Autor Tema: El otro mundo: Capítulo 1  (Leído 309 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

nazariths

  • Ayudante de Entrenador
  • **
  • Mensajes: 106
  • Karma: +0/-0
    • Ver Perfil

  • Total Badges: 22
    Badges: (View All)
    Profecía Nivel 5 Segundo aniversario
El otro mundo: Capítulo 1
« en: 19 de Diciembre de 2016, 06:31:37 pm »
Era de noche. Había sido el primer día de clase, y Ethan estaba en el jardín de su casa, pensando en lo mucho que aborrecía aquella escuela. “Un año más rodeado de esa gente”, pensaba agobiado; su único consuelo en aquellos momentos, lo bonito que estaba el cielo.

Sin embargo, no soportaba más seguir allí quieto, sentado en una de las sillas de plástico que su padre había comprado para hacer barbacoas y que jamás había utilizado, pensando y pensando en el próximo verano, y en lo mucho que faltaba, y en la impotencia que le generaba pensar en volver mañana a aquel lugar, y en… Valió…

Ethan se levantó, abrió la puerta del jardín y salió a andar, a disfrutar de los últimos momentos del verano, ahora que aún podía pasear en manga corta mientras miraba a la luna, mientras sentía aquel fresco que le aliviaba todo el calor del día... Fresco, demasiado fresco. Frío.

Aquel frío no era normal en aquellos días estivales. Tampoco lo era la oscuridad tan negra que parecía haberse formado en el parque al que apenas unos minutos antes acababa de entrar.
Se veía la luna, pero a pesar de lo mucho que brillaba, no parecía alumbrar ningún columpio, ningún banco, ninguna fuente…sombras. Solo sombras.
Y de pronto se dio cuenta del silencio.

Frío. Oscuridad. Silencio.

Ethan no se dio cuenta hasta entonces de que sentía miedo, y cuando se dio la vuelta para regresar a casa, dispuesto a correr sin saber por qué, lo vio: una elegante criatura, blanca como la nieve, con aspecto felino, sus patas y cara negras, al igual que una especie de media luna que resplandecía con el brillo de la luna reflejándose en ella. Y su mirada, roja y brillante como la misma sangre. Aquella figura le resultó demoniaca y se quedó paralizado.



-No te preocupes, es un Absol, no te hará daño- dijo de pronto una voz apagada de chica.

Ethan miró a unos metros a la derecha de la criatura fantasmal, descubriendo una segunda sombra que no había visto hasta entonces, la de una muchacha que parecía de su edad, unos diecisiete años, quizás menos, sin expresión de tristeza o alegría, nada que delatase qué sentía en ese momento.

-¿Qué está pasando? –fue lo único que pudo decir Ethan- ¿Cómo ha creado esta oscuridad, este frío…?

-Absol no es el responsable de eso –le cortó la chica, casi en un susurro-, él solo nos está avisando de que se acerca algo malo.



Capitulo 2

-¿Quién eres? –dijo Ethan, e ignorando que ya le había contestado a esa pregunta, añadió- ¿Qué es eso?

-Un absol, ya te lo he dicho, no son peligrosos- respondió ella.

-¿Son? ¿Hay más?

-Los hay, pero no hay tiempo de hablar ahora, sígueme –contestó lacónicamente.

Ethan vio como la chica y absol empezaban a andar, rápido, y tras mirar hacia atrás por última vez, como si dudase entre seguirles o correr en la dirección contraria, aceleró el paso tras ellos.

Avanzaron a prisas, corriendo a ratos. La chica paraba en seco al llegar a las esquinas de cada calle, y en cada una de ellas, miraba a aquella especie de felino blanco, y este, como si quisiera confirmar a la chica que iban en la dirección correcta, le hacía una especie de guiño con los dos ojos, y esta continuaba caminando, más segura.

Ethan no perdía de vista la melena negra de la chica, y no dejaba de hacerle preguntas. “¿Quién eres?” “¿Adónde estamos iendo?” “¿Qué es lo que ocure?”. De pronto ella se paró.

-Ve a tu casa –dijo la chica-, en esta zona ya no sufres peligro, de todos modos Absol te acompañará, con él estarás a salvo.

-¿Qué es lo que pasa?- continuó preguntando Ethan-, y ¿por qué tengo que hacerte caso? Dime quien eres, qué es este bicho y cuál es ese peligro del que huimos.

-Mira, me llamo Glenna, ¿vale? –le explicó- Ahora no puedo explicarte todo, primero porque no lo sé todo; y segundo porque tengo que volver al parque a solucionar lo que está a punto de suceder.

-¿Qué va a suceder?- dijo Ethan, y al ver la cara de impaciencia de Glenna, se corrigió- ¿Qué crees que va a suceder?

- Se ha abierto una brecha –empezó a decir calmadamente la chica-. Entre nuestros dos mundos –sentenció-.

-¿Dos mundos? –Ethan no entendía nada- ¿Eres de otro mundo? ¿De qué mundo?

-Del mismo del que es Absol –explicó ella-. Y si estoy en lo cierto, ahora mismo se está abriendo una segunda brecha. En el parque.


« Última modificación: 27 de Diciembre de 2016, 12:47:16 am por Angel-ko »


FC: 0361-9126-0955