Autor Tema: [Fanfic] La Primera Vida del Pikachu Súper Inteligente  (Leído 846 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

CarlosRo

  • Usuario de honor
  • Profesor Pokémon
  • *
  • Mensajes: 1187
  • Karma: +6/-0
  • Bayleef will destroy you.
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 38
    Badges: (View All)
    Décimo aniversario Noveno aniversario Octavo aniversario
[Fanfic] La Primera Vida del Pikachu Súper Inteligente
« en: 07 de Agosto de 2010, 08:47:34 pm »
INTRODUCCIÓN:

Un día cualquiera de otoño nació un Pichu aparentemente normal (un poco debilucho si cabe) en una familia de estos peculiares ratones.

Sus padres (Raichus) vieron a las pocas semanas de vida que ese nuevo miembro de la familia aprendía mucho más rápido que sus anteriores crías, así que le llevaron ante el jefe de la manada para que les aconsejara sobre cómo criar a semejante prodigio.

Éste les explicó que criarlo no iba a ser fácil, pero que debían tratarlo como si realmente tuviera la edad que su mente aparentaba, es decir, si por ejemplo Pichu ya tenía los conocimientos de un adolescente y se comportaba como tal, debían educarlo como si realmente lo fuera, puesto que de lo contrario según el jefe Pichu acabaría infantilizado y se desaprovecharían parte de sus capacidades. Salvo en lo físico, campo en el que debían tratarle como a un Pichu de la edad real que tenía.

Buenos o malos, los padres aplicaron los consejos del jefe de su manada, y, a los tres años de edad, Pichu ya tenía los conocimientos de un Pikachu mayor de edad (7 años). A partir de ahí, era aún muy joven para independizarse, pero muy inteligente como para estar con los de su edad, así que le llevaron a vivir entre los más sabios de la manada “Chu” del Bosque Amarillo. En dicho grupo se encontraban los miembros más ancianos, sabios y veteranos del lugar, que le enseñaron todo lo que sabían en un cuarto año de aprendizaje.

Llegados a ese punto, a Pichu sólo le quedaba aprender todo lo necesario sobre los combates para poder independizarse y vivir como un Pokémon normal sin necesidad de la tutela de un adulto, así que empeñaría su quinto año de aprendizaje en aprenderlo todo sobre los combates Pokémon: Los seis primeros meses los dedicó a la parte teórica, cuando los mejores alumnos que se adiestraban en este campo solían dedicarle un par de años. Antes de empezar con la parte práctica, le concedieron una beca vacacional, una beca para irse un mes de vacaciones con el propósito de ganar un poco de fuerza y a ser posible evolucionar por felicidad debido a que por la juventud de Pichu aún no tenía la fuerza necesaria para completar de manera óptima la parte práctica del aprendizaje sobre los combates.

Pichu eligió irse a una playa lejana y solo, sin compañía. Dicha playa quedaba bastante lejos, serían unos 5 días de viaje hasta alcanzarla.

La noche anterior al viaje Pichu metió todo lo necesario para la realización de éste en una gran mochila. Por supuesto contaba con comida y bebida, pero su plan de ruta incluía paradas en lagos, ríos, pueblos y ciudades donde podría reponer provisiones. Se fue a dormir emocionado y a la vez asustado por el largo viaje que iba a realizar.

« Última modificación: 07 de Agosto de 2010, 08:51:24 pm por CarlosRo »



CarlosRo

  • Usuario de honor
  • Profesor Pokémon
  • *
  • Mensajes: 1187
  • Karma: +6/-0
  • Bayleef will destroy you.
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 38
    Badges: (View All)
    Décimo aniversario Noveno aniversario Octavo aniversario
Re:[Fanfic] La Primera Vida del Pikachu Súper Inteligente
« Respuesta #1 en: 07 de Agosto de 2010, 08:50:56 pm »
DÍA 1 – INICIO DEL VIAJE

Pichu se levantó temprano a la mañana siguiente. Se preparó y se despidió de sus padres y de algunos amigos que no lo habían hecho el día anterior. Se colgó su mochila a la espalda y emprendió la marcha.

El primer día de viaje lo dedicaría en su totalidad en atravesar el Bosque Amarillo. Según se fue adentrando en éste empezó a cambiar progresivamente el paisaje. Avanzaba por un camino poco marcado debido a su escasa utilización, anteriormente de tierra y piedras pero ahora cubierto casi en su totalidad por hierbas de diversos tipos. A los lados de éste se encontraban todo tipo de arbustos con diferentes tonos de verde, y árboles de mediana altura, cuyas ramas sujetaban hojas y ya en algunos casos flores en crecimiento por la inminente llegada de la primavera; y cuyos troncos daban cobijo a diversas especies Pokémon nocturnas y diurnas. Alrededor de los árboles se podía ver algún Combee polinizando; y a lo lejos Pichu lograba alcanzar a oír la corriente de un río con el que tenía previsto cruzarse más adelante.

Pichu prosiguió su marcha por el camino cuando de repente, sin poder prevenirlo, surgió de entre la maleza un humano con un Bedrill como Pokémon. Rápidamente ordenó a éste atacar:

– ¡Beedrill, Picotazo Venenoso! – chilló el entrenador.

Pichu logró esquivarlo por los pelos, pero Beedrill volvió a la carga:

– ¡Golpes Furia! – berreó el muchacho.

Pichu esquivó los primeros golpes pero los siguientes dieron en el objetivo. Luego Pichu se reincorporó y usó Maquinación, algo que dejó al joven descolocado, puesto que él creía inútil ese ataque. Acto seguido, Pichu aprovechándose del momento de desconcierto del rival usó Impactrueno dejando KO al Bedrill y provocando la retirada del muchacho.

Pichu se había librado, pero tuvo suerte de la inexperiencia del entrenador, de lo contrario habría podido acabar malherido, o lo que es peor, capturado. Se comió un par de Bayas Aranja y prosiguió su marcha hasta quedarse a pocas horas del final del Bosque Amarillo, donde agrupó un montoncito de hojas y se tumbó allí a pasar la noche.
« Última modificación: 07 de Agosto de 2010, 08:54:20 pm por CarlosRo »

CarlosRo

  • Usuario de honor
  • Profesor Pokémon
  • *
  • Mensajes: 1187
  • Karma: +6/-0
  • Bayleef will destroy you.
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 38
    Badges: (View All)
    Décimo aniversario Noveno aniversario Octavo aniversario
Re:[Fanfic] La Primera Vida del Pikachu Súper Inteligente
« Respuesta #2 en: 08 de Agosto de 2010, 05:21:49 pm »
DÍA 2 – LA AVENTURA EN EL RÍO

Pichu se despertó con la luz del amanecer que se colaba entre los árboles del bosque. Tras un par de minutos se incorporó perezosamente y bostezó estirando los brazos. Luego recogió unas cuantas bayas de los árboles y, de la manera que pudo, se preparó un zumo de bayas como desayuno. Poco después se puso en marcha para proseguir con su ruta.

Tras un par de horas caminando, llegó al río que debía cruzar antes de salir del Bosque Amarillo, pero había un problema, y era que alguien había cortado las cuerdas del puente colgante por el que debía pasar, impidiendo así el paso a través de éste al otro lado del río.

Pichu empezó a caminar río arriba, donde según sus mapas había otro puente a una media hora de camino.

Según avanzaba se fue fijando en el ambiente en torno al río. Krabbys y Kinglers de agua dulce se encontraban entre las rocas cercanas a la orilla. De vez en cuando algún otro Pokémon asomaba a la superficie del agua: Barboachs, Remoraids, Mantykes e incluso algún Mantine. Entre las hierbas, arbustos y árboles vivían otras especies típicas de bosques, y por el cielo pasaban Pidgeys y Taillows de vez en cuando, y, además del sonido del río y de los Pokémon, se podía oír el estruendo de una cascada a lo lejos.

Poco antes de llegar al segundo puente, Pichu vio de lejos un Oddish tendido en el suelo. Pichu se acercó corriendo y vio que estaba malherido. Rápidamente sacó de su mochila una baya Zidra, se la dio y Oddish poco a poco fue mejorando su estado de salud. Se incorporó lentamente y le agradeció amablemente a Pichu su ayuda prestada:

– Sin ti no sé que hubiera sido de mí – le dijo.

– Tranquilo, cualquiera hubiera hecho lo mismo en mi lugar.

Oddish bajo la mirada:

– No, realmente no todos por aquí hubieran hecho lo mismo – dijo.

– ¿A qué te refieres? – preguntó Pichu.

– Lamentablemente por aquí vive una banda compuesta de cinco malvados Pinsir que se dedican a hacer males al resto de Pokémon de la zona.

– ¿Fueron ellos los que te hicieron daño? – se interesó Pichu.

– Sí, bueno no, realmente sólo fue su líder. Le dije que dejara de molestar al resto de Pokémon y me dijo que lo haría si le vencía en combate. Como era de esperar perdí, y esos Pinsir continúan haciendo fechorías por la zona.

– ¡Yo les daré su merecido! – intervino Pichu – Derrotaré al líder y tendrán que dejar de molestar o irse a otro sitio. ¡Se van a enterar de lo que es un Pichu enfadado! – finalizó.

– ¿De verdad harás eso por nosotros?

– ¿Nosotros? – se sorprendió Pichu – ¿Quiénes más están afectados?

– Todos los Pokémon terrestres de la zona, te llevaré con ellos para presentártelos y comunicarles lo que vas a hacer por nosotros.

– De acuerdo, llévame con ellos.

Oddish y Pichu se pusieron de camino hacia el refugio en el que vivían los Pokémon del bosque.

– Comeremos y les comunicaré a todos lo que has hecho por mí y lo que vas a hacer – dijo Oddish – luego, si te parece bien, buscaremos a los Pinsir y les propondremos el combate.

– Perfecto – concluyó Pichu.

– A todo esto, ¿qué hacías tú por aquí?

– Pues estaba atravesando el bosque cuando al llegar al río e intentar cruzarlo vi que habían cortado las cuerdas del puente, así que me dirigía río arriba en busca de otro cuando me encontré contigo herido en el suelo.

– Eso ha sido obra de los Pinsir, cortaron todos los puentes cercanos con el fin de que no huyéramos, aunque fue en vano, pues nunca abandonaríamos nuestros hogares y menos para cedérselos a unos malvados Pinsir. Pero no te preocupes – prosiguió – cuando todo esto acabe te llevaré con unos Lotad que viven en la cascada que se encuentra más adelante, ellos te cruzarán al otro lado del río.

Al poco tiempo llegaron a un claro en el Bosque. Alrededor de éste, entre los árboles, se encontraban los hogares de todos los Pokémon de la zona. Oddish condujo a Pichu hasta el árbol donde vivía. Preparó la comida de ambos y la degustaron conversando alegremente.

[…]

Al terminar Oddish llamó a todos los Pokémon que se encontraban en el claro del bosque y les anunció que Pichu le había ayudado tras el combate con el Pinsir e iba a desafiarle para que se fueran del lugar.
Durante unos segundos se oyó un murmullo entre los Pokémon, seguidamente, un sonoro aplauso salió de sus manos, alas, pies, patas etc. Y de entre la multitud salió una voz:

– ¿Y si no lo consigue?

– Lo conseguiré – respondió Pichu decidido.

Al terminar la reunión, Oddish y Pichu se pusieron de camino hacia el lugar donde solían gamberrear los Pinsir, pero ellos salieron a su encuentro poco antes de llegar:

– ¿Qué queréis? – resonó la voz del líder de los Pinsir – ¡Marchaos de nuestro territorio!

– Hemos venido a haceros una propuesta – intervino Oddish – se trata de un combate contra ti, y si pierdes os marcharéis de aquí para siempre.

– Pero no te había machacado ya esta misma mañana? – dijo el Pinsir con tono burlón.

– El combate será contra mí – intervino Pichu decidido.

– ¿Contra ti? ¡Pero si no eres más que un pequeño peluche!

– En ese caso no tendrás ningún problema en combatir conmigo.

– De acuerdo, – aceptó el Pinsir – pero con una condición, si te gano yo a ti me traerás 100 bayas Lichi.

– Y si yo gano, a ti y a tus amigos no se os volverá a ver el pelo por aquí nunca jamás.

– Pero Pichu – intervino Oddish – podrías tardar meses en reunir las bayas.

– No te preocupes – le dijo Pichu – le venceré.

– El combate se realizará mañana a primera hora, en el claro del bosque – finalizó el Pinsir.

Luego los cinco Pinsir se marcharon celebrando anticipadamente su victoria. Pichu y Oddish volvieron al claro: Oddish, preocupado; Pichu, confiado.
Llegaron y se fueron a dormir. Una vez tumbados, Pichu le dijo a Oddish:

– Tengo un plan para la batalla, no te preocupes, no tiene ninguna oportunidad.

Al poco estaban los dos durmiendo tranquilamente con los sueños mirando hacia el combate.