Autor Tema: [FanFic] Exploradores de los sueños  (Leído 3555 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
[FanFic] Exploradores de los sueños
« en: 16 de Marzo de 2012, 10:47:45 pm »
Hola a todos. Siempre quise publicar un FanFic, y tras mucho pensando cosas, he decidido abrir uno. ¡Espero que os guste!

Ni se os ocurra comentar aquí, tema de comentarios aquí: Comentarios


Introducción.

Ésta historia se narra en un mundo que tal vez conoces, el mundo Pokemon. A lo largo de la historia aparecerán personajes que tal vez conozcas o te suenen de algo, concretamente de MM3. No te asustes, pues la historia apenas tiene algo que ver con aquella. Narra los hechos que ocurrieron hace unos años en éste mundo después de que éste se salvara de la parálisis temporal.

Actuales personajes principales.

Galén. Pareja de Galia. Un Gallade famoso por sus hazañas junto a Galia como Equipo Explorador.
Lin y Yun: Dos hermanos cuyo mayor sueño es convertirse en exploradores.
Spinda, Wynaut y Wobbuffet: Dueños de la cafetería Spinda, en la Aldea Tesoro, aunque no por mucho tiempo...
Mimi: Compañera de Garu y Coton en Ciudad Urbe, una Jigglypuff astuta y divertida. Recurre a cantar en determinados momentos
Garu: compañero de Mimi y Coton. Suele ser bastante sigiloso y travieso al robar.
Coton: compañero de Mimi y Garu, rápido y despreocupado.


Mapa

En rojo el itinerario de Spinda.
En verde el itinerario de Galén
En amarillo destacado (todo tiene amarillo) el itinerario de Lin y Yun
En morado el itinerario de Mimi, Coton y Garu
En negro la Aldea Tesoro, Ciudad Urbe, Gremio Experto y el Pico Oniris




Capítulo 1

La ventisca arreciaba furiosamente en las heladas cumbres de los Picos Gélidos. Una sorprendente capa de nieve y escarcha cubría el anterior manto que fue el suelo.


???: Venga, ya queda poco…

???: No sé si podré seguir, Galén

Galén: Es solo una tormenta de nieve, hemos aguantado situaciones peores, mi querida Galia.

Galia: La tormenta es bastante fuerte, un paso más y quedaremos congelados…

Galén: Solo nos quedan unos metros que subir para conseguirlo…

Galén tira de la mano de Galia, pero ésta se resiste.

Galén: Cariño, confía en mí, la Flauta Hielo está casi en nuestras manos.

Galia accedió. Apretó la mano de Galén y siguieron juntos en la ventisca de aquel infierno helado.
Anduvieron y anduvieron por el paso, escalaron las laderas de aquella montaña. Hasta que llegaron a un punto… vacío. Parecía la cima, pero encima de ellos la montaña seguía. Era como un enorme cráter dentro de la montaña, sin embargo, el suelo estaba cubierto de piedra, y no de nieve. En el centro, algo brillaba con una luz cristalina, Galén y Galia sonrieron a la vez, como dos almas gemelas.

Dieron unos pasos hacia delante, la tormenta parecía haber amainado en el momento que entraron. La sala brillaba con un fulgor frío de un tono celeste, en el centro parecía haber un objeto del cual provenía aquel destello de luz. Ese brillo… en efecto, era la Flauta Hielo.
Llenos de emoción, corrieron hacia el bello tesoro, pero justo cuando la rozaron, la Flauta emitió un extraño resplandor que mandó a Galén volando por los aires.

Galia: ¡Galén! –Exclamó preocupada viendo donde había aterrizado.

Giró la cabeza de nuevo, y la Flauta seguía ahí, brillando con un leve tono celeste. Una voz sonó en aquel sitio, el eco se formó en la sala.

???: ¿Pretendíais robar la reliquia de los hielos? Me temo que no puede ser así.

Galén incorporándose: ¿Qué?¿Quién habla?

Un destello se iluminó en la sala. Cuando se volvió visible se descubrió al hablante delante de la Flauta.

???: Mi nombre es Froslass, y guardo la Flauta Hielo del gran Articuno. No puedo dejar que os la llevéis. Si hace falta, mi cólera se mostrará ante vosotros.

Galén: no nos puedes detener, somos un equipo explorador y hemos venido a conseguir ese tesoro, rápido Galia ataquemos.

Galia: ¡Psíquico!

Galén: ¡Psico-corte!

Froslass: Estáis cometiendo un error… ¡Rayo Hielo!

El Rayo colisionó con el Psico-Corte y Froslass logró esquivar con rapidez aquel Psíquico en forma de rayo. De repente, vi que Froslass estaba a unos metros delante de mí, levantó la mano sombría e inerte apuntándome y de ella salió una nube grisácea.

Froslass: ¡Ventisca!

Todo se volvió negro… y frío. Lo último que vi fue el rostro de mi Galia interponiéndose entre aquel ataque y yo.

Cuando desperté, estaba al pie de la montaña. El frío no era igual de extremo que antes. Miré hacia los lados en aquel campo de hielo, una sensación de miles de agujas en el estómago se clavó en mí, Galia no estaba conmigo.
« Última modificación: 12 de Mayo de 2012, 11:02:37 am por Mustal »


haber si me muero

Wolf-X

  • Ingeniero Pokémon
  • **
  • Mensajes: 1640
  • Karma: +5/-1
  • ¿Te crees rival para mí?
    • Ver Perfil
    • Email

  • Total Badges: 33
    Badges: (View All)
    Octavo aniversario Séptimo aniversario Nivel 6
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #1 en: 18 de Marzo de 2012, 01:57:07 am »
Ésta bien pero solo una cosa... Como que solo un cap. ¿?

Y porque nadie a comentado ¿? xdd.

Ésta bien aunque no me gustan los temas tipo mundo misterioso xd.

Carri

  • Aprendiz de Entrenador
  • *
  • Mensajes: 41
  • Karma: +0/-0
  • Accelerator Dancing Accelolita ~~
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 12
    Badges: (View All)
    Súper combo Combo Alborotador
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #2 en: 18 de Marzo de 2012, 02:00:22 am »
Ésta bien pero solo una cosa... Como que solo un cap. ¿?

Y porque nadie a comentado ¿? xdd.

Ésta bien aunque no me gustan los temas tipo mundo misterioso xd.
Aqui no ivan los comentarios  :facepalm:

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #3 en: 18 de Marzo de 2012, 02:45:34 pm »
Capítulo 2


Estábamos los dos caminando de vuelta a casa. Era primavera en la Pradera Destello, por lo que las tormentas arreciaban fuertemente con truenos y rayos. Aquel día no era una excepción.

???: ¡Aaah! Menudo susto que me ha dado ese rayo, Yun.

Yun: ¡Venga ya, Lin! Si es solo un par de rayos de nada. Vives en la Pradera Destello, eres un Plusle y yo un Minun, estamos acostumbrados a los rayos y estamos en primavera… ¿Qué te esperas de un par de rayos?

Lin se para: No sé Yun… me ha asustado esta vez.

Yun: Vamos, anda, no seas cobardica.

Seguimos andando entre la tormenta, finalmente llegamos a casa. Enseguida corrimos a nuestra habitación.

Yun: No deberías ser tan cobardica, ten en cuenta que dentro de poco partiremos, ¿te acuerdas de nuestro objetivo?

Lin: Sí…

Yun: …Convertirnos en exploradores y descubrir miles de tesoros, pero debemos ser valientes. ¿Te acuerdas de aquellas piedras que encontramos en el Corazón de la Pradera aquella vez?

Lin: Sí, la llevo puesta todos los días.

Sacó algo de su bolsillo. Un misterioso colgante con una piedra roja. Brillaba de tal manera que parecía estar viva, como el crepitar de una llama. Yun también sacó una, azul como el océano, en un colgante al igual que su hermana.
 
Yun: Aquel día parecimos auténticos exploradores, jeje, y de ahí sacaste la idea de explorar nuevos sitios, ¿no?

Lin asintió, más decidida que antes.

Yun: Pues bien, lo primero que debemos hacer es ir a examinarnos al Pokegremio Experto.

Lin: ¿Porqué al Experto y no al del Gran Bluff? Nos pilla más lejos el que tu dices.

Yun triste: Porque ahí realizan las pruebas de exploradores en vez del aprendizaje. El Pokegremio del Gran Bluff está demasiado lleno de aprendices desde aquel equipo que salvó al mundo, no admitirían más, y la única solución posible tendrá que ser ir al Experto.

Lin: ¿Partiremos mañana, como acordamos?

Yun asintió. Siguieron charlando toda la noche, hasta que se quedaron dormidos
« Última modificación: 23 de Marzo de 2012, 03:43:32 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #4 en: 20 de Marzo de 2012, 05:12:37 pm »
Capítulo 3



La música sonaba alegre en la Cafetería Spinda. A alguien le había tocado el premio gordo y Ludicolo había roto la pared una vez más para bailar. Los rítmicos movimientos parecían hipnotizar en júbilo a cada uno de sus espectadores.

Wynaut: Mmmm, me parece que te ha tocado un buen premio, ¿no Wobbufet?

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Sunflora feliz: ¡Ay, osea, pero que fuerte!

Wynaut: ¡Felicidades! Te ha tocado un lote de MT’s para que la puedas usar.

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Sunflora se fue eufórica con su premio. Ya era la tercera vez que le tocaba un premio esa semana y eso nos había proporcionado cantidad de objetos para el Reciclaje Explorador. Wynaut y Wobbuffet estaban consiguiendo muchísima clientela con el Reciclaje Explorador, que consistía en el trueque de un boleto por cierto número de objetos encontrados en exploraciones.

Spinda: Mientras que yo estoy preparando batidos…

Pachirisu: Disculpe…Disculpe…

Spinda sobresaltada: Ah! Si, el batido. –Coge la manzanita- ¡Se ha añadido la manzanita!

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Comienzo a agitarlo con mi especial talento para los batidos, mis manos lo movían mejor que nadie.

Spinda: Un poco por aquí, un poco por allá, se remueve y... ¡Listo!

Vi como aquel Pachirisu degustaba el batido, nada me hacía sentir mejor que ver a alguien disfrutando de algo y que me diese las gracias a cambio. Sin embargo esos días parecían llegar a su fin

La tarde pasó y la mayoría de exploradores se iban ya a la Aldea Tesoro. En ese momento salí del mostrador y decidí hablar con Wynaut y Wobbuffet.

Spinda: ¡Ha sido una tarde de ensueño! Hemos conseguido mucho para nuestro objetivo.

Wynaut: La verdad es que ya estamos más cerca de partir hacia aquel sitio.

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Spinda: Pero primero tendremos que conseguir la placa de explorador…

Wynaut: …Y luego tendremos que cerrar la cafetería.

La idea me entristeció una vez más, pero era fundamental si queríamos llegar ahí. El Tesoro del Pico Oniris estaba cada vez más cerca de nosotros.
Hace una semana o dos, Wynaut nos informó una noticia un tanto extraña. Un Pokémon misterioso le dio una nota donde estaba apuntado un tesoro en especial. Aquel Pokémon… no logró saber quien era. Pero la nota señalaba a un lugar muy lejano donde se habían oído leyendas de que un gran tesoro andaba oculto en él. El Tesoro del Pico Oniris.

Spinda: …Pero no nos debemos acobardar ahora, hemos estado trabajando muy duro en la cafetería como para echarnos atrás. Si damos un paso hacia delante, ¡seremos los primeros exploradores en conseguir el Tesoro del Pico Oniris! ¡Un tesoro de ensueño!

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Wynaut asintió, salieron de la cafetería y cerraron la puerta. Wobbuffet colocó un cartel de “Aviso importante”. Nos dirigimos al Pokegremio de exploradores, y mañana todo comenzaría…
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #5 en: 23 de Marzo de 2012, 06:35:00 pm »
Capítulo 4



A la mañana siguiente nos despertamos los dos.
Apenas pudimos dormir de lo nerviosos que estábamos por que llegara ese día. Ese día íbamos a iniciar nuestra aventura como exploradores.
Dormía plácidamente, esa noche apenas dormí, cuando noté el contacto con las manos de Lin. Me cogió de las orejas, y con una manera divertida y agitada, me tiró de ellas hacia un lado y otro. Abrí los ojos de par en par nada más ver como me había cogido.

Lin: ¡Arribaaa!

Yo la mato… pensé a mis interiores. A uno no le sentaba nada bien que lo despertasen de un sueño tirándole de las orejas y moviéndolas como si fueran muñecos.

Yun dolorido: ¡Ahrggg!

Lin: ¡No te pongas así! Hoy es el gran día, por fin partiremos hacia el Pokegremio Experto y no debemos retrasarnos.

Sabía que hoy era el gran día. Tenía la cuenta más ajustada que ella. Cada día me preguntaba, ¿entonces cuando nos vamos? O ¿Cuánto tiempo estaremos aquí?, ya me había cansado, pero mi hermanita era así. Me froté las orejas dolorido y me dirigí a Lin.

Yun: ¡Te voy a meter una descarga que te va a dejar negra!

Lin se movió divertida.

Lin: No si soy yo la que te la hace antes… ¡Onda Trueno!

Un ligero rayo salió de sus mejillas y chocó contra mí. El tacto contra la electricidad me reconfortaba, y ese Onda Trueno no era doloroso.
La electricidad no me hizo casi efecto y pude correr hacia ella para lanzarle un Impactrueno, pero antes de lanzar el ataque en medio de la casa, nuestra madre entró por la puerta.

Raichu: Hijos, traigo buenas noticias, hoy me he pasado por Mensajeros Pelipper y nos han traído una carta especial.

Nos tendió la carta. Parecía simple, pero al observarla de cerca se vio que estaba escrita con una letra pulcra y estilizada. Me puse a leerla.

Querida señora Raichu.

Su petición para que los Pokemon Lin y Yun reciban el aprendizaje de exploración en el Pokegremio Experto  ha sido aceptada. Nos ha impresionado a los profesores y organizadores saber que unos Pokemon tan jóvenes hayan desarrollado ganas y éxitos de explorar, y por lo que las razones que usted pone sobre sus exploraciones en la Pradera Destello, esos han sido los suficientes motivos como para aceptarles.

Atentamente.

CPU, profesor y organizador en el Gremio de Exploradores.


No lograba articular palabra de la emoción, habíamos sido aceptados en el Pokegremio Experto. Lin también parecía estar impresionada. Las “notables exploraciones” de las que habla la carta eran simplemente objetos descubiertos en la Pradera, aunque algo extraño; pequeños cofres con objetos, una Bolatrueno… y nuestros colgantes.

Despedía chispas de las ganas de salir. Nos fuimos a nuestra habitación y lo preparamos todo en la bolsa. No había demasiado que poner, pero saber que ese día nos despediríamos para siempre de nuestro hogar me hizo pensarme las cosas. Todos nuestros amigos, nuestro hogar, nuestras cosas…

Me quedé parado mirando al vacío, pero la imagen de las múltiples futuras exploraciones que íbamos a pasar los dos me reconfortó. Seguí preparando la bolsa y cuando ya la tuve terminada, avisé a Lin.

Lin: ¡Enseguida voy!

Sabía que Lin era una de esas que cuando decían “ahora vengo” se referían a “en media hora vengo” a si que abrí la puerta, y salí a hablar con mis amigos. Allí les vi, a lo lejos, corrí hacia ellos.

Shinx: ¡Yun! ¿Esa bolsa?

Pika: ¿Entonces no bromeabas cuando dijiste que querías ser explorador?

Yun: No, lo decía en serio, y venía a despedirme de vosotros. ¿Dónde está Mareep, por cierto?

Shinx: Se acaba de ir a tu casa a despedirse de Lin, pensaba que no ibais a venir.

Yun riéndose: Mf, pues como le toque esperar en la puerta va a criar pelusas... Lin dijo que iba a venir “ahora”

Nos reímos y seguimos charlando un buen rato. Finalmente vi a Lin acercarse a lo lejos.

Lin: ¡Yuuuuun! ¡Nos vamos en breves!

Despedí un último adios a mis amigos, y me fui con Lin.
Aquellos cinco minutos fueron los más largos de mi vida. Esperé con Lin, y finalmente emprendimos camino al Pokegremio Experto.
Lin estaba entusiasmada, pero a mí este viaje me provocaba una sensación nostálgica, y eso que solo habían pasado un minuto desde que salimos.
 
Nos despedimos con la mirada y miramos hacia el frente, emprendimos paso hacia el Pokegremio.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #6 en: 27 de Marzo de 2012, 04:03:01 pm »
Capítulo 5



Ya no podía hacer nada, estaba perdido.
Aquel día me había despertado al pie de la montaña sin mi Galia. Ese tal Froslass debió de pillarme desprevenido, y por ese error, me costó la vida. En el último momento, vi como Galia se interponía entre el ataque y yo, y ya no volví a saber de ella. Nuestro equipo estaba roto. Yo estaba roto.

Me propuse subir de nuevo la montaña. Debía volver y plantarle cara a Froslass para recuperar a Galia. Sin embargo, el frío era extremo, y apenas me notaba con energías en el cuerpo. No podía avanzar así en medio de la montaña y luego luchar, o terminaría igual que antes… o peor.
Además, noté que me rugía el estómago. Todas nuestras provisiones habían desaparecido en la montaña y cuando llegamos a la sala de la Flauta Hielo, no teníamos casi comida. Necesitaba un refugio de alguna manera.
Me dispuse a encontrar refugio alguno entre la nieve, pero aquello no tenía nada. El campo que rodeaba la montaña era frío y solitario, y era casi imposible encontrar refugio y sobrevivir a las fuertes ventiscas que acechaban.

Caminé débil entre la maleza, al menos habían algunos árboles. Me alejé a la distancia suficiente y me dispuse a lanzar un ataque. En aquel momento imaginé que aquel árbol era Froslass.

-   ¡Psico-Corte! –Grité.

Un rayo amarillento con forma de media luna salió de mis brazos y partió en dos el árbol. Esa sensación me dio algo de gusto. Cogí el árbol y lo corté en trozos. Ya tenía suficiente como para calentarme aquella noche.

La noche cayó y la tundra era más oscura y tenebrosa que por la mañana. Tiré los troncos al suelo y saqué de mi bolsa de emergencias algo. Lo cogí, era una Llamaesfera conseguida en mis exploraciones. La esfera estaba protegida por un trapo húmedo para no incendiar ni explotar en ningún momento. Saqué el pañuelo y cogí la Llamaesfera con sumo cuidado de que no me quemase.
La froté rápidamente con la madera y enseguida ésta se prendió fuego. El destello brillaba suavemente y proporcionaba una luz cálida que hacía el lugar menos siniestro.
Me eché a dormir con el estómago vacío, pero no me preocupé, aquel lugar tan frío no tenía comida alguna, y no se iba a preocupar en buscarla.

A la mañana siguiente, el frío le recorrió por las venas. El fuego se había extinguido y solo quedaban de él brasas.
Me levanté de aquel suelo cubierto de nieve. En ese momento me dispuse a explorar la zona, al menos debería encontrar una manera de salir. Recordé la manera de que había llegado junto a mi pareja a la enorme isla. Habíamos cruzado el Estrecho de las Nieves mediante la ayuda de uno de nuestros amigos, Lapras.
Pero por desgracia, el viaje con Lapras había sido bastante duro, y dijo que se volvía a las tierras del este al ver lo glacial que era aquel lugar, cosa que me extrañó, pues Lapras era un Pokemon de tipo Hielo y estaba acostumbrado al frío.

Ví que la tarde iba cayendo, me dolían las piernas de tanto andar, así que me volví a colocar y miré a un árbol. Sin embargo, un pensamiento extraño me vino a la cabeza. Parecía que me observara alguien… ¿pero quien?
Ignoré aquel pensamiento y grité

-   ¡Psico-Corte!

El rayo cortó al árbol y lo partió en dos mitades. Pero en ese momento, algo se movió en los arbustos cercanos.

¿??: Huejejeje… parece que tenemos visitantes.

¿??: ¿Quién se encuentra con nosotros en nuestro humilde hogar.

Aquellas voces me asustaron. Eran frías y astutas. Siniestras.

Galén: ¡Mi nombre es Galén! ¡Gallade explorador de las regiones del Mundo Pokémon! ¿Quién se muestra?

¿??: Huy, que poca cortesía la nuestra, permitidme que me presente. Mi nombre es Weavile, líder de nuestro pueblo. Vagamos por los rincones más oscuros de nuestras tierras como pueblo que somos…

Weavile 2: …Nadie osa a desafiarnos ni a hablarnos de tal manera…

Weavile 3: … Y estamos últimamente un poco hambrientos. ¿Tienes algo de comida?

Aquellas palabras me estremecieron. No solo parecían ser uno o dos Pokemon a los que podía derrotar fácil y rápidamente, sino era un pueblo entero. No hablé, solo me puse en guardia.

Weavile: Mff… parece que tu no tienes comida, que penita. Además, me da la impresión de que estás temblando… y no precisamente por frío.

Todo el pueblo Weavile estalló a carcajadas. El líder también se reía disimuladamente por su broma. No podía aguantar más, pero sabía que me estaba provocando.

Weavile: Pues bien…. Ya que veo que no eres nadie ni nada interesante para nosotros, espero que disfrutes tu hora. –Se gira ante sus compañeros- Éste dejádmelo, quiero pasármelo bien.

Acto seguido, Weavile se abalanzó contra mí a una velocidad sorprendente, y sus garras se clavaron en mí.





Estrecho de las Nieves: es el estrecho que está en la parte este de la isla blanca de abajo a la izquierda.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #7 en: 01 de Abril de 2012, 11:13:58 pm »
Capítulo 6


Las escaleras del acantilado al Pokegremio eran eternas. El Pokegremio de exploradores estaba ubicado en uno de los acantilados de la Aldea Tesoro. Finalmente, vimos la enorme carpa del Pokegremio delante de nosotros. 

"Espero que el Gran Bluff nos reciba bien, si tiene mal humor nos podríamos olvidar de esto de la exploración..." -Pensé.

Wynaut me hizo una señal. En ese momento descubrí que me había parado en medio de los últimos escalones.

Wynaut: ¡Vamos, Spinda!

Spinda: Esto... sí, ¡por supuesto!

Caminamos a la puerta y observé que delante de aquella reja de hierro que protegía había una especie de... ¿red?
Parecía estable, asi que caminé hacia la puerta hasta que pisé aquella red.

???: ¡¡Pokémon detectado, Pokémon detectado!!

Salté del suste que me había dado aquella voz, pero me mantuve firme a pesar de saber que debajo de mi había alguien viéndome las plantas de los pies. "Que no me hagan cosquillas, que no me hagan cosquillas..." -pensé-

???: ¿De quién es la huella, Diglett?

Diglett: La huella es... la huella es... ¡de un Spinda! ¡Sí, eso parece, Loudred, de un Spinda!

Loudred: ¡Diglett, eres un centinela imparable, no te pongas con "parece"

Les interrumpí de su conversación

Spinda: esto... veníamos a ver al Gran Bluff

Diglett: ¿Veníamos? ¿Quién más está contigo?

Me aparté y dejé paso a Wynaut, y después a Wobbuffet. Diglett los identificó y de repente vi como alguien se asomaba por la reja de hierro que estaba en la puerta. Ese debía de ser el tal Loudred por el grito que nos soltó.

Loudred: Ah, sois los de la Cafetería Spinda, ¡pasad!

Abrió la reja y entramos dentro. El Pokegremio en realidad no era tienda gigante con forma del Gran Bluff, sino ocupaba todo el acantilado por dentro por lo que parecía. Delante solo habían unas escaleras, asi que bajamos.

El segundo piso, donde residían los exploradores, era enorme. No parecía que estuviéramos dentro de un acantilado como si fuera una cueva, sino habían ventanas que daban al exterior y daban una luz reconfortante.

Spinda: ¡Qué bonito!

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Loudred: Bueno, esperad un momento, iré a llamar a Chatot.

Loudred se fue a un extremo de la sala, y enseguida volvió con la mano derecha del Gran Bluff, Chatot.

Chatot: ¡Cruaac! Pero si son los dueños de la cafetería, ¿Qué os trae por aquí?

Wynaut: Veníamos a solicitarle algo al Gran Bluff.

Chatot: Ah, bueno, la cámara del Gran Bluff está cerca, pero como mano derecha suya, debo escoltaros y estar presente.

Nos llevó hacia una puerta de madera pintada con colores rosas. En el centro estaba el icono del Gran Bluff: la silueta de la cabeza de un Wigglypuff coloreada en un tono igual de rosa que los detalles de la puerta. Chatot llamó dando unos toques.

Chatot: ¡Gran Bluff! ¡Han venido a verte!

Nadie respondió. El rostro de Chatot pareció a tornarse a un tono un tanto vergonzoso. Pasaron los minutos hasta que oí a Chatot murmurar algo.

Chatot: Ains, como les pase como a aquellos exploradores que osaron a llamar asi sin más... ¡Cruac! -se estremece como si le doliera

Spinda: ¿Que dices Chatot?

Chatot: ¡Cruaac! Esto... nada, nada, el Gran Bluff os recibirá enseguida.

Voz detrás de la puerta: ¡Por supuesto! ¡Pasa, Chatot!

La cámara era increíble. Cuatro cofres llenos de joyas y monedas adornaban la sala, debían de ser los ingresos del Pokegremio. Tapices rosas con el icono del Gran Bluff adornaban las paredes y dos ventanas circulares llenaban de iluminación la sala.

Chatot: Esto... Gran Bluff, han venido los dueños de la cafetería Spinda. Spinda, Wobbuffet y Wynaut.

El Gran Bluff dio un giro sorprendente y una voltereta, así por así.

Gran Bluff: ¡Hola, hola, amigos! ¿Qué os trae por aquí?

Wynaut aturdido: Esto...

Spinda: ¡Hola, Gran Bluff! Veníamos a pedirte un favor de ensueño

Wobuffet: ¡Eso, eso!

Gran Bluff: ¿Ah, sí?

Spinda: ¡Queríamos convertirnos en exploradores, en un equipo!

El rostro de Wigglypuff seguía contento, parecía buena señal. Chatot a su lado debió haberse sobresaltado, pero permanecía en silencio.

Gran Bluff: ¡Ah, solo eso, no pasa nada! ¡Podéis divertiros mucho en vuestras exploraciones, y así ver como mejora la cafetería!

Había tocado un tema del que evitábamos. El Gran Bluff se puso de repente a bailar y a dar vueltas.

Gran Bluff: ¡Pues todos amigos! Laralalaaa... lalala...

Wynaut: Esto...

Spinda: ...Gran Bluff... El caso es que vamos a hacer una exploración muy importante, y tenemos que cerrar la cafetería.

El Gran Bluff paró de bailar. Su rostro seguía igual.

Gran Bluff: ... entonces... ¿no habrá cafetería?

Sus enormes ojos azules comenzaban a brillar, en algún momento parecía que iba a... a... ¿llorar?

Gran Bluff: Sniff...

El suelo del Pokegremio parecía estar temblando.

Gran Bluff: Sniiiiffff....

Chatot: ¡¡¡Cruaac!!! otra vez no, otra vez no.

Debíamos sacar el plan de emergencia.

Spinda: ¡Espera, Gran Bluff! Te hemos traido algo.

Wynaut sacó de repente de la bolsa una bolsa aún más pequeña que estaba llena de Manzanas Perfectas.

Gran Bluff: ¿Man..Manzans Perfectas? -de repente, su rostro se torna a alegría- ¡Gracias! ¡Podéis explorar todo lo que queráis, gracias, gracias amigos! Laralala...laralala...

Cogió una manzana y comenzó a bailar otra vez.

Lo habíamos logrado, y por fin íbamos a por el Tesoro del Pico Oniris.






« Última modificación: 01 de Abril de 2012, 11:18:27 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #8 en: 03 de Abril de 2012, 08:24:33 pm »
Capítulo 7


...Y se abalanzó contra mí.
Las garras de aquel Weavile estaban muy afiladas, no había duda. Se hincaron en mi estómago como si nada y la sangre brotó.

Galén: ¡Ahrgg! -gemí de dolor.

Weavile: ¡No te quejes aún, no hemos llegado a lo divertido.

Me levanté y le asesté una patada. El Weavile salió volando, pero aterrizó de una manera limpia. En posición de defensa, volvió a cargar contra mí.

Weavile: ¡Puño Hielo!

El puño derecho de aquel Weavile se iluminó con un tono cyan, frío.

Galén: ¡Hoja aguda!

Rápidamente, levanté el brazo y bloqueé aquel ataque. Sin embargo, no fue suficiente, pues el Weavile me hizo un corte bastante doloroso con su garra izquierda. Antes de que yo le atacara con Hoja Aguda, retrocedió un metro de un salto.

Weavile: ¡Já! ¿"Explorador experto" te hacías llamar? -soltó una carcajada.

Ahora me tocaba a mí atacar. Cargué contra el y usé el efecto del Hoja Aguda. Weavile retrocedió de manera ágil.

Weavile: ¡Tajo Umbrío!

A una velocidad sorprendente, las garras de Weavile volvieron a herirme en el lado izquierdo. Ya me costaba mantenerme en pie. Ese Weavile era demasiado. Decidí atacarle a mi manera. Corrí hacia el y usé A Bocajarro.

La danza era mortífera. Mis hojas chocaban con las garras salpicando pequeñas gotas de sangre, pero poco a poco iba ganando terreno y Weavile retrocedía más y más. Llegamos a un punto donde los árboles de la tundra se apiñaban demasiado. Yo seguía luchando a pesar del terrible dolor que tenía en el brazo izquierdo y en el estómago.
Había causado a aquel Weavile heridas importantes. Tenía un corte profundo en el hombro derecho y cojeaba a causa de una patada que le asesté. Sin embargo, seguía luchando y bloqueando mis ataques. Cuando pensaba que los árboles ya no le iban a permitir retroceder más, Weavile se movió con velocidad, pasó junto a mí, y se colocó detrás mía.

¿Cómo lo ha hecho? -pensé.

Me giré, pero fui lento. Weavile me asestó un tajo con sus dos garras que me alcanzó en el pecho. Caí.  Ya no podía hacer más, estaba acabado.
Oía las carcajadas del pueblo Weavile. Mi rival también parecía contento.

Weavile: ¿Y ahora te rindes, explorador? -dijo en un tono desafiante.

No respondí, pero sí me levanté. Me costaba mucho debido a las heridas, pero no podía caer en ese momento. Pensé en Galia, en el Froslass, en las aventuras que habíamos pasado, y los descubrimientos sobre la Flauta Hielo, todo para caer en medio de una isla perdida en el mundo.

Weavile: ¿Vas a luchar en esas condiciones? Y yo que pensaba que ibas a darme un buen combate... ¡Tajo Umbrío!

Galén: ¡Hoja Aguda! -Dije a duras penas.

Mis hojas salieron rápidamente y la danza comenzó. Sabía que Weavile esquivaría un Psico-Corte por mucho que lo hiciese, y usar A Bocajarro era demasiado arriesgado, por lo que la única manera era Hoja Aguda.
De repente, se me ocurrió algo.

Seguí bloqueando todos los ataques, poco a poco, nos íbamos aproximando otra vez a los árboles. Di un salto hacia atrás que me hizo retroceder una buena distancia, pero Weavile saltó hacia mi.

Mierda...

Lo bloqueé con Hoja Aguda, hasta que se me presentó la ocasión. Le obligué a retroceder después de uno de mis tajos. Entonces apunté hacia él.

Galén: ¡Psico-Corte!

Disparé, y justo como predije, Weavile lo esquivó con facilidad. Pero no vio algo, y ese algo fue el árbol con el que chocó el ataque.
El árbol cayó justo detrás de Weavile, y éste lo esquivó. Lo había calculado todo. Me aproximé a él todo lo rápido posible y le ataqué con A Bocajarro.
Ahora todo estaba a mi favor. Weavile bloqueaba todo lo que podía, pero no era capaz de atacar. Llegó un momento en el que bloqueé uno de los únicos ataques que pudo usar para defenderse. En ese momento de confusión, alcé la pierna y le empujé hasta que perdió el equilibrio y cayó. Salté delante suya, le coloqué la hoja en el cuello, y paró.

Galén: Ríndete.

Weavile: ¿Por qué iba a hacerlo? Mi pueblo está en los alrededores, solo un simple grito, y todos nosotros iremos a por ti. He tenido piedad contigo, Galén, pero no me estás dejando alternativa.

Sonrió, esa sonrisa siniestra no me gustaba nada. Me miró fijamente con sus ojos negros.

Weavile: el que debe rendirse... eres tú.



En cursiva son pensamientos.

haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #9 en: 09 de Abril de 2012, 09:47:53 pm »
Capítulo 8

¿??: ¿Estás preparada, Mimi?

Mimi: ¡Pues claro que sí, Garu!

Coton: ¿Pues a qué esperas?

La plaza estaba repleta de gente. Ciudad Urbe estaba en época de fiesta y las calles estaban repletas de turistas provenientes de todos los lugares del Mundo Pokémon, desde la famosa Aldea Tesoro, hasta los recónditos rincones de la Península Sureña.

Hacía buen tiempo, como siempre. Los enormes edificios de la Ciudad le daban un aspecto de tecnología increíble, pero aquello solo era un sitio donde vivir entre el montón. La plaza estaba repleta de gente, muchos mirándonos. Garu y Coton estaban haciendo malabares y corriendo.
Las manos de Garu se movían con velocidad (normal en un Ambipom, con cuatro manos...) cogiendo platos que le lanzaba Coton, un Whimsicott de pelo largo y enmarañado. Mimi se acercó a los chicos, el plan comenzaba a surgir con aquella gente deseando entretenimiento.

Mimi: Chicos, id parando

Poco a poco, fueron haciendo menos tonterías hasta que los espectadores parecían estar en un punto entre el aburrimiento y la diversión.
Mimi dio unas vueltas y comenzó a bailar para que los espectadores no se extrañasen, mientas que Garu y Coton recogían el material. El cuerpo redondo y rosado de Mimi paró de girar, los espectadores la miraban divertidos e interesados...
 
Coton: ¡Ahora, Mimi, a cantar!

Mimi sacó su micrófono del bolsillo, y entonó una suave melodía. No tenía mucho sentido, pero los espectadores comenzaban a tener cara soñolienta. Garu y Coton se sonrieron el uno al otro.
Mimi seguía cantando. La melodía era larga y hermosa, pero las palabras que usaba no tenían sentido alguno, parecía que estaba tarareando una nana relajante. Aun así, Mimi siguió cantando, hasta que con un gesto de confirmación por parte de Garu, paró.
Todos los espectadores se estaban tirados en el suelo, dormidos a pierna suelta. Garu parecía despierto, pero Coton también estaba tirado en el suelo.

Mimi: ¡Yay! ¿Qué le ha pasado esta vez a este?

Garu: Se le olvidaron los tapones –dijo mientras se quitaba unos tapones de las orejas.

Mimi: te toca cargar con él

Garu: ¿Qué? Ve con el tú, yo podré coger los objetos, tengo más capacidad.

Mimi: Vale, vale, pero rápido, se van a despertar.

Cogió el cuerpo dormido de Coton. Era ligero como una pluma, pero la bola de pelo le tapaba la vista. Garu se acercó a uno y cada uno de los dormidos, les metió sigilosamente la mano en el bolsillo, y metió uno y cada uno de los objetos en la bolsa. Rápidamente, corrimos a un callejón a ocultarnos del agente Magnezone.

Mimi (resoplando): Uf…uf… a la próxima cargas con Coton, es ligero para mi, pero casi me estampo en la pared por no ver con el pelo.

Garu se rió disimuladamente.

Garu: Un momento, déjame tu micrófono, enseguida vuelvo.

Lo cogió sin que Mimi respondiera nada, y corrió hacia la multitud dormida.

Mimi (pensando): Como le pillen, o como se despierten…

Rápidamente volvió. Nos fuimos a nuestro refugio en el callejón. Garu destapó unos ladrillos en un rincón, y un pequeño boquete se abrió, nos metimos dentro. Luego cerró el boquete.
Nuestro cuartel estaba tan limpio como siempre. Era una habitación normalucha, de un tono grisáceo por la piedra y ladrillo del edificio construido encima suya.

Mimi: Enciende un fuego, que no veo nada.

Coton: ¡Ah! ¿Dónde estoy? ¿Quién me coge? ¡Aaaah!

Mimi: ¡No grites, estúpido, el refugio está bien guardado como para que lo destapes!

Coton: Perdon… me dejé los tapones, pero bájame.

Lo bajé, y Garu encendió un fuego. Cogí el saco de pertenencias y lo vacié con intriga y ansia.
Mucho oro y pertenencias cayeron. Me encantó aquel botín. Mimi se quedó una tiara dorada que vio.

Coton: No te fies, seguro que es Made In Región de las Nieves.

Lo miré de reojo mientras rebuscaba.

Mimi: Me da igual, me gusta y punto… -toqué algo- ¡Eh! ¿que es  esto?

Se acercaron al misterioso objeto. Era un trozo de papel, parecía una carta. Era un papel demasiado ligero, parecía romperse poco a poco de lo viejo que aparentaba.

Coton: ¿Y eso?

Garu: Sí, eso, se lo pillé a un tipo entre el grupo, no tenía nada más que eso y un par de cosas más, asi que lo cogí.

Mimi: ¿Qué es?

Garu: Ni idea… si probáis a abrirlo.

Sin embargo, la misteriosa carta hizo un chasquido, y se abrió. Nos quedamos con los ojos como platos.
En ese momento, Garu comenzó a leer.

***

La gente se comenzó a levantar. Uno a uno, sus caras iban tornando de adormilación  a extrañeza, y de eso a enfado. El Agente Magnezone iba comprobando el robo a gran escala.

Magnezone: Ha sido la tercera vez Bzz -dijo con voz enojada.

Magnemite: ¿Qué haremos? Bzz

Magnezone: Tomaremos medidas drásticas Bzz

Se fue con sus agentes, y dejó a toda la población confusa con dibujos pintados a rotulador en sus caras.



1. Mimi es un Jigglypuff por si no os habéis dado cuenta
2. Dato importantísimo: este capítulo lo escribí tomándome el postre de la cena (?)




« Última modificación: 09 de Abril de 2012, 09:58:48 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #10 en: 20 de Abril de 2012, 07:36:00 pm »
Capítulo 9


Aquella noche no habíamos pegado ojo.

Después de haber partido de la Pradera Destello, tanto mi hermana como yo estábamos muy ilusionados de salir de nuestro hogar, pero a la vez nerviosos.  El paisaje iba aplanándose y la hierba del suelo que antes predominaba de un color amarillento debido a la reciente actividad de rayos iba convirtiéndose en un tono verdoso, aunque parecía que iba escaseando la hierba y convirtiéndose en un terreno seco y poco vivo.

El viento apenas corría. Nos habíamos situado en la estepa que rodeaba la pradera. Debido al relieve destacado (la Pradera se erguía en una colina) y a las recientes tormentas, nuestro antiguo hogar era habitable y verde, pero poco a poco íbamos abandonando aquel lugar, el terreno se iba transformando en una estepa seca y sin lluvias.

Aquella noche, decidimos acampar en medio de aquel lugar. Apenas había árboles de los que nos podíamos refugiar, pero algo me decía que nuestra famosa costumbre de refugiarnos de la lluvia no iba a servir en aquel lugar. Aunque acampar en medio del campo a vista del más sencillo Pokémon tampoco me resultaba agradable.
Lin sacó de la bolsa unas bayas Meloc. No teníamos manera de dormir más que el suelo, asi que nos acurrucamos uno al otro mientras mordíamos las bayas. Sabían un poco dulces, nos las devoramos rápidamente. Antes de lo que pensamos, la luna ya estaba sobre nuestras cabezas.

Lin: Chispa… -murmuró mientras que unas chispas salían de sus mejillas, creando un fuego tenue.

Las llamas comenzaron a crepitar débilmente. Colocamos unas piedras alrededor del fuego para que no se expandiese y nos pusimos delante de él. Las llamas danzaban alegremente y creaban una luz amarillenta que iluminaba bastante de la estepa. Los alrededores se veían difuminados y distantes con la luz del fuego. Me comenzaba a adormecer.
Giré mi cabeza a Lin. Para mi sorpresa, estaba dormida. Fue entonces cuando me di cuenta del tiempo que había pasado. Me tumbé, y de repente me dormí.



El sueño no fue placentero más que un rato ligero. Me desperté por la noche debido a un ruido que parecía haberlo escuchado. Delante de las ligeras brasas que yacían entre las piedras, estaba Lin levantada y alterada.

Yun: Lin, ¿ocurre algo?

Lin se dio la vuelta rápidamente, como si fuera un intruso. Se dio cuenta de que era yo y su rostro pareció tornarse a calma.

Lin: ¡Onda Tru…! Ve que soy yo -Ah, nada…

Casi me ataca…

Yun: ¿Qué ocurre?

Lin: Me acabo de despertar oyendo ruidos, como si fueran pisadas.

Yun: No pasa nada, la hierba es un tanto quebradiza y seca, habrá sido cualquier bicho de la estepa…

Lin: No, no ha sido un par de pisadas de un bicho sin más. He oído varias, distintas veces. Ésta es la tercera vez que me levanto.

Yun: Tranquilízate, no puedes dormir, y por eso oyes más al silencio.

De repente, escuchamos algo a lo lejos. No eran pisadas, era un ruido sordo en el suelo. Bueno, sí eran pisadas, pero el ruido era rápido… y a la vez sigiloso. Me puse en guardia junto a Lin, que me miraba con una expresión de temor. Rápidamente me giré hacia las brasas.

Yun: ¡Chispa!

Un rayo de pequeña intensidad brotó de mis mejillas y el fuego salió. Ahora podía ver mucho mejor lo que teníamos alrededor.
Una manada de Persians caminaba en círculos delante de nosotros. Lo extraño era que no les hubiéramos oído. Debían haberse estado acercándose a nosotros toda la noche. Solo estaban a unos escasos metros, nos miraban con una expresión asuta y maquinadora.

Persian 1: Jijijiji, ¿A quién tenemos por aquí? ¿Os habéis perdido, muchachos?
Veía como el resto de Persians se acercaban por la espalda.

Lin: Em… no, solo habíamos acampado por aquí…

Persian 2: Lástima. No sé si os habréis enterado, pero éste sitio es nuestro territorio
Se seguían acercando. Le di una patadita ligera a modo de señal a Lin. Los Persians de delante seguían acercándose mientras nos incomodaban con esas preguntas de advertencia.

Persian 1: Jiji, miau, seréis un aperitivo decente. No os escondáis, que no os haremos nada…

Todos rieron, menos nosotros dos, claro.

Yun: ¿Estás preparada, Lin?

Lin: … … Em… Sí –dijo con miedo en la voz- Preparado… ¡ahora!

Lin & Yun: ¡ONDA TRUENO!

Rápidamente, unos flagelos dorados salieron de nuestros cuerpos, el Onda Trueno entre los dos era algo que no  tenía nada que ver con las débiles chispitas que brotaban individualmente. Los flagelos despedían chispas doradas y azules que golpeaban a los Persians. La estepa se iluminó tanto que por un momento creí que era de día. Aunque rápidamente se incorporaban después de unas chispas ligeras.

Persian 1: ¡Miau! Menudos bichitos tan monos, si quieren plantarnos cara. –Dijo con pequeñas chispas entre el cuerpo. Parecía costarle moverse, pero si era así, no lo demostraba. Aquella criatura debía de ser muy orgullosa y maquinadora como para mostrar ante su presa su debilidad.

El Persian se me abalanzó encima. Rápidamente, Lin gritó “¡Chispa!”, y golpeó al Persian en el costado izquierdo. Cayó inconsciente al suelo.

Los demás Persian parecían acercarse poco a poco. Se me abalanzó otro, y otro. Ambos los bloqueamos con Chispa, pero se volvían a incorporar. No parecía que iba a acabar el combate, y si iba a acabar, iba a ser mal.
Los Persians se iban acercando más y más, pero no nos rendíamos. Llegó un momento, en el que ya no podía atacar más que inconscientemente, como si ni yo lo ordenara, pero aun así ellos iban ganando terreno.

Lin tropezó, y un Persian se iba a abalanzar hacia él. Mi hermana estaba indispuesta, y yo tenía varios delante como para ayudarla. No quería verla morir, no…

¿¿¿:  ¡Trueno!

¿De dónde venía aquella voz? No lo sabíamos, lo único que supe era que una luz cegadora inundó la estepa, muy cerca de los Persians, y alcanzando a alguno. Los Persians huyeron despavoridos al ver aquel Trueno alcanzaba el suelo solo a unos metros de la batalla.
Corrí hacia Lin y la cogí, acurrucándome con ella. Ella lloraba de miedo. Tenía unos cuantos cortes en el pecho, pero en el resto estaba intacta.

La persona que nos había salvado apareció. Nos sorprendió su imponente aspecto. Se trataba de un Electivire.

Electivire: Mmf… esto no es normal... –Dijo mirando al horizonte, donde aún se veía la silueta de algún Persian.

Lin: … -Estaba temblando de miedo – Quién…¿Quién eres?

Electivire: ¿Yo?,  cierto, os salvo la vida y ni me presento. Mi nombre es Ángel, explorador del Pokegremio Experto.

Terminamos de temblar. Aquel golpe de suerte nos quitó el miedo. Nos presentamos y le contamos lo ocurrido. Ángel parecía estar muy extrañado.

Ángel: ¿En… en serio?¿Dices que os atacaron, sin más?

Lin asintió.

Ángel: Me extraña mucho. Los Persians suelen ser cautelosos y razonables, no entiendo por qué se os han abalanzado sin más. Además, no suelen comer mucha carne, son omnívoros.

Yun: Yo creía que estas tierras eran seguras, no quería ir al Pokegremio por un sitio peligroso.

Ángel:  Y lo son, pero al parecer esos Persians estaban alterados por algo, MUY alterados. –Cambió de tema de repente- ¿Vais al Pokegremio a matricularos? –Asentimos- Oh, que ilusión, siempre es bueno tener aprendices. Aunque últimamente el Gran Melkor está muy ocupado entre sus exploraciones, me da pena decirlo, pero a lo mejor no le veréis. Muchos de los profes y organizadores están ocupados con no se qué cosa, a saber…

El sol comenzaba a salir por el horizonte. La luz comenzaba a inundar el sitio, y pudimos ver todo lo que teníamos alrededor. Ángel se quedó mirando el horizonte.

Ángel: ¡Oh, shit! ¡Se me olvidaba! Tengo que ir a aquel lugar, me lo encargaron hace días en el Gremio y no he llegado aún, como se enfade CPU me va a caer gorda… -se va corriendo – ¡Qué tengáis buen viaje! ¡Os veré en el Pokegremio!

Lin: ¡Espera! ¿No te vas a quedar con no…? –le interrumpí con una señal.

Yun: Nosotros también tenemos prisa, ¿recuerdas?

Lin echó una mirada a Ángel alejándose, y asintió. Nos fuimos antes de que el peligro nos volviese a acechar.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #11 en: 29 de Abril de 2012, 11:16:24 pm »
Capítulo 10

El Weavile tenía su afilada garra frente a mí. Yacía caído en aquel suelo nevado en la tundra. Hacía frío, mucho. La nieve caía como si fuera una simple lluvia de la mañana en aquella remota isla.
Weavile sonrió con astucia.

Weavile: Je... al final te has acobardado, ¿eh, explorador?

Galén: ... -aquel sonido sonó como una especie de gruñido

Weavile 2: ¿Cómo prefieres morir? ¿De frío o desmenuzado? Te podemos abrir en canal si lo deseas. Las tripas no saben muy bien, pero bueno... para calentarse molan

Todos los Weavile estallaron a carcajadas. El jefe del grupo hizo una señal de que ya era suficiente. Todos callaron. Parecía que le tuviesen lealtad... o miedo. No se sabía nunca en un grupo que sentimiento inspiraba el líder, los Pokémon obedecemos ante una presencia mayor a la nuestra, sea por respeto o por miedo.

Galén: No lo entiendo...

Weavile hizo una mueca con un aire de mofa.

Weavile: ¿Qué no entiendes "Súper-explorador de todo conocimiento"?  -volvieron a estallar a carcajadas. El líder les paró con una mirada.

Galén: No lo comprendo... hace unas horas estaba en lo alto del Pico, a punto de conseguir lo que haría que saltásemos a la victoria Galia -un sentimiento de melancolía se pasó por mi interior- ...y yo. No comprendo como ahora después de perderla vaya a perderme yo.

Weavile3: ¡Bah! ¡Acaba con él de una vez!

El resto del pueblo dio la razón con vítores y gritos. El Weavile seguía manteniendo su garra en frente de mi pecho. Sonrió con malicia.

Los Weaviles se siguieron mofando. Siguieron hablando de mi cobardía y de mi debilidad, pero ya nada me importaba. Había perdido todo lo importante de mi vida aquella tarde, mis posesiones, la Flauta Hielo, mis Exploraciones....Galia. Noté como el frío me recomcomía por mi interior y poco a poco me congelaba.

Weavile: ¡Bueh! Ya he esperado bastante, no comprendo por qué estoy esperando solo para ver como mi comida se enfría. Encima de que me molesto en buscar una presa caliente...

Iba a despellejarme vivo con un Tajo Umbrío cuando ocurrió algo. Algo que sucedió muy rápido.

Los árboles se zarandearon de una manera imposible. Las hojas sonaron en toda la tundra fuertemente como si un viento atroz se despertara.

???: ¡¡Onda Certera!! -Gritaba fuertemente una voz. Esa voz... era una voz femenina. La lengua que lo pronunciaba tenía cierto acento del sur por su manera de pronunciar la C como una S... Lo poco que había oído era un grito decidido y afeminado.

Una esfera blanquecina del tamaño de tres puños de diámetro salió entre los árboles y golpeó de lleno al Weavile en el costado izquierdo. Cayó inconsciente con su cuerpo en ángulos muy extraños.
El resto de Weaviles se pusieron en guardia y corrieron hacia el origen del ataque.

???: Es nuestro turno -decía una voz un tanto más grave que la anterior.

???: Sí -decía una tercera- ¡Protección!

Los árboles ya estaban apartados casi cuando volvieron a su situación normal. Conocía ese efecto. Habían usado Psíquico para intimidar y sorprender a los Weaviles. Alguien que pudiera zarandear tantos árboles con esa fuerza debía de tener una capacidad psíquica increíble.

Algunos Weaviles salían doloridos a escasos metros de la maraña de árboles. Intenté levantarme para ver que ocurría, pero no podía moverme del todo.
Me esforcé todo lo que pude a pesar de las numerosas heridas. Me levanté, pero el esfuerzo que tuve que realizar fue demasiado doloroso. Nada más levantarme todo se volvió nublado y caí al suelo inconsciente.

Lo primero que recordé tras despertar fue la primera voz. La pude oir mejor. Sonaba un tanto pija.

???: ¡Ya ha despertado! ¡Venid!

Era extraño, por una vez en aquella isla, sentía calor de verdad, calor del que se siente bajo el sol. Me intenté levantar, pero una suave mano me lo impidió. Me quedé tumbado.
Solo entonces me di cuenta de que estaba en una tienda de tamaño medio, y no en la tundra. Un fuego crepitaba en medio de ella y por fin pude descubrir el rostro de quien me salvó... Era una Lopunny. Debí suponerlo tras oir aquel Onda Certera a lo lejos. Los Lopunnys solían vivir en la península sur del Mundo Pokémon, y de ahí su acento.
Sus dos compañeras se acercaron rápidamente. Vi que estaba envuelto en un montón de mantas superpuestas.

???: ¿Se ha curado?

Lopunny: Las heridas se están desinfectando y tiene un poco de fiebre, nada más.

Me esforcé por hablar.

Galén: ¿Dón... dónde estoy? ¿Quien... quienes sois? ¿Qué hago aquí?

Antes de poder formular una palabra más sentí un punzante dolor desde la pierna. Era lo que más me había dolido en toda mi vida. Parecía que había puesto la piernaal fuego y que me estaba ardiendo. La vista se me nubló y no pude ver casi nada. Estuve a punto de desmayarme.

???: Tiene una herida grave en la pierna, te la estoy desinfectando. -Dijo la tercera voz.

Lopunny: ¡No le mates antes de desinfectarle! Está con fiebre y muy débil.

???: Sí no le curamos ahora puede ser peor después, se podría infectar.

Galén: ...

Lopunny: Ah, sí, perdón por no presentarnos...

 -Hizo una señal a sus compañeras, se acercaron hacia mi punto de vista, las otras dos eran una Medicham y una.... no... una Gardevoir. Debo ser fuerte y no recordar Me dije a mis adentros.

Lopunny: ¡...Somos El Equipo Carisma!





Quien no haya jugado a MM o no se acuerde, les pongo una descripción del Equipo Carisma:  Equipo de Exploración muy famoso por la búsqueda de tesoros, se trata del Equipo Carisma, integrado por Medicham, Lopunny y Gardevoir



En el siguiente cap se hablará más de quienes qué hacían estas Pokémon ;3
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #12 en: 03 de Mayo de 2012, 03:55:59 pm »
Capítulo 11

Lopunny: ¡...Somos el Equipo Carisma!

Las tres exploradoras hicieron un ligero paso de baile. Una vuelta sobre sí mismas e improvisaron una pose, estaba alucinado por una razón: hace unos minutos esas chicas estaban cargándose a una manada entera de Weaviles en medio de un bosque helado, y ahora estaban haciendo pados de baile y sonriendo como si les hiciera gracia mi cara.

Ya me estaba recuperando poco a poco del frío extremo que había pasado esos días. La llama que brillaba en medio de aquella tienda me daba un calor reconfortante, un calor que nunca había sentido hasta bastante tiempo.

Gardevoir: Bueno, ya nos hemos presentado nosotras, ahora te toca presentarte a ti.

Medicham: ¡Sí, eso! ¿qué hacías tumbado en la nieve con toda una manada de Weaviles en frente tuya. ¡Estabas a punto de morir despedazado!

Lopunny: Despedazado y de frío ¡Multimuerte!

El grupo comenzó a reír, se reían como si yo no estuviera ahí, como si se conocieran de toda la vida.

Lopunny: Bueno, fuera risas... -dijo con una voz tenue después de reirse- ¿Qué hacías ahí? Tuvimos que mandar una señal al Gremio de Exploradores.

No tenía más remedio que tener que contárselo. Pero rehuí el tema para no tener que sacar los detalles, ni la existencia de la Flauta Hielo.

Galén: Habéis... ¿habéis llamado al Pokegremio? ¿cómo?

Gardevoir: Siempre tenemos unos amiguitos que nos ayudan a veces. Son matriculados en el Gremio Experto, seguro que a lo mejor los conoces.

Lopunny:¿Conoces a Míster o a Myst?

Mi cara se tornó a sorpresa, conocían a Míster... sin embargo ese tal Myst no me sonaba de nada. Míster nos había ayudado a cruzar el Estrecho de las Nieves a Galia y a mí, y le conocíamos de antiguas exploraciones.

Medicham: Creo que sí le suenan... aunque Mystral -o Tobi como le llamamos nos nosotras- a veces puede ser un poco... troll. Míster creo que ya le debes conocer. A todo explorador que se pasa por aquí le ayuda a cruzar el Estrecho.

Lopunny: ...Y ahora no evites el tema y dinos, ¿Qué hacías en la isla de ésta manera?

Les expliqué todo. Sin embargo, evité hablar de la Flauta Hielo sustituyéndola por "un tesoro". Les hablé de mis teorías y exploraciones con Galia, de Froslass, de como la perdí, de mi manera de sobrevivir en la isla, y de los Weaviles.
Lopunny dio un saltito de sorpresa, y Medicham se estremeció de susto. Gardevoir permaneció impasible.

Lopunny: ¿Tú...?

Medicham: ¿Tú eres el famosísimo Galén?

Asentí con discrección.

Gardevoir: Mf... lo suponía. -dijo cruzándose de brazos. Se dirigió a sus compañeras, que la miraban con extrañeza- ¿A cuántos Gallades conocéis que habiten en una isla desértica y que puedan sobrevivir a dos o tres días sin comida y a la lucha mortífera de un Weavile? -me señaló- Éste, es el famoso Galén. Y la compañera que perdió, es nada menos que la astuta e inteligente Galia.

Lopunny retrocedió unos pasos y se cayó al suelo. Unas lágrimas ligeras le asomaban de sus ojos.

Lopunny: ¿Cómo es posible... que Galia haya caído y tú también?

Sus compañeras parecían sentir el mismo asombro y pena.
Cuando todo se calmó, Lopunny se estaba secando las lágrimas.

Lopunny: Bueno, perdón pir la escenita, yo nunca me derrumbo en estos casos *snif* pero me pilló de sorpresa.

Medicham: Míster te estará esperando en la Punta Glaciar. Ahí dijo que se quedaría hasta que volviésemos. Te podrá llevar a través de los numerosos glaciares y aguas frías. En el otro estrecho estará la base liderada por Tobi, ahí le conocerás y podrás coger unas cuantas provisiones y descansar.

Lopunny: Tobi pertenece además a uno de los distintos Gremios que parten del Gremio Experto. El Gremio es demasiado pequeño tanta gente, asi que se dividió en Subgremios y de ellos, las bases de exploradores, que son como puntos de control.

Gardevoir: El subgremio Fallen Leaves es al que pertenece Tobi, y de él parten distintas bases como la que está en la Península.

Lopunny: Bueno, creo que ya te hemos explicado suficiente como funciona el Gremio para no explotar entre matriculados y aprendices, solo te queda irte

Dio unos pasos hacia mí.

Lopunny: Galén, te juro que recuperaremos a Galia, y nos vengaremos de Froslass.

Asentí con firmeza. Cogí mi bolsa y provisiones, y me fui. Pero antes de cerrar la entrada, me giré a Lopunny.

Galén: ¿Y... Qué era lo que buscábais?

Lopunny: Un tesoro rumoreado por ahí, la Flauta Hielo, pero seguro que son solo leyendas -se giró a Medicham- La idea fue de Medi -dijo con un tono relajado.

...Y me fui.
« Última modificación: 03 de Mayo de 2012, 04:01:55 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #13 en: 07 de Mayo de 2012, 08:52:24 pm »
Capítulo 12


Y aquel día partimos a una gran aventura.
Justo estábamos saliendo de la Aldea Tesoro. Nos habíamos llenado de provisiones y objetos ahorrados en la cafetería Spinda; Manzanas, manzanitas, numerosas MT’s, esferas, bayas… Todo lo teníamos en las tres bolsas.

Me giré sobre mí mismo. La aldea tesoro iba haciéndose más y más pequeña cada vez hasta ocultarse como una pequeña uña en el horizonte. El día iba haciéndose tarde, y el cielo se teñía de naranja dando paso al ocaso.

Wynaut: Oye, Spinda. El Pico Oniris está demasiado lejos, ¿qué tienes pensado hacer?

Wobuffet: ¡Eso, eso! –asintió con su característico habla.

Spinda: ¿A qué te refieres, Wynaut?

Wynaut: A la ruta que vamos a seguir.

Wobuffet cogió el mapa de exploración. El mapamundi era muy amplio. Mostraba desde donde nos encontrábamos hasta el mar del este, donde se hallaban tierras desconocidas de las que solo hablan los juglares. Cogí el mapamundi. Tenía un tacto un tanto ligero, suave y frágil, como el de un pergamino.
Un color ámbar predominaba en el papel, donde se mostraba todas las regiones del Mundo Pokémon.

Spinda: Veamos…. –señaló a donde se situaba la Aldea Tesoro en el mapa- …aquí estamos nosotros. –Señaló el Pico Oniris, en casi la otra punta del papel- …Y aquí está el Pico. Pues bien…

No había pensado que la ruta fuera tan larga…

Wynaut y Wobbuffet me miraban con ojos claros e intensos, con ganas de saber lo que tenía pensado.

Spinda: Qué os parece sí… -tracé una ligera línea hacia el noreste con el dedo - … en vez de ir directos, vamos por paradas más o menos. Las provisiones no nos van a durar si vamos directamente, sobre todo atravesando la Gran Cordillera, ¡nos llevaría la vida en ello!

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Spinda: En lugar de eso… había pensado en que rodeásemos. Nos llevará tiempo, pero es más seguro y tiene más paradas. Una de ellas es el famoso Pokegremio Experto del que tanto se habla, situado en un valle bastante protegido.

Wynaut:  ¿Primero no sería mejor ir a Ciudad Urbe? Nos pilla cerca. Está tras el territorio de la cascada, y es perfecto para coger provisiones.

Wobuffet: ¡Eso, eso!

Spinda: ¡Sí, exacto!, luego, pasaremos por la Pradera Destello, e iremos directamente al Pokegremio, allí el resto es sencillo, pues la Base The Hunters está en el Bosque Enraizado, que forma parte del camino si no vamos por la costa.
Señalé el mapa. Contenía todas las ciudades y bases de exploradores del Mundo Pokémon. La costa norte que estaba cerca del Pico Oniris no contenía ninguna ciudad ni base para conseguir provisiones.

Spinda: La base The Hunters es la mejor para parar. Si fueramos por la costa sería un camino más difícil de trazar.

Wobbuffet y Wynaut asintieron. Entonces fue cuando me di cuenta de que se era de noche ya, y que el ocaso había pasado.

Wynaut: Spinda, será mejor acampar… corren rumores de que por aquí hay Pokémon terroríficos…

Spinda: No seas miedica, Wynaut, ¿Qué Pokemones pueden atacarnos?

Wynaut: Haunters… Duskulls… Misdreavus…

Wobuffet: Eso…

Spinda: ¡Bah! Los Pokémon Fantasma no existen, son muy poco comunes y no suelen estar en estas zonas… viven más al sur, como en el Gran Abismo o cerca…

Wynaut: Bueno, por si acaso enciende un fuego o algo, no quiero que nos sorprendan en medio de la noche.

Spinda: Mf… vale…

Encendí el fuego, y nuestros rostros se pudieron ver mejor a la luz de las llamas. La noche fue pasando, contamos historias, recuerdos, chistes, canciones… hasta que quedamos dormidos.
Vi como Wynaut y Wobbuffet caían dormidos. Poco después fui yo.


Lo siguiente fue muy extraño. Me encontraba flotando en un espacio verdoso, muy relajante. La luz cambiaba de colores muchas veces y suaves ondas recorrían aquel extraño espacio.

Spinda: ¿Dónde estoy…?

¿¿¿: No te preocupes, estás solo en tu mente. Tu propio subconsciente ha creado una sala donde puedo revelarte mi mensaje.

Qué extraño… ¿de dónde provenía esa voz? Era dulce e inteligente. Resonaba con eco en aquel lugar, sin embargo, el Pokémon que la manifestaba no decidió revelarse ante mí.

Spinda: ¿Qué mensaje? –todo era un sueño, pero resultaba extraño eso de que se te podían aparecer mensajes en los sueños. Eso solo lo vi en un Pokémon un día en la cafetería, y estaba loco de remate. No lo creí.

¿¿¿: Debes salvarnos…

Spinda: No… no lo entiendo, ¿salvaros de qué?¿A quién?

¿¿¿: Aún no te lo puedo decir… ya llegará el momento.

Hubo una pausa en aquel lugar. Era un silencio muy incómodo, pero mi intriga se abría más y más ante aquel supuesto mensaje.

¿¿¿: Dirígete al Pico Oniris, allí pasará el suceso. Debes salvarnos, explorador… Y ten cuidado con las pesadillas. Envuelven en el mal a quien está suelto en el bien.

¿Pasará? ¿Un suceso que ocurrirá en el futuro? ¿Las pesadillas hacen qué? No entendía nada.

Spinda: ¡Es… espera! ¿Qué estás diciendo? ¿A quién tengo que salvar? ¿Por qué?

Pero ya no sonó nada más que eco en aquel espacio cerrado. Hice señales, pero la voz no volvió a surgir. Un torbellino verdoso me engulló de repente. Daba vueltas y vueltas y vueltas…

Justo después, me desperté.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #14 en: 12 de Mayo de 2012, 10:52:53 am »
Capítulo 13

...Asi que comenzamos a leer aquella carta

Informe de daños al Gremio Experto.

Siento no haber podido responder anteriormente. De alguna manera que no logro comprender, los Pokémon con los que me cruzo en mis viajes son más violentos de lo que antes eran. Se comportan de una manera extraña, como si no supieran que hacen y solo quisieran cazar y comer todo lo que encontrasen. Los caminos hoy en día son muy peligrosos si uno no va bien armado.

A lo que iba. El informe ha ido bien, pero la base The Saviors nos ha estado informando de sus pasados ataques por el extraño comportamiento de los Pokémon, cuentan además, que uno de sus miembros incluso no ha podido contener la locura y se ha escapado incendiando parte de la base. No ha habido ningún daño importante, pero andan en busca de ese miembro ahora mismo para hacer que vuelva en sí.

Las demás bases están bien, no ha parecido haber ningún ataque importante, pero si que ha parecido que les han atacado al menos un poco. Dalozfer está cansadísimo de tener que ordenar reconstruir alguna parte del Subgremio según me ha dicho.

Es recomendable aplazar la expedición al Pico Oniris. Ese sitio es gigantesco y algunas partes son inexpugnables. Si pasamos mucho tiempo fuera del Gremio con estos ataques, será una pérdida enorme para el Gremio, nos costará caro. El tesoro puede esperar.
Fin del informe
Mustal

Mimi: Pues vaya carta...

Coton: ¿A qué te refieres?

Mimi: No sé... hemos robado a un miembro del Gremio Experto, ¿no te parece peligroso eso? Si ésto llega a los oídos del Agente Magnezone, tendremos que huir de la ciudad. Es posible que nos estén buscando ahora mismo.

Garu: Tenemos el escondite, y las calles de Ciudad Urbe son estrechas y llenas de callejones. No te preocupes, Mimi, siempre y cuando no realicemos un macrorrobo ni nos vean, estaremos a salvo. 

Mimi: No te creas... Magnezone ya nos conoce. Sabe quienes somos. Con solo ver una persona dormida y tumbada por la calle, tenga o no la cara pintada, sabrá que es obra nuestra.
Además, el único sitio cercano a Ciudad Urbe es la Aldea Tesoro, no hay ni una sola aldea cerca de la ciudad salvo esa. Y ahí ya hemos estado.

Me acordé de nuestra supuesta estancia en la Aldea Tesoro. Habíamos pagado en una cafetería por entrar, donde los batidos estaban deliciosos, y a todos aquellos presentes les dejamos un dulce sabor de boca. Salimos a hacer nuestro típico espectáculo de siempre, hasta que todos estuvieron mirándonos sorprendidos y complacidos.
Comencé a cantar, y todos de repente adormecieron, cogimos rápidamente una y cada una de las pertenencias de los presentes, nos llevamos unas cuantas provisiones de la cafetería, y aquel día partimos a Ciudad Urbe.

Garu: No nos podemos quedar en la Aldea Tesoro una vez más. Ahí nos conocen del robo que hicimos en la Cafetería Spinda, y además hay un Gremio de Exploradores justo al lado.

Coton: Si Magnezone es rápido, ya habrá enviado su informe a la Aldea y al Gremio de Wigglypuff, no nos recibirán con buen humor, seguro.

Los tres asentimos.

Mimi: Si nos quedamos mucho tiempo en Ciudad Urbe terminaran descubriéndonos. Solo podemos irnos y desear que la suerte nos ayude en los caminos.

Garu: ¡Esperad! Según la carta, hay un gran tesoro en el Pico Oniris ese. Además, hace poco escuché una leyenda sobre ese supuesto tesoro. Es un cuento que se va difundiendo por los caminos, que explica como anteriormente ese tesoro estaba guardado en la montaña, y que mucha gente había intentado conseguirlo.

Compraron botes y caravelas, era gente adinerada o gente sin moneda alguna. Todos partieron a aquel pico con el fin de conseguir la fortuna que tanto habían deseado, pero todos fueron rechazados, y caídos en el intento.

Garu: Ese es un fragmento de lo poco que logré oír.

Nos quedamos en silencio. No había alternativa, teníamos que irnos de Ciudad Urbe sí o sí.

Abrí el mapamundi que siempre teníamos guardado en el escondite, una gran sensación de dolor y desesperación me invadió. El Pico Oniris quedaba a leguas y leguas de viaje. El propio cuento lo decía: Pero todos fueron rechazados y caídos en el intento.
Por suerte, unas cuantas aldeas quedaban en ese larguísimo camino. El agente Magnezone era rápido, pero no tanto como para que su noticia se expandiese por todo el mundo tan rápido, y además, no se iba a imaginar que saliésemos de la ciudad y recorriéramos tantas leguas, la noticia solo iría a los pueblos cercanos.

Mimi: ¿Cuando partiremos?

Garu: Podríamos partir en unos días. Las provisiones se nos terminan, y la aldea más cercana es la Pradera Destello, que nos queda lejos. Dame un tiempo para "pasearme" por las calles, y tendremos la bolsa llena. Coton, tú también debes colaborar, necesito manos ágiles y alguien que entretenga a los ciudadanos.

Coton asintió. Todos asentimos. En unos días, íbamos a irnos en busca de algo de lo que había perecido mucha gente en el intento, pero nosotros íbamos, sin importarnos como acabase eso.
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #15 en: 21 de Mayo de 2012, 05:35:06 pm »
Capítulo 14



Los bosques de la tundra me parecían interminables. Aquel bosque no era una excepción, pero poco a poco me fui acostumbrando a la oscuridad que tapaban los enormes pinos polares de la isla.
Caminaba decidido y sin vacilar. Míster debía de estar cerca, en la playa del Estrecho. Si me distraía un poco y perdía tiempo, a lo mejor volvía a la base de Mystral, o se iba a cazar, dejándome plantado. Cabía esa posibilidad, los Empoleon eran depredadores marítimos, y por muy sereno y simpático que fuera Míster, los Magikarp nunca podían huir entre los glaciares. Una de las cosas que más comen los Empoleon eran Magikarps. Debido a su sencilla caza y torpeza al nadar, los Magikarp eran, junto a los Goldeen, una presa fácil.

Al fin la maraña de árboles se dispersó. Las hojas verdes oscuras dieron lugar a un cielo blanco y encapotado, parecía que dentro de unos minutos fuera a nevar. Eso no le gustó a Galén. Las nevadas de la Región de las Nieves no eran ligeras y fáciles de resistir como las de otros lugares. Aquellas nieves daban paso siempre a ventiscas, y de ventiscas, a enormes tormentas donde las motas de nieve se te clavaban como agujas y el frío era extremo. Muchos exploradores habían muerto debido a esas condiciones, y sus cadáveres aún yacían en los gélidos picos.

La suerte me sonrió. Aún no había comenzado a nevar cuando vi una silueta en la playa. Era Míster. Unos copos de nieve caían ligeramente como si de pequeñas plumas blancas se trataran, no les di importancia. Míster me saludó alzando la mano (o mas bien la aleta) y me acerqué a él. Tenía el cuerpo mojado, y de su pico yacían pegadas unas escamas anaranjadas de Magikarp.

Galén: ¿No tienes frío estando mojado?

Míster soltó una carcajada.

Míster: ¿Sabes la de baños que me he dado por aquí? -dijo con un ademán de teatralidad- Todo lo contrario, tengo hasta calor de la carrera que le he dado a ese Magikarp. Me ha tocado un Magikarp un poco cabrón, se ha metido entre los fragmentos de glaciares y me ha costado darle alcance. La caza ya no abunda tanto, y últimamente algún Pokémon se ha mostrado un tanto.... -dijo levantando la aleta, agitándola con pereza, se veía una recta herida que le surcaba casi la aleta entera- arisco.

 De el corte nacía sangre, de un tono un poco más pálido de lo normal. La examiné. Vi que parecía gelatina, estaba coagulada.

Sonreí de manera vaga.

Galén: La herida parece estar sanando, pero se te puede infectar si es que no se te ha infectado aún. ¿No te la han tratado en la base?

Míster: Los Empoleon tenemos sangre de acero, un pequeño corte no es nada -dijo con orgullo inflando el pecho- además, Tobi últimamente no tiene mucha actividad, no le he podido ver la cara desde que me acerqué al oir eso de que el Equipo Carisma venía a la isla.

Galén: Sí... yo también las he visto... ¿Has hecho tres viajes para llevarlas?

Míster: Pues claro que no. Solo uno, eran muy ligeras y pequeñas, son como los materiales que transportamos de la base aquí, ademas, es poco galante eso de dejarlas plantadas e irse -dijo con un tono un tanto sospechoso.

La nieve comenzaba a caer más fuerte que antes.

Galén: Sí... sí... tú y tus cositas, ya decía yo que no me preguntabas por nadie.

Míster abandonó su sonrisa.

Míster: Ya me lo han contado... el Equipo Carisma, por correo. Fueron ellas quienes me llamaron para venir. Lo siento mucho por... ya sabes, aquello.

Galén: Serán marujonas... les dije que solo te llamaran para venir -dije con desprecio

Míster esbozó una ligera sonrisa.

Míster: Bueno, ya me lo parecieron a mí al verlas pero... -se enrojeció con la misma cara sospechosa- ...pero nada. -Quitó su sonrisa

Galén: Está comenzando a nevar muy fuerte, tu no tienes frío, pero yo me congelo, ¿me llevas o no?

Míster asintió, me ayudó a montarme sobre su espalda. Tenía una especie de parte donde sobresalía un trozo de metal. No era artificial. Me cogí de él a pesar de que cortaba ligeramente.

La ventisca iba aumentando más y más. La nieve caía copiosamente y me tapaba el campo de vista. El cielo estaba negro y las nubes parecían ir peor en el horizonte. Los glaciares se interponían entre el oleaje, que era muy fuerte. El viento me daba en la cara y mas de una vez estuve a punto de caerme.

Míster: ¡Agárrate fuerte!

El corte en la mano se me hizo más profundo debido a aquella aleta cortante a la que me sujetaba. La sangre brotó.

Las olas venían cada vez más grandes, hasta que ya no podía resistir más. Míster parecía compartir la misma cara.

Todo iba aún bien, todavía resistíamos, hasta que una masa gigantesca se alzó a nuestro paso. La silueta no era visible entre la tormenta, y nos pilló desprevenidos.

Míster no pudo evitar aquel glaciar, y nos vimos sumergidos en las corrientes submarinas, en la profundidad de aquel océano helado.

No recordé nada más, pues perdí el conocimiento en aquel momento.



Míster y el Equipo Carisma... ésto va para las noticias del corazón :3
« Última modificación: 21 de Mayo de 2012, 05:38:11 pm por Mustal »
haber si me muero

Mustal

  • Erudito Pokémon
  • *
  • Mensajes: 3793
  • Karma: +20/-0
  • Two milkmen, go comedy
    • Ver Perfil
  • FC - 3DS: 0001-4023-1242

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Nivel 5 Cuarto aniversario
Re:[FanFic] Exploradores de los sueños
« Respuesta #16 en: 03 de Junio de 2012, 12:01:07 pm »
Capítulo 15

Aquel día me desperté con una extraña sensación. Aquel sueño había sido demasiado extraño como para pasarlo desapercibido. Intenté rememorar lo ocurrido, pero no me llegaba lo suficiente a la cabeza. Sin embargo, sí recordaba algo.

Debes salvarnos…

¿A quién debía salvar?

Dirígete al Pico Oniris, allí pasará el suceso. Debes salvarnos, explorador… Y ten cuidado con las pesadillas. Envuelven en el mal a quien está suelto en el bien.

Esa frase e había resultado un tanto estremecedora. ¿Quién podía predecir el futuro e informarlo a través de un sueño? Era algo imposible. Comenzaba a pensar que ésto del Pico Oniris no era solo un tesoro.

Me levanté y me di cuenta de que Wynaut y Wobbuffet ya se habían despertado. Los vi preparando la comida con las bayas restantes que teníamos. Las provisiones aún no se habían acabado, pero sí tenían pinta de acabarse dentro de poco.

Spinda: ¿Cuánto queda para Ciudad Urbe? Las provisiones se nos terminan.

Wynaut: No mucho... si vamos a paso rápido y no nos entretenemos podemos llegar en un día o dos.

Spinda: ¿Un día o dos? ¿Tanto?

Wobbuffet: ¡Eso, eso! -Dijo asintiendo.

Wobbuffet sacó el mapamundi y señaló. Estábamos cerca de la Cueva Cascada, un territorio húmedo y lleno de bosques donde de la montaña más alta caía una gran cascada. En un principio eso no suponía ninguna importancia, pero hace un tiempo unos exploradores descubrieron que tras esa cascada, se hallaba una enorme cueva jamás vista.
Tras la montaña, se encontraba Ciudad Urbe.

Wynaut: El paso por la cascada es breve y sencillo, pero los extensos bosques nos atrasarán el paso, y es muy difícil guiarse por aquel lugar.

Spinda: Bueno, ¿pues a qué esperamos? Partiremos en breves.

Asintieron.

Wynaut: Por cierto... a noche pasó algo muy extraño...

Me parece que sabía de que hablaba.

Wynaut: Tuve un sueño muy extraño...

Spinda: Alguien te habló.

Wobbuffet: ¡Eso, eso!

Wynaut (sorprendido): ...¡Sí! ¿Cómo lo sabes?

Spinda: Yo también lo soñé... dijo que les salvásemos de algo...

Wynaut: Sí, dijo que nos protegiésemos de las pesadillas, y que debíamos dirigirnos al Pico Oniris a salvarles...

De repente, un extraño viento recorrió el claro donde habíamos acampado. Wynaut paró de hablar. El viento movió los árboles y la tienda, apagó el fuego, y lo revolvió todo en un mar de hojas. Wobbuffet fue corriendo a recoger las bayas antes de que se volaran. El viento se hizo más fuerte, hasta que no podíamos ver nada...

...Y de repente, todo se calmó.

Ya no estábamos en el claro, sino en una especie de espacio dorado, blanquecino. De los alrededores no surgía nada más que vacío. Wynaut estaba a mi lado, y Wobbuffet estaba corriendo por aquel lugar.

¿¿¿: Calmaos...

Enseguida reconocí aquella voz. Era la que me había hablado en el sueño.

Spinda: Tú eres quien me habló en el sueño...

¿¿¿: Exacto. No os preocupéis por el lugar donde estáis. Es un espacio creado por nosotros con nuestra mente. Éste es el único lugar donde nos podemos aparecer ante vosotros y ser visibles ante vuestros ojos.

Otra voz habló.

???: En vuestro subconsciente.

De repente, de la nada aparecieron tres siluetas transparentes, que se fueron aclarando más y más, hasta que revelaron el rostro de tres Pokémon.

?¿?: Mi nombre es Azelf.

???: Yo soy Uxie.

¿¿¿: Y yo Mesprit.

Azelf: Os preguntaréis el por qué estáis aquí y que fue aquel sueño que tuvisteis anoche...

Spinda: Pedíais ayuda...

Uxie: Exacto, necesitábamos ayuda.

Mesprit: Supongo que sabréis que últimamente los caminos son muy peligrosos debido al extraño comportamiento de los Pokémon. Es debido a que por las noches, su subconsciente da lugar a terribles pesadillas, y de ahí, alterando su comportamiento hasta volverse agresivos y sin razón.

Azelf: Como si alguien le hubiera comido el corazón, y vagara por el mundo cuya única sed es de sangre.

Wynaut: ¿Y que tiene que ver eso con el Pico Oniris?

Uxie: A eso íbamos. Hace poco, vimos el futuro en una predicción.

Wynaut: ¿Có...cómo es eso posible? -dijo sorprendido.

Uxie: Nuestros poderes psíquicos pueden hacer cosas así. La mente encierra muchos secretos inauditos para vuestros oídos. La predicción es algo que todo Pokémon de tipo psíquico puede hacer de manera involuntaria, pues consta con demasiado poder como para poder controlarla de manera voluntaria.

Azelf: ...Era un futuro muy impreciso, todo se veía borroso, pero algo vimos.

Mesprit: Una silueta...negra como el azabache, subía al Pico Oniris hasta llegar a nuestro hogar... oímos una conversación... y luego... Todo se volvió oscuro, y lo único que logramos oir fue unos gritos de desafío.

Azelf: Pero el resto se mostró borroso e imposible de descifrar, solo se escuchó un grito de desconsolación.

Uxie: Finalmente, todo se aclaró. Vimos derramado en el suelo un charco de sangre, y todo vacío en la sala.

Hubo un silencio incomodo.

Azelf: Por eso, hemos decidido tomar medidas.

Mesprit: Supongo que conoceréis la supuesta "Leyenda del Pico Oniris"...

Azelf: La hemos pasado hasta los oídos de los rumores, pasándose por todo el mundo.

Mesprit: Los exploradores nos ayudarán...

Uxie: Ayudadnos... id al Pico Oniris...

No entendía casi nada, todo eso me resultaba demasiado confuso. Tenía miles de dudas cuando de repente me di cuenta que me hallaba con Wobbuffet y Wynaut en el claro, y todo estaba perfectamente.
Miré a Wynaut, y él asintió como señal de que no era falso lo ocurrido.

Wynaut: Debemos partir, ¡vamos!

Spinda: Nuestro subconsciente es increíble...



Fin de la primera parte.

Espero que os haya resultado revelador el capítulo, porque aquí termina la primera parte del FanFic. Espero que os haya gustado ^^
haber si me muero