Autor Tema: [Fic] Historia de Lavanda  (Leído 1523 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

SuperPoisonFreak

  • Profesor Pokémon
  • *
  • Mensajes: 1169
  • Karma: +10/-2
  • S i e t e
    • Ver Perfil
    • Email

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Noveno aniversario Octavo aniversario
[Fic] Historia de Lavanda
« en: 09 de Mayo de 2011, 12:19:23 am »
Comentarios y algunas indicaciones en el siguiente tema: Tema para comentarios.


Capítulo Primero. Desatar


En una pronta y fría noche de invierno se oyen los gritos desesperados de un ser. Unos gritos que pronto adquieren un tono de terror, y se puede percibir que pertenecen a una hembra de su especie. La hembra parece buscar a algo o alguien con ahínco… mas no lo encuentra.

La hembra llega a un claro en un bosque, lo que allí encuentra la destroza, no sabría si decir que la enloquece, o si simplemente le elimina la angustia de su corazón para liberar el estado más primigenio de su ser.

La hembra oye ruidos tras de sí y se vuelve veloz como un relámpago, con una mirada inyectada en sangre que clama venganza.  Entrecierra un poco los ojos y su cuerpo empieza a convulsionarse. Es entonces cuando el último rastro de cordura desaparece de sus ojos y agarra con fuerza el objeto que lleva en su mano… un hueso del tamaño de su cuerpo. Con un chillido cargado de ira y odio salta contra la persona oculta en la espesura del bosque.

La persona que se ocultaba entre la maleza no ve venir el golpe del ser, un golpe cargado de un odio primitivo y ancestral, un solo golpe sirve para que caiga desplomado al suelo con la cabeza fracturada, pero eso no detiene a la hembra, que continua golpeándolo con toda su alma, fracturando todos los huesos del cuerpo inerte. Tras dejar el cuerpo convertido en un amasijo de sangre y carne abandona el cuerpo y se dirige rauda hacia el claro de nuevo.

Levanta un pequeño bulto del suelo y alza su cabeza a la noche estrellada, desolada y rota por dentro, con un corazón que iba hundiéndose en las más oscuras ideas, un corazón que jamás sanaría, un corazón que jamás perdonaría, un corazón que jamás olvidaría.

Entonces… un grito brota de lo más profundo de su ser, un grito que se funde a la vez con su propio llanto lastimero. El grito sobrecoge a todos los moradores del bosque, que paralizados por el terror, deciden no moverse un ápice.
« Última modificación: 09 de Mayo de 2011, 10:43:56 am por SuperPoisonFreak »



SuperPoisonFreak

  • Profesor Pokémon
  • *
  • Mensajes: 1169
  • Karma: +10/-2
  • S i e t e
    • Ver Perfil
    • Email

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Noveno aniversario Octavo aniversario
Re:[Fic] Historia de Lavanda
« Respuesta #1 en: 09 de Mayo de 2011, 10:26:32 am »
Capítulo Segundo. Cegar


Abrir los ojos se puede convertir en el trabajo más costoso cuando no quieres ver lo que tienes delante. Su cuerpo le exige que vaya a alimentarse, su corazón le ordena morir de inanición. No quiere abrir los ojos, no quiere ver lo evidente, no quiere ver el rostro de la muerte.

Cae rendida otro día más.

Un cambio se produce al séptimo día, ya no son ni su cuerpo ni su corazón los que le guían, algo nuevo y no experimentado con anterioridad brota en su interior, extendiendo sus raíces a lo largo de todo su organismo, duele, las raíces atraviesan todos sus órganos, vitales y no vitales. No se mueve a voluntad propia. Se levanta como una grotesca marioneta, pero no abre los ojos, está luchando con las pocas fuerzas que le quedan para no abrirlos. Siente como si alguien la estuviese forzando a abrir sus párpados.

La cueva en la que se encuentra es oscura, la luz apenas logra penetrar en ella. Se oyen ruidos a lo largo de la cueva, pero ella hace tiempo que dejó de prestarles atención, salvo en aquella ocasión…

El tercer día, un ser se acercó a ella, el ser era poco más bajo que ella. Se acercó demasiado, la hembra tuvo que defender a su pequeño, nadie podía acercarse a su pequeño. Ocurrió lo inevitable, cuando algo se acerca a una madre que protege a su cría solo cabe esperar una cosa. Un solo golpe en el cráneo del ser bastó para que dejara de molestar a la cría. La hembra miró a su cría, y vio lo que no quería ver… un cuerpo rígido, un cuerpo con cortes, un cuerpo bañado en sangre, un cuerpo en descomposición. La hembra no pudo soportarlo, se desplomó al suelo. Aquello no podía estar pasándole a ella, ¿por qué tuvo que ocurrirle a ella?

Ese dolor de nuevo. Esta vez el nuevo sentimiento no permitirá que caiga al suelo. Como absorbiendo de sus órganos todo resto de abatimiento consigue levantarse. Un cuerpo puede ser distinguido desde su posición, a sus espaldas, algo está en el suelo. Las raíces exigen ser alimentadas. La exigencia es imperiosa. La exigencia es brutal. La hembra se acerca al cuerpo y lo muerde. Una carne fría. Una carne dura. La hembra come del cuerpo hasta saciarse.

Tirada de los hilos de putrefacción que desprende su cría, se acerca a ella. La levanta y comienza a andar hacia lo más profundo del túnel…
« Última modificación: 10 de Mayo de 2011, 02:16:36 pm por SuperPoisonFreak »

SuperPoisonFreak

  • Profesor Pokémon
  • *
  • Mensajes: 1169
  • Karma: +10/-2
  • S i e t e
    • Ver Perfil
    • Email

  • Total Badges: 31
    Badges: (View All)
    Nivel 6 Noveno aniversario Octavo aniversario
Re:[Fic] Historia de Lavanda
« Respuesta #2 en: 26 de Mayo de 2011, 11:44:29 am »
Capítulo Tercero. Proteger

En una montaña, más allá de donde ha quedado la hembra…

- ¡Corred! ¡No podemos detenerlos por más tiempo! ¡¿Están los pequeños a salvo?!-  inquirió la voz cantante del grupo.
-¡Sí, señor, lo están!- contestó una hembra.
-Siendo así… avanzad sin mí… tengo que daros más tiempo…- su rostro mostraba una firme determinación.
-¡Está bien! Ya habéis oído, ¡todos afuera! ¡Esto se va a poner feo!

Y allí, el ser rosa se quedó plantado, esperando a los indeseables que habían osado perturbar la tranquilidad de su montaña; temeroso y sediento de venganza, temiendo la realidad de lo que iba a ocurrir, pero deseoso de vengar a sus camaradas muertos.

No tardaron en llegar, comandados por una mujer de pelo púrpura, que le caía hasta la mitad de la espalda. A la velocidad del rayo observó los alrededores del túnel en el que se encontraban, y fue entonces cuando lo vio.

El ser rosado supo lo que debía hacer para protegerlos, sin más miramientos se puso las manos sobre la cabeza, a la altura de sus orejas acabas en pico. Cerró los ojos y cuando los abrió ya no era el mismo. Unos ojos blancos observaban a las personas que se encontraban en el túnel. En sus cabezas resonó una voz, “Vosotros, vosotros que atacáis a los nuestros merecéis ser castigados. Vosotros que nos manipuláis, vosotros que nos encerráis, vosotros que no usáis. Hoy vosotros seréis los eliminados.”

La mujer comenzó a gritarles órdenes a sus soldados, quienes obedeciéndola sacaron sus armas. El ser rosado se les había adelantado, tenía sus brazos alzados y los movía como si de un metrónomo se tratase. La mujer sabía lo que iba a pasar a continuación. Y salió corriendo de la estancia, algunos pudieron seguirla, otros simplemente se quedaron.

Lo próximo que se oyó fue una explosión que hizo derrumbarse el túnel. Sus compañeros podrían salvarse… por esta vez…