante. Aquella noche iba a estar muy movida.


*Mientras tanto*


La sombra se deslizó por los escalones como si formara parte de la intensa oscuridad que los recorría. La noche había caído, y podía moverse sin preocupaciones.

-Ese acompañante tan idiota aprenderá a no seguirme la próxima vez… -Murmuró.

Al fin, llegó a una enorme puerta de madera pulida. Los eslabones dorados y negros la recorrían. Unas letras grabadas en la madera rezaban.

“Despacho de Melkor”

“No entrar sin permiso”

Un guardia de la Unión PxP descansaba junto a la puerta, firme como los guardias londinenses que tanto recordaba.

-¡Alto, niña! ¿Qué haces aquí? –Preguntó.

-Me he perdido… Vengo a hablar con el señor Melkor… -Dijo inocentemente. Era una niña, y debía actuar como tal.

-No se permite entrar sin permiso al despacho del Administrador sin permiso escrito por un Moderador.

-Pero deben dejarme pasar, si no… si no… -Debía pasar. La niña comenzó a preocuparse.

-Anda, muchacha, vuelve por donde has venido. Si necesitas entrar, pídele permiso a un Moderador, ¿vale? –Aclaró el guardia dulcemente.

-No… no quiero… -Respondió la niña entre sollozos.

El guardia se dirigió a la muchacha y la cogió de la mano, la fue empujando suavemente hacia las escaleras.

-No… no lo haga, no… -La niña comenzó a llorar, pero las lágrimas que brotaron no eran normales. Eran de color rojo, como la sangre.

El guardia se paró y le miró extrañado para ver que pasaba. De repente, se detuvo y se estremeció, como si le hubiesen clavado un cuchillo en la espalda. A él también le salieron lágrimas en los ojos, lágrimas de sangre. Comenzó a estremecerse y a moverse más mientras que la niña contemplaba la siniestra escena. El uniforme del guardia se tiñó de rojo mientras caía en el suelo.

-Le dije que no lo hiciera…-Asumió San mientras abría la puerta del Administrador- Y lo hizo… 
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #15 en: 27 de Noviembre de 2012, 03:48:47 pm »
~Capítulo 15~


La puerta se abrió de golpe y dos siluetas se precipitaron la una junto a la otra en una lucha silenciosa. La sala del escáner estaba a oscuras, y Baru y Girly solos en ella. El tubo de escaneo se encontraba apagado, y las luces con él. Solo se veía el resplandor verde de las luces de emergencia y el débil brillo de la noche. Al fin había parado de llover.

-Oh… Baru… -Habló Girly entre suspiros mientras los dos se apoyaban en el tubo- …Aquí no, aquí es donde colocamos a los pacientes…

-No hables, anda… -Dijo Baru mientras le besaba los labios.

Parecían dos serpientes retorcidas la una a la otra cuando el teléfono de Girly sonó en la mesa de al lado. Un politono de música electrónica sonó mientras ellos se daban el lote.

La mano arriba... sin duda sola... la media vuelta... ¡Danza Kuduro!

-Apaga ese maldito teléfono… -Pidió Baru mientras se incorporaba en el tubo- Seguro que será Movistar.

Sin embargo, Girly ya no tenía ganas de estar con Baru en la clínica.

-No, no, Baru. Ponte la bata, corre, es Alliare. Una  grave emergencia. –Girly se había puesto nerviosa por un momento mientras miraba el mensaje- En el despacho del Administrador, tenemos que ir corriendo con los recursos, ¡vamos!
Dejaron el tubo de escaneo como estaba y se pusieron rápidamente la bata a la vez que se arreglaban la ropa. Girly cogió su botiquín principal y algunos recursos más mientras que Baru salía corriendo.

Llegaron al despacho del Administrador en menos de tres minutos. Las grandes puertas estaban abiertas de par en par y los recursos médicos se veían por todos los lados de la sala. Un gran charco de sangre les recibió al llegar al último escalón, y otro, junto a la mesa principal, a la que habían apartado para dejar espacio.
 Fotos, retratos y cuadros de Melkor decoraban la sala alrededor de la gran mesa y las ventanas, mostrando numerosas escenas de gloria de la Unión PxP.

-¡Cargando! ¡Fuera! –Bramó Warrior aplicando los desfilibradores a un cuerpo en el suelo- ¡Sigue en paro cardiaco! ¡Cargando…! ¡Fuera!

Alliare se percató de su presencia y se acercó corriendo a ellos. Su cara delataba ansiedad y sueño tras aquellos impasibles ojos azules.

-¡Ha ocurrido hace unos minutos! ¡Alguien ha entrado y Melkor está en el suelo con un paro cardiaco!

Alliare condujo a Girly y a Baru más cerca de la escena. Girly solo lo había visto una vez o dos, pero lo reconoció al instante: El rostro de Melkor estaba pálido como la leche y tenía la boca abierta de par en par. Un grupo de médicos le sujetaba los brazos y las piernas para evitar movimientos demasiado bruscos mientras que Warrior le aplicaba las convulsiones. Girly no sabía cómo lo habían hecho, pero habían llevado y enchufado un electrocardiógrafo como el que tenían en muchas habitaciones de la planta médica, y el que ahora estaba instalado junto al cuerpo del administrador.

-No se puede morir… -Murmuró Alliare con debilidad, para sus adentros. Se percató de la Dostora y volvió a su ser -¡Girly! Tú y tu ayudante traedme una inyección de adrenalina, Melkor está en paro cardiaco, ¡Rápido!

CPU corría por todos los lados ofreciendo sus servicios a cada uno. En un rincón apartado de la sala, otro grupo de médicos atendían a otro paciente más, quien debía de haber sido el guardia apostado en la puerta. Girly cogió la jeringuilla y se la pasó a Alliare tan rápido como pudo. Baru apartó a Warrior y los desfilibradores y la moderadora inyectó la jeringuilla lo antes que pudo en el pecho de Melkor. La cara del administrador miraba al techo y gotas de sudor caían mientras se sacudía de una manera incontrolada, y, de lo que Girly nunca hubiese visto, el Administrador tenía marcas de sangre junto a los ojos. CPU cogió los desfilibradores que llevaba Warrior y lo intentó una vez más.

-Vamos… -Vamos… ¡Cargando… Fuera! –El cuerpo de Melkor dio una sacudida.

-¡Girly, déjanos espacio! –Dijo Alliare sin mirarla. Estaba concentrada en Melkor junto al resto de médicos. Girly se limitó a asentir, nunca había visto tan nerviosa a una persona como Alliare.

El otro paciente ya había muerto con anterioridad. Quien había entrado debía de haberse librado de él poco antes de recibir a Melkor. No pudo ver su cuerpo, pues estaba tapado con una sábana negra, pero sí vio como las caras de los médicos que le atendían portaban un semblante lúgubre.

La Dostora no pudo hacer nada. Vio como el creador de su vida actual, quien organizaba y impartía la paz en aquella sociedad, moría. Finalmente, el cuerpo de Melkor dejó de sacudirse y vio como todos le cubrían con una sábana negra. Alliare y CPU se levantaban con el rostro impasible, pero vio como de su cara brotaba una lágrima u otra.

 “Me han llamado para contemplar como muere…” –Pensó.

Girly miró a su acompañante, quien debía de sentirse igual que ella. Baru tenía la mirada perdida en el cuerpo inerte de Melkor. Miró a Girly y ella a él, ambos se estrecharon en un abrazo lo fuerte que pudieron, para ahogar la pena que sentían en aquel momento.

-No hemos podido hacer nada… -Murmuró Girly.

***


-¡Jei yu! –Gritó Raruto al guardia del pasillo en un inglés a la española. Le miró con cara extraña-  ¡Yes, yu! –El guardia permaneció impasible

-Me parece que no entiende la gravedad de la situación… -Murmuró Yuri a Daloz.

-Ya, bueno, qué quieres que te diga…

La celda no era como las demás. Les habían llevado a lo que debía de ser una cárcel cercana a Londres a los tres por muchas protestas, tanto inglesas como españolas, que pusiesen. Les habían quitado sus pertenencias y su ropa había sido cambiada por una camiseta y pantalones blancos al completo. Se encontraban esposados desde lo ocurrido en la casa de Oak Street y la habitación era pequeña con un solo banco y un váter desgastado en la esquina derecha. Habían rejas tanto dando al pasillo como en la estrecha ventana.

-Ni que esto fuese un manicomio… -Murmuró Yuri.

-Deberías llamar a Nsuprem. Siempre tenemos derecho a una llamada o algo así. –Dijo Daloz sentado en el banco.- Ella podría recogernos en avión o algo.

-Ya hemos intentado lo de la llamada, pero el guardia lo niega, y el móvil me lo quitaron al pasar por el control. –Replicó Yuri.

Raruto abandonó sus intentos de llamar al guardia.

-¿…Y si nos lo cargamos? –Dijo señalándole- Total, para lo que habla…

-No, debemos esperar un tiempo. La PxP vendrá a recogernos, total, está aliada con el gobierno. Melkor dirá que tres de sus miembros están ahí y que todo fue un malentendido, y nos iremos en el avión. –Dijo Daloz.

-Si fuese eso, ya habríamos recibido una llamada. Me extraña. Debemos salir de aquí como sea.

De repente, como si nada se tratase, una voz nos respondió. Alguien debía de haber escuchado la conversación. La voz provenía de la pared de al lado, Yuri no logró verle por mucho que se asomase entre los barrotes. El hablante dominaba el castellano a la perfección.

-¿…La PxP decís? Creo que puedo ayudaros.
« Última modificación: 27 de Noviembre de 2012, 06:28:16 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #16 en: 30 de Noviembre de 2012, 05:58:17 pm »
Creo que he publicado capítulo demasiado pronto, pero sinceramente, me apetecía publicar uno. Lo siento por Baru y su filosofía de publicarlos tarde.


~Capítulo 16~


Aquel día, mi habitación no tenía agua caliente. Me encontraba en el baño, semidesnudo, contemplando la ducha con la mirada perdida.

“¿Y si me meto…? “ –Pensé- “Es solo agua fría…”

Un instituto ardiendo en llamas y una doctora siniestra con una motosierra no podían detenerme, pero el agua fría en medio de los Alpes… sí. La ducha duró menos de dos minutos al descubrir lo congelante que podía ser el agua. Salí de la ducha con el jabón en el pelo y me sequé lo más rápido que pude. Me puse el albornoz cernido al cuerpo lo posible y me sequé frotándome con movimientos bruscos.

“Si aquí hubiese una cámara oculta… sería el fruto de todo malpensado” –Pensé.

-Mejor me ducho otro día… -Me dirigí a mi habitación y me puse la ropa para andar por la PxP. La Unión me había puesto un armario con ropa y ropa de repuesto.

Algunas camisetas y pantalones cortos, y otros largos. Uno y cada uno de ellos con tonos negros y escalas de grises, a lo mejor algún tono blanco.

-Vaya mierda, esto parece un funeral a lo grande… -Murmuré. Elegí una camiseta con tonos de manchas de pintura estampadas en el hombro izquierdo (blancas y grises, como buena ironía que es) y unos pantalones largos lisos.

Salí de mi habitación con la cama deshecha. Eran solo las doce de la mañana, y toda mi habitación se encontraba desordenada tras la noche anterior. Cerré la puerta de tal, luego la siguiente, y la última puerta. Se me hacía liosa tanta llave.

El pasillo estaba vacío. Bajé el grupo de escaleras y me dirigí al comedor a paso rápido. En aquel momento, sí me apetecía un trozo de pizza recién hecha.

El comedor estaba abarrotado. Al parecer, este era solo uno de los cuatro o cinco comedores dispersos por la PxP para distribuir el espacio. Era de un tamaño comparable con el de la sala común, con una barra llena de empleados, dedicados a poner la comida especial de aquel día.

Busqué a alguno de mis conocidos. Ni rastro de Yuri, pero por suerte, Warrior e Isma me hacían señas desinteresadas en una de las variadas mesas al fondo. Cogí una bandeja, y me puse a la cola. Un rato después, tras haber recibido una ración de lo que parecía una especie de sopa… masticable, y zumo de naranja en un vaso, me dirigí a la mesa y me senté junto a Isma en uno de los bancos.

-Hola, chicos. –Dije con cierto entusiasmo.

-Hola, Mustal –Pronunció Isma.

-Hola…

Tras decir eso, Warrior continuó dándole vueltas a su sopa-sólida con desinterés.

-Antes de nada… ¿Qué es esto? –Pregunté sosteniendo una cucharada de la sopa.

-Sopa de fideos, ¿no lo ves? –Dijo Isma- Aunque no es muy líquida, lo sé. –Asintió- Bien, debemos decirte algo muy importante.

-¿Qué ocurre? –Pregunté. Ya sabía que Yuri había desaparecido en su “misión” a Londres según dijo Arena.

-Bueno… ¿conoces a Melkor? –Dijo Warrior removiendo la sopa.

-El tío ese que manda en la Unión, sí.

-De la manera que lo dices, no tiene mucha importancia. –Replicó Isma- No es “el que manda” solo, sino el cerebro de toda la Unión. Básicamente todo lo hace él.

-¿Y los Moderadores?

-Los Moderadores actúan como si fuesen sus manos, ojos y oídos. –Dijo Isma- Si Melkor necesita recoger a alguien con el virus, se lo dice a Arena por ejemplo. Una y cada una de las cosas de la PxP la ha coordinado Melkor, la planta de medicina la lleva Alliare, pero gran parte de las órdenes que da ésta las trasmite primero Melkor. –Isma le dio un sorbo a la sopa y tragó rápido- Por eso siempre está tan ocupado.  Él fue el creador de la unión junto a los seis S-Moderadores, él y los otros seis fueron quienes salieron vivos de las plantas químicas.

-Bueno, ¿y qué ha pasado? –Pregunté.

-Bien… Solo lo sabemos quienes estuvimos en el momento de lo ocurrido. Yo se lo acababa de contar a Isma cuando llegaste, y no me hace mucha gracia contártelo a ti, pero pronto la noticia se sabrá y se expandirá, así que qué más dará… Melkor ha muerto.

La noticia me dio de lleno. El saber que el principal cerebro de la Unión había fallecido me hacía pensar la clase de hechos que iban a pasar dentro de poco. Sin embargo, Isma ya lo había dicho: Fue él y sus otros seis compañeros quienes fundaron la PxP, cualquiera de los seis estaba calificado para el puesto.
Bebí… o comí, no supe bien lo que era aquello, una cucharada de la sopa. Sabía extremadamente amarga y sosa, Alliare tenía razón cuando dijo que la comida sabía a cartón en el comedor.

-¿…Y como sabéis lo que ocurrió precisamente? ¿Cómo murió? –Me atreví a preguntar.

-Yo trabajo en la planta de enfermería –Dijo Warrior-Cuando se produjo el ataque, Melkor logró llamar de inmediato a Alliare y a los recursos médicos,  y vinimos lo más rápido que pudimos. Nos lo encontramos sangrando en el suelo y con el pulso bajísimo, poco después, entró en parada cardiaca. .Warrior bebió agua de su vaso- Luego… le pasó algo muy raro, comenzó a llorar sangre, y finalmente, se murió. Todo eso, entre los intentos de mantenerle con vida, y lo rápido que fue todo, en cinco minutos desde que llegué.

-¿Y no sabéis quien fue? Entrar en el despacho de Melkor es muy difícil así por así.

–Preguntó Isma.

-No. Quien debió entrar sabía muy bien lo que hacía, y lo hizo muy rápido. Se cargó al guardia de la misma manera que a Melkor, y luego fue a por él. –Warrior parecía preocupado- Según tengo entendido, el despacho de Melkor tiene cámaras ocultas por si ocurre algún incidente de este tipo, pero lo más preocupante fue que el asesino apagó la luz, entró, y salió. Todo en menos de un minuto y nada se ve en las cámaras.

Me levanté a tirar la bandeja y lo que quedaba de sopa, que se había pegado a modo de gelatina en el plato y era difícil arrancarlo con la cuchara. Me moví por las mesas en busca de algo donde tirar la bandeja, a ser posible una papelera.
Al fin, encontré una, me dirigí a ella y tiré la bandeja con el plato incluido. Mientras me sacudía las manos y me dirigía de nuevo con Isma y Warrior, un megáfono situado en medio del comedor resonó por la estancia.

-¡Atención a todo el mundo! –Era la voz de Arena- Diríjanse todos hacia la sala de audiencias principal de la PxP. Planta cuatro, pasillo A. Es obligatorio acudir para todos los miembros de la PxP, por favor, dejen sus tareas actuales y diríjanse hacia la sala de audiencias. Gracias. –El megáfono se apagó.

Después de lo ocurrido con Melkor, lo más seguro era que se iba a impartir un aviso o algo sobre lo ocurrido. Sin embargo, me recorría una mala sensación por el cuerpo.

“Algo pasará…” –Pensé.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #17 en: 05 de Diciembre de 2012, 05:57:52 pm »
Capítulo algo (bastante) importante. Después de este capítulo, habrá una ausencia de caps un poco larga, con el motivo de que se me acaban las ideas poco a poco y en mi carpeta de word tengo escritos hasta el capi 19, tengo que reescribir xD

Por cierto, os agradecería que dejaseis vuestro comentario en el tema de comentarios. Me es muy importante saber quien lee y quien no, y más si los capítulos gustan o no. Vuestra opinión me importa :3

Enjoy!



~Capítulo 17~

Nos dirigimos todos hacia la gran sala que debía de ser la sala de audiencias principal. Los pasillos estaban abarrotados de gente confusa por lo que había ocurrido, e Isma apenas podía respirar. A su lado caminaba Warrior, apretujado entre la gente. Todos iban a paso lento debido al tráfico de personas en aquel momento.

Tras unos minutos, llegaron a la parte central del edificio, donde se conectaban las cuatro alas: La sala de audiencias, donde Melkor salía siempre a dictar las nuevas decisiones del Bando PxP.

Isma intentó encontrar asiento entre la muchedumbre. Logró encontrar uno en el centro de las butacas, solo que un tanto lejos del escenario. Por suerte, logró divisar a Mustal, quien andaba desorientado  entre la muchedumbre,  a quien llamó a señas para que viniese.

-Mierda, me he dejado a Guilmon en el Invernadero. –Le dijo Isma a Warrior.

-¿Y qué más da? No te lo puedes traer por los pasillos. Está prohibido. –Contestó.
Aun así, Isma sentía el vínculo espiritual junto a su mascota. Era muy curioso lo que le ocurría, según la Dostora Girly, aquello era la clase de virus que le había tocado contraer. Todos los días a todas horas, podía sentir lo mismo que Guilmon y Guilmon lo mismo que él si quisiese. En aquel momento, Isma percibió que debía de estar dormido.

“Pues vaya tontería… ya me podría haber tocado algo como rayos láser o ser invencible…”-Pensó.

La gente se iba calmando poco a poco, y el paso fue más ordenado. Encontramos a Mustal sentándose en la butaca junto a Warrior, y esperamos hasta que todos se sentaron.

-¿Pero va a haber sitio para tanta gente? –Dijo Mustal al lado. –Es todo el edificio en una misma planta.

-La sala de audiencias es colosal, y además, en las salas comunes también se ha reunido gente frente al televisor. –Contestó Warrior- Está edificada tanto para asuntos principales como para secundarios. En este caso, si toda la Unión está reunida en un mismo sitio, será por algo, de extrema importancia. Ya os lo había dicho: Melkor ha muerto.

La sala superaba muchísimas veces más el tamaño de la sala común. No solo era mucho más grande, sino que contaba con un segundo piso con naves transversales y frontales repletas también de butacas. Los caminos se dividían en dos pasillos, creando así dos partes laterales y una central, y a su vez, se dividían horizontalmente en uno por la parte del centro, haciendo así seis enormes cuadrados repletos de gente alborotada.

La sala de audiencias era de las pocas habitaciones decoradas con gustos arquitectónicos. A pesar de ser usada solo de manera formal y para avisos, sí era uno de los lugares más importantes del edificio. Las columnas y el techo estaban retocados con detalles dorados y grabados, y su aspecto daba a pensar importancia y fuerza. Además, en caso de seguridad, todos se reunían en dicha sala, situada en el centro del edificio.

Al fin, Isma contempló que todo el mundo estaba sentado. Las luces se hicieron más tenues y un foco dio en el escenario, donde se encontraban todos los Moderadores de rango alto en una mesa, y los de rango bajo detrás de ellos, de pie, firmes. Todo se quedó en silencio.

-¡Bieeeeeen! –Gritó una voz en el público, seguida de algunas risas.

-Basta, a.vader. –Dijo Javi de manera plácida.

Tras haberse callado todos, Raistlin aprovechó por fin a hablar. Se levantó de la silla, y se adelantó en el escenario.

-Bien, hoy, día veintiocho de septiembre del dos mil doce, el Bando PxP debe anunciar algo muy importante…-Dijo.

-… Como todos sabréis, la Unión PxP fue fundada tras el escape del virus PxP en las plantas químicas. El virus se expandió por el mundo hasta que se creó la vacuna, que frenó el ataque del virus y su expansión… -Continuó M Dragon, quien se había levantado de su silla también.

-… Sin embargo, de las plantas químicas, tras el escape del virus, solo sobrevivimos cierto número de personas, quienes estamos todos aquí, en esta misma mesa, quienes fundamos juntos una nueva sociedad bajo un nuevo líder –Habló Javi- Salvo una de ellas…

-…Melkor. –Shiyo se levantó.- Ayer, alguien logró perforar las defensas de Melkor, entrando en su despacho. Ayer, solo ayer, Melkor disfrutaba de su vida. Hoy, está muerto.

Se escucharon gritos y alborotos en el público. Mucha gente se levantó y la gente confusa daba preguntas sin parar. Venganzas e insultos ante la persona que debió asesinar al administrador. Uno de los Moderadores hizo un gesto y, poco a poco, todos se fueron sentando con la rabia en sus corazones. La sala volvió otra vez a su silencio.

-…Así pues, debemos establecer un nuevo gobernante. –Dijo Alliare levantándose- En un principio, Maestro Arena era el principal candidato a este puesto, -Alliare se pausó- sin embargo, no considero adecuada su postura como para ejercer de Administrador. –Susurros y asombros entre el público- El gobierno a través del consejo de sabios será el actual, gobernando nosotros seis, los S-Mods, el futuro de la Unión PxP. Melkor ha muerto, pero nosotros continuamos en pie, y así decidiremos seguir. El gobierno mundial ha decidido ayudarnos en nuestra causa, y nos está ayudando todo lo posible con el virus PxP. Hemos decidido darles nuestra ubicación exacta para y ayuda militar a cambio de protección y supervivencia.

Dudas y susurros sonaron en la sala. Al fin, Maestro Arena decidió hacer acto de presencia.

-Sin embargo, la decisión de mi compañera Alliare es errónea. Melkor movía los hilos de la PxP. Nosotros efectuábamos sus acciones. La creación de un gobierno entre un consejo solo causaría problemas. Necesitamos nombrar un nuevo líder, y debo hacerlo.

Esto pilló a Alliare desprevenida. Su cara seguía seria, pero su rostro por dentro contenía ira hacia aquella persona.

-Alliare, S-Mod de la PxP. Principal regente de la planta Medicina y Química, y miembro del consejo de sabios de la PxP, yo te acuso. –Dijo con voz firme Arena- …De colaboración con el gobierno mundial y traición a la PxP. Ahora conocen nuestra ubicación, ahora podrán exterminarnos. Ha llegado el momento, y debo decirlo –Arena se giró ante el público y levantó la mano con firmeza- ¡Vasallos de la planta militar de la PxP, yo os convoco! El cargo de administrador no debe caer en las manos de una persona que ha revelado nuestra ubicación y ha vulnerado nuestras defensas. ¡Ha regalado nuestra protección al enemigo! ¡Kyoru, Poker, Wolf! ¡Ahora!

Un grupo de gente surgió de distintos asientos entre las butacas. Iban con máscaras anti gas, e iban lanzando bolas de humo y bengalas. La sala sumió en el caos a la vez que se corría el humo anaranjado. Los supuestos tres a los que mencionó Arena se acercaron a Alliare desde la fila de Moderadores detrás, quienes contemplaban firmes y sin inmutarse la escena, y la atraparon bruscamente entre movimientos. La Moderadora no oponía más que poca resistencia, pues parecía no comprender del todo bien la situación. La tumbaron contra el suelo y la pusieron unas esposas mientras que Arena contemplaba toda la escena.

La gente se levantaba alborotada de los asientos. Isma, Warrior, y Mustal se levantaron hacia la salida. Una bengala sonó muy cerca de ellos, y no lograban ver entre el humo. Sin embargo, la gente no se dispersaba, solo corría de un lado a otro. Al fin, Isma comprendió qué ocurría.

Las salidas estaban bloqueadas.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #18 en: 12 de Diciembre de 2012, 06:21:09 pm »
~Capítulo 18~


-¿…La PxP decís? Creo que puedo ayudaros…

Aquella frase la escuchamos todos. Sabía que era la PxP. Yuri no entendía el qué hacía un hispanohablante de la PxP en la cárcel de Londres, sin embargo, se fió. Su voz era joven, pero a su vez llena de firmeza y seriedad.

-Escuchadme bien, chicos, porque no lo voy a decir otra vez: La PxP no vendrá a por vosotros, de hecho, ni siquiera sabemos si el gran Melkor sigue vivo. -Se escuchó una ligera risa sarcástica- Si queréis salir de aquí con vida, debéis escucharme. Mi compañero y yo llevamos aquí… no lo sé… Dime, Paco, ¿Cuánto? ¿Días? ¿Semanas? ¿Meses?

-Jé, Angel, ni siquiera yo sé cuanto llevamos.

-Eh… ¿có-cómo dices? –Dijo Raruto en la otra esquina- Tú, Ángel, ¿A qué te refieres con lo de que Melkor no sigue vivo?

-Sinceramente, no lo sé con certeza, pero es posible. El caso es que si queréis salir de aquí, debemos colaborar, y sé de qué manera. No hemos pertenecido a la PxP, pero también sabemos lo que vosotros sabéis.  La Unión será secreta a los oídos de mucha gente, pero nosotros no somos tontos.

Yuri miró los ojos de Daloz y Raruto. No se fiaba de aquel tipo.

-¿…Y bien? –Dijo Yuri.

-No lo sé, tíos… dice que no estuvo en la PxP, ¿pero cómo sabe todo eso? El nombre de Melkor… la existencia de la Unión… -Contestó Raruto.

-Sí, pero si queremos salir de aquí… si Melkor realmente ha fallecido… habrá que hacer algo, ¿no? –Daloz se arrimó a la pared, de donde salía la voz. –Sí, colaboraremos con vosotros. Decidnos cuál es el plan y veremos que podemos hacer.

-Excelente… Bien, lo único que tenemos que hacer, es salir de la celda.

“Pues vaya plan…” –Pensó Yuri.

-Ya, el caso es cómo, eso ya lo sabíamos. –Dijo Daloz.

-Um… ¿pero vosotros no eráis infectados del virus PxP? Creía que teníais una especie de “síntoma” –Puso énfasis a la palabra- O lo que yo llamo, mi poder. ¡Hé!

-Espera, espera… ¿vais a usar la habilidad del virus para escapar? ¡No podéis hacer eso!

-No nos vamos a quedar parados. –Dijo su acompañante- Conforme pasan los días, el hambre nos va consumiendo. Cada día me siento más débil. Es posible que mañana no pueda ni usar mi poder y me tenga que pudrir en esta celda. Saldremos hoy, si queréis, os quedáis aquí, si no, venís con nosotros.

-Los poderes del virus son una maldición, está prohibido usarlo. Es una enfermedad, no una gloria. –Contestó Daloz.

-Vaya puntos de vista… -Dijo Ángel al otro lado de la pared- El virus más bien es un don. Una alteración del organismo que nos permiten realizar cosas nunca vistas. Por muchas tonterías  que os digan en la PxP, las habilidades están para usarlas. –Se pausó, y Yuri escuchó un suspiro- No sois personas normales, dejasteis de serlo cuando un avioncito negro vino a por vosotros. ¿Qué me decís, con o sin vosotros?
Las dos celdas se quedaron en un silencio palpable. Yuri miró a los ojos a sus compañeros, y vio como ellos asentían.

-Está bien. –Dijo.

-Cómo deseaba hacer esto… -Murmuró Paco.

Yuri escuchó un ruido metálico que alteró todo el piso. Fuese día o noche, el chirrido debió haber alterado al guardia. Enseguida, descubrió ambas siluetas saliendo de la celda. Angel tenía el pelo castaño y largo, con la piel morena y un aspecto de hasta quince años. Sin embargo, la cara estaba demacrada por el hambre, y la figura también. Su compañero Paco al menos se había cuidado mejor, más alto y de pelo negro y corto. El mismo guardia que no se dignaba a hablar con Raruto acudió corriendo con la pistola en mano, apuntando a ambos. Ángel, con un rápido movimiento, se apresuró al cuello del guardia y un resplandor blanco iluminó su piel. El guardia cayó inconsciente mientras que briznas de humo salían de su ropa. Tenía el cuello negro.

-¿Lo-Lo has matado? –Raruto parecía horrorizado.

-No hablemos de eso ahora. Ha sido una descarga muy fuerte, lo más normal es que sí. –Ángel le miró- No había más remedio si queríamos la libertad…
-No podemos sacaros de ahí. Estamos muy débiles como para reusar la habilidad de nuevo. –Paco les miró-  Hemos pasado días sin comer, y lo poco que nos daban era un pellejo de pan y algo de agua. Debéis salir vosotros mismos.
Las alarmas sonaban por todo el recinto, y unas luces parpadeantes amarillentas iluminaban todo.

-¡Deprisa…! –Dijo Ángel mientras le robaba la pistola al guardia, quien yacía en el suelo.

-Daloz, ¡tu habilidad, ya! –Dijo Raruto con prisas.

-Dejadlo, que vosotros sois capaces de reventar el piso entero… -Murmuró Yuri.

Se arrancó un trozo de su camiseta y se lo apoyó en la mano derecha, sosteniéndolo. Yuri cerró los ojos y murmuró unas palabras tranquilizadoras. El trozo de tela blanco enseguida fue tranformándose en un cristal, que alargó su forma hasta hacerse una cuchilla puntiaguda. El trozo de tela se había solidificado, y la mano de Yuri había quedado atrapada entre el material.

Se acercó hacia la reja, y, con un movimiento rápido, la cortó en un par de tajos limpios. Aquel cristal era más poderoso que el diamante, capaz de cortar el metal y la piedra, las rejas no fueron otro esfuerzo. Yuri añoraba sus guantes, los que empleaban en lugar de aquel sucio trozo de tela para hacerse cositas de cristal en las manos.  Desmaterializó el mineral, y volvió a tener el trozo de tela en su mano, con ligeros trozos brillantes que habían escapado de la desmaterialización.

Yuri observó el como las rejas de la celda a su lado estaban completamente dobladas, haciendo un enorme hueco. Paco y Ángel se encontraban sudando, a pesar de que no hacía nada de calor. Corrieron por el pasillo mientras que las luces parpadeantes y la alarma seguían activadas, hallaron unas escaleras. Ángel decidió ir hacia abajo, hacia la planta principal.

Sin embargo, aquella fue una decisión muy equivocada.

Al bajar, se encontraron un círculo de guardias, apuntando con pistolas a cada uno de ellos. 
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic]~Memories~
« Respuesta #19 en: 16 de Diciembre de 2012, 03:12:58 pm »
Eeesta... vieja...yegua... ¡No es mi vieja yegua gris! ¡No es mi vieja yegua gris! (8)  :ph43r:


~Capítulo 19~



Alliare lo contempló todo. Poco antes de lo ocurrido, estaban todos sentados ante el discurso de la Moderación, todo lo tenían preparado, excepto un pequeño detalle. Ella no se percató de que Maestro Arena se revelaría ante ellos, y menos, asumiría el control de la PxP. Sin embargo, ahora se encontraba esposada, en el suelo del escenario, mientras que delante el caos arrasaba por todo el mundo. Dirigió una mirada hacia Arena, quien no sonreía, si no tenía una expresión totalmente seria en el rostro, mientras observaba lo que estaba ocurriendo.

-Poned orden, ya. –Dijo Arena sin mirar al grupo de Moderadores de su espalda.

Varios Moderadores bajaron del estrado hacia la muchedumbre, y se interpusieron entre la gente. Contempló como Criss se dirigía hacia las puertas bloqueadas y hacía un esfuerzo por adentrarse entre la gente. CPU asistía a los heridos y llamaba refuerzos, y otros más se perdieron entre la avalancha y el humo. Los agresores –de quienes Alliare sospechaba que fueron contratados por Arena- Habían desaparecido.

Kyoru la mantenía inmóvil mientras que Poker y Wolf esperaban inmóviles a la respuesta de Arena. Por fin, este se dignó a dirigirse hacia ellos.

-Llevárosla –Se limitó a decir.

Los tres asintieron y levantaron a Alliare de un tirón. La llevaban a paso precipitado, dejando a Arena en el escenario con el resto de S.Moderadores.
Sin embargo, recibió unas palabras de Kyoru al oído.

-No te preocupes, te vamos a sacar de este… -Dijo seriamente.

La llevaron a un cuarto de la limpieza. Era más espacioso de lo típico. Wolf abrió la puerta y Poker corrió a por una silla, entre los muebles. La puso, y los otros dos, pusieron la silla en el centro de la sala, bajo la iluminación de una lámpara blanca.

-Esta es la habitación que dedicamos para nuestros asuntillos privados. –Rió Poker- El cuarto de la limpieza apenas se visita. Solo tenemos la llave nosotros tres, y el de la limpieza.

-Bueno, ya he cerrado la puerta con llave… -dijo Wolf- Es difícil escucharnos, y nadie puede entrar, ya lo podemos decir.

Los tres se miraron mutuamente. Al fin, Kyoru habló.

-Arena lo planeó todo.

-¿La muerte de Melkor? –Dijo Alliare.

-No, siento decir que eso no. La coronación de Aministrador. –Dijo Wolf.- ¿Supongo que eso ya lo sabías, no?

-En efecto. –Se limitó a decir Alliare.- Los casos de Australia, Londres y Moscú los informé yo. –Lo admitió ante ellos.- ¿Qué me vais a hacer?

Alliare se encontraba preocupada. Ahora que Arena había ascendido al poder, podía aplastar a todo quien le podía hacer frente con las fuerzas de la PxP.

-La desaparición del escuadrón Fallen Leaves fue un intento de debilitar a Arena. Sois su escudo, sin vosotros, se vuelve más vulnerable.

-No andas desencaminada. El caso, es que hay algo que no sabes. Nosotros tres no estamos a favor de Arena. –Dijo Kyoru frente a ella– Y por eso te hemos traído aquí. Somos los dedos de su mano derecha. Nosotros lo hacemos todo, y participamos en muchas cosas.

Poker se adentró entre los dos sujetos.

-Nos contó sus planes de coronación en la PxP. Nos reveló, que Melkor tenía una manera de gobernar muy distinta a la de su opinión. Nos reveló, que estuvo a punto de dar el golpe de estado y destronarle él mismo…

-…Hasta que apareció San. –Terminó Kyoru.

-¿Y por qué querríais traicionar a Maestro Arena? ¿Y si esto es una trampa? –Dijo Alliare desde la silla. –No sé si confiar en vosotros.

-Arena tenía pensado hacer cosas muy perversas en tu contra. Sabía que tú eras la única que podía hacerle frente. Javi… MDragon… Raistlin… Shiyo... No tienen tanta importancia en su juego. Sin embargo, tú más de una vez has logrado el favor de Melkor y has sido una de las principales regentes de la Unión. Si estuvieses en contra suya, serías un gran problema a su paso.

-Estamos en contra de Arena debido a que, a pesar de que los Fallen Leaves  son su mano derecha, las manos siempre tienen más de un uso. Nos usaba para recoger miembros nuevos, pero también mediante otros medios. Éramos sus… “pajaritos”.

 -Tal vez estemos exagerando, pero nosotros tres hemos llegado a un mismo acuerdo: No queremos seguir en PxP, ni menos en la Unión PxP…

-…Queremos volver a ver a nuestras familias. Hemos contraído un virus mortal, pero la vacuna ya está distribuida, ¿qué problema hay entonces? ¿Por qué estamos reclusos pues en un recinto apartado del mundo?    

-Queremos la libertad. –Terminó Poker.

Alliare lo comprendió todo. Ella misma tenía la misma duda hace bastante tiempo. Sin embargo, todas sus dudas desvanecían rápidamente: Ella era una de las principales gobernantes en la PxP. Era una sociedad más, con sus gobernantes y sin ellos. Asintió.

-Así pues, te hemos traido aquí para algo…

-…Vamos a coronarte Administradora. –Terminó Wolf.
haber si me muero